Mientras controlaba la señal exterior de una estación de radio en la que trabajo, escuché a alguien referirse con profusión de palabras al caso bíblico de Job. Con los años me he vuelto más crítico de la ligereza con la que la gente reflexiona sobre el sufrimiento de otros. En una obra excepcional de Jean Grenier, Las islas, el autor cuenta un episodio de su amistad con un viejo carnicero que lucha con una enfermedad terminal: ‘Cuando le leí un pasaje de alguien que escribía en términos patéticos acerca de la vida y de la muerte, dijo: Ese es uno que debe tener un buen trozo de carne todas las noches.’ Obsérvese que el juicio no es sobre lo que el escritor cenaba a diario sino sobre esa afición a analizar el dolor humano a cómoda distancia de los hechos.

Enfrentados a la cuestión del sufrimiento de los otros, los tópicos a los que se recurre no hacen más que demostrar la atroz indolencia con que se mira: debe haber algo que la o las personas que sufren han hecho mal y por eso están recibiendo las consecuencias – o el castigo – de sus acciones; o es que están siendo sometidos a prueba por alguna instancia superior a fin de que aprendan a tener paciencia, a dar gracias o a aprender lecciones para la vida; o bien, ese sufrimiento es una oportunidad para que nosotros, los observadores, aprendamos a vivir correctamente, no sea que nos pase lo mismo. Es lo que hicieron los ‘amigos’ de aquel infortunado personaje de la antigüedad.

Te interesa:  Enumeraciones

Ninguno de ellos salió a buscar a un médico – ojalá el mejor – que pudiera aliviar un poco al menos su terrible dolencia. Ninguno se ofreció a ayudar con los asuntos de su casa hasta que recuperara la salud. A ninguno se le ocurrió alguna forma de allegar voluntades y recursos para apoyar a su amigo en el tiempo de miseria que se le había venido encima. Nada de eso. Se sentaron alrededor de él a elucubrar acerca de la naturaleza del problema, como si el dolor de su amigo fuera una oportunidad para hacer teología.

Se suele alabar la paciencia de Job. Y, sí… Si hubiera sido otro, los habría echado sin contemplaciones de su casa ese mismo día. Por desubicados.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

24 Comentarios

  1. El mejor consolador de lágrimas es Dios. :)

    • Benjamin Parra

      Albita,
      Tu comentario, me temo, está en la línea de los amigos de Job. Sospecho que es más fácil decir: “El mejor consolador de lágrimas es Dios” y despedir el asunto de la mente. Ese tipo de frases, por más lindas que suenan, terminan siendo cómodos clichés. Los que sufren necesitan, me parece a mí, una acción más personal, más comprometida, para que la gente pueda decir, “además de Dios, tú también sabes consolar las lágrimas de otros.”

  2. La indiferencia hacia una persona k necesita nuestro apoyo es lo peor k podemos hacer , no ayudar y ver el dolor de otros es horrible y peor si es alguien k conoces …Buena reflexion :)

    • Benjamin Parra

      Patty,
      Además, como explico en la nota, es peor ponerse a buscar elevadas explicaciones acerca de la naturaleza del dolor en lugar de involucrarse. En tal caso, casi sería mejor la total indiferencia…

  3. GRACIAS POR COMPARTIR ESTOS MENSAJES DE ALIENTO SON DE MUCHA AYUDA.GRACIAS DE CORAZON.

  4. Eman Isaac

    Excelente mensaje!!

  5. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR ESTOS MENSAJES DE ALIENTO SON DE MUCHA AYUDA.GRACIAS DE CORAZON.

  6. Realmente un buen mensaje, útil en nuestra vida

  7. MUY BUENO… COMO ACTUARIA CON UNA PERSONA ASÍ…. DICIÉNDOLE SOLO DIOS SECARA TUS LAGRIMAS CREO QUE NO, LO CORRECTO ES ESTAR AHÍ ACOMPAÑÁNDOLA PARA QUE ESTE SUFRIMIENTO NO SEA DE ELLA SOLA.

  8. Y QUE DIOS NOS USE A TRAVÉS DE ESTA SITUACIÓN.

  9. LA MEJOR ACTITUD ES SUFRIR CON LOS QUE SUFREN, ES VERDAD HAY MUCHA GENTE QUE EN LOS MOMENTOS DIFICILES QUE NOS TOCA PASAR SOLO DICEN ORA A DIOS, O SE FUERTE, PERO EN ESOS MOMENTOS UNO NECESITA ALGO MAS QUE ESO, NECESITA UN ABRAZO PARA LLORAR, NECESITA QUE EL OTRO SE CONECTE DE TAL FORMA QUE TAMBIEN SIENTA EL DOLOR QUE PUEDA ESTAR PASANDO,Y SI NO SOMOS CAPACES DE HACER ESTO Y MAS, ES MEJOR CALLAR.

  10. lo comparto y entiendo porque en un momento me toco pasar por una situación dificil

  11. Eman Isaac

    como Dios nos habla através de estos artículos!!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.