amabilidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “amabilidad”

20 gestos amables para practicar hoy

Todos estamos tan ocupados con nuestros asuntos, que muchas veces olvidamos ser amables con los demás. Efesios 4:32 (PDT) dice: “Sean amables y considerados unos con otros”, pero ¿cuántas veces lo ponemos en práctica?

Es probable que algunos crean que la cordialidad no tiene relevancia hoy en día; sin embargo, los pequeños gestos afables hacen un gran diferencia. Si quieres empezar por ser el cambio, haz lo siguiente:

  1. Di “gracias” y “por favor” cuando la situación lo requiera.
  2. Ayuda a alguien a cruzar la calle.
  3. Controla tu temperamento y no te enojes.
  4. Envía un mensaje a una persona con quien no hablas hace tiempo.
  5. Abre y sostén la puerta para alguien.
  6. Visita un orfanato o asilo y pasa tiempo con las personas.
  7. Ayuda a alguien a cargar sus cosas.
  8. Saluda a personas que no conozcas y deséales un buen día.
  9. Regala cualquier alimento a un desconocido.
  10. Ofrécete como voluntario para leer un libro a un invidente.
  11. Abraza como mínimo a ocho personas.
  12. Dona sangre.
  13. Llama a tus abuelos o a cualquier adulto mayor.
  14. Sonríe.
  15. No respondas mal con mal.
  16. Publica algo inspirador en tus redes sociales.
  17. Visita a los enfermos del hospital, incluso si no conoces a nadie.
  18. Si utilizas el transporte público, cede tu asiento a quien lo necesite.
  19. Ofrécete para hacer las tareas del hogar.
  20. Escucha a alguien sin interrumpir.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Normas de etiqueta para todos (1a)

Hoy les traigo algunas normas de etiqueta, que muchos siguen naturalmente, porque siempre lo han hecho; ya sea porque lo aprendieron desde chicos en su casa… pero no todo el mundo las sabe. Luego voy a darles otras series de normas de etiquetas. Es importante saberlas para dar una excelente impresión.

Son cosas sencillas como:

  1. Cuando estés reunido con alguien, no es cortés poner tu celular afuera sobre la mesa porque eso demuestra que te interesa poco lo que ocurre a tu alrededor y menos lo que la persona te pueda decir. Es difícil para muchos que trabajan desde su celular; pero si no es tu caso, es una falta de cortesía. Eso no te va a permitir poner atención total a la persona con la que estás reunida.
  2. Nunca vayas a visitar a alguien sin llamar antes. Normalmente si alguien no está esperando visita y está en su casa, puede ser que su atuendo, su vestimenta no sea apropiada para recibirte. Tal vez no tenga nada qué ofrecerte. Las visitas inesperadas no son corteses.
  3. Cuando tu propones una salida y le dices a alguien “yo te invito”, significa que tú vas a pagar. Si no es eso lo que quieres, tienes que aclararlo para no pasar pena luego cuando traigan la cuenta.
  4. Cuando van a pasar por una fila de asientos donde hay personas sentadas, lo correcto es pasar de cara a las personas. Esto es algo que muchos desconocen, pero es una norma de etiqueta importantísima.
  5. Cuando un hombre va caminando por una acera con una mujer siempre debe darle el lado interno a ella, es decir, el hombre va del lado afuera que da a la calle. Es por seguridad, de la misma forma que lo haría un adulto con un niño.
  6. La puntualidad es la cortesía de los reyes. Ser impuntual es una gran falta de cortesía y de educación.
  7. Si le tienes que dar a alguien dinero en efectivo lo correcto es colocarlo en un sobre.

Escríbeme a [email protected] y dame tu opinión acerca de este post.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

9 características que todo cristiano debe tener

Ser cristiano significa seguir el ejemplo de Jesús. Cuando lo aceptas en tu vida, Dios se convierte en el dueño y Señor de todo lo que tienes; y por lo tanto, tu vida cambia. Gálatas 5:22-23 (TLA) dice: “El Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto.” De este versículo se entiende que todo cristiano que verdaderamente tiene a Jesús en su corazón, debe reflejar las siguientes características:

Es imposible que alguien diga que es cristiano y no refleje amor. Esto en sí ya es una contradicción directa, pues, Dios es amor. La Biblia no nos dice que amemos cuando el amor es recíproco, o cuando la otra persona lo merece; sino que amemos a otros de la misma manera en que lo hacemos con nosotros mismos. Sin embargo, para amar a otros, primero debemos amar a Dios. Marcos 12:30 dice: “Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que vales”, una vez que cumples esa parte, amar a los demás es un simple reflejo de lo que ya llevas dentro: “Cada uno debe amar a su prójimo, como se ama a sí mismo” (v. 31 TLA).

Demostrar alegría no significa sonreír todo el día. Cuando eres cristiano, entiendes que tu lugar no está en la Tierra y que, por lo tanto, las cosas que aquí ocurren son pasajeras. Cada aflicción, problema, tristeza, o preocupación es nada comparado con la eternidad que nos espera. Colosenses 3:2 nos dice que fijemos nuestra atención en lo eternal; y cuando piensas en el cielo que Dios nos tiene preparado, la alegría que Él pone en nuestros corazones se muestra en cada área de nuestra vida.

“Estén siempre llenos de alegría en el Señor. Lo repito, ¡alégrense!” (Filipenses 4:4, NTV).

Ser cristiano no significa estar libre de problemas, sino tener la paz y seguridad de Dios cuando estas cosas ocurren. Juan 16:33 (NTV) dice: “Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Hay muchas técnicas y ejercicios que prometen traernos paz; sin embargo, la paz que Dios da no se iguala a ninguna otra, pues, su paz no es circunstancial, sino que es duradera.

La paciencia es algo que todo cristiano debe reflejar, independientemente de su personalidad. Ser paciente demuestra confianza, esperanza, amor, fe e inteligencia (Proverbios 14:29). Si alguien no es paciente, se puede perder las más grandes bendiciones que Dios tiene para su vida.

Ser amables implica demostrar un genuino interés por la otra persona. Filipenses  2:3-4 (DHH) dice: “..que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo. Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros.” Uno puede practicar la amabilidad desde pequeños gestos y esforzarse para hacer que otros vean el fruto del amor que Dios nos da.

Hay distintas maneras de demostrar buen trato y una de ellas es con las palabras. Efesios 4:29 nos advierte que debemos decir palabras que edifiquen a la comunidad y traigan beneficios a quienes las escuchen. Debemos de tratar bien a otros, incluso cuando ellos no hacen lo mismo con nosotros. En Mateo 5:43-44 (TLA) también nos recomienda a orar por aquellos que no nos desean lo mejor: “Amen a sus enemigos y oren por quienes los maltratan. Así demostrarán que actúan como su Padre Dios, que está en el cielo.”

Dios nos pide depositar toda nuestra confianza en Él, sin importar los momentos difíciles que pasemos, así como dice Hebreos 11:1 (TLA): “Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver.” Dios sabe recompensar a quienes le tienen fe, pues, al hacerlo le estamos demostrando fidelidad. Al ser fiel a Dios, le estás poniendo por sobre todo lo demás en tu vida; y cuando lo haces, todas las cosas siempre trabajan para bien.

La humildad no puede faltar en los cristianos. Efesios 4:2 (TLA) dice: “Sean humildes, amables y pacientes, y bríndense apoyo, por amor, los unos a los otros.” Ser humilde es aceptar que sin Dios no podemos ser nada, y que, gracias a Él lo tenemos todo. Humildad no es sinónimo de baja autoestima ni pobreza, sino de dejar que Dios sea más importante que nuestro yo.

1 Corintios 10:23 (TLA) dice: “Algunos de ustedes dicen: «Yo soy libre de hacer lo que quiera.» ¡Claro que sí! Pero no todo lo que uno quiere, conviene; ni todo fortalece la vida cristiana.” Dios nos ha dado la libertad para elegir entre el bien y el mal. Cada elección que hagamos tiene una consecuencia. A diferencia de los animales, Dios nos entregó dominio propio para que aprendamos a controlar nuestros malos deseos. Quien necesite ayuda para gobernar sus impulsos, puede acudir a Dios para que Él le dé la fortaleza necesaria.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

10 consejos para hablarle a quien cuestiona tu fe

En la vida nos encontramos a diario con personas que cuestionan nuestras creencias. Y muchos tenemos un poco de nervios o pena cuando pensamos en defender nuestro punto de vista. A los seres humanos no nos agrada el rechazo y por eso también nos cuesta tanto enfrentar a alguien que no cree en Dios y nos reta. Por eso aquí les damos diez puntos a tener en cuenta a la hora de afrontar una situación así.

  • Prepárense bien, leyendo y estudiando la Palabra de Dios.
  • Hablen con gracia. Como dice en Colosenses 4:6 “que sus conversaciones sean cordiales y agradables, a fin de que ustedes tengan la respuesta adecuada para cada persona”.
  • Oren por esa persona antes de hablarle. Dios nos escucha hasta los pensamientos, así que podemos hacerlo en nuestra mente en muy poco tiempo.
  • Muestra un interés real por esa persona, por su bienestar. Que se sienta tu deseo de ayudar.
  • Reconoce que no tienes todo el conocimiento y que no todo se puede explicar. No tienes todas las respuestas.
  • Haz énfasis en lo que Dios ha hecho en tu vida. Lo que tu cuentes acerca de ti es el arma más valiosa en estos encuentros. Tu testimonio es tu verdad y es impactante.
  • No te dejes intimidar. Recuerda que no tenemos razón para avergonzarnos de nuestro Dios. Él está a tu lado. Siente Su apoyo y mira a la persona a los ojos y con el amor de Jesús.
  • Demuestra que respetas a esa persona. Tu trato debe ser con cortesía y educación. Tus palabras, llenas de bondad.
  • Jamás levantes tu voz ni caigas en la tentación de discutir con la persona. Eso sería caer en provocaciones. Mantén la paz que Dios otorga para que ellos la sientan.
  • Pide a Dios sabiduría y la ayuda del Espíritu Santo, ya que son enfrentamientos delicados, que deben ser tratados con armas espirituales.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios nunca llega tarde

Cuando hacemos el bien sin esperar algo a cambio es recompensado en el momento justo.

Debemos ser atentos a lo que Dios nos dice, no solo será una voz, también nos podrá hablar a través de circunstancias.

 

Disfruta del video realizado y producido por YesHeis.

Ves A Este Hombre Sin Camisa, De Seguro Que No Te Imaginas Lo Que Hizo Con Estos Vagabundos

Muchas de las personas dicen tener un buen corazón y que aman a todas las personas o que se esfuerzan por hacerlo. Pero ¿cuánto es esto son solo palabras? Y ¿Cuántas son acciones? Muchas veces lo que necesitamos son menos palabras y más acciones que demuestren que nuestro corazones si están dispuestos a ayudar a los demás.

No hay mejor sentimiento que el ver la sonrisa de aquel que se encuentra solo y abandonado. Con pequeños gestos podemos lograr mucho.

Con pequeñas cosas como estas podemos cambiar el mundo. Compártelo con tus amigos. Tocaras más de algún corazón.

Clásica Amabilidad

Había una vez un niño de ocho años que entró a una heladería y se sentó en una mesa. La mesera al verlo sentado, le acercó un vaso de agua fría. El niño con mucha amabilidad le preguntó a la mesera, “Señorita, ¿Me podría por favor decir cuánto cuesta un cono de helado de chocolate?

—Dos pesos cincuenta—, le respondió la mesera. El niño sacó las monedas que llevaba en su bolsillo derecho y después de meditar un rato le pregunto, “Señorita, y ¿cuánto cuesta un helado de chocolate en vasito?

Algunas personas esperaban mesa y la camarera ya estaba un poco impaciente.

—¡Dos pesos! —, le contestó bruscamente.

El niño volvió a contar las moneditas y dijo:

“Entonces me da un helado en vasito”.

La mesera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y fue a atender otras mesas, refunfuñando por el tiempo que le había hecho perder el niño.

El niño terminó de comerse el helado, pagó en la caja y se fue. Poco después la mesera llegó a la mesa que el niño había ocupado para limpiarla, y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puestos ordenadamente junto al plato vacío, había cincuenta centavos… su  propina.

Eso es amabilidad.

Desafortunadamente, vivimos en un mundo que parece una pelea de perros donde cada quien solo busca sus propios intereses. Y a veces eso nos deja con el corazón endurecido. Algo dentro de nosotros muere cada vez que vemos actos de violencia, caos, conflicto y crueldad.

De manera que esta semana, yo te desafío a que hagas actos inesperados de bondad.

Erasmo de Rótterdam dijo: “La oscuridad desaparece cuando la luz está presente”.

Un acto inesperado de bondad es un gesto que uno hace sin esperar nada a cambio y que sorprende al que lo recibe.

Por ejemplo,

Ayuda a un anciano a cruzar la calle.

Anónimamente pon monedas en los parquímetros de alguien más.

Ayuda a tu vecino a cortar el césped.

Dale a alguien más tu estacionamiento en la plaza comercial.

Cómprale café a extraños en una cafetería.

Dale tu almuerzo a la persona que pide dinero en la esquina.

Jesucristo dijo: “Les aseguro que Dios no se olvidará de premiar al que dé un vaso de agua fresca a uno de mis seguidores, aunque se trate del menos importante”.

De manera que esta semana siembra semillas de bondad y yo te garantizo que al final serás recompensado.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend