Cuando Eliseo le mandó a decir a Naamán que se lavara siete veces en el río Jordán para que fuera sano de la lepra que tenía, él se enojó mucho porque esperaba que Eliseo saliera a recibirlo, pusiera su mano sobre la lepra, invocara el nombre de Dios y lo sanara. Sus oficiales lo animaron y le dijeron:

– Si el profeta le hubiera pedido que hiciera algo muy difícil, ¿usted no lo habría hecho? Así que en verdad debería obedecerlo cuando sencillamente le dice: “Ve, lávate y te curarás”.

Al final Naamán decidió obedecer, se sumergió siete veces en el río Jordán, tal y como le había indicado Eliseo, y su piel quedó tan sana como la de un niño, fue curado.

No todas las cosas que Dios nos pida que hagamos tendrán lógica para nosotros, porque nuestra mente es finita y nuestros pensamientos no son iguales a los de Él, pero podemos estar seguros de que siempre responderá al hallar un corazón humilde y sincero, dispuesto a obedecerlo en todo tiempo.

Te interesa:  Me dará

Dios se opone a los orgullosos pero muestra su favor a los humildes. Santiago 4:6b (NTV)

Deja de pensar tanto y ya no pierdas más el tiempo, si en verdad quieres ver un milagro en tu vida, sé sensible a la voz de Dios y a todo lo que está a tu alrededor, porque Él usa circunstancias e incluso a personas para que te guíen a tomar sabias decisiones. Haz lo que Él te pida, aunque para ti no tenga mucho sentido. Recuerda que Él nunca se equivoca y que en la obediencia, hay bendición.

Se cree con el corazón, no con la mente.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

2 Comentarios

  1. Amén, al devociónal.

    Solo corregir que no fue Elias, fue el profeta Eliseo.

  2. Amen.
    Gracias por el devocional.
    Me ha hecho reflexionar.

Dejar una respuesta