“He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.” Salmos 127:3 (RVR1960)

Muchos padres primerizos se sienten abrumados por todo lo que implica la paternidad y el consecuente temor a equivocarse. Conscientes de la gran responsabilidad que significa criar a un hijo, pueden creer que no están a la altura o  lo suficientemente preparados. Pero la realidad es que el trabajo de padres no es sencillo, requiere el esfuerzo y la concentración de las 24 horas del día y los 365 días del año, no se les ofrece vacaciones ni se les otorga días personales que les permitan un descanso. Por esto puede que esta profesión sea la más sacrificada de todas, pero si Dios te ha confiado la gran responsabilidad de ser padre, no consideres esto como una carga, sino un precioso privilegio. Recuerda que tienes la importante misión de transmitir a tus hijos el amor de Dios y la responsabilidad de instruirlos en sus caminos. Ten siempre presente, que tus hijos son un regalo del Señor, por lo tanto toma un momento para dar gracias a Dios por sus vidas y también aprovecha para levantar una oración en favor de ellos.

Te interesa:  A pesar de la caída…

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.