“Respondiendo Jesús le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete tu fe te ha salvado. Y en seguida recobro a vista, y seguía a Jesús en el camino.” Marcos 10:51-52 (RVR1960)

Cuando nuestra capacidad para resolver los problemas o suplir ciertas necesidades quedan fuera de nuestro alcance, buscamos a alguien que nos ayude y haga algo por nosotros para sacarnos de la situación en la que nos encontramos. Pero aún así esta ayuda es limitada y muchas veces insuficiente. Es en estas situaciones cuando podemos clamar a Jesús y entregarle todos nuestros problemas con fe, humildad y con la seguridad de que Él responderá.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta