No

no Feb 28CVCLAVOZ – No participo en discusiones bizantinas sobre la inmortalidad del cangrejo y la cuadratura del círculo. No hago reverencias. No creo en los discursos políticos y los mensajes apocalípticos. No me importa que mis ensayos paralelos no sean del agrado de la inmensa mayoría. No acepto invitaciones excepto para hablar de materias estrictamente profesionales y si son pocas mejor. No tengo ganas de tener ganas, aunque a veces sí.

No escucho música ni leo libros con contenido religioso. No voy a comprarme un teléfono inteligente, especialmente ahora que apareció un Nokia mínimo para “países emergentes”. No uso corbata ni traje. No veo la televisión abierta porque la encuentro mala. No hablo a gritos. No escucho bien con el oído izquierdo. No me hace ningún problema llorar viendo una película o leyendo un libro. No voy a la peluquería muy seguido. No aprendí a jugar ajedrez y no me interesa tampoco. No tengo habitación para huéspedes.

No le llevo el apunte a las divas ni a las prima donnas. No me acerco a la gente que tiene poses y que se da aires de importancia. No me atrae para nada la chimuchina ni la multitud. No valgo un peso a las ocho de la mañana. No voy a aprender nunca a llegar a fin de mes. No soy un ejemplo para nadie y ni aunque pudiera. No quiero cambiar la computadora. No soporto las modas ni las megatendencias.

No podría nunca dejar de ver el mar. No hay otra hora en que sienta tantas cosas como al atardecer. No he hallado otro aroma más puro que la lavanda. No hay nada como el helado de lúcuma. No va a existir jamás algo que reemplace a una conversación cara a cara. No me canso de manejar en la carretera cuando es de noche. No me dejen mucho tiempo sin la lluvia y el frío. No voy a hartarme nunca de mirar, de oler, de tocar, de oír, de gustar. No me gustan las conversaciones triviales pero no soy tonto grave. No he hecho todo bien pero no he hecho todo mal. No hago las preguntas que hacía antes pero tengo muchas otras.

No, gracias. No, por favor. No, por supuesto que no. No, cómo se le ocurre. No por ahora. No me parece. No hay de qué. No quiero. No, es imposible. No es imposible. No debería. No, debería.

No tengo más espacio…

Benjamín Parra

Benjamín Parra

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

All Rights Reserved Copyright © 2011 - 2012 Christian Vision USA, Inc.