acción Archives | CVCLAVOZ

All posts in “acción”

Servicio a la sociedad 1

Servicio a la sociedad

“Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Marcos 10:45 (RVR1960).

El evangelio de Marcos nos relata que el ejemplo que dejó Jesús es de servicio, siempre estuvo dispuesto a brindar ayuda a quien lo necesitaba, sin discriminar a nadie.

De la misma manera como miembros de Su iglesia, debemos estar prestos a servir, no solo dentro de la misma sino también fuera de ella.

Si observas cuidadosamente, verás que en tu comunidad o barrio, hay mucha necesidad, corazones que precisan de Dios; que lindo sería brindarles ayuda no sólo espiritual sino también material que cubra sus necesidades más inmediatas.

Como iglesia debemos integrarnos a la sociedad empezando por nuestros vecinos; hoy te animo a tomar acción para llegar a ellos.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te sientes a esperar 2

No te sientes a esperar

El “Watchman examiner” cuenta que en uno de los viajes del evangelista Moody a través del Atlántico, se prendió fuego en el barco. Los pasajeros empezaron a hacer una cadena para apagar el fuego.
Un amigo de Moody le dijo:
– Señor Moody, vámonos al otro lado del barco y pongámonos en oración.
El sensato evangelista replicó:
– No, señor; nos pondremos aquí en la fila y oraremos mientras pasamos los cubos con agua.
La oración es sin dudas el recurso más eficaz para enfrentar cualquier problema que tengamos; sin embargo, de nada sirve que nos sentemos a esperar de brazos cruzados a que llegue la respuesta.
Dios no dejará una sola oración sin responder pero también desea que hagamos nuestra parte, que seamos diligentes, que con fe tomemos acciones y Él irá abriendo puertas, poniendo a las personas indicadas en nuestro camino y bendecirá lo que hacemos si le entregamos a él nuestras cargas en oración.
En Proverbios 13:4 dice: “Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán” (NTV) Y esto no sólo se aplica al área económica, sino a todo. El sentarnos a desear que las cosas cambien no hará que eso suceda, se necesita acción.
Si tienes problemas familiares no esperes sentado a que desaparezcan, habla con tu familia y pide perdón o perdona. Si tus problemas son económicos, pide a Dios que te guíe, busca un trabajo o emprende algo nuevo, ¿cuáles son tus talentos? Si enfrentas una enfermedad sin duda alguna Dios puede sanarte, pero tú también debes cuidar tu cuerpo y ser responsable con tus hábitos y las cosas que consumes.
La oración y la acción van juntas, no te sientes a esperar a que las cosas cambien, sé parte activa de la solución.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Pon de tu parte! 3

¡Pon de tu parte!

Muchas personas nos han preguntado cómo pueden tener más fe. Yo pienso que es decidir tenerla. Para tener más fe hay que practicarla, leer más la Biblia, dedicar más tiempo a estar a solas con Dios y confiar. Cuando confías en alguien, sabes que esa persona va a hacer las cosas como tú piensas que las va a hacer. Para confiar en Dios tienes que saber cómo es Dios, cómo ha cumplido Sus promesas y cómo ha respondido siempre a su gente. Si no lees la Biblia, si no vas a la iglesia, si no escuchas música cristiana, si no dedicas más tiempo a tu relación con Jesús, no es probable que tu fe crezca.

Por eso el título de este blog. Pon de tu parte. Tienes que poner de tu parte si quieres que tu fe crezca. Tienes que decidir creer. Se toma la decisión y toma uno acción en hacer todas las cosas expuestas arriba. Dios, más que una religión, desea que tengamos una relación con Él. Si no dedicas tiempo a una relación, esa relación deja de existir.

¡Pon de tu parte!

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Diferencias 4

Diferencias

Cada persona es única, diferente y especial por lo que es inevitable que a veces estas diferencias produzcan conflicto entre nosotros; es por esta razón el Señor nos dejó su palabra para que aprendamos a relacionarnos unos con otros y actuar de una manera sabia.

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 (RVR 1960)

David Wilkerson decía que soportar y perdonar son dos asuntos diferentes. Soportar significa cesar toda acción y pensamiento de revancha. Es decir, resistir el dolor y no hacer justicia por nuestras propias manos, abandonar el orgullo para actuar con sabiduría.

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” Mateo 5:44 (RVR 1960).

Por otro lado, perdonar implica “Amar a nuestros enemigos y orar por ellos”. La palabra griega “amar” no significa afecto sino “entendimiento moral”. Dicho de una forma simple, perdonar a alguien no tiene nada que ver con nuestras emociones, sino más bien se trata de tomar una decisión moral para quitar el odio de nuestros corazones. (David Wilkerson)

Es posible que se hayan presentado roses o conflictos con tus amigos, familiares, compañeros, etc., pero recuerda que eres ser humano y la otra persona también, por tanto es natural que presenten emociones intensas ante una situación complicada; sin embargo, cuando ocurra no olvides que la Palabra de Dios nos enseña a “SOPORTAR”.

Este tiempo te animo a reflexionar en este tema, piensa en aquellos con los cuales has tenido contratiempos sean amigos, familiares o conocidos; después decide soportar y perdonar sin tomar en cuenta tus emociones, sin considerar lo que te conviene, sino lo que dice la palabra de Dios.

¿Estás dispuesto a dar la otra mejilla?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Una voz adentro 5

Una voz adentro

Suele hablar antes de tiempo. Te previene de las consecuencias de una acción contemplada. Te urge a tomar un camino distinto al que estás considerando. Advierte con sutileza o bien con desmedida intensidad los alcances de la decisión tomada. Puedes hacerle caso y optar por otro curso de acción. Puedes negociar con ella, hacerle ver que quizá no está tomando en cuenta algunos aspectos del asunto. O simplemente la ignoras porque es inoportuna y quieres hacer la cosa sin medir consecuencias, sin contemplaciones.

En ocasiones se aparece en medio de los acontecimientos. “Yo sabía” o “Yo te dije”, dice la voz. Otras veces no dice nada pero es peor porque te grita en la mente. En algunas ocasiones se porta solidaria y te sugiere cursos de acción alternativos en medio de la refriega a fin de que los daños directos y los colaterales no sean tan graves. ¿Alguna vez te felicita por tu decisión? Raras veces, pero pasa.

Entonces, también se escucha después de los acontecimientos. Se presenta con un resumen de las consecuencias inmediatas y las posteriores; a veces lo hace para ayudarte en la reorganización de las cosas o simplemente para machacarte tu estupidez. Es refrescante cuando en lugar de todo eso te dice algo como: “Bueno, otra vez será” o “Y… pudo haber sido peor.”

Se suele pensar que las personas que actúan con inusitada maldad ya no tienen esa voz interior. No es así. Lo que sucede es que no le prestan más atención. No atienden a su reclamo, pero suena fuerte y claro en lo más profundo de sus conciencias y por ello son igualmente responsables de sus iniquidades.

Por cierto, lo de la voz es algo imaginario. No hay tal sonido dentro de uno. Es la acumulación de juicios, prejuicios, nociones y otras cosas aprendidas a través del tiempo y que habilitan, bien o mal, para calificar las acciones. Es uno mismo el que se mira a través del cristal del propio conocimiento. Es uno mismo el que se habla a la hora de tomar las decisiones. La voz interior no es otra cosa que el espejo donde se mira la verdad de las cosas tal como éstas son.

¿Te preguntas por qué Dios permite ciertas cosas?

He escuchado a muchos preguntar eso. No pueden entender si nosotros les decimos que no importa lo que pase, Dios está en control… que sigan pasando matanzas terribles e inesperadas como las de los colegios, que siga habiendo hambre en el mundo, que no pase nada en Venezuela para mejorar la situación de muchos.

Un país tan rico en tantas cosas: petróleo, oro, diamantes, playas paradisíacas, el Salto Angel, el más grande del mundo, Selva, Montañas, Desierto, Llanos, Ciudades cosmopolitas y que se estén muriendo recién nacidos en los hospitales por falta de insumos. Que haya niños muriéndose de hambre, gente pasando hambre.

Y he escuchado que dicen: “¡Hasta cuándo, Dios mío!” Y si, oramos, pero ¿cómo se nos ocurre cuestionar a Dios?

Él es Soberano y sabe todo lo que está ocurriendo. Yo estoy segura que no tarda en hacerle ver las consecuencias de sus actos a quienes los han cometido.

Pero volviendo al tema del hambre en el mundo, y los eventos terribles donde mueren cantidad de personas por falta de prevención y por no tomar medidas a tiempo, debiéramos entender que para eso nos creó Él a nosotros. Los que nos estamos dando cuenta de lo que está pasando y tomamos conciencia de que no está bien, en lugar de protestar y cuestionar, tomemos cartas en el asunto. Busquemos soluciones. Escribamos cartas a los representantes estatales encargados de dar su voto en pro o en contra de leyes que regulen las armas. Investiguemos bien qué instituciones benéficas realmente ayudan a niños pobres en países lejanos o tal vez en nuestros países latinos y tratemos de ayudarlos aunque sea uniéndonos a otros para dar la mensualidad que puede cambiar sus vidas.

