Los líderes pueden entrenar o desarrollar a los sostenedores de escalera. Pero necesitan ayudarlos a entender su propósito; a entender por qué sus funciones son importantes; a hacerles frente a la decepción como también al éxito; y a encender su pasión e inspirarles a alcanzar la plenitud de su potencial. Necesitamos sostenedores de escalera diferentes para los diferentes niveles del ministerio. En la mayoría de las iglesias, entrenamos personas, pero no las desarrollamos. ¿Cuál es la diferencia?

  • El entrenamiento conlleva un enfoque específico, limitado; el desarrollo requiere un enfoque amplio.
  • El entrenamiento está centrado en las asignaciones; el desarrollo está centrado en las personas.
  • El entrenamiento tiene que ver con un trabajo como el de un ujier, un diácono, un maestro de escuela dominical; el desarrollo involucra a la persona completa.
  • Entrenar se enfoca en las tareas y es menos arriesgado. Entrenamos a personas todo el tiempo. Entrenamos a los ujieres, trabajadores con niños y los que dan la bienvenida. Después los situamos en ese papel fijo dentro de cierto entorno. Tienen restricciones a su alrededor, tienen cosas que hacer y otras que no deben hacer, y por lo general tienen también un supervisor. Si cometen errores, generalmente no son errores de alto riesgo.
  • Desarrollar se enfoca en las personas, no en las tareas. El desarrollo apunta mucho más arriba que asegurarse de que alguien puede realizar un trabajo. Y como el desarrollo se enfoca en las personas en vez de enfocarse en las tareas, requiere dar de ti mismo. Si realmente estás desarrollando a una persona, ella podrá terminar tus frases. Sabrá cómo piensas. Sabrá cómo abordas la resolución de los conflictos, cómo desarrollas soluciones y cómo llevas a cabo las iniciativas. En el proceso de desarrollar a un líder, transmites parte de ti mismo. Queremos ayudar a las personas a desarrollar lo que son. Queremos que puedan responder a estas preguntas:
  • ¿Qué es lo que me apasiona?
  • ¿Cuáles son mis dones y talentos?
  • ¿A qué clase de trabajo me está llamando Dios?
  • ¿Qué me frustra?
  • ¿Qué me hace llorar?
  • ¿Qué me trae alegría?
Te interesa:  Cómo ser rico según la Biblia

Desarrolla personas y entrénalas después. Convertirás sostenedores de escaleras en trepadores de escaleras.

¿Cómo desarrollas a quienes te apoyan? Samuel Chand te explica en su libro ¿Quién sostiene tu escalera?

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta