brazos Archives | CVCLAVOZ

All posts in “brazos”

¿Qué significa amar a un hijo?

“Entonces la verdadera madre, llena de angustia, gritó: ¡Por favor, Su Majestad! ¡No maten al niño! Prefiero que se lo den a la otra mujer. Pero la otra mujer dijo: ¡Ni para ti ni para mí! ¡Que lo partan en dos!” 1 Reyes 3:26 (TLA)


¿Qué harías si tus hijos se encuentran en peligro? Definitivamente una madre no puede ver sufrir a sus hijos y quedarse de brazos cruzados como si nada estuviera sucediendo. Es más, estaría dispuesta incluso a quitarse el pan de la boca para dárselo a sus hijos, a entregarles su propio abrigo si ve que ellos pasan frío, en fin, una madre haría cualquier sacrificio por ver felices a sus hijos.


¿Cuánto amas a tus hijos? Quizás la mejor manera de expresar el amor hacia nuestros hijos, no sólo sea proveyendo lo que ellos necesitan, sino además y de manera fundamental, enseñándoles el amor de Dios con nuestro propio ejemplo. Que cada actitud hacia ellos siempre refleje el amor y la misericordia de Dios, porque un día dejarán su casa para convertirse en verdaderos varones y mujeres que aporten el bien a la sociedad.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué lloras?

Una de las historias más conmovedoras de la Biblia fue la de Ana, una mujer afligida no sólo por su incapacidad de tener hijos, sino también por las constantes burlas y desprecio de Penina (la otra mujer de Elcana su esposo). Y a pesar de que Ana tenía el amor de su esposo, no le era suficiente, porque el no poder tener hijos atormentaba tanto su corazón, que ni siquiera tenía ganas de comer  y sólo  lloraraba.

Quizá Elcana no entendía la gravedad del asunto de Ana, pero al verla en ese estado, él le dijo:

“¿Por qué lloras, Ana? —Le preguntaba Elcana—. ¿Por qué no comes? ¿Por qué estás desanimada? ¿Solo por no tener hijos? Me tienes a mí, ¿acaso no es mejor que tener diez hijos?”. 1 Samuel 1:8 (NTV).

Allí estaba Ana, sumergida en aquel sufrimiento por algo que no estaba en sus manos cambiar, ni teniendo todo el amor de su esposo, podría.

Quizá hoy te encuentras en una situación similar, tal vez te has cansado de orar y orar sin ver la respuesta de Dios a tu necesidad, y conforme los días pasan el dolor te consume hasta dejarte sin esperanzas, pero no todo está perdido.

En medio de tu sufrimiento las manos amorosas de Dios tocan tu ser para preguntarte: ¿Por qué lloras? Si yo estoy aquí para cuidar de ti, no te desesperes, sólo cierra tus ojos y dime lo mucho que confías en mí a pesar de todo lo que puedas estar viviendo. Reposa en mí y deja en mis manos tus preocupaciones, no te dejes guiar por tus propios pensamientos, evita las preocupaciones y angustias, no trates de resolver todo a tu manera, porque eso es lo que más daño te hace. Sólo déjate llevar en mis brazos y déjame actuar, yo no te voy a defraudar.

Echa en mí tus angustias y yo cuidaré de ti. 1 Pedro 5:7 (Parafraseado)

El deseo de Ana por concebir un hijo en su vientre era tan profundo que no había otras palabras que de sus labios salieran.

E hizo el siguiente voto:

“Oh Señor de los Ejércitos Celestiales, si miras mi dolor y contestas mi oración y me das un hijo, entonces te lo devolveré. Él será tuyo durante toda su vida, y como señal de que fue dedicado al Señor, nunca se le cortará el cabello”. 1 Samuel 1:11 (NTV)

Después de que Ana hizo esa promesa a Dios, algo en su interior cambio. La mujer que hace un rato había entrado al templo, no era más la misma. Aquella que en su aflicción derramó lágrimas de dolor y sufrimiento, ahora había experimentado un cambio en su vida, porque un encuentro con Dios lo había transformado todo.

Dios quiere hacer lo mismo contigo, tus lágrimas no cambiarán la situación, es algo que escapa de tus manos ¿Cambiaron la situación de Ana? ¡No! Pero sí su actitud frente a esa situación.

Confía en Dios y decide entregarle cada una de tus cargas en sus manos y sentirás el alivio que tu alma necesita.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Descansa en sus brazos

“Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso” Mateo 11:28 (NTV)

Cuando tu corazón está apunto de desfallecer por la tristeza y tu mente está cansada de los problemas, recuerda que solamente en la presencia de Dios podrás hallar el descanso que necesitas. Él promete ayudarte, protegerte y poner paz en tu mente y corazón.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un lugar de Gracia

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:16 Versión Reina-Valera 1960

Jesús predicó muchas veces sobre la Gracia que Dios le da al hombre que se arrepiente verdaderamente de sus pecados y quizás la parábola que más representa esa realidad es la del hijo pródigo (Lucas 15:11-32).

La historia comienza con un jovencito reclamando la parte de la herencia que le correspondía para luego marcharse de su casa. Poco a poco los constantes excesos lo llevaron a quedarse sin dinero para subsistir hasta que tuvo que trabajar en el oficio que para la época era el más despreciable de todos: cuidador de cerdos.

En ese momento el muchacho recapacita al ver a esos animales revolcándose en su propia mugre y comiendo de lo que cae al suelo. Es casi un reflejo de lo grotesca que se ha convertido su vida.

“Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre. Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros”, fueron las palabras que pronunció para luego levantarse y emprender el camino de vuelta a su hogar.

Todo ese tiempo de necesidad y pena le sirvieron para comprender todos los errores que había cometido. Cuando estaba llegando a su casa vio a su Padre acercarse y le dijo las palabras que había pensado: “… he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.”

En toda esta historia lo verdaderamente sorprendente es la reacción del Padre. Como autoridad en su familia tenía todo el derecho de castigar a su hijo por lo que había hecho, pero al ver que estaba arrepentido decidió perdonarlo.

Ahora ese muchacho sabía que su hogar era un lugar al que siempre podía regresar sin importar lo que podía pasar y más que todo, sabía que siempre podría encontrar amor y bondad en los brazos de su Padre.

Recuerda: cuando llega la tristeza, la aflicción, los problemas o la culpa por algún error cometido, los brazos de Dios siempre son el mejor lugar al que se puede correr para encontrar Gracia.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El dolor de la distancia

¿Cuántos padres expresan dolor por el abandono de sus hijos? ¿Cuántas mujeres u hombres enfrentan el sufrimiento por la separación de la persona que aman? Y es que cuando se ama, la distancia siempre trae sufrimiento.

¿Te has  alejado de alguien que te ama?

Es posible que te sientas tranquilo, pero no imaginas el sufrimiento que tus padres, tu esposa/o,   novia/o están sintiendo por tu ausencia; por lo cual, deberías considerar volver, recuerda que nunca se sabe lo que uno tiene hasta que lo pierde.

“!!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!” Mateo 23:37 (RVR1960)

Si has enfrentado el dolor de la separación por una persona que amas, entonces comprendes el dolor que siente el Señor cuando te alejas de su presencia ¿Cuántas veces Él ha intentado cobijarte bajo sus brazos, pero tú no quisiste? Así como la gallina junta a sus polluelos para protegerlos y cuidarlos bajo sus alas, así te busca el Señor.

Entonces dijo así el Señor: Si vuelves, yo te restauraré, en mi presencia estarás.” Jeremías 15:19 (LBLA)

El Señor te ama y está esperando tu regreso. Recuerda que la separación trae dolor y lo propio sucede con Dios; Él siente tu ausencia y te busca. En este momento te animo a tomar la decisión de volver, Él sanará tus heridas y te ayudará a llevar tus cargas.

¡Sólo en su presencia recibirás plenitud de gozo!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tiempos de descanso

“Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor” Hechos 3:19 (NVI).

Si en verdad queremos vivir tiempos de descanso de parte de nuestro Señor, debemos empezar por arrepentirnos de nuestro mal proceder y dejar toda pereza espiritual. Hoy te animo a buscar el perdón de Dios, sin importar los errores que hayas cometido, Él te espera con los brazos abiertos ¡Vuelve al Padre!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En los brazos de Papá

El Dios eterno es tu refugio; por siempre te sostiene entre sus brazos. Expulsará de tu presencia al enemigo y te ordenará que lo destruyas. Deutoronomio.33:27 (NVI)

Desde muy pequeña sentí un gran temor de acercarme a mi papá, tal vez el no pasar mucho tiempo con él hizo que me distanciara de su presencia y en algún momento llegué a pensar que no le importaba mucho, pero cuando atravesé por una circunstancia que escapaba de mis manos  pude entender lo mucho que me amaba, porque él dejó todo por tomarme en sus brazos para consolarme, en ese momento sentí como toda barrera se rompía.

Muchas veces por temor, no permitimos que el amor de Dios llene cada rincón de nuestras vidas y dejamos que nuestra alma y corazón se llenen de angustia hasta llegar a perder de vista nuestra posición como hijos de Dios.

¿Quién de nosotros no ha sentido que las luchas de la vida diaria y la presión nos debilitan y pareciera que cada día estamos más cerca de rendirnos ante la adversidad?

Si los problemas han estado aplastándote, necesitas un lugar donde descansar, por supuesto que  no hay mejor lugar que los brazos de papá Dios, es ahí donde los “brazos eternos” de nuestro Papá nos cargarán, nos abrazarán y nos llevarán, como un padre carga a su hijo cuando llueve y lo protege, así es nuestro Padre celestial, nos llevará en sus brazos hasta el final de la tormenta.

Tal vez le has fallado muchas veces a Dios y sientes temor acercarte a Él, pero debes tener en cuenta que su amor por ti es tan grande que no le importarán tus errores, Él sólo desea tomarte en sus brazos para darte su amor.

Déjate tomar en los brazos de tu Padre celestial, Él nunca te abandonará, su amor es suficiente para llenar los vacíos de tu corazón.

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Alguien está siguiéndome

Recuerdo que en una oportunidad me encontraba trabajando en la iglesia, y por algunos gastos ocasionales que se dieron me quedé sin dinero, no tenía ni una moneda en el bolsillo. ¡No tenía ni siquiera para volver a casa! Lo interesante fue que, cuando salí de uno de los vestidores, justo en la puerta, delante de mis pies, se encontraba una moneda y era lo necesario  para mi transporte de retorno. Terminé mi trabajo con gozo y  me retiré.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días. Salmos 23:6

¿Quién sabía que yo no tenía cómo volver a casa? Ese momento no había nadie alrededor,  estábamos sólo Dios y yo. Él me miraba y decidió bendecirme con su misericordia. ¡Ese momento me di cuenta que alguien me sigue! La palabra de Dios dice que su “Bien y Misericordia” nos siguen todos los días de nuestra vida, y es obvio que donde estén su bien y  su misericordia estará Él también.

Él no permitirá que tropieces; el que te cuida no se dormirá. En efecto, el que cuida a Israel nunca duerme ni se adormece.¡El Señor mismo te cuida! El Señor está a tu lado como tu sombra protectora.

El sol no te hará daño durante el día,ni la luna durante la noche.El Señor te libra de todo mal y cuida tu vida.El Señor te protege al entrar y al salir,
ahora y para siempre. Salmos 121:3-8

¿Sabías que alguien te está siguiendo? ¡Ahora lo sabes! Su palabra dice que está a tu lado como una “sombra protectora”. Podemos estar felices y confiados porque el que cuida nuestras vidas no duerme. Ha contado las líneas de la palma de nuestras manos y hasta conoce  el número de todos nuestros cabellos y aún el de aquellos que perdemos. Por tanto,  ¿Por qué nos sentiríamos solos o con miedo, cuando sabemos que alguien se preocupa por nosotros?

Si te has sentido inseguro(a), tienes miedo o temor, hoy quiero recordarte que Dios te ama. Entrégale tu vida, Él desea ser tu protector en todo momento. Si el sol está muy fuerte no te desanimes, no te olvides quién es tu sombra protectora.Si te has alejado, vuelve a sus brazos de amor y protección porque te aseguro que en ningún otro lugar encontrarás brazos más fuertes.

¡Ya no tengas miedo, no estás solo, alguien está siguiéndote!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend