“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” Jeremías 1:5 (RVR1960).

En este texto Dios declara que conocía al profeta Jeremías incluso antes de ser formado en el vientre de su madre, por ello, podemos decir que la concepción de ningún niño o niña es fortuita. Cada uno, representa una vida, que es valiosa por sí misma, sin importar la forma en que fue concebido.

Interrumpir un embarazo, porque no estaba planeado, o porque uno no cree ser capaz de hacerse cargo del bebé, no es justificado, y de hecho se llama asesinato.

Si la idea del aborto está cruzando por tu cabeza, por favor reconsidéralo, un niño es una bendición de Dios que traerá alegría a tu corazón.

Recurre al Señor por guía y fortaleza, con Su ayuda podrás hacer lo correcto.

 

 

 

Por Cessia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.