“¿Por qué te abates, oh alma mía, y  te turbas dentro de mí? Espera en Dios; Porque aún he de alabarle; Salvación mía Dios mío.” Salmo 42:5

Lo que el Salmista está queriendo decir es: ¿Por qué te desanimas oh alma mía, y porque estas triste dentro de mí?

El desánimo es una  de las armas más fatales de satanás, produce  falta de ánimo, desmotivación, duda, conformismo y sobre todo hace que uno pierda las esperanzas de seguir luchando.  En nuestra vida no hay nada peor que  el desánimo. Puede ser peor que una enfermedad incurable, porque  cuando el desaliento se apodera de una persona, es muy difícil, aunque no imposible, que uno solo salga adelante.

Quizá en este día te sientes desanimado, sin fuerzas, sin ganas de luchar y  has perdido totalmente  las esperanzas, te animo a que  te acerques a Dios y le digas en este momento   como te sientes. Te puedo asegurar que no hay nada mejor que la presencia de Dios para renovar tus fuerzas.

Abre tu corazón y permite que el Espíritu Santo te ministre la paciencia, el ánimo, la esperanza, la alegría y la paz de Dios.

 El apóstol Pablo dice que no nos desanimamos porque aunque por el momento lo pasemos mal, interiormente Dios nos está renovando. Dice que nuestros problemas son ligeros, que no duran mucho y en Dios nos realizan algo bueno.  “Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo esté muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades!” 2 Corintios 4:16-17 (NTV)

Te interesa:  Más allá de lo que podemos ver

No dejes que los problemas o las circunstancias de la vida te desanimen, humíllate bajo la mano poderosa de Dios, echa toda tu ansiedad sobre él, resiste al diablo y tendrás la victoria asegurada.

Dios te ofrece a ti y los que sufren una esperanza grande. Él mismo pronto y personalmente vendrá a restaurarte, y hacerte fuerte, firme e inmovible.

“Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor.  Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. ¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.  Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que su familia de creyentes en todo el mundo también está pasando por el mismo sufrimiento. En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido.  ¡A él sea todo el poder para siempre! Amén.” 1 Pedro 5:6-11 (NTV)

Solo en la presencia de Dios podrás vencer el desánimo y los problemas. ¡Confía en las Promesas de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

3 Comentarios

  1. Qué difícil es confiar y no desanimarse cuando todo alrededor se cae pero quiero CONFIAR y ESPERAR en Dios! sé que es lo mejor para mi vida.

  2. amém, en sus brazos me regozijare

Dejar una respuesta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.