Como siempre digo, un granito de arena a la vez, cuando son muchos los que los ponen, pueden hacer montañas.

Así que, deja de protestar, cuestionar y quejarte y busca soluciones y trata de ayudar. Pon tu granito de arena, que juntos, de a poquito, ¡podemos cambiar el mundo!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Algún problema en ser pasivo? 6

¿Algún problema en ser pasivo?

Es primordial aclarar la diferencia entre alguien pacífico y pasivo. La persona pacífica es partidaria de la paz, es decir, enemiga de los enfrentamientos; sin embargo, la pasiva, es conocida como aquella que no hace las cosas por sí misma, sino que espera que otros las hagan por ella, es una actitud opuesta al compromiso o la acción constante.

Por ejemplo, esta actitud se puede observar cuando se trabaja en equipo, algunos se comprometen con el trabajo y se esfuerzan para obtener buenos resultados, en cambio, el pasivo prefiere esperar a que alguien le diga lo que debe hacer, de lo contrario no hará nada.

Seguramente no te gustaría que esta persona esté en tu equipo, del mismo modo, nadie quiere tener una pareja pasiva; es decir, que no muestre compromiso en la relación, que espere que lo busques, que lo consientas y se olvide de los detalles o fechas importantes… eso tampoco le gusta a Dios.

Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón Jeremías 23:13

Si deseas encontrar al Señor entonces debe existir una acción constante de tu parte, en la que lo busques de todo corazón. Muchos no lo encuentran porque simplemente se entregan a medias, quieren seguirlo pero no asumen un compromiso y continúan sumergidos en su propia comodidad.

Ser alguien inactivo, en otras palabras, estar cómodos en la banca de la iglesia, no es algo que el Señor espera de nosotros. Así como nuestros padres quieren nuestro progreso para alcanzar un futuro exitoso ¡también Dios! Él desea que nuestro estado espiritual no se estanque, que seamos cristianos encendidos de oración, obedientes a su palabra y serviciales.

En esta oportunidad deseo animarte a ponerte de pie, decide aplastar el desgano, basta de esperar que otros te empujen a orar, a asistir a la iglesia ¡Muévete! Recuerda que Dios tiene un gran plan para tu vida y no lo cumplirás estando sentado, sal a predicar, ora por tu pastor, por los necesitados y apoya al que necesita una mano o consuelo.

¡Qué las personas conozcan un hijo de Dios activo!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Mañana lo haré 7

Mañana lo haré

Cecilia es una mujer que tiene por profesión el diseño y confección de prendas de vestir, volviéndose popular por los hermosos vestidos que realiza, por lo cual, diferentes mujeres la buscan. Sin embargo, a pesar de su fama ha perdido bastantes clientes por no cumplir sus compromisos, lamentablemente tiende a “postergar el trabajo” para el último momento.

Lo que hace Cecilia, se llama “procrastinación”, es la acción o el hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables. Se puede interpretar con esta frase: “dejar para mañana lo que se debe hacer hoy”.

Por este mal hábito se pierden valiosas oportunidades. Por ejemplo: imagina que se está acercando un evento especial, por tanto, precisas un hermoso vestido o un traje ¿estarías seguro de ser el cliente de Cecilia? A pesar de los diseños maravillosos que realiza sería un riesgo solicitar su trabajo, debido a que podría retrasarse.

Generalmente este problema se presenta en la adolescencia pero, también en un menor porcentaje, en personas jóvenes y adultas. La realidad es que no hemos aprendido a manejar el tiempo. Esta actitud refleja nuestra inmadurez, y se puede observar no solamente en las responsabilidades que asumimos, sino en la entrega que tenemos al Señor.

!!Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” Santiago 4:13-14 (RVR 1960)

Muchas personas dicen: “mañana me acercaré a Dios, hoy debo disfrutar mi juventud o el tiempo que me queda” Aunque no parezca, este es un pensamiento inmaduro, porque nadie sabe cuándo será su final. La vida es corta, como la neblina que aparece por poco tiempo y luego desaparece; por tanto, quizá el día de mañana no tengas la oportunidad de entregarte al Señor para que cuide de ti.

En esta oportunidad te animo a ser responsable con tus compromisos, es decir, decide asumir primeramente tus responsabilidades, coloca prioridades en tu vida y que las personas vean en ti una persona en quien confiar. Por otro lado, si aún no has entregado tu vida a Cristo, recuerda que el tiempo es corto y Dios tiene una labor para ti, no la dejes para mañana.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Acciones que hablan de Cristo 8

Acciones que hablan de Cristo

Charlton, predicador y siervo de Dios, se encontraba viajando en un tren cuando de pronto ingresó un hombre borracho con su esposa. El nuevo pasajero parecía inclinado a alborotar, por lo que  Charlton le dijo para apaciguarlo:

-¿Quiere que le cante una canción?

– Sí, sí, una canción — contestó el  borracho.

El predicador empezó a cantar himnos hasta que el tren llegó a su destino.

Siete años más tarde Charlton fue  a predicar a ese  mismo lugar en el que había ocurrido aquél incidente y se hospedó en el hogar de uno de los diáconos. Durante la comida la señora de la casa le dijo:

-¿No me recuerda?, ¿No recuerda haber cantado unos himnos para apaciguar a un hombre borracho en el tren? Aquel hombre es mi esposo quien quedó tan interesado en sus cánticos que al día siguiente me instó para ir a la iglesia. Poco después fue convertido y ahora  ya lo ve usted, es un diacono.

¡Qué increíble historia! Una simple acción llena de amor y de fe, cambió la vida de un hombre y de una familia.

¿Cuántas de tus acciones están sazonadas de amor  y están llenas de fe?

Su palabra dice: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23 (RVR1960)  No conocemos el impacto que pueden tener nuestras acciones en el hogar, en el trabajo, en la calle, en el colegio o universidad, etc. pero si nos esforzamos por dar lo mejor y hacer lo justo, lo correcto y sobre todo que estas acciones estén llenas de amor de seguro alguien percibirá la esencia misma del amor de Dios a través de nuestras vidas y de lo estamos haciendo.

El cotidiano vivir y el ritmo que lleva esta sociedad convierte al hombre en un ser solitario y egoísta, lo lleva solamente a enfocarse en su “YO” pero Dios nos insta a mirar también al “OTRO” que es nuestro prójimo, “No dejes de hacer el bien a todo el que lo merece, cuando esté a tu alcance ayudarlos” Proverbios 3:27 (NTV).

Cada una de nuestras acciones cuentan para el testimonio de Cristo, camina atento porque se puede presentar la oportunidad para que demuestres el amor de Dios, así nos enseñó Jesús con su ejemplo “Siempre les he enseñado que así se debe trabajar y ayudar a los que están en necesidad, recordando aquellas palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir” Hechos 20:35 (DHH).

Recuerda que una sola acción en el momento indicado puede transformar una vida y sin una palabra, con una sola acción, puedes presentar a Cristo. ¿Estás dispuesto a asumir este reto?

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tú eres un factor importante para el cambio 9

Tú eres un factor importante para el cambio

A diario nos preguntamos por qué el mundo está en el caos que vemos a diario en las noticias. Nos preguntamos repetidamente, ¿por qué? Y diariamente, también nos preguntamos qué podemos hacer.

Tú puedes contribuir con el cambio. Así como una piedra lanzada al agua ocasiona un movimiento que puede tener consecuencias que no imaginamos, tú puedes ser como un cerillo que enciende la llama de la pasión por ayudar al prójimo.

Hay días que me he sentido baja de ánimo, seca de humor y no entiendo a qué se debe. Esos días lo que hago es que tomo la decisión de bendecir a cada persona que se cruza conmigo. Sin que ellos lo sepan. Solo lo hago. Sean conocidos o no. Estoy segura que los beneficia a ellos de muchas maneras y con honestidad, me hace sentir mejor a mi también.

Y es que vemos las injusticias en el mundo y nos preguntamos, qué podemos hacer. Sentimos que el caos es demasiado y qué puede hacer una persona como uno que no tiene ningún nexo gubernamental ni está relacionado con alguna institución que pudiera contribuir. La verdad es que hay mucho que podemos hacer.

Yo normalmente evito ir a eventos de caridad o ayuda donde se publicite lo que voy a hacer. Evito lo más que puedo ir a eventos donde hay reseñas en la prensa o un canal de televisión acerca de la ayuda que se va a dar. Y entiendo que en parte hay que dejar saber que hay gente ayudando y que puede ser una inspiración para otros, pero siempre pienso que satisface mucho más hacer ese tipo de cosas cuando nadie sabe lo que estás haciendo.

Aunque sea a un solo niño que no conoces que decidas apadrinar a la distancia a través de instituciones que se encargan de cubrir sus necesidades básicas, estás haciendo mucho. No pienses que un solo chico que ayudes no va a cambiar el mundo. Sí lo cambia, porque hay familias alrededor de ese chico que ayudas que pueden ver que aún hay humanidad, y eso les da esperanza. Eso les da inspiración para también brindar ayuda si llegan a salir de esa situación.

Tratar bien a las personas, ayudar a quien veas en problemas en la calle, a una anciana que veas perdida en un estacionamiento, a un desamparado que notes que está hambriento, darle una mano al vecino que está bajando cosas pesadas de su auto, en fin, cada gesto, cada disposición a ayudar que hagas a conciencia, causa un efecto maravilloso en los corazones de quienes te vean o de esos a quienes ayudas. No dejes de hacerlo cuando sientas que debes.

Entiendo que hay quienes se aprovechan de la bondad de muchos y debemos cerciorarnos, sobre todo si somos mujeres solas, de que sea cierto que necesitan ayuda. O para estar claras, no vamos a montar a un desamparado en nuestro auto, porque no conocemos su estado mental. Pero si podemos comprarle algo de comer y dejárselo cerca u ofrecérselo sin bajarnos del auto por ejemplo.

No te sigas quejando de cómo anda el mundo si no tomas la iniciativa de hacer algo a diario al respecto. Déjate guiar por tu buen espíritu teniendo tus sentidos bien alertas para tomar decisiones correctas. Dios te ayudará a saber si hay peligro o no.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Se estrena la película "Víctor, el poder de la fe" 10

Se estrena la película “Víctor, el poder de la fe”

Próximamente se estrena la película “Víctor, El Poder de la Fe” una historia de la vida real que nos trae un mensaje de esperanza. “Victor” es un largometraje  que cuenta en parte con la  producción de Greg Wilkerson. El film trae a pantalla la vida de Victor Torres un joven puertorriqueño que llega a las sangrientas calles de  Brooklyn y se involucra en el mundo de las drogas y las pandillas.

La película cuida todos los detalles de escenografía, vestuario, y lugares donde se desarrolló la historia en la vida real del joven y hace énfasis en la amorosa y valiente intervención de un Pastor local llamado David Wilkerson. El mismo Pastor que trabajo con Nicky Cruz, protagonista de la historia “La Cruz y el Puñal”. “Víctor, El Poder de la Fe” se estrenara próximamente y nosotros tuvimos la oportunidad de entrevistar al protagonista de la historia en la vida real, Victor Torres.

La película que es distribuida por CanZion Films estará en cines de latinoamérica a partir de Marzo 23.

Te compartimos la entrevista y el trailer de la película aquí:


Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lleva tu paraguas 11

Lleva tu paraguas

En un pueblito de zona rural se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos sus habitantes, debido a que todos era agricultores. A pesar de que la mayoría de sus habitantes eran creyentes, ante la situación límite marcharon a ver al párroco y le dijeron:

– Si Dios es tan poderoso, pidámosle que envíe la lluvia necesaria para revertir esta angustiante situación.

– Está bien – respondió el clérigo-  le pediremos al Señor, pero deberá haber una condición indispensable.

– Díganos, ¿cuál es? –  respondieron todos.

– Hay que pedírselo con fe, con mucha fe, contestó el sacerdote.

– ¡Así lo haremos, y también vendremos a la iglesia todos los días!

Los campesinos comenzaron a ir a los servicios todos los días, pero las semanas transcurrían y la esperada lluvia no se hacía presente.

Un día fueron todos a enfrentar al sacerdote y reclamarle:

– Usted nos dijo que si le pedíamos con fe a Dios que enviara lluvia, Él iba a acceder a nuestras peticiones. Pero ya van varias semanas y no obtenemos respuesta alguna.

– ¿Han ustedes pedido con fe verdadera?

– ¡Sí, por supuesto! –  respondieron al unísono.

– Entonces, si dicen haber pedido con fe verdadera, ¿por qué durante todos estos días ni uno solo de ustedes ha traído el paraguas?

La fe no consiste sólo en pedir y esperar, debemos ponernos en acción, confiando en que Dios obrará, creyendo en que lo que hemos pedido ya es un hecho.

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Hebreos 11:1.

Dios es fiel y cumple sus promesas, sólo espera que le creamos con todo el corazón, que no haya lugar para ninguna duda.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend