El Sumo Sacerdote y Juez de Israel, Elí, confrontó a sus hijos Jofní y Finés del mal que hacían al no respetar las ofrendas del Señor, sacando provecho y abusando de su autoridad en el Templo.

Les dijo: “«La gente se queja de que ustedes se portan muy mal. ¿Por qué lo hacen? No, hijos míos; lo que hacen no está bien. Además, hacen pecar al pueblo del Señor. Si el hombre peca contra el hombre, hay jueces para juzgarlo; pero si alguien peca contra el Señor, ¿Quién intercederá por él?» 1 Samuel 2:23-25 RVC

Pero ellos no atendieron a los consejos de su padre, trayendo para su familia mucha desgracia.

Es ineludible que debemos estar atentos a las advertencias que Dios hace en su Palabra, aún cuando nuestro mentor o padres nos hayan enseñado con buen ejemplo el menospreciar a Dios trae consigo dolorosas secuelas.

Cuando eres confrontado para no seguir pecando es porque aún tienes la oportunidad de poder enderezar tus pasos, de lo contrario estás en arenas movedizas que pueden hacerte caer en tremendo desastre, como el caso de Jofní y Finés que terminaron muertos a manos de los filisteos.

Te interesa:  Un mal consejero

Ponte a cuentas con el Señor, si has estado recibiendo advertencias de su parte y procura hacerlo también con las personas que has lastimado, para que puedas seguir el camino sin ningún obstáculo, pues de parte de Dios tenemos la promesa que “…si  vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” Isaías 1:18

Así como Dios nos advierte también nos perdona y restaura.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.