cvclavoz Archives | CVCLAVOZ

All posts in “cvclavoz”

Corazón herido

Un corazón herido no sólo es el resultado de un fracaso en el noviazgo o matrimonio, sino también es causa del abandono de un padre, una madre, de un amigo, de un hijo o alguien que formó parte importante de nuestra vida.

Muchos consideran que el tiempo es la mejor medicina para las heridas del corazón, pero resulta que es todo lo contrario, pues una lesión que no es atendida como es debido y en el tiempo indicado, solamente empeorará.

Es fácil detectar una herida física, pues basta con verla, pero ¿qué hacer con las internas que no se pueden ver y que si no son atendidas podrían causar grandes enfermedades espirituales como el odio o la amargura? No hay médico que las pueda atender, solamente Dios está capacitado para sanar esas heridas que no se ven “Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas.” Salmos 147:3 (NTV).

Quienes conocen del dolor que siente cuando alguien lastima su corazón saben muy bien que el tiempo y la quietud no son la respuesta a su dolor, pues el tiempo da paso a los recuerdos y hoy muchos se encuentran en esa situación, preguntándose ¿Quién fue el culpable? ¿Yo destruí todo? ¿Por qué me abandonó? ¿Ya no me amaba? ¿Qué hice mal?

Si en este momento estás experimentando el dolor de una herida en el corazón, acude a la única persona que puede sanarte, “El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado” Salmos 34:18 (NTV).

No te permitas seguir viviendo en el pasado, no te condenes porque te equivocaste y no dejes que la culpa o el dolor te hagan buscar remedios momentáneos que con el tiempo podrían empeorar tu herida, por ejemplo: una relación apresurada, un vicio o un mal hábito que  no te ayudarán a sanar tu corazón.

Si solamente te sometes a remedios momentáneos para calmar tu dolor, recuerda que tienen un tiempo de efecto, pasado ese lapso el dolor volverá y será aún más intenso.

Hoy Dios quiere atender las heridas que tienes y desea restaurar tu corazón, “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos” Lucas 4:18 (RVR1960)

¿Quieres que Dios sane tu corazón?

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 maneras de prevenir el cáncer de mama

El cáncer de mama se puede prevenir y evitar; de hecho, el 85% de los casos se detectan en mujeres sin historial familiar con este mal. Las medidas que se pueden tomar son cosas que cualquier persona puede poner en práctica, y que no solo ayudan a disminuir las probabilidades de contraer cáncer de mama, sino también de mejorar su calidad de vida en general. Éstas son seis maneras de prevenir este mal:

La Sociedad Americana del Cáncer encontró que las mujeres que ganan entre nueve y trece kilos, después de los 18 años, tienen el 40% de probabilidades de adquirir cáncer de mama después de la menopausia. Los expertos recomiendan tener una dieta balanceada y saludable, pues incluso si hay factores genéticos que pongan en riesgo de contraer cáncer de mama, se puede disminuir o eliminar la probabilidad teniendo una alimentación más saludable.

Numerosos estudios científicos realizados en los últimos 20 años, han demostrado que las personas que hacen ejercicios tienen menos posibilidades de tener cáncer de mama. Además, practicar alguna actividad física por 30 minutos como mínimo, reduce el riesgo del cáncer de mama de un 10% a 20%. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que todos los adultos deben cambiar su vida sedentaria y ejercitarse por lo menos 150 minutos de intensidad moderada o 75 minutos de alta intensidad.

Un estudio realizado por Women’s Intervention Nutrition Study (WINS), descubrió que una dieta baja en grasas reduce en 20% el riesgo de contraer cáncer de mama y también incrementa las posibilidades de sanidad. Por su parte, el Instituto Johns Hopkins de Medicina asegura que su investigación ha sugerido que estos ácidos grasos pueden inhibir el crecimiento de los tumores de mama.” Es por ello que los especialistas de este instituto aconsejan limitar el consumo de alimentos altos en grasa como la carne de res, cordero, queso, nata, mantequilla y helados. Asimismo, recomiendan no ingerir comidas procesadas, especialmente las que tienen harina.

El Instituto Johns Hopkins de Medicina recomienda consumir cinco o más porciones de frutas al día, además de verduras como tales como el brócoli, la coliflor, col, repollo y col de bruselas. También recomiendan incrementar la cantidad de consumo de granos enteros, como el trigo, centeno, avena, maíz, cebada y arroz, pues “la alta ingesta de fibra puede tener un beneficio positivo al alterar las acciones hormonales del cáncer de mama y otros cánceres hormonales dependientes. La ingesta diaria de fibra debe ser de 25 a 30 gramos de fibra insoluble y soluble.”

Según Mayo Clinic, “la terapia con hormonas combinadas por más de tres a cinco años aumenta el riesgo de cáncer de mama.” Eso se aplica mayormente a las mujeres que toman medicamentos a base de hormonas para los síntomas de la menopausia. Sin embargo, hay otros tratamientos que no son a largo plazo y se ingieren en dosis menores, los cuales son más recomendables.

Un estudio publicado en la revista Enviromental Health Perspectives, hecha por científicos del Instituto Silent Spring en Massachussets, reveló que hay ciertos químicos que causan cáncer de mama y se encuentran en productos de uso diario. Ellos recomiendan que todas las mujeres deben:

  • Limitar su exposición a los gases de la gasolina (combustión de diésel y otros) de los vehículos o generadores.
  • Usar un ventilador cuando cocinan y reduzcan el consumo de alimentos carbonizados o quemados.
  • Usar una aspiradora con un filtro HEPA y limpie con trapos mojados y trapeadores para reducir la exposición a los productos químicos y el polvo de la casa.
  • No usar productos que contengan Bisfenol-A (BPA), Ftalato y Parabeno.

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

En Sus manos

“Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.” 1 Pedro 5:7 (NTV).

Darnos cuenta del amor y los cuidados que tiene Dios para con nosotros, aún a pesar de haberle fallado, no tiene precio. Si estas atravesando situaciones difíciles o que escapan a tu control, no lo pienses más, entrega todo en Sus manos, y cree que Él cuidará de ti.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué miras?

Maldito el hombre que confía en el hombre” sentenció en un mensaje de voz un auditor que seguía nuestra conversación en el programa de los jueves. Estábamos tratando algunos de los problemas que observamos en la vida y la práctica de la gestión institucional cristiana.

Esas palabras me hicieron acordar de mi papá, que se enojaba tanto cuando oía a algún predicador decir “No me mire a mí, mire al Señor. La idea de estos comentarios es que uno tiene que pasar por alto las inexactitudes, las malas prácticas y la desidia de los predicadores y líderes en nombre de una mirada supuestamente más alta. Suena noble y bonito pero eso no es otra cosa que elevar la tontería al grado de doctrina pura.

Lo que está mal, está mal y hay que corregirlo. No me preocupa tanto lo que tiene que ver con la conducta personal del individuo; eso puede solucionarse tratando el problema puntual en privado. Lo dañino es que si las cosas mal hechas a nivel corporativo no se corrigen, van a sufrir muchas personas que creen todo lo que se les dice. Y más grave aún, va a destruir la misión que se pretende que la iglesia desarrolle en el mundo.

Es como cuando a una mujer que reporta que su marido – líder en la iglesia – ejerce violencia o abuso en la familia se le dice que “espere en el Señor”. A eso me refiero con elevar la tontería al grado de doctrina. Honrar a Dios no es condonar la maldad; al contrario, hay que confrontarla.

De nuevo, las cuestiones de orden personal se deben tratan en forma personal y ya. Pero si las malas prácticas de un individuo afectan a la comunidad de los creyentes y a su tarea en el mundo, entonces hay que confrontarlas y resolverlas.

Tal vez valga la pena preguntarse por qué Jesús fue tan severo con los representantes de la religión institucional – particularmente los fariseos – y tan compasivo y paciente con pecadoras y pecadores. Pero muchas instituciones cristianas hacen al revés: son pacientes con los que dañan el sistema y radicalmente críticos con el mundo.

Ironias de mi reino…

(Este artículo ha sido escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

¡Me casé con un niño!

Poco tiempo después de casarse, Carla se dio cuenta que contrajo matrimonio con un niño;  estaba decepcionada porque él innecesariamente había gastado todos los ahorros de su noviazgo en un vehículo carísimo y, además, contrajo una enorme deuda, sin siquiera pensar en el proyecto futuro de su familia como un líder lo haría. ¿Conoces niños en el cuerpo de un adulto?

“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.” 1 Corintios 13:11 (RVR 1960)

Cuando el hombre es emocionalmente inmaduro sus palabras, pensamientos, actitudes y decisiones lo delatan, por ejemplo: es egoísta, no le importa el sentimiento del otro, pone sus actividades o necesidades primero, piensa que tiene la razón siempre y por esto rara vez pide perdón, no asume su responsabilidad por lo que culpará a su pareja o amistades por sus equivocaciones. Puede parecer agradable y cariñoso, pero en cualquier momento mostrará que es un infante.

Esta mujer se apresuró al comprometerse, a pesar de observar las actitudes inmaduras que manifestaba su novio con anterioridad, por lo que ahora tendrá que ser paciente hasta que este niño madure, lo que no será fácil.

“Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” Colosenses 1:10 (RVR1960)

Así como existen personas emocionalmente inmaduras, también están los cristianos en su estado espiritual y se pueden mencionar algunas características: no se comprometen con el Señor, piensan que estarán bien asistiendo a la iglesia pero sin obedecer a Dios, enojados con sus hermanos, peleando en lugar de mostrar amor, etc.

El Señor quiere que seamos personas maduras, alguien de quien no es necesario preocuparse, que estudia la Biblia y ora sin que lo empujen, actúa bien sin que lo controlen, pone las necesidades de los otros primero, sólo hace lo que Dios desea muriendo así mismo, comprometido con Él porque toma en serio el sacrificio y amor de Cristo.

¿Eres una persona madura?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lo malo de haber nacido en una familia cristiana

Tuve el privilegio de nacer en una familia cristiana. Mis abuelos eran pastores y prácticamente crecí en la iglesia. Desde niña me enseñaron las historias bíblicas. A temprana edad aprendí que todos somos pecadores, pero que Jesús vino a morir por nuestros pecados y a darnos el regalo de la vida eterna. Durante mi infancia y adolescencia, mi vida giró alrededor de Dios, la Biblia y la iglesia; así que, en cierto punto, resultó lógico que los siguientes pasos fueran entregarle mi vida a Cristo y bautizarme. Por años, creí que todo estaba bien, pero un día me di cuenta de que nacer en una familia cristiana me había llevado a adoptar una actitud negativa.

Por años, vi a personas conocer a Jesús y a maravillarse por cada historia y palabra que leían en la Biblia. Observé que, para ellos, todo era un nuevo y maravilloso mundo por explorar y que lo hacían con gusto. Mientras que, yo leía la Biblia sin emocionarme ni encontrarle nada nuevo. Las historias de las proezas que Dios hizo, me parecían simples y no eran tan impresionantes como lo habían a mis ojos cuando tenía cuatro años. Para mí, la historia de Jonás se resumía en un hombre que fue tragado por un enorme pez y luego fue vomitado al tercer día. Tuve esta actitud por mucho tiempo, hasta que un día comprendí que había perdido la capacidad de asombro.

Al leer Mateo 18:3, entendí que debía imitar el ejemplo de los niños. Al venir al mundo, los pequeños se asombran de todo. Para ellos, el funcionamiento de cada cosa es una novedad y les parece que cada objeto es fascinante. Sin embargo, conforme van creciendo, se acostumbran a lo que los rodea y pierden su capacidad de maravillarse. En Mateo 18:3 se nos pide volver a ser como niños si queremos entrar al reino de los cielos, lo cual implica volver a delitarnos en las cosas de Dios, incluso si la conocemos desde años.

Cuando comencé a poner esto en práctica, noté que habían miles de cosas que no había notado antes, pero que ahora me parecían asombrosas. Empecé a darme cuenta que la rutina le había quitado emoción a la Biblia, pero que nunca es tarde para quitarse la venda del conformismo y comenzar a ver la Palabra de Dios con otros ojos. Después que identifiqué mi error, comencé a cambiar mi actitud y a revivir mi capacidad de asombro.

Probablemente muchas personas se sientan de la misma manera, ya sea que provengan de una familia cristiana o no, pero nunca es tarde para volver a ser como niños. Aún hay tiempo para deleitarnos nuevamente en las enseñanzas bíblicas y tener la inocencia de los niños.

 

Entonces dijo:
―Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos.”
Mateo 18:3 (NVI)

Originalmente publicado en https://loutorres.wordpress.com/

 

 

Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Si rechazas la corrección, sufrirás

“La sabiduría multiplicará tus días y dará más años a tu vida. Si te haces sabio, serás tú quien se beneficie. Si desprecias la sabiduría, serás tú quien sufra.” Proverbios 9:11-12 (NTV)

La persona que te ama te corregirá y exhortará cuando vea que estás equivocado o haciendo algo que no es correcto, pero nunca dejará que vivas a tu manera y obrando mal.

Dios quiere que seas una persona sabia y disciplinada, para eso Él pondrá en tu vida personas y circunstancias que te ayudarán a corregir todo aquello que no esté bien en ti.  “Porque Dios corrige y castiga a todo aquel que ama y que considera su hijo.” Hebreos 12:6 (TLA)

Pero, ¿a quién le gusta que le corrijan? A la gran mayoría de las personas no nos gusta la corrección ni que nos llamen la atención. Nos creemos autosuficientes y sabios en nuestra propia opinión.

A veces cuando alguien nos hace dar cuenta de nuestros errores respondemos de mala manera con palabras como: “es mi vida” “es mi problema” “puedo vivir como yo quiero” “no te metas en mi vida” “quiero estar solo (a)” “no vuelvas a hablarme” o simplemente con nuestra actitud decimos todo eso. ¿Te pones así cuando alguien quiere aconsejarte y ayudarte?

Te diré algo, no avanzarás mucho en la vida si no estás dispuesto a ser enseñado. Seguirás en el mismo error y poco a poco te volverás una persona carente de sentimientos, que se molestará  y maltratará cada vez que alguien quiera corregirte.

La palabra de Dios dice: “Atended el consejo, y sed sabios, Y no lo menospreciéis.” Proverbios 8:33 (RVR1960)

Si quieres ser una persona madura y sabia necesitas que te corrijan. La corrección te ayuda a combatir defectos que quizás ni siquiera sabías que tenías, pero que los demás ven en ti.

Sé una persona humilde y no orgullosa para aceptar la corrección y los consejos que te den. No olvides que el regaño que más te duele podría ser el que más necesitas.

Proverbios 16:18 (PDT) dice: “Después del orgullo viene la caída; tras la arrogancia, el fracaso.” Y en Mateo 5:5 (NTV) Jesús dijo: “Dios bendice a los que son humildes, porque heredarán toda la tierra.”

La persona que te corrige quiere lo mejor para ti y que seas feliz. “Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él.” Hebreos 12:5. (RVR1960)

Oremos:

Padre amado, gracias por tu palabra, hoy aprendí que necesito ser corregido y enseñado. No quiero ser autosuficiente y sabio en mi propia opinión. Sé que la falta de humildad y no aceptar la corrección de parte tuya hará que sufra consecuencias. Por favor, haz de mi vida una persona sensible a tu voz y correcciones, quiero ser una persona sabia y temerosa de ti. Pongo mi vida este día en tus manos, dispuesto estoy a recibir todo lo que venga de parte tuya, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El último Ídolo

En un  momento de su ministerio, Jesús tuvo un encuentro con un joven judío muy rico que además  de ser un hombre principal, perteneciente a una familia noble, también llevaba una vida moral ejemplar. Quizá podríamos decir que era alguien agradable, ya que solo al mirarlo, Jesús lo amó. Sin embargo, a pesar de tener tantas buenas cualidades, el joven estaba consciente que le faltaba algo. En su corazón seguía habiendo un vacío que no podía ser llenado con ninguna de las cosas que había alcanzado hasta ese momento de su vida, entonces le preguntó a Jesús:

“―Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? ― ¿Por qué me llamas bueno? —Respondió Jesús—. Nadie es bueno sino solo Dios. Ya sabes los mandamientos: “No cometas adulterio, no mates, no robes, no presentes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre”. ―Todo eso lo he cumplido desde que era joven —dijo el hombre. Al oír esto, Jesús añadió: ―Todavía te falta una cosa: vende todo lo que tienes y repártelo entre los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme. Cuando el hombre oyó esto, se entristeció mucho, pues era muy rico. Al verlo tan afligido, Jesús comentó: ¡Qué difícil es para los ricos entrar en el reino de Dios!” Lucas 18:18-24 (NVI).

Al instante Jesús pudo detectar en su alma un ídolo invisible que lo estaba bloqueando espiritualmente y no le permitía tener esa paz que deseaba y menos alcanzar la salvación.

De la misma forma Dios quiere que hallemos y destruyamos a esos pequeños ídolos que están afectando a nuestras vidas.

Al igual que este joven, no esperes recibir la aprobación de Dios y que Él te diga que estás en el camino correcto, cuando sabes que hay algo que te falta cumplir, y que  no se refiere a las buenas obras o méritos, sino a “quitar”. Tal vez tu ídolo no sea algo palpable, puede tratarse del orgullo o una falta de perdón, etc. que se hallan escondidos en un rincón de tu corazón, convirtiéndose en obstáculos por el resto de tu vida. Recuerda que no es posible ser un discípulo de Jesús e intentar vivir la vida a nuestra manera, es necesario elegir entre las dos opciones.

“Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.” Mateo 6:24 (NVI)

El joven rico había entendido perfectamente lo que Jesús le estaba pidiendo para ser un seguidor suyo, y lo rechazó. Decidió quedarse con sus “muchas posesiones” en lugar de Cristo.

Pude que estés en una situación similar, donde es necesario decidir el abandonar a ese pequeño gran ídolo para que tu alma quede libre y puedas servirle a Dios sin reservas.

¿Estarías dispuesto a hacerlo?

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Puedes hacerlo!

“Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.” Isaías 11:2 (RVR1960)

¿Tienes decisiones que tomar? ¿Necesitas respaldo para dirigir algo grande? Muchas veces creemos que es demasiado para nosotros estar a cargo de algo grande por todo lo que exige ser un líder. Entonces y en lugar de asumirlo queremos salir huyendo por temor a fallar. Si en algún momento te has sentido incapaz de tomar alguna responsabilidad, esta promesa es para ti. Dios te dice que no estarás solo, sino que su Espíritu Santo reposará sobre tu vida para darte sabiduría, inteligencia y poder para enfrentar cada reto que venga en tu camino. ¡Vamos tu puedes!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No aclare que oscurece

Y bueno, nada…
Tengo que volver a la cuestión del contenido de este blog. Estoy releyendo Nativos de este mundo de Carla Cordua, filósofa y ensayista chilena. En el ensayo Borges y los servicios de la palabra escribe:
¿Qué nos dice Borges sobre el lenguaje del que dependen el escritor, el lector, el políglota, el traductor y el bibliotecario, es decir las esferas habituales de su propia vida? No ofrece una teoría formulada como tal, sino más bien intuiciones, observaciones y aplicaciones ocasionales de lo que le enseñan sobre el lenguaje sus propias actividades. Mejor escribir sin teoría, opina Borges a propósito de Gibbon, el historiador ingles.
Alguien me ha propuesto que escriba el libro de mi pensamiento y de los asuntos que enseño en los encuentros de comunicadores. Le he dicho que las cosas en las cuales me ocupo son de tal condición que si se publicaran en un volumen sistematizado carecería de algo fundamental, al menos para los ojos de quienes son el objeto de mi critica, mi reproche o mi denuncia: rigor académico.
No tengo una teoría “científica” sobre lo que expongo. Son, precisamente, intuiciones. Y las intuiciones entran el campo de lo especulativo, emprendimiento que no tiene lugar en las obras que sistematizan la Biblia. A mí no me interesa navegar esas aguas porque hay legión de expertos y expertas para decirle a los creyentes lo que deben entender y creer.
Sigo mi propia lectura de la Biblia y busco aclaraciones sólidas entre libros y personas más entendidas que yo si se hace necesario entender mejor algún asunto confuso. El resto no es más que mi versión del mundo, de la vida, de las cosas, de las personas, de los tiempos que vivimos.
Así que, ni teorías ni doctrinas. Mucho menos, ayuditas para vivir porque de esos menesteres se ocupa el texto bíblico de manera mucho más estable y ajena a los brujuleos del marketing cristiano.
Me despido este viernes con este decir de Nicanor Parra:
Mi situación no puede ser más triste, fui derrotado por mi propia sombra: Las palabras se vengaron de mí.

(Este artículo fue escrito especialmente para la radio cristiana CVCLAVOZ)

¡Ámate y acéptate!

“Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo; tú me formaste en el vientre de mi madre.” Salmos 139:13 (DHH)

Puede ser que las situaciones vividas nos hayan hecho olvidar que somos la mejor obra de Dios. El color de tu cabello, tu nariz, el lunar que tienes no fue de casualidad, Él lo diseñó con mucho amor. Al querer cambiar nuestro aspecto, le decimos, no me gusta lo que hiciste así que lo mejoraré, para ser aceptada. Nuestro Creador desde que nos formó, nos amó y desea que nuestra identidad esté basado en su amor y en lo que cree de nosotros. Decide hoy amarte como Señor lo hace, confía en que Él tiene planes hermosos para ti, tal como eres. Resuelve hoy ser feliz con esta verdad.

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Eres amado

Un hombre, quien era iletrado, frustró el asalto en el lugar donde trabajaba. Sus compañeros que siempre se mofaban de él, le jugaron una broma pesada, aprovechando que no sabía leer, le mandaron a que le diera una carta a su jefe supuestamente pidiendo un aumento de sueldo en recompensa de un acto heroico.

Su jefe, al leer la carta notó que él no sabía realmente lo que había escrito ahí, pues en la carta pedía que le rebajaran el sueldo y no que se lo aumentaran. Llamó a sus compañeros y los confrontó, el humilde trabajador sólo les dijo: Si la gente que sabe leer trata así a una persona que no sabe, prefiero seguir siendo un analfabeto pero honrado, que no se aprovecha de la inocencia de nadie ni se burla de las limitaciones de los demás.

En ocasiones nuestro ego puede subir y creemos que somos más que otras personas solamente por el hecho de poseer bienes materiales, educación profesional, por nuestra apariencia e  incluso por nuestro conocimiento acerca de Dios. Empero el Apóstol Pablo dice en Romanos 12:3 que tengamos una autoestima sana o moderada y que se base en nuestra fe en Dios: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” (RVR1960)

Quizás alguna vez se burlaron de ti por tu nombre, situación o cualquier cosa y te sentiste miserable e impotente, pero debes tener siempre presente que Dios te mira con ojos de amor y para Él vales mucho, no por lo que posees o por lo que lograste, sino porque eres su perfecta creación y porque Jesús pagó en la cruz para salvarte, ¡Él pensó en ti!

Dios mira tu corazón y el esfuerzo que haces cada día, tanto para seguir su Palabra y para proveer a tu familia o para superarte; no dejes que otros determinen tu valor, al contrario, afirma tu autoestima en quien te creó.

¡No dejes de buscar en Dios el aliento que necesitas para fortalecer tu vida!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend