“En ese momento, Jesús sanó a muchos que estaban enfermos y que sufrían mucho. También sanó a los que tenían espíritus malos, y a muchos ciegos les devolvió la vista.” Lucas 7:21 (TLA).


Cuando Jesús aún estaba en la tierra hizo muchos milagros y sanó a multitud de enfermos que sufrían mucho físicamente; también sanó a otros que eran atormentados por malos espíritus. Jesús tenía toda la autoridad y el poder para hacerlo y en este tiempo también puede sanarnos de toda enfermedad física y espiritual que estemos atravesando, pero esto requiere de oración con perseverancia y mucha fe, esperando pacientemente su respuesta conforme sea su buena voluntad.


Quizá estés sufriendo una enfermedad durante muchos años y quizá estés cansado y desalentado, pero quiero animarte a que entregues al Señor está situación, Él obrará y te dará la paz y la esperanza que necesitas.

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.