El evangelio de Marcos en el capítulo 7 del verso 1 al 13, relata la vez en que unos fariseos y algunos de los escribas se acercaron a Jesús para preguntarle por qué sus discípulos no lavaban sus manos y utensilios (plato y vasos) para comer, pero Él les respondió que eran hipócritas pues intentaban rendir culto a través de tradiciones de hombres.

Eso no se quedó ahí. Del verso 7 en adelante Jesús vuelve a acusarlos de invalidar la ley de Dios. Lo que los fariseos y escribas hacían era evitar la ayuda a sus padres porque decían que todo el dinero que tenían era para la ofrenda. El verso 13 finaliza diciendo: “De esta manera ustedes anulan la palabra de Dios con esas tradiciones que se trasmiten unos a otros. Y hacen otras muchas cosas parecidas.” Versión Dios Habla Hoy

¿Será posible que existan hoy en día personas que anulen la ley de Dios siguiendo tradiciones o prácticas equivocadas? Está claro que a Dios no le agrada nada de eso, más bien Él se complace en la obediencia, 1 Samuel 15:22.

Noé (Génesis 6:22), Moisés (Éxodo 40:16), Josué (Josué 11:15), Jonás (Jonás 3:3), la iglesia de filadelfia (Apocalipsis 3:10), etc. son mencionados en la Biblia porque a través de sus vidas mostraron mucha fidelidad a todo lo que Dios les había ordenado hacer. Aunque algunos tropezaron pronto recapacitaron y alinearon sus vidas nuevamente a la obediencia.

Josué 1:8 dice claramente: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Versión Reina-Valera 1960

Te interesa:  Búscalo con pasión

El texto es claro: en la obediencia a la ley de Dios está la bendición, entonces ¿por qué hay personas que no asisten a una iglesia pero miran predicas en YouTube creyendo que es lo mismo?, ¿no es esto invalidar la ley de Dios?

La plataforma de vídeos permite a los internautas disfrutar una experiencia en forma audio visual desde la comodidad de su hogar. Pero así como no es lo mismo ver un partido de fútbol en la tv que ir al estadio o ver un concierto de un cantante en una pantalla que comprar el boleto para una butaca, no es lo mismo ver una predica en una computadora que estar en el servicio.

No se puede invalidar lo dicho en Hebreos 10:25 (“No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre” Versión Reina-Valera 1960) intercambiándolo con una práctica que parece que es lo mismo pero no lo es.

Comprende: Una de las muchas finalidades que tiene el acudir personalmente a la iglesia es la de socializar creando vínculos de amistad con otros creyentes, cosa que no se puede hacer mediante un vídeo.

Salmos 122:1 dice: “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.” Reina-Valera 1960

No intentes acomodar la ley de Dios a un gusto o capricho que simule obediencia, es mejor actuar con sabiduría y ser verdaderamente fiel.

 

 

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta