alabanza Archives | CVCLAVOZ

All posts in “alabanza”

Alabanza infiel

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

(Hebreos 13:15)

Corresponde una vez más que exprese mi queja. En parte porque a eso me siento convocado como comunicador. Pero sobre todo porque urge recuperar ciertos sentidos originales del texto bíblico.

La alabanza no es única y exclusivamente cantar. Alabar a Dios es amar al mundo en persona y en acción; es acción, por encima y lejos de la pura contemplación.

La alabanza no es una terapia para sentirse bien uno. Es un sacrificio, un oficio inteligente e intencionado que, a pesar del dolor y la tristeza personal, se ejecuta en bien de otros, primero Dios

La alabanza no es una preparación psicológica para “recibir el mensaje”. No tiene nada que ver con el estado mental del oyente. No es un masaje emocional. Es culto racional, sacrificio (Romanos 12:1).

Examinemos esto de sacrificio.

Se hace creer a la gente que sacrificio de alabanza es que uno cante aunque esté angustiado, enfermo o luchado como dicen en ciertas partes de Argentina.

Todas estas afirmaciones hacen creer a las personas que la alabanza tiene que ver con ellas. Pero el verso dice que la alabanza tiene que ver con Dios, con confesar su nombre cosa que, de paso, puede hacerse de otros modos y no sólo cantando en el culto.

 

Ayer esperaba una entrevista en cierta radio cristiana y escuchaba una música previa. En la canción, todos los pronombres y dativos de pronombre derivaban de yo y los verbos expresados eran conjugados en primera persona: yo, mí, siento, me hiciste, me diste.

Casi toda la alabanza que se oye no tiene que ver con Dios, sino lo que uno siente y lo que a uno le pasa con Dios. En términos técnicos, es pura y simplemente antropocéntrica. El centro es el yo.

A eso me refiero con alabanza infiel. Traiciona la centralidad en Dios y lo que El nos pide respecto de los demás.

¿Está bien expresar en la música un estado de ánimo personal, un dolor, una exaltación emocional? Absolutamente sí. Los Salmos están llenos de eso. Pero precisemos los términos: Eso no es alabanza; es autobiografía musicalizada.

La alabanza es fruto de labios – y de acción – que confiesan a Dios, no lo que me pasa a mí con Dios.

Más que una canción…

Muchos dicen que mentimos más cuando cantamos alabanzas ¿Por qué? Lo que pasa es que las canciones expresadas a Dios dan honra, obediencia y valor a su nombre; lo que en la mayoría de nuestros actos no demostramos. Existe una canción en particular que me encanta, una parte de la letra dice:

Te daré lo mejor de mi vida
Te daré lo mejor cada día
Será mucho más que una canción
Mi obediencia es mi mejor adoración.

¿Cuántas veces hemos cantado este tipo de canciones con todas nuestras fuerzas? Tal vez hasta te has quebrantado al expresarla, pero antes de hacerlo deberíamos reflexionar si realmente estamos dándole lo mejor a Dios cada día, si le estamos brindando adoración con nuestra obediencia, ¿no lo crees?

“El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios.” Salmos 50:23 (RVR 1960)

Alabar es expresar admiración y reverencia, es hablar bien de alguien. En este sentido, brindar alabanzas al Señor no solamente se trata de cantar, sino de darle la gloria a Dios con todo lo que somos. Cuando actuamos bien damos lugar a que las personas que nos rodean puedan admirar y reverenciar a Dios a causa nuestra.

Por ejemplo, cuando aquellos que estaban involucrados en una adicción o en un pecado se arrepienten y cambian, o cuando las personas observan que eres un hombre o una mujer diferente por ser íntegro o generoso, se sorprenden y comienzan a ofrecer honor al Señor.

Este tiempo te animo a cantar al Señor solamente palabras de verdad; examina tu vida y ordénala, que tú seas una demostración de honor a su nombre.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Se puede alabar a Dios usando el rap?

Si el público se siente cómodo cuando canta y está creciendo espiritualmente el rap, definitivamente puede ser usado para adorar a Dios.

Cuando se trata de música de adoración, no esperas que tu iglesia comience a tocar una canción de rap recientemente lanzada. La música rap, por lo general, se ha relacionado como una forma vulgar de hablar sobre las drogas, el alcohol y el sexo. Sin embargo, también tenemos canciones de rap compuestas por artistas que encontraron la gracia del Señor y quienes hablan de sus dificultades para expresar cómo Dios los ayudó durante sus heridas. En el mundo del rap hay una gran separación entre el contenido encontrados en canciones cristianas y mundanas. Aunque sean muy diferentes en el tema, simplemente no parece ser algo que la iglesia esté preparada para escuchar. Solo porque muchas iglesias no incluyen canciones rap en sus alabanzas, no quiere decir que no pueden usarse como forma de adoración.

Una razón por la cual no incluyen esas canciones la iglesia es por todos los pensamientos negativos que trae este estilo de música a muchos de los adultos. Si otros encuentran que el escuchar a estas canciones va contra a Dios, es mejor no compartir la música con ellos porque dice en 1 Corintios 8:12 “al pecar así contra los hermanos, hiriendo su débil conciencia, pecan ustedes contra Cristo.” (NVI) Por lo tanto, algunas veces esta forma de adoración no funciona para todos y no debemos empujarlos a hacer algo que no los hace sentir cómodos espiritualmente. 

No obstante, este estilo de música les habla a muchos. Míralo desde este ángulo, ¿cómo culturas diferentes adoran a Jesús? Algunos aplauden y saltan cuando se sienten movidos por el Espíritu Santo. Otros simplemente se quedan parados tranquilos durante alabanzas sintiendo la presencia de Dios. Lo que ambos hacen es adorar a Dios de acuerdo con lo que su cultura les ha enseñado a hacer. 

Hay canciones de rap que me han llevado a la presencia de Dios cuando otras cosas no me ayudaban. Las palabras conectaban tan bien conmigo que sentía como si la canción hubiera sido escrita sobre mi situación. Para mí, el rap cristiano muchas veces es algo que me lleva a tener una conversación con Dios de lo que estoy pasado. Me han ayudado inspirarme a creer en Dios, pero como dije antes: ¡No es para todos!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Himnos, canciones

“Los cristianos no cantamos canciones; cantamos himnos”, recrimina con enojo el obispo evangélico al joven que le detalla el segmento musical de una campaña en el principal estadio de la ciudad. Eso ocurrió hace muchos años y el autor de la filípica era un dirigente pentecostal que solía despacharse pintorescos exabruptos en los lugares más inesperados.

Era un tema sensible por aquellos días. La incursión de la música cristiana en los géneros llamados “seculares” (balada, rock, ritmos latinos) era un tema tan caliente como había sido años antes la inclusión de instrumentos musicales en el culto.

Es un lugar común eso de que los extremos siempre son malos. Lanzar anatema sobre la música distinta a los himnos no es una buena cosa. Pero que la música que se produce para las iglesias sea un continuo show de producciones autoreferentes con fines comerciales y mediáticos me parece que no es la alternativa que uno buscaría.

Tal vez debamos hilar más fino. Concedamos que lo que hacen los músicos con la promoción de sus producciones es el uso corriente de los recursos de internet y las redes sociales. Lo que tal vez deberíamos examinar son las letras de las canciones. Tal vez por ahí pasaba la molestia de aquel obispo.

Los himnos antiguos hablaban de arrepentimiento, de la nueva vida, de los atributos de Dios o de los efectos de la salvación. Se referían más a hechos objetivos que a los sentimientos personales del autor.

El actual cancionero de los cristianos se centra en lo que la persona siente acerca de Dios, de su propia vida y de sus experiencias. Queda la sensación que la alabanza a Dios tiene como fundamento los sentimientos humanos y no la misma persona de Dios. Habría que preguntarse si Él es digno de alabanza sólo cuando uno se siente bien o si siente algo.

Se encuentran profusamente en las letras de las canciones pronombres y dativos de pronombre como yo, mi, mí, me, mío y una exagerada cantidad de conjugaciones de verbos en primera persona singular. Como hemos reflexionado aquí antes, todo esto es la expresión del antropocentrismo de que adolece el contenido del mensaje y la doctrina cristiana actual: Dios reina en los cielos para hacerme feliz a mí.

Eso, sin mencionar siquiera una sola palabra acerca de la flagrante incorrección que importa la expresión música “cristiana”.

¡Cuidado, no digas nada más!

Se dice que la población femenina es la que más habla, utilizan alrededor de 20.000 palabras al día, en comparación con las 7.000 que los hombres pronuncian.

Hablar es un privilegio que posee el ser humano, pero también tiene responsabilidades; a muchos les resulta fácil opinar sobre la situación de otros a pesar que el interesado no esté presente en ese momento.

En el libro de proverbios encontramos un sabio consejo:

Hablar demasiado conduce al pecado. Sé prudente y mantén la boca cerrada.” Proverbios 10:19  (NTV).

Si bien tenemos la posibilidad de expresarnos con libertad, también tenemos que ser responsables con cada palabra o comentario que sale de nuestra boca, sería imprudente dedicarse solamente a hablar y hablar sin límite.

¿Alguna vez oíste estos refranes?

“El pez cae por su propia boca”, “En boca cerrada no entran moscas”

Una lucha diaria que todos tenemos (hombres- mujeres) es poder callar en el momento adecuado y justo, ¿No te ha pasado que en algunas conversaciones hablaste demás y luego te reclamas a ti mismo porqué dijiste eso?

Si te gusta hablar y a veces lo haces más de lo necesario, te animo a tomar en cuenta estas verdades:

     – Tus palabras pueden destruir “La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias” Proverbios 18:21 (NTV).

      – Piensa antes de abrir tu boca “Mis amados hermanos, (…): todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse” Santiago 1:19 (NTV).

      – No devuelvas lo que te dijeron “No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto. Al contrario, devuelvan bendición, pues Dios los ha llamado a recibir bendición” 1 Pedro 3:9 (DHH).

     – Edifica “No digan malas palabras, sino sólo palabras buenas que edifiquen la comunidad y traigan beneficios a quienes las escuchen” Efesios 4:29 (DHH).

Tienes el derecho de hablar lo que desees pero recuerda que también eres responsable de cada palabra que dijiste, no te permitas caer en pecado solamente porque no puedes controlar tu lengua.

Que tu boca y que cada palabra tuya sea para dar gloria y honra a Dios.

“Sea llena mi boca de tu alabanza, De tu gloria todo el día.” Salmos 71:8 (RVR1960)

Por Judith Quisbert

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cómo escoger una iglesia: 5 cosas que debes buscar

Comienzo diciéndoles que no hay iglesia perfecta. En todas encontramos seres humanos y aunque seamos cristianos, no somos santos. Tratamos tal vez, pero no lo somos. Ninguno.

Pienso que la mejor iglesia, es una que nos quede cerca. Así no tenemos esa excusa al menos, para no asistir.

Se supone que la iglesia que no tiene que ser una estructura, pero si un cuerpo de creyentes. Jesús nos mostró que nos debíamos reunir y aprender. Generalmente es en la iglesia donde aprendemos más acerca de la Biblia.

Les voy a dar algunos consejos de lo que deben buscar en ella. En principio, lo más importante es siempre el primer paso: la oración. Oremos para que Dios nos de sabiduría al pensar en esta importante decisión. También es importante que sea una iglesia Cristo céntrica y en cuyas prédicas la autoridad inequívoca de la Biblia se sienta.

La adoración, el canto antes de la enseñanza, más que tener tremendo equipo de instrumentos y talentos maravillosos tocando el estilo de música que te guste, debe tener un equipo de adoradores que nos inspiren y en quienes sintamos verdadera adoración y respeto hacia Dios. Es una conexión que hacemos con Dios antes de escuchar la enseñanza.

La doctrina es importante que sea clara. Sana doctrina. Cuidadosamente podemos comparar lo que dicen por ejemplo en su página web y comparar eso con las Escrituras. La declaración de fe nos dirá su posición en cuanto a la Trinidad (Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo), acerca de la salvación, del pecado, de la Biblia y de la iglesia.

Es importante que te sientas bienvenido(a) y sin que te abrumen, te hagan saber que puedes contar con ellos. Para mi eso manifiesta la presencia del Señor allí. Sentir Su paz y Su amor a través de las personas que te reciben o a quienes conoces.

La prédica del Pastor debe ser exponencial. Es decir, expandirse en lo que es dicho en un pasaje de la Escritura y explicar el significado y como aplicarlo a nuestras vidas. La prédica o enseñanza debe comenzar y terminar con Escritura y es lo que debemos buscar. Poder entender las Escrituras.

Por último es importante cómo toman la salvación y el Evangelio. Uno de los llamados principales de la iglesia es proclamar las buenas nuevas de Jesucristo para que aquellos que no creen, tengan la oportunidad de hacerlo. Todo cristiano debe contar el Evangelio con regularidad. Y digo esto porque he sabido de iglesias que no predican las buenas nuevas de salvación por medio de la muerte y resurrección de Jesús. Esa nueva onda de “tolerancia” es peligrosa y debemos aferrarnos a lo que enseña la Biblia. Sí debemos mostrar el amor a las personas, sean quienes sean y como sean, no debemos enjuiciar a nadie. Pero solo hay un camino hacia Dios y es a través de Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Integridad

Tuvalu es un país insular localizado en el océano Pacífico aproximadamente a la mitad del camino entre Hawái y Australia. Es miembro de las Naciones Unidas, tiene 11.810 habitantes y una superficie de sólo 26 km².

Aunque sus principales fuentes de ingresos económicos eran el turismo y la pesca, en el año 2000 una empresa de Estados Unidos compró el sufijo “.tv” que le corresponde como nombre de dominio en Internet. Según un informe, la venta alcanzó los 600 millones de dólares a pagar durante 12 años al pequeño país, pero ese era sólo el primero de varios otros contratos millonarios.

Sin embargo, se desató la polémica ya que hoy en día una gran parte de los sitios que usan el dominio “.tv” son pornográficos y los habitantes de Tuvalu, que en su mayoría son cristianos de doctrina calvinista y de una organización congregacional, rechazan ese dinero por ser considerado impuro.

La Iglesia de Tuvalu tiene una fuerte influencia en la vida social, cultural y política de sus habitantes, por lo tanto no es nada raro que surjan dudas sobre el origen de las ganancias que obtiene su nación.

Pero ¿Qué es lo que dice la Biblia?

Amós 5:12-13 dice: “Yo conozco sus muchas maldades y sus pecados sin fin: oprimen al justo, reciben soborno y en los tribunales hacen que el pobre pierda su causa. Por eso el que es sabio se calla, porque el tiempo es malo.” Versión Dios Habla Hoy

El versículo fue escrito cuando el pueblo de Israel había empezado a engañar, robar, mentir y actuar con injusticia como algo normal, pero al mismo tiempo seguían participando de las costumbres de adoración en el Templo. La respuesta de Dios a todo esto fue:

“Odio y desprecio las fiestas religiosas que ustedes celebran; me disgustan sus reuniones solemnes. No quiero los holocaustos que ofrecen en mi honor, ni sus ofrendas de cereales; no aceptaré los gordos becerros de sus sacrificios de reconciliación.” Amós 5:21-22 Versión Dios Habla Hoy

Aunque Israel gozaba de riqueza y libertad, Dios rechazaba sus ofrendas por el tipo de vida que habían adoptado. Es verdad que desde ese entonces ha pasado mucho tiempo, pero hoy nuestro Señor sigue siendo el mismo porque Él no cambia, por lo tanto su interés continúa siendo la integridad de sus hijos antes que las opulentas o pomposas ofrendas que puedan dar.

Amós 5:23-24 dice: “¡Alejen de mí el ruido de sus cantos! ¡No quiero oír el sonido de sus arpas! Pero que fluya como agua la justicia, y la honradez como un manantial inagotable.” Versión Dios Habla Hoy

Aprende de Tuvalu, examina si en tu vida hay obediencia, integridad y rectitud para que Dios reciba con agrado tus ofrendas y alabanzas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Si Jesús está en todas partes… ¿Debemos ir a la iglesia?

En nuestra cultura estamos acostumbrados a las fórmulas y las formas. Nos gusta hacer rutina de todo. Muchos están acostumbrados a no salirse de sus esquemas y si en su esquema está asistir al servicio de la iglesia los domingos a las 11 de la mañana, pues no les gusta cuando por razones mayores hay que cambiar esa rutina. Pero hay muchos que hace rato no asisten a una iglesia y se escudan en eso de que Jesús está en todas partes y por eso no es necesario asistir al templo para estar con Él.

En cierto modo, algo de verdad hay en esa afirmación, y yo soy de la opinión que somos seres adaptables. Cuando vienen cambios solemos ajustarnos y hacer los cambios necesarios. También hay muchos cristianos que van saltando de iglesia en iglesia. Eso no es bueno. No hay iglesia perfecta. A todas asistimos seres humanos y somos complicados. Lo importante es saber que la iglesia es Cristo céntrica, que se preocupan por cada persona y que te dirigen hacia Jesús siempre. No hacia el pastor.

Pero dejar de ir completamente a la iglesia, no es bueno. Yo personalmente he dejado de ir por causa mayor. Ya mi mamá está muy adulta y muy débil y me cuesta mucho movilizarla y no me gusta exponerla donde hay tanta gente, que muchas veces tienen un virus, pero como no tienen fiebre o les está pasando, siguen saliendo y le toman la mano para saludarla…. Y no la puedo dejar sola por más de dos horas seguidas. Por eso tuve que decidir no ir más a la iglesia. Trato de dedicar tiempo de lectura de la Biblia y alabanza para no perder el tiempo que dedicábamos antes a Dios, pero siempre surge algo y es rara la vez que logro hacer la hora completa sin interrupciones. Si dedico tiempo a Dios, leo la Biblia, hago mis devocionales, pero nunca es igual.

Son muchas las razones por las que es bueno ir a la iglesia:

  1. Para escuchar la palabra de Dios explicada por alguien que la ha estudiado toda su vida. El pastor.
  2. Para dedicar ese tiempo de alabanza a adorar a Dios en conjunto con todos los que asistieron al servicio.
  3. Para compartir luego con gente amable que tiene nuestra misma creencia.
  4. En la Biblia dice que no dejemos de congregarnos en Hebreos 10:25
  5. Tendrás ese tiempo para poner TODA tu atención en Dios.
  6. Si tienes alguna duda, encontrarás con quién compartirla.

Para mí, la mejor parte del servicio es el tiempo de alabanza y adoración. Es el tiempo que dedicamos a cantarle a Dios y destacamos Sus maravillas. Eso me hace mucha falta cuando no asisto. Es fácil hacer devocional, que es tiempo con Él también, es fácil leer la Biblia, leer libros cristianos y mensajes cristianos para nuestro diario vivir, pero nada sustituye el tiempo que pasamos en la iglesia. No dejes de asistir.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Danilo Montero: ¿Cómo debemos adorar a Dios?

En la antigüedad se hacían muchas ceremonias que seguían un protocolo específico para adorar a Dios. Con el paso del tiempo, esas prácticas fueron cambiadas con la llegada de Jesús; y en la actualidad, Dios nos otorgó libertad para poder adorarlo conforme a lo que sale de nuestro corazón. Sin embargo, aún existe la inquietud de saber cuál es la manera correcta con la cual podemos adorar a Dios.

En esta ocasión, Danilo Montero nos ayuda a encontrar la respuesta a esa pregunta y nos aconseja a practicar lo que dice Juan capítulo 4.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend