“Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él?” 1 Juan 3:17 (NVI).

Cuando alguien es egoísta se rehúsa dar a los que le piden, y nunca compartirá dinero, ni posesiones con nadie, y si no obtiene lo que quiere puede llenarse de ira, tristeza e impaciencia. Sin embargo, el egoísmo puede ser contrarrestado con el amor de Dios que procura el bien de la otra persona y no solo se enfoca en su propio bienestar.

¿Te consideras una persona generosa? Si no es así, busca al Señor para que Él te llene de su amor y transforme tu vida.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.