“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,” Hebreos 12:1 (RVR1960).

Resulta fácil ser pacientes cuando las cosas marchan como esperamos, porque tenemos la seguridad de que obtendremos el resultado que esperamos después de cierto tiempo, pero cuando no tenemos idea del tiempo a esperar y aún más cuando las cosas se dificultan de tal forma que todo parece salir mal, es diferente ¿verdad?

Pero, el Señor no quiere que desistamos, sino que no esforcemos por continuar en la carrera y que apuntemos a la meta, que en el tiempo justo llegarán Sus bendiciones.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.