Bienestar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Bienestar”

¿Someterme yo?

El sometimiento es aceptar la autoridad o la voluntad de otra persona, generalmente sin oponer resistencia; es por esto que nos cuesta aceptarlo,  ya que por naturaleza a los seres humanos no nos gusta someternos a nadie.

La palabra de Dios dice en Santiago 4:7 “Someteos, pues, a Dios;…” Él es nuestra autoridad principal y para estar sujetos a él, siendo sumisos a su dirección, nuestro orgullo debe ser dejado de lado. Debemos ser humildes y renunciar a nosotros mismos para dar paso a la buena voluntad de Dios.

Nuestro mejor modelo es Jesús, en Filipenses 2:8 dice que Él “se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Se despojó a sí mismo para que la voluntad de Dios pudiera cumplirse a través de su vida, muerte y resurrección. ¿Cómo logró ser obediente? Tenía una relación estrecha con el Padre Celestial.

Hay ocasiones en las que estamos enojados con un ser querido, y nuestro orgullo puede hacer que no queramos reconciliarnos, pero ¿qué dice la Palabra?  “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 Si ponemos en sumisión nuestro enojo el resultado será que perdonaremos y nos libraremos del peso de rencor. Así también si queremos pagar mal con mal a alguien la palabra dice: “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.” Romanos 12:17 Es mejor dejar que Dios se encargue de quien nos ha hecho mal porque sabe cómo defendernos y así podríamos dar muchos más ejemplos.

¿Estás pasando algún problema y no sabes cómo actuar? Acude a Dios y pon a disposición de su Palabra tus decisiones, porque al final los beneficiados siempre somos nosotros, pues el Señor nos ama y quiere lo mejor para nuestra vida.

La sumisión nunca es atrayente pero vale la pena someternos a Dios, pues su amor es la garantía de que todo es para nuestro bien.

¡Seamos obedientes!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres ser prosperado?

La mayoría  de la gente desea prosperar, por lo que se sacrifican para lograrlo trabajando sin descanso, sin alimentarse bien o durmiendo poco; pero ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto?

“El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.” Proverbios 11:25 (RVR 1960)

Según las escrituras las personas generosas serán bendecidas, parece que al ser desprendidos el Señor nos bendice para seguir bendiciendo ¡Qué gran sorpresa! Es como un círculo: “el Señor nos da para que podamos dar”,  y si no fuera así,  ¿Por qué exigiremos prosperidad de lo alto, si no será de utilidad?

“… Más el que confía en Jehová prosperará.” Proverbios 28:25 ¿Quieres ser una persona próspera? Entonces confía en Dios y obedece su palabra.

Es preciso aclarar que el tema de “prosperidad” no solamente hace referencia a las riquezas. El empresario cristiano Roberto López, manifestó: “La prosperidad es tener bienestar en todas las áreas: felicidad, éxito, salud”. Es decir, el enfoque de Cristo no es que seas millonario, sino que presentes bienestar en todas las áreas de tu vida, como también en el aspecto económico.

“Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” Lucas 12:20-21 (RVR1960)

Puedes ocuparte de tener fortuna, autos, casas u otros, pero recuerda que nuestra vida en este mundo es pasajera, lo primordial son las riquezas espirituales ¡Si deseas ser bendecido por el Señor entonces has las cosas a su manera! Te animo a ser generoso para que tengas bienestar, no pongas tu mirada en el dinero, sino en Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sólo confía en Dios

“Confía en el SEÑOR y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás.” Salmo 37:3 (NTV).

Muchas veces pensamos que el bienestar y la seguridad sólo se hallan en el cielo, pero Dios promete que podemos vivir seguros y prósperos aquí en la tierra si confiamos en Él y hacemos el bien a todo aquél que lo necesite. Puede que las circunstancias de la vida, las pruebas, las dificultades económicas y hasta los problemas de la sociedad lleguen a convertirse en una amenaza para nuestra seguridad y nos preguntemos: ¿Qué será de nuestro futuro o el de nuestra familia? A pesar de ello, el poner nuestra confianza en Dios hará que podamos vivir en paz y con la seguridad de que todo y absolutamente todo estará en las manos de Dios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Beneficios de la ansiedad

La ansiedad, o aprehensión extrema y preocupación, es una reacción normal a situaciones estresantes. Pero en algunos casos, se vuelve excesivo y puede convertirse en un desorden mental. Pese a que este hecho no parece alentador, la ansiedad tiene alguna ventajas de las cuales no todos saben. Éstas son algunas de ellas:

1. Te ayuda a tener un mejor rendimiento:

El Ph.D. Nick Hobson, psicólogo investigador y profesor en la Universidad de Toronto, y un equipo de estudiosos realizaron un experimento para descubrir si las emociones desagradables ayudan a mejorar el rendimiento. Como resultado, encontraron que cuando las personas se sienten más ansiosas, muestran una mayor activación en el sistema de rendimiento del cerebro en comparación a cuando se sentían menos ansiosas. Según Hobson, esto se debe a que “las emociones negativas desempeñan un papel importante en el sistema de rendimiento del cerebro porque despiertan el disparo neural que permite que el más mínimo problema sea detectado y (idealmente) resuelto”; por lo tanto, la ansiedad puede ser utilizada como un estímulo para la productividad.

2. Incrementa tu motivación y propósito:

Las personas que constantemente sufren de ansiedad aprenden a valorar los momentos en los cuales no se sienten de esa manera. Esto conlleva a que busquen hacer algo más significativo con sus vidas y mejorar las áreas con las cuales no se sienten satisfechos. Además, las personas ansiosas están más propensas a anticiparse a las situaciones; por lo cual, tienen mayores probabilidades de sobrevivir en un momento de riesgo. Un estudio publicado por un grupo de investigadores en la revista Frontiers in Evolutionary Neuroscience afirma que la preocupación puede hacer que la gente no se arriesgue, y esas personas pueden tener tasas de supervivencia más altas. Así, como la inteligencia, la preocupación puede conferir un beneficio a la especie.”

3. Pone a tu cuerpo en un estado de alerta:

Un experimento publicado en la revista Brain and Cognition demostró que la ansiedad más el entrenamiento ayudan a tener un rendimiento óptimo. Los investigadores probaron que la ansiedad te hace confiar más rápido en tus instintos pero más lento para desplegar respuestas no aprendidas. Esto quiere decir que si tienes preparación en un área determinada, la ansiedad pone a tu cuerpo en un estado de alerta y ayuda a tus sentidos a enfocarse. Sin embargo, si no tienes experiencia, la ansiedad hace que tu cuerpo se movilice a una velocidad por debajo de la normal.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Es por tu bien

“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.”  Romanos 8:28 (NTV)

Alguna vez te has preguntado ¿Por qué si tengo a Dios en mi vida las cosas no ocurren como quiero? Son frecuentes estás interrogantes en la vida del creyente, pero debemos tener presente esta verdad: “Nada es casualidad, todo tiene un propósito” quizás lo que has estado pidiendo no se ha cumplido o no has logrado tu meta personal, ¡tranquilo! porque si no se ha cumplido es porque Dios tiene algo mejor para ti y todo es parte de un plan bueno y perfecto.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Lo hago por tu bien!

¿Alguna vez escuchaste estas palabras?

¡Es por tu bien!

¡Lo hago porque te amo!

¡Cuando seas grande lo entenderás!

En algún momento de nuestras vidas hemos recibido esas palabras de parte de nuestros padres, tutores y personas que quieren nuestro bien ¿Cuál fue nuestra reacción o sentimiento en ese momento?

Todo buen creyente sabe que Dios es su Padre, “¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos? (…)” Hebreos 12:5 (NVT), como hijos amados sabemos que en el momento necesario y justo Dios tendrá que decirnos estas mismas palabras:

¡Lo hago por tu bien!

Cuán difícil es comprender que un NO o un ESPERA de parte de Dios es por el bien de uno mismo, pero muchas veces, al igual que cuando éramos niños, nos enojamos y pensamos que Él es injusto, malo y que no escucha nuestras oraciones.

Hebreos 12: 6 dice: “Pues el Señor disciplina a los que ama  y castiga a todo el que recibe como hijo” Como buen Padre Dios quiere lo mejor para ti y por ello en algunas circunstancias tendrá que darte un NO o un ESPERA como respuesta, pero lo hará porque te ama.

La disciplina no es sinónimo de odio sino de amor y respeto, quien verdaderamente ama, corrige y querrá lo mejor para la persona. Si estás pasando ese tiempo de disciplina en Dios, no te preocupes pues es por tu bien.

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza” Jeremías 29:11 (NVT)

Los planes que Él tiene para ti en todas las áreas de tu vida son buenos y perfectos, no dudes de que quiere lo mejor para ti y aunque no era lo que esperabas recuerda que solamente Dios sabe lo que verdaderamente necesita su hijo.

Por Judith Quisbert.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tienes amor?

Al ir de compras al centro comercial, generalmente termino comprando de la persona que ha sido amable y paciente conmigo ¿Te ha pasado? ¡Qué lindo es comprar de una persona que te atiende bien y ama el trabajo que realiza!.

Le pido a Dios que el amor de ustedes desborde cada vez más… Filipenses 1:9

Un desborde es rebasar un límite, es sobrepasar las expectativas, en otras palabras es “más de lo que esperamos” La Palabra de Dios menciona que el amor que hemos recibido de Él debe desbordarse, pasar los límites que uno espera y crecer cada vez más.

Las personas que nos rodean buscan amor, esto se puede observar cuando están en búsqueda de un amigo que los cuide y los ame, una pareja que se preocupe por su bienestar, un familiar que ore por sus vidas y los visite si se encuentran enfermos. En todas partes del mundo existe una necesitad de amor que las personas buscan suplir, es por este motivo que se quedan con aquel que ofrece cubrirla. El Señor nos pide que demos este amor y no sólo esto, sino que ¡sobrepasemos los límites!

Este día te animo a mostrar amor a los que te rodean, y si ya lo estás demostrando entonces ¡supera las expectativas! Haz que este amor se desborde y ayuda a las personas que te necesitan, da abrazos y besos para consolar, visita hospitales y ora por ellos.

¡Recuerda que el amor que has recibido no se debe quedar del mismo tamaño!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Medidas para bajar de talla

Muchas veces nos cansamos de hacer dieta y ejercicios y nos montamos en la pesa y el resultado es que no hemos bajado de peso. Hay razones muy sencillas para esto. Primero, la grasa pesa menos que el músculo. Si están creciendo tus músculos por el ejercicio, aunque bajes la grasa en el cuerpo, tu peso no va a variar y hay casos en los que incluso aumenta el peso.

Si estás haciendo pesas, lo más probable es que te aumente el músculo. El secreto está en hacer pesas de poco peso con muchas repeticiones. Esa es la manera de quemar grasa y tonificar. Es posible que con más peso te sientas hinchada también. Y a fin de cuentas, lo que se necesita para rebajar y ponernos en forma es mucha disciplina y una tonelada de fuerza de voluntad. Desde luego que también están las fajas, que dan resultado inmediato pero la mayoría de las mujeres no las soportamos. Si la aguantas, úsala por varias horas al día, pues también son aliadas para moldear el cuerpo.

En cuanto a la fuerza de voluntad, yo he sentido muchas veces que la mía está débil, pero enfocándome no en hacer dieta sino en comer saludable, se me ha hecho mucho más fácil. Me relajo y solo trato de escoger las opciones más inteligentes a la hora de comer algo. Ten a la mano opciones saludables todo el tiempo. Frutas, frutos secos como almendras, nueces. Si me provoca algo dulce, me como uno o dos dátiles. Si lo que deseo es algo crujiente, descubrí que la jícama me tranquiliza ese antojo. La corto en trocitos o palitos, le rocío un poco de jugo de limón y chile Tajín o si no tengo, le pongo un poquito de pimienta cayena y una espolvoreada de sal. Las nueces o frutos secos tampoco los debemos comer en exceso porque son muy cargados en calorías.

Lo que hay que hacer es una combinación de ejercicio, buena comida y poca cantidad, pero unas cinco o seis veces al día. Limpiar tu despensa y tu casa en general de tentaciones es la mejor opción, pero no siempre tenemos esa opción. Si te decides, y tienes chicos, acostúmbralos también a comer saludable. Un yogurt con dátiles y un poco de miel les va a encantar. Dales opciones. Jugos hechos con la fruta natural y un poco de fibra, hará que el impacto del azúcar en la sangre no sea tan inmediato y los acostumbrará a optar por lo natural. El pan, es una de las cosas que no tenemos por qué eliminar, pero sí debemos optar por panes con fibra, con granos y bajos en azúcar.

Otro alimento que no comemos a menudo son los frijoles, y la verdad es que son muy nutritivos y sabiéndolos preparar, ya sea en sopa en crema, licuados, les pueden encantar a los chicos y a nosotras nos dejarán satisfechas rápidamente.

Los quesos, embutidos, jamón y todas esas delicias que nos encantan tienen un alto contenido de sal, así que si quieres bajar o desinflamarte debes moderarlos o eliminarlos de tu menú.

Por último, bebidas con pepinos  perejil y piña son diuréticos naturales que van a eliminar el exceso de agua en tu organismo rápidamente.

Dormir bien es muy importante. Relájate mucho en la noche practicando respirar profundamente y pausadamente y no veas programas de televisión que sean de mucha acción y te alteren.

Comer grasas de las buenas, como el aceite de coco, el aceite de oliva extra virgen y el aguacate, ayudan a quemar las grasas. Evidentemente todos los excesos son dañinos. Hay que comerlos pero moderadamente.

Haz la prueba de ejercitarte y comer sano por tu bienestar y con el enfoque de llegar a una edad madura sintiéndote ágil y saludable.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Como mantener un año saludable – Con Ingrid Macher

Una de las “resoluciones” que hacemos los primeros días del año, y luego repetimos cada Domingo de las próximas 52 semanas es: “El Lunes comienzo la dieta.”¿Verdad?

¿Quien no lo ha dicho alguna vez? Pero la clave de el éxito para este año en el area de la salud la podremos conocer a través de nuestra nutricionista Ingrid Macher. Al parecer la una pista esta en “no hacer dieta”.

Escucha la entrevista para saber mas.

 

Hoy y yo

He seguido leyendo y pensando sobre la forma en que el cristianismo de hoy ha evolucionado desde la centralidad de Dios a la importancia capital de las personas. Ayer oí en una conferencia a un profesor citando dos palabras que definen bastante acertadamente el espíritu de la postmodernidad: “hoy” y “yo.” Desanclado de ese punto infinito de referencia que es Dios, el ser humano no encuentra otro interés mayor que su propio bienestar y la actualidad en la que está sumergido por su finitud.
Mencioné en el artículo Humanismo rebautizado que la preocupación principal del discurso y de la actividad de los cristianos es la conquista de un estado permanente de bienestar espiritual, emocional y físico; digo que es un humanismo rebautizado porque todo ese quehacer estaría iluminado, por así decirlo, por Dios y por ello se lo ilustra con versículos bíblicos y referencias a las doctrinas centrales de la fe. Pero el motivo principal es que la persona se sienta bien, incluso en los tiempos de conflicto porque al final del mismo se encontraría en un estado de mayor bienestar interior.
Las personas se ven a sí mismas como el centro de su preocupación porque al perder la conexión con el Dios del tiempo y de los otros, no les queda más ocupación que el presente. Y si todo lo que tenemos es el presente es difícil ver algo más que nuestra circunstancia: lo que nos pasa, lo que sentimos, lo que nos duele, lo que queremos, lo que no tenemos, todo eso se convierte en el asunto preferente de nuestra atención. Esto es el hoy y yo.
Así, no hay lugar para los “otros” en el “tiempo”. Porque los otros nos sacan de nuestra introspección y nos hacen conscientes de la sociedad que viene de un pasado y que se dirige hacia el futuro con todas sus luces y sus tinieblas. La conciencia vigorosa de la realidad de Dios más allá del hoy y del yo nos compromete a ser en el mundo. Nos obliga a ser testigos de Dios en un entorno violento, injusto, oscuro, profundamente necesitado. Nos urge a desocuparnos de nuestras dolencias y ocuparnos de las dolencias de los otros que es en definitiva lo que hizo el Señor de los cristianos en su tiempo. La verdad, es un cambio de centro que nos va a costar mucho.
En contraposición a una postmodernidad donde manda el hoy y el yo, el cristianismo nos provoca a ser con los otros en el tiempo.

¡Necesito paz!

Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas intentaron.

El Rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubieron dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba lo pacífico en lo más mínimo.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, miró tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en medio de su nido…

La definición de paz que encontramos en el diccionario es ausencia de conflictos y guerras pero entendemos que la paz, según la biblia, es un fruto del Espíritu Santo que nos permite vivir en confianza y esperanzados de que a pesar de las dificultades todo estará bien. Al igual que está ilustración, el Señor nos enseña que de Él proviene una paz que es diferente a la que el mundo nos quiere hacer entender. En un cuadro de tenebrosidad y tormentas podemos visualizar una diferencia. Juan 14:27 dice “La paz os dejo, mi paz os doy. No como el mundo la da, yo os la doy. Que no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” (RV1960)

La paz que nos da incluye salud y bienestar espiritual, junto con la evidencia de que se está en buena relación con Dios. No hay desbordes de ansiedad y angustia, porque hemos aprendido a dejar nuestras circunstancias en las manos del Señor. Esta paz nos ayuda a reconocer que no estamos solos, que Él suplirá todo lo que nos falte, que el Señor es el Todopoderoso y quien tiene control sobre nuestras situaciones. Nos hace confiar decididamente en Dios de tal manera que descansamos en Él en medio de las tormentas de la vida.

Juan 16:33 nos  enseña  “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (RV1960)

El Rey escogió la segunda pintura. ¿Sabes por qué?  Porque paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de estas cosas permanecemos calmados dentro de nuestro corazón y con la mirada puesta en Jesús.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Embellece tu ser interior!

Hace unos días presentamos junto a nuestra colaboradora Alba Acevedo un interesante contenido titulado “Belleza es más que maquillaje” donde se identificaban 10 consejos para cuidar nuestro cuerpo .  Hoy los consejos van enfocados en mirarnos por dentro y cuidar nuestro ser interior a la luz de la Palabra divina.

  1. Decidir tener una actitud positiva ante la vida: Se requiere determinación y perseverancia para cambiar nuestras a  ctitudes y no debe ser costoso estar motivado por un cambio. Tener una buena actitud es otra manera de elegir imitar lo que es bueno. (Filipenses 2:5, Proverbios 11:27;17:22)
  2. Dormir en paz: Cuando tengamos preocupaciones se las debemos dejar en manos del dueño de nuestra vida, si él es el dueño para que preocuparnos, no llevemos los problemas a la cama.  La palabra de Papá Dios nos invita a decir: “ En Paz me acostare y asi mismo dormiré”. (Salmos 4:8)
  3. Cero Estrés: La Biblia enseña nos ordena que evitemos la preocupación. En Filipenses 4:6, “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”. En esta Escritura, aprendemos que debemos traer todas nuestras necesidades y preocupaciones ante Dios en oración, en vez de preocuparnos acerca de ellas.
  4. Hacer Ejercicio: Debemos cuidar de nuestros cuerpos, templos del Espíritu Santo, pero no debemos dar paso a la vanidad.  El ejercicio con moderación es bueno para nuestra salud,  pero recordemos tener un equilibrio en todo. Mantener un balance apropiado nos ayudará verdaderamente a estar “Aptos Físicamente, Vivos Espiritualmente”. Hablando de estar vivo espiritualmente, ¿Ha nacido Usted de nuevo? (Jn 3:3-5; Mr 16:16; Rom 6:3-4)
  5. Deje el trabajo en la oficina….Todo tiene su tiempo: Por eso debemos respetar cada tiempo y vivirlo a plenitud, aprender a respetar los espacios propios y de cada persona, cuando entendemos esto nos ahorramos estrés, podemos dormir.  La Santa escritura dice lo siguiente:  Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. (Eclesiastés 3:1)
  1. Eres lo que comes, lo que oyes, lo que ves y lo que hablas: Nuestra alma y nuestro espíritu se alimenta de una comida bien especial.  Cuando hablamos es la abundancia que hay en nuestro corazón.  Lo que oigo es lo que nos da la fe o nos destruye y lo que veo es lo que despierta mis sentidos.  Por eso es importante que cuidemos lo que comemos, lo que vemos, escuchamos y decimos. No todo lo que entra contamina si no lo que sale de la boca.
  2. Limpiar e hidratar nuestra alma y espíritu en la mañana y en la noche: La mejor manera es con el  perdón y el agradecimiento a Dios todos los días.  Empiece el día con una actitud de agradecimiento. “Bueno es alabarte, Oh Jehová, y cantar salmos a tu nombre, Oh Altísimo; anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche”. (Salmo 92:1-2)
  1. Tome a diario el siguiente suplemento alimenticio: No hagas a otros lo que no quieran que te hagan a ti. “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. (Mt 7:12)
  2. Usar protector de la fe todos los días: La fe es la GARANTIA de lo que se espera y la certeza de lo que no se ve. Y si usted cree que no tiene fe,               pídala en la farmacia del cielo seguro que le va a llegar su dosis diaria. (Hebreos 11:1)
  3. Nútrase diariamente con la oración: La oración es la charla ente Papa Dios y cada uno de nosotros.  Es la intimidad de contarle cada uno de nuestros     detalles, preocupaciones, anhelos, peticiones y nos ayuda a ser fuertes, a combatir los radicales libres de la pereza, el orgullo, la mentira y muchos más.

Encuentra más consejos de belleza con nuestra colaboradora y consultora Alba Acevedo en sus redes sociales bajo “Detrás de un cambio”.  Puedes ver todo lo que hacemos en El Antivirus apretando aquí: https://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

 

Send this to a friend