bullying Archives | CVCLAVOZ

All posts in “bullying”

Día Mundial de Lucha contra el Bullying

Cada 2 de mayo se celebra a nivel mundial el Día de lucha contra el Bullying, en donde numerosas entidades y ONG buscan crear conciencia sobre los riesgos que genera esta práctica abusiva.

Por tal motivo hablamos con María Zysman, psicopedagoga, directora de Libres De Bullying y parte del Equipo Interdisciplinario de Diagnóstico, Prevención e Intervención.

María nos ayudó a entender varios aspectos para poder combatir el bullying de una manera efectiva. Uno de los consejos fue:

≪Tenemos que pensar en la manera de educar a niños que no ataquen a otros.≫

Disfruta la charla con la especialista y dile ≪no≫ a la violencia.

Alta competitividad laboral y sus consecuencias

Los centros de trabajo que tienen un ambiente muy competitivo tienden a causar rivalidad entre sus empleados. Pero, ¿qué sucede cuando a uno de ellos le sucede algo negativo? Por un lado hay personas responden con amabilidad y se solidarizan con el compañero que sufre; pero por otro, hay quienes se alegran de las desgracias ajenas. Hay una palabra en alemán que describe este comportamiento: schadenfreude. En español no existe un significado exacto, pero la traducción más cercana es ≪alegría vergonzosa≫. Esto sucede con alta frecuencia en los centros laborales y explica el lado oscuro del ser humano.

Schadenfreude: Cómo se da y cómo afecta el ambiente de trabajo

Investigadores de diversas universidades se unieron para profundizar en este tema que Aristóteles ya había planteado hace miles de años. Ellos descubrieron que en los centros de trabajo modernos se promueve la competencia, la envidia y la tensión de grupo. Como resultado, esto genera maltrato, acoso y hasta violencia; y todo esto termina en schadenfreude. Por ejemplo, si un empleado sufre de acoso laboral, sus compañeros se alegran porque creen que se lo merece o porque sienten que es una forma de venganza por alguna ofensa pasada. Otras formas en las que schadenfreude se manifiesta es cuando los demás trabajadores se niegan a ayudar o excluyen deliberadamente a quienes consideran su competencia.

El problema con schadenfreude es que, al igual que toda forma de violencia, es altamente contagiosa. Una vez que comienza con una persona, corrompe a quienes lo rodean y al final todos llegan a verlo como algo normal y justificado. Los investigadores concluyeron que ≪si schadenfreude se generaliza entre los empleados, el maltrato también podría convertirse en la norma≫. Esta actitud negativa de los empleados no genera mayor productividad para la empresa; en cambio puede hacer que con el tiempo fracase.

La mejor solución

Debido a que la alta competitividad es la razón del schadenfreude, la mejor solución que sirve tanto a la empresa como a los empleados es la camaradería y el apoyo mutuo. Los investigadores determinaron que ambos factores son influyentes a la hora de eliminar el estrés entre compañeros. De esta manera todos los empleados se esforzarán en dar lo mejor de sí mismos y no tendrán que hundir a los demás a propósito ni alegrarse de sus infortunios.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Li, X., McAllister, D., Ilies, R., & Gloor, J. (2019). Schadenfreude: A Counternormative Observer Response to Workplace Mistreatment. Academy Of Management Review44(2), 360-376. doi: 10.5465/amr.2016.0134

¿Tener muchos hermanos te hace más propenso al bullying?

Según la Asociación Americana de Psicología, las personas que tienen más de un hermano están más propensos a ser víctimas de bullying, en comparación con aquellos que sólo tienen uno o son hijos únicos.

La familia no está libre del bullying. Es más, los estudiosos del comportamiento aseguran que existe abuso entre los hermanos; sobre todo de parte de los mayores. Un artículo publicado en la revista Developmental Psychology reveló que pese a que el bullying entre los hermanos es vista como «una parte normal del crecimiento», no deja de ser violencia familiar. El PhD Dieter Wolke, afirma que el bullying familiar «puede tener consecuencias a largo plazo, como el incremento de la soledad, delincuencia y problemas de salud mental».

Tras un experimento realizado por un grupo de investigadores, llegaron a la conclusión de que el bullying entre hermanos se define por el abuso:

  • Psicológico: Decir cosas hirientes a la otra persona, agresión verbal, etc.
  • Físico: Golpear, patear, empujar, etc.
  • Emocional: Decir mentiras, esparcir rumores, ignorar al hermano, despreciarlo, etc.

Asimismo concluyeron que el abuso entre hermanos es como un círculo vicioso. La víctima puede convertirse en perpetrador y así sucesivamente. Slava Dantchev, coautora del estudio, sostiene que «el bullying es más probable a ocurrir en familias con tres o más niños y el hijo mayor o hermanos mayores a menudo son los acosadores». También declara que las víctimas suelen ser en su mayoría las mujeres y los hermanos menores.

Los estudiosos además creen que un factor importante que promueve el bullying en las familias numerosas es la falta de atención de los padres. Como son varios los hijos que requieren atención, es probable que descuiden a algunos y no estén al tanto de lo que ocurre. Esta situación se da en familias de distintas culturas y niveles socioeconómicos.

Esto no significa que los padres no pueden tener más de dos hijos, sino que deben tomar precauciones. Una de las sugerencias de los estudiosos es dedicar el mismo tiempo y atención a los hijos por igual. De esta manera no existirá rivalidad entre hermanos y fomentarán la unión familiar.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Dantchev, S., & Wolke, D. (2019). Trouble in the nest: Antecedents of sibling bullying victimization and perpetration. Developmental Psychology. doi: 10.1037/dev0000700

Sé ejemplo

“Querido amigo, no te dejes influir por ese mal ejemplo. Imita solamente lo bueno. Recuerda que los que hacen lo bueno demuestran que son hijos de Dios, y los que hacen lo malo demuestran que no conocen a Dios.” 3 Juan 11. (NTV)

Resulta curioso ver en nuestros días como, no solo los niños sino también los adultos ejercen bullying, tanto con sus amigos o familiares. Más sorprendente resulta, cuando vemos estas cosas en el ámbito de una iglesia, no parece ser esta una conducta propias de hijos de Dios.

Aunque parezca algo gracioso, este proceder no es otra cosa que una agresión encubierta, pudiendo incluso afectar la autoestima, llevando a la persona a acomplejarse o pensar negativamente de sí misma.

Por ello es necesario que cuidemos como tratamos a los demás. Como hijos de Dios, debemos reflejar Su amor en nuestras acciones. Muchos de los que suelen hacer bullying simplemente toman la actitud mas cómoda, en lugar de querer agradar a Dios, quieren ser parte de sus grupos, los que ejercen sobre ellos una mala influencia. Con tal de caerles bien, no les importa demasiado si para lograr esto lastiman a alguien.

Por todo esto, si eras de los que hacían bullying pensando que eres muy simpático, reflexiona, es hora de reflejar el amor de Dios, en lugar de agredir.

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” Juan 13:35 (RVR1960

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.;

¡Dile alto al Bullying!

“Serás aceptado si haces lo correcto, pero si te niegas a hacer lo correcto, entonces, ¡ten cuidado! El pecado está a la puerta, al acecho y ansioso por controlarte; pero tú debes dominarlo y ser su amo.” Génesis 4:7 (NTV)

Hoy en día, la discriminación y el maltrato verbal o psicológico se han convertido en el común denominador de nuestra sociedad, todo por el simple hecho de que algunos tienen la piel de otro color, o se sienten más listos, guapos o talentosos que otros; provocando en las víctimas inferioridad, rechazo, temor de volver a la escuela y hasta el llegar a pensar en el suicidio.

¿Viste reacciones como estas en tus hijos? Ten cuidado, porque suele ser como una enfermedad que no se detecta hasta que está muy avanzada.  Por ello es importante mantener una buena comunicación con nuestros hijos, para que en caso de sufrir este tipo de situaciones, no tengan temor de decirlo.

Necesitamos poner un alto a este tipo de sufrimiento silencioso, el Bullying en las escuelas debe parar y nosotros los adultos estamos en la obligación de unir esfuerzos para ponerle punto final a esta terrible situación. ¿Cómo? Encaminando a nuestros hijos en el temor de Dios, enseñándoles a defenderse sin violencia, a respetar a los demás y a disfrutar de las características que nos diferencian de las otras personas. Actuando de esta forma evitaremos futuros victimarios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Eres valioso!

“Cinco pajaritos apenas valen unas cuantas monedas. Sin embargo, Dios se preocupa por cada uno de ellos. Lo mismo pasa con ustedes: Dios sabe hasta cuántos cabellos tienen. Por eso, ¡no tengan miedo! Ustedes valen más que muchos pajaritos.” Lucas 12:6-7 (TLA).

Los pajaritos en los tiempos de Jesús, eran una mercancía barata, casi sin valor. Sin embargo, Dios no se olvidó de ninguna de ellos, ni tampoco lo hará con nosotros que somos mucho más valiosos, al punto que hasta los cabellos de nuestra cabeza están contadas.

Tal vez en algún momento de tu vida hayas sido víctima de bullying ya sea en una escuela, trabajo o hasta en tu hogar. Esto puede afectar la autoestima al punto en que uno quiere aislarse, simplemente para que no lo hieran más. Quizás y aún después de muchos años, sigues cargando con esas heridas, pensando que no tienes valor, pero quiero que sepas que Dios anhela devolverte el valor que te quitaron y sanar tus heridas, pues para Él vales mucho y te ama de una manera profunda.

No permitas que otras personas definan tu destino, acércate a Dios para que Él sea quien lo haga.

Dios quiere devolverte tu valor para que tengas una sana autoestima.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Y tu prójimo?

“…Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Mateo 22:39 (RVR 1960).

El Evangelio de Lucas relata la parábola del Buen Samaritano, donde se pone en acción el segundo y gran mandamiento, que muchas veces se hace tan difícil cumplir en la totalidad de la palabra.

Si recordamos un poco de historia podremos decir que los samaritanos eran odiados por los judíos por ser descendientes de los babilonios y, a pesar de ser temerosos a Dios, al mismo tiempo adoraban ídolos, razón por la cual los judíos evitaban cualquier contacto con ellos, hasta llegarlos a considerar abominación para la sociedad.

¿Cómo esperar algo bueno de alguien que es considerado abominación para la sociedad?

Seguro que los samaritanos sufrían bullying en esa época, quienes por su origen eran odiados, despreciados e indignos; pero ante todo, tenían un buen corazón, esto podemos verlo reflejado en la reacción de uno de ellos frente a la necesidad de su prójimo, de quien al parecer se le “conmovieron las entrañas” y dejando todo atrás sólo se enfocó en darle una mano. Y tal vez cabe recordar que no fue el primero que lo vio, porque llegó después de los sacerdotes y los levitas que no quisieron ni pudieron salvar al hombre herido.

Es posible que en algún momento de tu vida te hayas identificado con el buen samaritano, tal vez has sido objeto de burla por tu fe en Jesús, y si a pesar de todo ello, accediste a hacerle el bien a tu prójimo, déjame decirte que lo ganaste para Cristo.

O quizá te sientes incapaz de encajar en el papel de ser misericordioso y crees que otros lo harían mejor que tú, como el levita y el sacerdote de la parábola. Esos hombres sabían qué hacer, pero se negaron a obedecer la voz de Dios. El Señor nos recuerda que nosotros no tenemos que ser misioneros o pastores para servir. Podemos ser mecánicos, doctores o cocineros, pero con un corazón compasivo y servicial.

Si hoy te preguntas  ¿cómo amar a mi prójimo si sólo he recibido rechazo y desprecio suyo?  Al actuar de la misma forma que lo hizo el samaritano estamos revelando el amor de Dios a la humanidad, porque no olvidemos que amar al prójimo como a uno mismo no es suficiente, es necesario preguntarse: ¿cómo se puede ser el prójimo de los demás y amarlos mostrando acciones como Jesús lo hizo?

Por supuesto que es difícil ser un buen samaritano, toma tiempo, paciencia y a veces dinero y en muchas ocasiones implica riesgos; y a pesar de que muchos no lo entiendan, hemos sido llamados a mostrar misericordia a los demás sin considerar lo  malo, pobres o ricos que puedan ser, sólo basta extender una mano amiga para ofrecerles nuestra ayuda.

Si te preguntas ¿Cómo ayudar si no sé quién es mi prójimo? Déjame decirte que tu prójimo no es el que tú eliges para ayudarlo, es el que viene de improviso, el que está ahí, cercano y caído, oprimido y sin esperanza. La pregunta es: ¿Estás dispuesto a ayudar a tu prójimo a pesar de…?

“Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.” Juan 13:34 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cyber-bullying: ¿Eres víctima o victimario?

“Publiqué una foto mía en Facebook y de inmediato recibí comentarios ofensivos sobre mi apariencia. Me decían que debía bajar de peso, que era fea y que mi madre debía de estar avergonzada por tener una hija tan horrenda como yo… Los insultos empeoraron y la gente comenzó a hacer memes con mi foto. Recibí miles de insultos y me decían que debía morir. Con el tiempo empecé a creerles y hasta ahora he tenido tres intentos de suicidio…”

-Señorita de 21 años.

El cyber-bullying o ciberacoso es un tipo de acoso que ocurre a través de la tecnología electrónica y que tiene consecuencias en la vida real. Las estadísticas afirman que una de cada cuatro personas ha sufrido bullying en línea. Esta alarmante cifra demuestra que la violencia encuentra nuevos medios por los cuales propagarse y que continuará haciéndolo si no lo detenemos.

“Mi jefe es abusivo. Trata a sus empleados como si fuéramos basura. Para vengarme, abrí una cuenta falsa y comencé a publicar sus verdades. Ahora la página tiene muchos seguidores y todos se sienten libres de expresar su opinión sobre este hombre. No lo considero bullying porque no estamos haciéndole ningún daño físico. De seguro que ni le importa lo que se dice de él.”

-Hombre de 55 años.

Algunas personas justifican el bullying en internet al decir que están ejerciendo su “libertad de expresión”. Otros lo utilizan como una manera anónima de obtener venganza y desquitarse con aquellos que les hacen mal en la vida real. Si bien el bullying no genera daños físicos directos, sí lo hace en el aspecto psicológico, el cual es mucho más difícil de tratar. Una persona que constantemente recibe mensajes negativos, con el tiempo desarrolla síntomas de depresión e incluso puede cometer suicidio.

“Mi amigo comenzó a recibir insultos y amenazas por mensajes de texto. Él era el primer alumno en la universidad y nunca se metía en problemas, pero comencé a darme cuenta que se estaba volviendo introvertido. Después de unos meses me enteré que se había vuelto adicto a las drogas.”

-Joven de 18 años.

No informar un caso de cyber-bullying convierte al testigo en cómplice. Los investigadores de este tema informan que sólo una persona de diez que sufre de cyber-bullying lo reporta. Esto quiere decir que miles y miles de casos serían detenidos a tiempo si tan sólo los demás colaboraran.

“Mi mamá me enseñó a decir lo que pienso. Si veo la una foto de alguien que no me cae, o que creo que es fea, se lo digo. Así de simple. Eso no es bullying. Se llama honestidad.”

-Adolescente de 13 años.

Tenemos una responsabilidad para con los niños y adolescentes. Ellos aprenden de nuestro ejemplo y debemos enseñarles que nuestras palabras tienen el poder de sanar y herir. Cada publicación que hacemos en línea tiene una repercusión y debemos de pensar en ellas. El cyber-bullying no es un tema que debe tomarse a la ligera, sino que todos debemos poner de nuestra parte para detenerlo y prevenirlo.

Lo que uno habla determina la vida y la muerte; que se atengan a las consecuencias los que no miden sus palabras.”
Proverbios 18:21 (PDT)

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La violencia es contagiosa

Es casi imposible que un ser humano viva sin relacionarse con otros. La familia, amistades, compañeros de estudio o trabajo, vecinos, entre otros, son parte de la vida de cada persona. Ellos ejercen diferentes grados de influencia en el comportamiento de sus semejantes. En algunos casos, es para bien, pues ayudan al crecimiento y madurez. No obstante, no todos ellos son un impacto positivo.

violencia1Un estudio hecho por la Universidad de Columbus, que fue publicado en la Revista Americana de Salud Pública; demostró que la violencia puede ser contagiosa. Los investigadores a cargo utilizaron los resultados obtenidos de estudio previo llamado Add Health. Allí se analizó el comportamiento de adolescentes de 12 a 17 años durante varios años y se concluyó que:

  • El 48% de adolescentes que tienen amigos que estuvieron involucrados en peleas serias, tienden a involucrarse en una.
  • El 38% de adolescentes con hermanos que estuvieron involucrados en peleas serias, también están propensos a implicarse en una.
  • El 40% de adolescentes que tienen amigos que han atacado a alguien con un cuchillo o un arma de fuego, imita esta conducta.
  • Adolescentes con amigos que han sido violentos hacia otros, hasta el grado de necesitar atención médica, tienen el doble de probabilidad de hacer lo mismo.

violencia2Brad Bushman, psicólogo que fue parte de la investigación, afirma que: “La gente aprende la agresión y la violencia de la misma manera que aprende otros comportamientos,a través de la experiencia directa y observando a otros”. Además, Bushman y su compañero en la investigación, Robert Bond, comparan a la violencia como una infección: “Al igual que otras enfermedades contagiosas, uno puede prevenir y tratar la violencia. La prevención viene en forma de evitar la exposición a la violencia”, señala Bushman. Asimismo, ellos recomiendan que los padres enseñen a sus hijos a negociar y llegar a un arreglo antes de concurrir a la violencia.

Pese a que estos resultados parecen alarmantes, el estudio también confirmó que el comportamiento positivo y los valores, también son contagiosos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber si mi hijo sufre de bullying?

El bullying, o acoso, es un problema creciente que afecta a la mayoría de familias. De una u otra manera, los niños y adolescentes de hoy en día están sufriendo por esta situación, ya sea en su centro de estudios o con su círculo de amigos. Lamentablemente, la mayoría de casos no son reportados, así que como adultos tenemos la responsabilidad de estar atentos a las señales que indiquen abuso en los niños o adolescentes de nuestro entorno.

  • Señales físicas: Los golpes o moretones que los niños justifican como caídas o accidentes, son un indicio obvio de que están sufriendo bullying extremo. También debemos estar pendientes de cambios repentinos en los hábitos alimenticios. En ocasiones, las víctimas suelen refugiarse en la comida, o perder súbitamente el apetito.
  • Baja autoestima: El bullying hace que el autoestima se degrade de manera dramática. Esto puede reflejarse en su estado de ánimo, o simplemente en la manera en que se preocupan por su apariencia.
  • Pérdida de interés: Es común que los niños o adolescentes que son acosados, pierdan el interés en las cosas que antes ocupaban su tiempo. Otras señales son la falta de entusiasmo, o cuando el niño intenta evadir hacer aquello que antes disfrutaba.
  • Soledad: Alejarse de sus amigos y aislarse, es producto del abuso. En muchos casos, los niños o adolescentes utilizan como excusa sus estudios para separase de su círculo social. No obstante, debemos evaluar la situación y ver si el inesperado interés en los estudios no es más que una excusa para alejarse de los demás.
  • Enfermedades: Algunos niños fingen dolores de estómago, cabeza, u otras enfermedades con el fin de no asistir al lugar en donde sufren bullying. Otros se enferman sin causa aparente, y a esto los médicos denominan enfermedades psicosomáticas. Si no es usual que un niño se enferme, o no se encuentra el origen de su dolencia, o se enferma con frecuencia; es porque tal vez el bullying sea la razón.
  • Alejarse de las redes sociales: Existe también el bullying cibernético, y el indicador más evidente es la falta de interés por lo que ocurren en las redes sociales, cuando en el pasado disfrutaba de esta actividad.

Si sabes de un niño o adolescente que presenta alguna de estas señales, debes crear lazos de comunicación con ellos para saber más del problema. No debes apresurarte en sacar conclusiones ni interrumpir cuando el niño está hablando. Una vez que sepas la historia a profundidad, debes acudir a las autoridades del centro de estudios o el lugar donde se origina el bullying. En algunos casos, un cambio de ambiente hará que los niños puedan empezar de cero y creen nuevas relaciones.

En este tipo de situaciones, no olvides consultar con algún consejero o experto en el tema para que juntos encuentren la solución ideal para este conflicto.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend