“Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes. Y sobre todo, ámense unos a otros, porque el amor es el mejor lazo de unión. Ustedes fueron llamados a formar un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo. Dejen que la paz de Cristo gobierne sus corazones, y sean agradecidos.” Colosenses 3:13-15 (TLA)

¿Te cuesta tolerar a ciertas personas de tu círculo de amigos o familia? Cuán complicado se hace esto en el momento del problema ¿verdad? Porque ser tolerante significa respetar las opiniones y actitudes de los demás aunque no coincidan con las nuestras.

Aunque nos cueste, debemos aprender a ser pacientes con los demás, por más actitudes y palabras ofensivas que puedan salir de sus labios hemos sido llamados a formar un solo cuerpo en Cristo. En vez de ser impulsivo, amargado, resentido o depresivo debes ser paciente, lo cual es parte de un proceso que todo hijo de Dios debe alcanzar. Muchas veces nos tocará negarnos a nosotros mismos para amar a otros. ¿Estarías dispuesto a hacerlo?

Te interesa:  ¡Suelta el equipaje!

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.