Bienestar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Bienestar”

Obedecer también es honrar

“El primer mandamiento que contiene una promesa es éste: Honra a tu padre y a tu madre” Efesios 6:2 (DHH).

Es tan importante obedecer las reglas que hay en casa, ya que éstas ayudan al propio bienestar familiar. Y si hablamos de honrar a nuestros padres, podemos hacerlo de muchas formas y una de ellas es obedeciendo las normas que ellos establecen, las cuales nos ayudan a cumplir con nuestras obligaciones para vivir en mutuo respeto y tranquilidad. No obstante, si optamos por la rebeldía, debemos ser conscientes que esto traerá dolor a nuestros padres y consecuencias para nuestras vidas.

Quizá no aceptes ciertas normas en tu hogar pero recuerda que están allí para tu propio bien. Recuerda también que la mejor manera de mostrar honra a nuestros padres es por medio del amor y la obediencia.

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Alcanza tus sueños

A veces solemos dejar de lado algo que nos gusta o que quisiéramos realizar, postergamos las cosas para más adelante, y aunque no queramos reconocerlo, se debe a que no tenemos autoconfianza, creemos que es necesario el apoyo de otra persona, o tropezamos con la escasez de recursos.

En el fondo, seamos sinceros, tiene que ver con el miedo a salir de la zona de confort, a fracasar en el intento, como si uno tuviera que alcanzar éxito a la primera.

El miedo al cambio puede llegar incluso a paralizar a la persona, haciendo que olvide que no está sola. Aquí es donde cobran importancia las palabras del apóstol:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Filipenses 4:13 (RVR1960).

Estas deben hacer eco en nuestro corazón e impulsarnos a conquistar nuevos terrenos, superar viejas heridas y dar un paso decisivo en pro de nuestro bienestar.

Quizá el proceso sea lento y complicado, y es probable que debas recordar a diario que no estás solo, que el Señor va contigo.

“Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.” Isaías 54:10 (RVR1960).

Hoy te animo a ver tu presente y futuro con optimismo, retoma aquellas cosas que dejaste pendientes, estudios, proyectos, etc., no dejes pasar más tiempo, alcanza tus sueños y confía en la guía de Dios y que te sostendrá a lo largo del camino que debas recorrer.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ayúdenme…

Sé que ya me he referido a este asunto varias veces aquí. Y debería sentirme satisfecho por haber tenido la oportunidad de expresar mis pensamientos al respecto.

Pero me sigue asombrando la extraordinaria cantidad de contenidos en el medio cristiano que están orientados a “ayudar” a los creyentes a resolver problemas fundamentales: temor, inseguridad, depresión, problemas con los hijos, con los cónyuges, con ciertas adicciones, problemas financieros, sólo por nombrar los más característicos.

Semejante ocupación por parte de los expertos para orientar a la atribulada audiencia ha teñido considerablemente el mensaje evangelístico. Hoy se predica un evangelio basado en la administración de los conflictos humanos: Cristo la solución a tus angustias y necesidades. Dios ya no ocupa el centro del mensaje sino tu problema.

Considerar los problemas propios como algo central en la relación con Dios y con el evangelio dista mucho de lo que Jesús dijo al referirse a sus verdaderos discípulos:

Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. (Lucas 9:23-24).

El evangelio es la buena noticia: Dios ama al mundo. Pero amar al mundo significa sacar los ojos de uno mismo y ponerlos en las otras personas.

Todos lo que quieran vivir de acuerdo a la verdad y a la justicia van a sufrir persecución y malestares. Estamos en un mundo donde predomina el egoísmo y la maldad. El bien no es popular. Puede costarle la vida a las personas.

Si uno mira a la Biblia con cierta dedicación – cosa que la mayoría de los creyentes NO hace – hallaría que seguir a Dios y a su palabra, en casi la totalidad de los casos, importa sufrimiento y contrariedad. De modo que si uno espera que el evangelio sea una gira de felicidad anda bastante perdido.

Ser cristiano por un evangelio que solucione problemas, sane, alivie, refresque, resuelva y consuele viene a ser lo mismo que seguir todas las ofertas del mercado de autoayuda: religiones, rituales, ejercicios, procedimientos mentales, medicinas, ungüentos, pociones y letanías.

El amor y la verdad producen efectos positivos y estables. Pero el objeto de todo eso es ofrecer más efectivamente la vida para el bienestar de los demás.

La ira es más dañina que la tristeza

Es sabido que la salud mental afecta la salud física. Durante años se ha advertido que la depresión acelera el envejecimiento de las personas. Además que empeora su salud y la calidad de vida. Pero una reciente investigación demostró que la ira incrementa la posibilidad de tener enfermedades crónicas como el cáncer.

Un grupo de investigadores analizaron la salud de 226 adultos de entre 59 a 93 años. Durante una semana se les preguntó cuán enojados o tristes se sentían. Además se les tomó una muestra de sangre para medir la inflamación en sus cuerpos y si tenían alguna enfermedad debido a su edad. Una vez que tuvieron dichas muestras analizaron los resultados y descubrieron que enojarse a diario está relacionado con niveles más altos de inflamación y enfermedades crónicas en personas de 80 años. ≪La tristeza, por otro lado, no estaba relacionada con la inflamación o la enfermedad crónica≫, afirmó el coautor del estudio, Carsten Wrosch, PhD, de la Universidad de Concordia.

La inflamación, en general, sirve de protección al cuerpo e incluso ayuda a que se sane. No obstante, cuando la inflamación se da durante un largo período de tiempo puede generar males crónicas como las enfermedades cardíacas, artritis y hasta el cáncer.

Los investigadores descubrieron que la ira en personas mayores se genera debido a que no pueden hacer las mismas actividades que antes sí podían. También se le suman los factores de la pérdida del cónyuge o la deficiencia en su capacidad motriz. Es cierto que en adultos jóvenes, la ira puede ≪ayudar a motivar a las personas a perseguir sus metas en la vida≫, pero en adultos mayores es algo dañino. ≪La ira se vuelve problemática para los adultos una vez que alcanzan los 80 años, porque es cuando muchos experimentan pérdidas irreversibles y algunos de los placeres de la vida quedan fuera de su alcance≫.

La recomendación de los expertos es aprender a manejar la ira desde la juventud. Y si hay algún adulto mayor en la familia, darle estrategias para lidiar con la ira y la frustración que sienten. Esto hará que tengan una vida más plena y una mejor salud.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Barlow, M., Wrosch, C., Gouin, J., & Kunzmann, U. (2019). Is anger, but not sadness, associated with chronic inflammation and illness in older adulthood?. Psychology And Aging34(3), 330-340. doi: 10.1037/pag0000348

Sin egoísmo

Recientemente escuché una prédica en la que se hacía énfasis en la naturaleza egoísta del ser humano. Es verdad que muchas veces, por enfocarnos únicamente en nuestro bienestar dejamos de lado a Dios, creemos que debemos tener o alcanzar todo lo que nos propongamos y hasta renegamos cuando no obtenemos la respuesta que esperamos de Su parte. Todo esto porque queremos ver satisfechas nuestras necesidades, sin considerar si lo que queremos es realmente bueno para nosotros.

La enseñanza que nos dejó Jesucristo es diferente, dijo a sus discípulos que para seguirlo, deberían negarse a sí mismos.

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.”

Lucas 9:23 (RVR1960)

Es más, en otra traducción se lee de la siguiente manera: “Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz cada día y seguirme.” (NTV)

Solemos entorpecer el obrar de Dios en nuestras vidas cuando actuamos de forma egoísta, ya que ponemos nuestra mirada en las cosas temporales y materiales. Muchos dirán que es algo duro o difícil de lograr, y en realidad lo es, dejar nuestro yo a un lado y darle ese lugar a Dios requiere esfuerzo y sacrificio; pero no debemos olvidar que si decidimos ser obedientes al Señor, recibiremos Su ayuda para lograrlo.

Tal como lo expresó el apóstol Pablo, contamos con la gracia de Dios para llegar a ser hombres y mujeres conforme al corazón de Dios.

“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.”

1 Corintios 15:10 (RVR1960)

Por Cesia Serna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Un universo aparte

“Políticamente, el coaching está ubicado como una forma contemporánea de liberalismo económico y también político”.

(Gonzalo Assusa, sociólogo investigador de Conicet, citado en La Voz del Interior)

Eso no es todo. El mismo profesional agrega que el coaching estima que las desigualdades económicas no tienen que ver con el origen social sino con “situaciones de destino… el punto de partida es igual para todos… si hay ricos, quiere decir que lograron mejores resultados y por lo tanto fueron más hábiles, más ingeniosos, más creativos, etcétera, que aquellos que no lo lograron…”

Por eso se centra en la cuestión motivacional; según eso, un pobre bien motivado puede terminar siendo rico…

El artículo indica que el coaching tiene tres vertientes. La europea, no directiva, utilizada más que nada en el deporte; la sudamericana que enfatiza lo filosófico y lo lingüístico, y la estadounidense que se centra en las organizaciones, la mejora en el desempeño personal y empresarial.

Según cualquier definición encontrada en internet, el coaching es un método para entrenar  personas con el objetivo de conseguir metas o desarrollar habilidades específicas.

Desde que aprendí a observar la realidad y a ofrecer, cuando corresponda, una crítica lo más documentada posible, he visto nacer y sucumbir al tiempo técnicas y métodos orientados a ofrecer a las personas una cosa fundamental: éxito.

Meditación, análisis transaccional, filosofías orientales, mindfulness, inteligencia emocional, pensamiento positivo, estudios sobre fortalezas y debilidades, en fin.

Lo interesante de todas estas técnicas es que para poder seguirlas hay que tener resueltas algunas cuestiones existenciales básicas. Es imposible imaginar a un refugiado sirio, a una familia que vive en un vertedero de basura en Calcuta o a una recolectora de cartones de una gran ciudad sudamericana seguir alguna de estas técnicas para superar su condición de extrema vulnerabilidad.

Por eso digo que el coaching y otras técnicas similares son un universo aparte. Prosperan entre personas que ya tienen una cuota básica de bienestar – al menos en comparación con los pobres del mundo: empleo, casa, tal vez un auto o dos, tres comidas diarias, son directivos, tienen contactos y relaciones sociales productivas. Sólo necesitan… más éxito.

La vida tiene su esencia. El trabajo, la dedicación, el esfuerzo, el estudio, la honestidad moral e intelectual, la libertad de conciencia, la integridad proveen lo necesario para vivir bien.

También serviría quizá un poco más de Biblia, menos Prozac y más lectura apropiada.

Y es menos caro…

Esto es lo que el miedo te está haciendo

El miedo a las situaciones irracionales puede parecer algo insignificante; sin embargo, tiene consecuencias considerables. El temor actúa como una prisión que encierra y previene que sus víctimas incluso se den cuenta de su situación. No obstante, es posible ser libre. Lo que se debe hacer es reconocer que existe un problema y estar conscientes de lo que el miedo nos impide. (Para más información, leer ¿Cómo superar tus miedos?). Entender esto es clave para despertar del estado que se vive y comenzar a vivir sin ataduras. Vivir con miedo afecta el cuerpo físico y el estado metal de una persona. Estos son algunos de los aspectos que impacta negativamente:

Te aísla

Temer a algo te impide asistir a ciertos lugares y hacer ciertas cosas. Te impide disfrutar de la vida y, en casos extremos, podría llevarte al aislamiento completo. Puede que no te hayas dado cuenta, pero si evitas hacer o salir porque le tienes miedo a una cosa, eso está afectando tu vida. Si permites que continúe así, podrías llegar a perder el control y dejar que el miedo te domine.

Puede causarte enfermedades y hasta la muerte

Genera sensaciones negativas como la ansiedad o el estrés. Y está científicamente comprobado que el estrés es la causa del 60% de las enfermedades humanas (para más información, leer ¡El estrés te está matando!) Por otra parte, también genera ansiedad y depresión crónica, además de fatiga, envejecimiento acelerado y hasta muerte prematura.

Afecta tu memoria

Manipula la memoria y cambia tu percepción de la realidad. Además, irrumpe en la creación de recuerdos a largo plazo. En casos crónicos se ha observado distorsión de los recuerdos, y daño en partes del cerebro como el hipocampo. Asimismo, interfiere el proceso cerebral que regula las emociones y la toma de decisiones. Lo cual resulta en impulsividad, pánico y susceptibilidad a las emociones.

La Biblia dice que cuando aceptamos a Jesús en nuestras vidas, quedamos libres del temor. “El Espíritu que ustedes han recibido ahora no los convierte en esclavos llenos de temor. Al contrario, el Espíritu que han recibido los hace hijos. Por el Espíritu podemos gritar: «¡Querido padre!»” (Romanos 8:15 PDT). Si quieres vivir libre del miedo y recibir paz sin medida, no dudes en hablar con Dios y contarle lo que te ocurre. Él está siempre dispuesto a escucharte y no dudará en brindarte su amor.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

-Vazquez, L. (2017). What Fear Does to Your Brain - And How to Stop It. Recuperado el 14 de agosto de 2018, de https://bigthink.com/laurie-vazquez/what-fear-does-to-your-brain-and-how-to-stop-it
-Impact of Fear and Anxiety | University of Minnesota. Recuperado el 14 de agosto de 2018, de https://www.takingcharge.csh.umn.edu/enhance-your-wellbeing/security/facing-fear/impact-fear

Verdadero o falso

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano” Proverbios 18:24 (RVR 1960).

La amistad es una de las relaciones interpersonales que produce un sentimiento de pertenencia, es por ello que debemos cultivar amistades sanas, para que la influencia del otro produzca crecimiento y bienestar personal. Uno puede identificar a sus verdaderos amigos a la luz de la Palabra de Dios, la cual nos  dice: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca los suyo, no se irrita, no guarda rencor;” 1 Corintios 13:4-5 (RVR 1960). De esta manera uno puede saber si realmente tienes amigos verdaderos, como también reflexionar si últimamente uno está manifestando estas actitudes con sus amistades.

Por Neyda Cruz

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Para qué (II)

Me aventuro a responderme yo mismo las preguntas expresadas en el artículo anterior: “¿Para qué?”
Porque lo mínimo que es exigible a un cristiano es que explique por qué cree lo que cree. La mayoría absoluta de los cristianos dice creer porque tuvieron una experiencia; con todo lo noble y hermoso que parece es una explicación subjetiva. Apenas un 5% (o menos) puede dar razón de su esperanza (1ª Pedro 3:15). Es decir, muy pocos otorgan evidencia objetiva de la verdad.
Porque hacerse preguntas es reconocer que la verdad es una cosa viviente (“Yo soy la verdad”, ha dicho Jesús). Nadie puede decir que ya sabe todo lo que hay que saber acerca de Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo, la Biblia y el mundo circundante.
Porque la salvación personal no es el único asunto del que se ocupa la Biblia. Si la obra de Cristo persigue la reconciliación de todas las cosas, no sólo las que están el cielo sino las que están en la tierra, entonces hay que indagar qué otros asuntos son competencia de la fe.
Porque seguir buscando respuestas no va cambiar el mundo, pero al menos constituye evidencia de haber superado eso de “Dios es para mí”, a fin de ser testigos de Él más allá del interés propio.
Porque tengo serias dudas de que estemos ganando. Durante dos mil años de historia cristiana los creyentes contaron con los mismos recursos que los otros y no todavía no han inundado el mundo con el triunfo del Crucificado.
Porque si la institución cristiana se convierte en un fin en sí misma y deja de ser un agente de transformación de la sociedad, sus prosélitos se ocuparán exclusivamente de su bienestar personal y de sus esperanzas futuras y habrán dejado vacío el mundo del efecto total de la redención.
Porque “el aire de la montaña, el murmullo del río a treinta metros de mi casa, el sol entre las hojas, el helecho humedecido que transporta el cristal multicolor de la lluvia, el ardor de la piel marchita, la esperanza de los pueblos, el definitivo triunfo de la justicia, el anhelo por el orden y la paz” y todo lo demás que escribí antes es digno de ser querido y de paso me alivia la cabeza y el estómago.

Trabaja con diligencia

“Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano.” Eclesiastés 11: 6a (RVR1960).

Ser diligentes y esforzarnos por hacer bien las cosas, en particular en el lugar donde trabajamos, tiene recompensa como dice en Proverbios 14:23 (NVI): “Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse solo en palabras lleva a la pobreza.” Esforcémonos en no caer en la pereza, teniendo presente que veremos los resultados y estos se verán reflejados en el bienestar de nuestros hogares.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Someterme yo?

El sometimiento es aceptar la autoridad o la voluntad de otra persona, generalmente sin oponer resistencia; es por esto que nos cuesta aceptarlo,  ya que por naturaleza a los seres humanos no nos gusta someternos a nadie.

La palabra de Dios dice en Santiago 4:7 “Someteos, pues, a Dios;…” Él es nuestra autoridad principal y para estar sujetos a él, siendo sumisos a su dirección, nuestro orgullo debe ser dejado de lado. Debemos ser humildes y renunciar a nosotros mismos para dar paso a la buena voluntad de Dios.

Nuestro mejor modelo es Jesús, en Filipenses 2:8 dice que Él “se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Se despojó a sí mismo para que la voluntad de Dios pudiera cumplirse a través de su vida, muerte y resurrección. ¿Cómo logró ser obediente? Tenía una relación estrecha con el Padre Celestial.

Hay ocasiones en las que estamos enojados con un ser querido, y nuestro orgullo puede hacer que no queramos reconciliarnos, pero ¿qué dice la Palabra?  “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 Si ponemos en sumisión nuestro enojo el resultado será que perdonaremos y nos libraremos del peso de rencor. Así también si queremos pagar mal con mal a alguien la palabra dice: “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.” Romanos 12:17 Es mejor dejar que Dios se encargue de quien nos ha hecho mal porque sabe cómo defendernos y así podríamos dar muchos más ejemplos.

¿Estás pasando algún problema y no sabes cómo actuar? Acude a Dios y pon a disposición de su Palabra tus decisiones, porque al final los beneficiados siempre somos nosotros, pues el Señor nos ama y quiere lo mejor para nuestra vida.

La sumisión nunca es atrayente pero vale la pena someternos a Dios, pues su amor es la garantía de que todo es para nuestro bien.

¡Seamos obedientes!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres ser prosperado?

La mayoría  de la gente desea prosperar, por lo que se sacrifican para lograrlo trabajando sin descanso, sin alimentarse bien o durmiendo poco; pero ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto?

“El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.” Proverbios 11:25 (RVR 1960)

Según las escrituras las personas generosas serán bendecidas, parece que al ser desprendidos el Señor nos bendice para seguir bendiciendo ¡Qué gran sorpresa! Es como un círculo: “el Señor nos da para que podamos dar”,  y si no fuera así,  ¿Por qué exigiremos prosperidad de lo alto, si no será de utilidad?

“… Más el que confía en Jehová prosperará.” Proverbios 28:25 ¿Quieres ser una persona próspera? Entonces confía en Dios y obedece su palabra.

Es preciso aclarar que el tema de “prosperidad” no solamente hace referencia a las riquezas. El empresario cristiano Roberto López, manifestó: “La prosperidad es tener bienestar en todas las áreas: felicidad, éxito, salud”. Es decir, el enfoque de Cristo no es que seas millonario, sino que presentes bienestar en todas las áreas de tu vida, como también en el aspecto económico.

“Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” Lucas 12:20-21 (RVR1960)

Puedes ocuparte de tener fortuna, autos, casas u otros, pero recuerda que nuestra vida en este mundo es pasajera, lo primordial son las riquezas espirituales ¡Si deseas ser bendecido por el Señor entonces has las cosas a su manera! Te animo a ser generoso para que tengas bienestar, no pongas tu mirada en el dinero, sino en Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend