Hace muchos años fui invitado por un grupo de jóvenes a dar una conferencia acerca de si era legítimo (léase bíblico) el uso del llamado rock cristiano en la iglesia. Por cierto la audiencia, especialmente sus líderes, esperaban una exploración escritural que le diera fundamento al rechazo o a la aceptación de dicha categoría musical. Como es mi costumbre, hice algo bastante diferente.

Primero aventuré algunas ideas sobre esa inveterada costumbre de los evangélicos a buscar versículos sueltos que respalden sus ideas previas, con un desconocimiento fenomenal de la diferencia que hay entre un verso que da apoyo bíblico a una idea y una visión completa de la Biblia que dé un fundamento amplio a la misma.

En seguida dispuse otra cantidad de minutos a explicarles que no existe tal cosa como esto o aquello cristiano. Les hice ver que estamos literalmente rodeados de sustantivos tales como música, arte, educación, psicología, deporte, turismo (?) a los cuales se les ha agregado, con una ingenuidad sociológica abismante, el adjetivo cristiano. Esas cosas se llaman como se llaman y la única diferencia que habría entre dos expresiones – por ejemplo – musicales, es la fe de sus ejecutantes, en Cristo o en otra cosa; lo que interpretan es música. Ya está. Punto.

Te interesa:  El mundo que mira

Finalmente, me explayé sobre ese sentimiento que me embarga ya por largos años acerca de una triste realidad. Desde hace siglos la iglesia cristiana ha dejado de ser – como fue – una cultura conductora, una agencia creadora, un factor que incorpora tendencias originales. En la música, en la educación, en el arte, en la política, en la gestión social, a diferencia de siglos anteriores, los creadores y los líderes que abren el camino están fuera – y lejos – de la institución cristiana. Ellos le dan forma al mundo. Colocan en él sus producciones intelectuales, artísticas, económicas y sociales.

Entonces los creyentes, algún tiempo después – pueden ser meses, años o décadas – sacan la versión cristiana, que no es otra cosa que un “bautismo” religioso de aquello que es secular y la convierten entonces en un producto grato al paladar de los fieles. Hay que admitir que la cosa ya cristianizada genera entre otros beneficios, fama y ventas. También produce felicidad en la grey: se siente actualizada.

Queda para la reflexión de la amable audiencia que se detiene por estos rumbos pensar en el fundamento bíblico, si lo hay, de estas interesantes maniobras culturales.

ARTICULOS RELACIONADOS

4 Comentarios

  1. Vivimos una época de simbolismo, de acuerdo a esto, el ícono del cristianismo sería la cruz, que mansamente cargó el Señor Jesucristo, por un camino de vértigos, espasmos, fatigas, azotes, golpes y burlas…. Transcurridos más dos milenios, en la distancia del tiempo, alguien se mira al espejo y se cuelga una cruz de plata al cuello… realizando una especie de racconto imaginario, esta cruz debería ser un sello de muerte y renuncia; de vida y esperanza, los dos opuestos que definieron la historia de la humanidad en el acto sublime de “cargar la cruz” que realizó el maestro…

    Ahora volvamos a los cultos, las alabanzas, los sermones y las palabras tranquilizadoras de los Domingos por la mañana, los abrazos y algunas lágrimas por ahí…

    Todo aquello contrasta con la abismante realidad del lunes en la oficina, en el negocio, en la áulas o en el predio…

    La mayor dificultad que vivimos, según creo, es que no hemos entendido nada en más de dos mil años de historia, acerca del sendero que condujo al calvario a nuestro Señor Jesús.

    Por eso, tal vez, “los pobres estarán siempre con nosotros” y “los altares se llenarán de lágrimas”.
    Pero, ¿cuál es el nombre de la orquídea?

  2. Benjamin Parra

    Isska,
    Siempre iluminas con tus palabras esta zona de respuestas, ahora cargada de silencios. Ya no hay -y eso es bueno- lacónicos micro-comentarios archipredecibles y “acumuladores de puntos”. Así que gracias por visitar esta esquina.
    El nombre de la orquídea es un misterio guardado desde antes de la fundación del mundo y que será revelado sólo a los escogidos.
    Un abrazo fraternal.

  3. la verdad este articulo me gusto mucho, me hizo recordar las palabras de un gran hombre : la música es música , esta la buena y la mala , incluso dentro de la música “cristiana” vas a encontrar cada cosa ….. .¿ Desde cuando las cosas tienen apellido? esa seria una buena pregunta. Gracias Benjamín.

  4. Benjamin Parra

    La verdad es que el único género que tiene apellido es el de las personas… Todo lo demás es sólo la angustiada defensa de los cristianos ante un mundo que los rebasa en ideas y en acciones, aunque ellos se jactan de ser llamados a “ser cabeza y no cola”…
    Gracias a ti por leernos pos estos rumbos.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.