“Él sana a los que tienen roto el corazón, y les venda las heridas.” Salmos 147:3  (DHH).

Hay momentos en que sentimos profunda tristeza y dolor porque nos han lastimado. A veces parece que nadie puede ayudarnos ni se interesa por nuestro sufrimiento. Sin embargo, Dios es capaz de hacer que vuelvas a sonreír. Él no te dará la espalda en los momentos que más lo necesitas, sino que por el contrario, está dispuesto a sanar tu corazón y vendar tus heridas. Pon todo tu dolor en las manos de Dios y deja que sea Él quien restaure tu paz y gozo.

¡Animo corre a sus brazos, con Él hay esperanza!

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.