“Pues todo hijo de Dios vence a este mundo de maldad, y logramos esa victoria por medio de nuestra fe” 1 Juan 5:4 (NTV)

David venció a Goliat no por su fuerza sino porque era hijo de Dios, Josué y el pueblo de Israel destruyeron los muros de Jericó no porque eran muchos y tenían fuerza sino porque eran hijos de Dios. ¿Quién eres tú? Quizás estás luchando contra un gigante o con murallas de problemas, recuerda que eres un HIJO DE DIOS y tu victoria está asegurada cuando peleas en el nombre de tu Padre y crees que Él te respalda y defiende.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.