autoimagen Archives | CVCLAVOZ

All posts in “autoimagen”

Snapchat disformia: El nuevo fenómeno

Snapchat, Instagram y otras redes sociales ofrecen filtros que permiten modificar las fotografías y alterar la apariencia. Estos filtros son útiles cuando se quiere mejorar el aspecto de un escenario o modificar la iluminación de una imagen. Otros lo utilizan para ocultar rasgos faciales o corporales con los que no están conformes. Esta práctica no es ninguna novedad, pero según recientes estudios, podría ser dañino para la salud mental de los usuarios.

La facilidad con la que pueden modificarse las fotografías está creando que cada día más personas sufran de desorden dismórfico del cuerpo (BDD, por sus siglas en inglés). El desorden dismórfico del cuerpo se da cuando alguien se preocupa en exceso por su apariencia. Su inseguridad, falta de confianza y obsesión compulsiva le lleva a modificar sus fotografías hasta obtener una imagen de perfección según sus estándares.

Los filtros cumplen nuestras expectativas de cómo debemos lucir; sin embargo, cuando una persona tiene BDD, puede creer que la imagen editada de sí mismo es como debería verse en la vida real. Es decir que ya no se contenta con solo modificar sus fotos, sino que también quiere lucir así. Para lograr esta meta, muchos se obsesionan con ocultar sus imperfecciones y mejorar aquellas partes que, según ellos, están mal. Acuden a los salones de belleza, dermatólogos, dentistas, o incluso cirujanos plásticos para alcanzar su imagen idealizada de sí mismos.

Snapchat disformia

Este nuevo fenómeno fue denominado así por el filtro de Snapchat que reduce el ancho de la nariz y hace que los labios se vean más grandes. Miles de pacientes acuden a los cirujanos plásticos para lucir como sus fotos con filtros y se ha convertido en una moda peligrosa. De acuerdo a un equipo de Boston Medical Center, “los selfies con filtro pueden tener efectos especialmente dañinos en adolescentes o aquellos con BDD porque esos grupos pueden internalizar más severamente este estándar de belleza.”

Si una persona sufre de Snapchat disformia o BDD está más propenso a tener ansiedad, depresión o a volverse adicto a las cirugías plásticas -si ya comenzó con ellas-; por lo tanto, es imperativo que se utilice los software, apps o redes sociales con precaución y siempre poniéndose un límite.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Rajanala, S., Maymone, M., & Vashi, N. (2018). Selfies—Living in the Era of Filtered Photographs. JAMA Facial Plastic Surgery. doi: 10.1001/jamafacial.2018.0486

¿Cómo es el cuerpo perfecto?

La concepción que tenemos del cuerpo perfecto proviene de la influencia de los artistas, modelos, actores, comerciales en la televisión, revistas de moda, etc. Gracias a ellos, hemos formado una imagen de un cuerpo ideal al que todos debemos aspirar. Sin embargo, no notamos que esta idea ha evolucionado durante el transcurso de la historia.

En los años 1400 al 1600, los cuerpos voluptuosos eran considerados como los más hermosos. Mientras que en la Era Victoriana, las mujeres solían utilizar corsés que modificaran la forma original de su cuerpo para hacer que luzca como el de un reloj de arena. En la actualidad, la ilusión de la forma del cuerpo perfecto varía de acuerdo al contexto social. En algunos lugares, se ve a la extrema delgadez como un sinónimo de belleza; en tanto que otros prefieren el cuerpo con los músculos bien tonificados.

91% de las mujeres no está conforme con cuerpo.
Tanto hombres como mujeres, tenemos distintas formas de cuerpos. Esto es un hecho inevitable pues hemos nacido de esa manera. Por lo tanto, la búsqueda por poseer el cuerpo perfecto va en contra de nuestra naturaleza. Esto no quiere decir que debemos darnos al abandono y llegar a los extremos, sino que debemos entender que éste es nuestro estado original.

95% de personas entre 12 y 25 años tienen desórdenes alimenticios.
La mayoría de personas busca perder peso por razones estéticas. Si bien los médicos recomiendan que debemos conservar un peso ideal de acuerdo a nuestra estatura y estilo de vida, esto no es un motivo para castigar a nuestro cuerpo con desórdenes. La solución no es comer en exceso ni las dietas extremas; sino alimentarse de manera saludable y de acuerdo a las necesidades de nuestro cuerpo.

Esta generación es la que se ha hecho más cirugías estéticas que las anteriores.
La cirugía plástica ha hecho realidad los deseos de todos aquellos que quieren lograr tener el cuerpo perfecto. No obstante, un estudio demuestra que una vez que se tiene una primera intervención quirúrgica, es muy probable que se realicen más. Esto es debido a que se comienza a buscar la perfección y se cae en la adicción.

Entonces, ¿existe realmente el cuerpo perfecto?
No. Con el paso del tiempo, la moda cambiará, al igual que nuestro ideal de belleza. Así que no siempre podremos ceder a la presión de los demás. En cambio, aprendamos a amar nuestro cuerpo y hacer que esta actitud sea el cuerpo perfecto.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Por favor querido Dios, ¿puedes crearme de nuevo?

Desde que tengo memoria, nunca me han gustado los lunares que tengo en el rostro, especialmente el que tengo encima de los labios. De niña me sentía muy acomplejada por tener “esa fea mancha negra en mi cara”, y esto no mejoraba cuando los demás me dijeran que tenía muchos lunares.

Cuando pasó el tiempo el único problema ya no eran mis lunares. Empecé a fijarme en la forma de mis ojos, el color de mis labios, el porqué mi rostro no tenía una estructura más bonita, y toda clase de detalles que antes no había notado.

Además, me di cuenta de lo rápido que crecía y que era mucho más alta que las niñas de mi edad. Lo cual en ese momento no me agradaba pues todos decían que aparentaba ser mayor, y esto me hizo anhelar ser pequeña. No entendía el por qué era más alta; pero como todo tiene una razón, un médico me explicó que tenía una condición de salud que me hizo crecer aceleradamente, pero también que dejaría de hacerlo a los 16 años.

Cualquiera pensaría que con esto iba a estar un poco más conforme con mi apariencia. No obstante, con la llegada de la adolescencia, aumentaron mis complejos. No podía evitar compararme con las demás y ver belleza en ellas, mas no en mí. Así que un día comencé a pensar si era posible que Dios vuelva a crearme. Si eso sucediera, podría pedirle que hiciera tantos cambios como fuera posible con el fin de hacerme sentir bien conmigo misma.

Ahora que soy adulta, he caído en cuenta que no soy la única que ha tenido problemas con su apariencia; y esto no es solo cosa de mujeres. Como seres humanos, tenemos ojos que ven hacia fuera, pero no podemos vernos a nosotros mismos. Tal vez sea por ello que es más fácil creer que los demás son más hermosos y bellos que nosotros, o que Dios nos hizo menos agraciados en comparación a otros.

Sin embargo, Dios es un artista y sus gustos sobrepasan nuestra imaginación. Él nos creó de la manera en que somos porque Él lo considera hermoso. Si nos quejamos o cuestionamos nuestra apariencia, estamos rechazando a nuestro Creador, y la Biblia advierte que no tenemos ese derecho (Isaías 45:9). Si comprendemos que Dios nos ama porque nos creó, y no por nuestra apariencia, entenderemos que tenemos belleza única, y aprenderemos a valorarnos a nosotros y los demás.

Si ante los ojos de Dios somos hermosos, no dejemos que nadie nos haga creer lo contrario.

“Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno.” – Génesis 1:31

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tienes que estudiarte Google Optimize… esta demasiado bueno https://analytics.google.com/analytics/web/#/siteopt-experiment/siteopt-detail/a6471350w12475245p13084714/_r.drilldown=analytics.gwoExperimentId:zRo-ycv4Th2hhjzYS6cdKg&createExperimentWizard.experimentId=zRo-ycv4Th2hhjzYS6cdKg/

Send this to a friend