Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 1 minuto

Todos tenemos claros o aparentamos tener claro lo que es bueno y lo que es malo, para algunos la línea entre el bien y el mal esta muy bien marcada, para otros se mezcla un poco y para otros no hay ninguna diferencia.

Los que se identifican con el lado bueno son personas formidables, de buenos modales, de buena educación, con buenas intensiones y propósitos y generalmente los podemos percibir e identificar como excelentes seres humanos al solo tratarlos un par de veces.

El hecho de que una persona sea buena no significa que sea perfecta y a lo que voy es que hasta la persona más dulce, amigable y sencilla puede equivocarse y perder su visión, su rumbo y tristemente caer en un precipicio de adjetivos que son característicos de personas menos buenas o simplemente malas.

Comenzamos a analizar y a observar a las personas a nuestro alrededor y a encontrarles fallas (lo cual es normal porque todos tenemos fallas) las TRIPLICAMOS y exageramos a su máxima exponencia.

Y al final nos convertimos en esa persona que tanto criticamos y no toleramos, eso que siempre quisimos evitar y no imitar tarde o temprano se nos «contagia» por centrar de manera desmedida nuestra atencion en eso.

Es como el resultado fatal de la ley de la atraccion, que atrae eso en lo que tanto piensas y tienes presente, en este caso atrae las mismas actitudes y defectos que tanto se critican y señalan a uno mismo.

Estás cayendo en este ritual del terror? En esta práctica oscura que consume y se lleva tus hermosas cualidades de ser humano? Si la respuesta en sí, no sientas pena o vergüenza, sólo haz lo imposible para cambiar ese patron de conducta y volver a ser esa persona con las que todos desean estar.

 

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta