cansado Archives | CVCLAVOZ

All posts in “cansado”

Lo más importante para él

Dicen que los animales nos enseñan a ser mejores personas y esta es una realidad, por ellos aprendemos a ser generosos como el chimpancé, a apoyarnos en grupo como los gansos y tener mejores amigos como el delfín.

Por otro lado, también podemos aprender de ellos sobre la fidelidad, en este caso quisiera poner de ejemplo al perro. Estos animales nos enseñan lo que es la lealtad, para ellos existe un único amo y lo siguen incondicionalmente, no se apartan de él aunque este no lo alimente o lo maltrate. Así mismo, si tienes un can notarás que cuando llegas a casa te recibe con amor y entusiasmo  sin importar cómo se sienta porque tú eres lo más importante en su vida.

“…les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.” Hechos 13:22 (RVR 1960)

David fue elegido como rey por el Señor, porque era un hombre “conforme a su corazón” como dice las escrituras, alguien leal que obedecería hasta la muerte la Palabra de Dios ¿Qué tan importante es Dios para ti? Si eres leal a Él, entonces estudiarás su Palabra, orarás aunque te encuentres cansado; aquel que es fiel pondrá en primer lugar al Señor aunque esto implique renunciar a sí mismo.

Te animo a que te comprometas con Dios de  la misma forma que el Rey David lo hizo, que tu corazón sea leal a Él para que seas un buen siervo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Seguridad en Dios

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días” Salmos 23:6 (RVR 1960)

Cuando la oscuridad de la noche y nuestro cuerpo cansando nos lleva a recostar la cabeza para descansar y esperar que se inicie un nuevo día; ni lo pensamos pero tenemos la certeza de que al despertar habrá un nuevo amanecer. De la misma manera nuestra confianza debe estar puesta en Dios, sabiendo que ante cualquier situación o dificultad que tuviéramos que enfrentar, El estará con nosotros para sostenernos, guiarnos y ayudarnos a entender que toda circunstancia tiene un propósito positivo para nuestra vida.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Quiero estar solo

Leticia precisaba comprar una silla de ruedas para su mamá, pero no disponía del dinero suficiente. El día que tenía que recibir su paga, el jefe de la empresa en la que trabajaba le descontó más de la mitad de su sueldo injustamente, pero ella no quería pedir ayuda, y menos que se enteraran de su problema.

Trató de conseguir otro empleo y sólo recibió malos tratos, hasta que un día se le agotaron las fuerzas, se sentó en una calle y se puso a llorar; justamente pasaba por ahí uno de sus primos y se acercó para consolarla. La sorpresa fue grande para Leticia al ver que al día siguiente se compró la silla, porque toda la familia e incluso amigos quisieron colaborar.

“Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; más cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Éxodo 17:11-12 (RVR1960)

Moisés debía permanecer con las manos en lo alto porque el pueblo del Señor se encontraba en una dura batalla, pero como humano él se cansaba y cada vez que bajaba sus manos el enemigo prevalecía. Es por este motivo que necesitaba el apoyo de Aarón y Hur quienes no permitieron que se rindiera.

A veces batallamos solos con los problemas y podemos desanimarnos en el camino, porque somos humanos, por esto mismo necesitamos que otros nos apoyen y ayuden a llevar el peso que tenemos. No sólo materialmente, sino en oración.

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20 (RVR1960)

Muchas personas escriben y comentan que no asisten a una iglesia y escuchan prédicas por la televisión o internet, de hecho no es algo que este mal; sin embargo, resta importancia al propósito de congregarse en familia, el compañerismo y la comunión entre hermanos.

Si estás enfrentando una dificultad y todo este tiempo has estado peleando solo(a) te animo a pedir apoyo a tu familia, a tu iglesia, y si deseas puedes escribirnos, con gusto estaremos orando por tus necesidades. Pero no luches solo, porque Dios permitió que formes parte de una gran familia.

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Hasta cuándo debo perdonar?

Es inevitable preguntarse cuántas veces se debe perdonar a alguien, en especial cuando esa persona nos ha fallado en varias oportunidades o nos ha herido. Esta misma pregunta se hizo Pedro:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.” Mateo 18:21-22

El número “siete” es el número de la perfección, por lo que Pedro consideraba que perdonar hasta siete veces era alcanzar el máximo de su espiritualidad. Pero Jesús le dijo: “No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” se podría decir, hasta que la persona alcance la perfección, en todas las ocasiones y todas las veces que se nos pida.

“Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.” Lucas 17:3-4

Aunque una persona haya fallado incontables veces, Dios te pide que lo perdones si nuevamente viniera a pedirte perdón. No está mal que reprendas si te han lastimado o han hecho algo en tu contra, pero el propósito no debe ser generar un conflicto o división, al contrario, el objetivo es que  la persona se arrepienta, pida perdón y se proceda a la reconciliación.

¿Conoces una persona que te ha fallado constantemente? Es preciso que aprendas a perdonar como Cristo nos enseñó, “hasta que sea perfecto”. Si estás cansado de hacerlo recuerda que Dios mismo te perdona y da una nueva oportunidad siempre.

De igual forma,  podríamos pensar que  la gente que cae constantemente en sus debilidades no tiene oportunidad o posiblemente nos cansemos porque creemos no toman en serio el consejo que les brindamos, pero Dios le da la oportunidad de levantarse una y otra vez, ¿Cuánto más nosotros?

¡Es mejor obedecer a Dios antes que a nuestros propios sentimientos!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo están tus fuerzas?

¿Recuerdas el dibujo animado “Popeye el Marino”? A pesar de la variedad de capítulos que este dibujo presentaba, tenía algo en común que sobresalía en todos sus episodios: cada vez que no podía vencer una situación difícil o se sentía debilitado sacaba una lata de espinacas y comía  todo el contenido, recuperaba sus fuerzas y en seguida enfrentaba al enemigo.

Me pareció interesante recordar este personaje, puesto que nos ayudaría mucho a entender cómo el Señor quiere que prioricemos su presencia en estos tiempos. Muchas veces estamos debilitados por las circunstancias difíciles que enfrentamos en el camino, nos angustiamos, lloramos sin saber qué hacer  pero olvidamos buscar a  Dios, quien nos puede dar nuevas fuerzas.

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Isaías 40:29-31

¿Cómo podremos ser restaurados y recibir nuevas fuerzas de lo alto? Nuestro cuerpo  se debilita diariamente  y es por este motivo que cada día necesitamos alimentarlo, si dejamos de comer por un tiempo seremos débiles y necesariamente tendremos que consumir alimentos  para que nuestro organismo se restaure. Así también es nuestro espíritu, necesita alimentarse diariamente de Dios, en oración y lectura de su palabra.

¿Te encuentras fuerte o débil espiritualmente? Si estas enfrentando una situación complicada, estás cansado y no tienes fuerzas para continuar, no es tarde para recuperarte y cargarte de energía. En este momento ponte de rodillas, pide perdón al Señor por haberte alejado y para recibir nuevas fuerzas. Después de una plática sincera aparta un tiempo para leer su palabra, porque también Él tiene algo para decirte.

¡Si quieres vencer, recupera las fuerzas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Imposible de esconderte

A los niños pequeños les encantan los juegos, hay uno que me llama la atención por la inocencia de ellos;  es el juego de las escondidas, a pesar que son tan obvios de encontrar suelen esconderse tapando sus ojos o su cabeza con algo, y claro que nosotros les hacemos creer que no los encontramos.

Como estos niños también nosotros solemos intentar escondernos de Dios cuando le fallamos o pecamos; aunque en el fondo de nuestro corazón queremos estar en paz con Él la vergüenza nos aleja.

Puede que hayas hecho algo que te avergüenza y te ocultas de Dios, dejas de orar poco a poco, dejas su Palabra y crees que así Él no sabrá nada de ti, sin embargo es un engaño; el Salmo 139 habla respecto a la omnipresencia y omnisciencia de Dios, el versículo 7 dice: ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? y continua indicando los lugares posibles donde esconderse: subir al cielo o bajar a lo profundo de la tierra, o ir al este o al oeste, o esconderse en la obscuridad de la noche pero ninguna es apta para esconderse. Dios está en todo lado por más que intentemos ocultarnos de Él.

Antes de escondernos de Dios sería mejor ser humildes y reconocer nuestro error confiando en Su perdón: “Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.” Hebreos 4:16 (NTV)

Así como es imposible ocultarnos de Dios cuando le fallamos es también imposible escondernos de su gracia y amor, aunque huyamos Él nos hablará de diferentes maneras para que volvamos a su camino.

¡Su amor nos alcanzará!

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sustento en la carrera

“…despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante…” Hebreos 12:1 Versión Reina-Valera 1960

Cuando pensamos en correr quizás nos imaginamos una persona atlética vestida con ropa de deportiva, audífonos colgando desde sus orejas, en una mano empuña algunos dulces y en la otra una botella de agua personal. Quizás hasta imaginemos que corre en una pradera muy de mañana, cuando repunta el alba, o en un parque con otras personas que lo saludan amigablemente.

Definitivamente, esa parece la imagen perfecta de la carrera que todos quisiéramos tener en la vida. Pero la realidad puede ser muy diferente.

Puede ser que en la carrera que recorremos solamente haya nubes negras, obstáculos por doquier, peligros asechando detrás de cada vuelta, árboles marchitos a cada paso. Puede ser que no haya un camino por donde guiarse, que cada paso sea más difícil por las piedras filosas y que  sólo logremos escuchar críticas de las personas que están alrededor. Quizás ese sí es un cuadro más realista.

En algún momento sentiste que el camino no tiene fin y que a cada paso, pareciera que hay más problemas que soluciones. Son esos momentos que se traducen en plegarias pidiendo que todo termine rápido.

El pueblo de Dios recorrió el desierto por 40 años y aunque nosotros tenemos ese dato, ellos no sabían cuánto duraría su peregrinaje. Al leer la historia completa en Éxodo 16, podemos notar que Dios no les acortó el camino, pero sí hizo un milagro en sus vidas: “les proveyó el maná, un alimento que les daba fuerzas”

Cuando uno corre siempre experimenta cansancio y desgaste, Dios lo sabe muy bien y quizás el milagro que está derramando sobre tu vida no sea la solución inmediata al problema que tienes, sino una fuerza especial para no rendirte y llegar hasta el final. Esa es la gracia sustentadora de Dios.

Muchas veces los mejores frutos no surgen de la respuesta inmediata, sino con la perseverancia y la paciencia. Por último, recuerda que no se trata de pedir lo que uno quiere, sino de recibir lo que Dios, en su gran amor, quiere darnos.

Isaías 40:29 “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.” Versión Reina-Valera 1960

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuando el desánimo llega

Desánimo es perder los ánimos o las ganas de hacer cierta cosa, perder la esperanza de conseguir algo, desmotivación para continuar una tarea, desgano de vivir, duda.

Y la causa más común del desánimo es el agotamiento físico y emocional. Este síntoma casi nunca es pasajero si no es tratado y se puede atribuir a causas concretas y muy diversas como la falta de sueño, un día de trabajo intenso y estresante, un viaje agotador, una situación agobiante, un uso mental sin descanso o preocupación constante.

Cuando estás cansado, pierdes fuerza y  confianza. Es así de simple. ¿Cuál es el remedio?. Si estas cansado es porque necesitas descansar y el mejor remedio para el agotamiento físico y emocional ¡Es el descanso!

Jesús dijo: “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28 (NTV)

No luches en tus propias fuerzas, Dios quiere que vayas a Él y descanses en su presencia. El Señor conoce tu trabajo, tu entrega y lo mucho que te has esforzado para lograr lo que anhelas. Ahora es tiempo de descansar y confiar en Dios. “Benditos son los que confían en el Señor  y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza.” Jeremías 17:7 (NTV)

La cosa más espiritual y hermosa que puedes hacer es ir a descansar en la presencia de Dios. Es increíble ver nuestro estado anímico después de reposar en el Señor.  Las fuerzas no son las mismas, tu fe es extraordinaria, tu manera de pensar cambia, el desánimo desaparece, el amor en ti crece y sobre todo no dudas de que Dios está en ti.

A pesar de tu situación y el desánimo en tu vida, Dios es bueno, te ama, está contigo, sabe lo que te pasa, se interesa por ti, tiene un plan para tu vida y cumplirá su propósito en ti si confías en Él.

¡Acércate a Dios y  renueva tus fuerzas en su presencia!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Fue abandonado en una caja de zapatos. Cuando veas su historia quedarás IMPACTADO

La historia de Emmanuel conmoverá tu vida. Después de conocer un poquito de su vida, ten por seguro que hará que todo por lo que nos
preocupamos se vea tan insignificante. La próxima vez que te sientas abatido, cansado o fastidiado de luchar… Respira un poco… cálmate… y ¡Sigue adelante!

1 Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros

Los 10 Mandamientos del Flojo

¿Alguna vez has escuchado los diez mandamientos del flojo?

Los diez mandamientos del flojo:

  1. Se nace cansado y se vive para descansar.
  2. Ama a tu cama como a ti mismo.
  3. Si vez a alguien descansando, ayúdalo.
  4. Descansa de día para que puedas dormir de noche.
  5. El trabajo es sagrado, no lo toques.
  6. Aquello que puedes hacer mañana, no lo hagas hoy.
  7. Trabaja lo menos que puedas, lo que tengas que hacer que lo haga otro.
  8. ¡Calma! Nunca nadie se murió por descansar.
  9. Cuando sientas deseos de trabajar, siéntate y espera que se te pase.
  10. Si el trabajo es salud, que trabajen los enfermos.

 

La pereza es un problema muy serio con consecuencias muy serias. La pereza es fallar en aprovechar las oportunidades que Dios no da.

Alguien dijo: “La oportunidad es calva y hay que agarrarla de las greñas”.

Como puedes ver, algunas personas no aprovechan esas oportunidades porque son flojas en el trabajo, flojas en sus relaciones interpersonales, y flojas en las cuestiones espirituales.

Los flojos carecen de motivación interna, fallan en terminar lo empezado, y lo peor de todo es que siempre tienen un pretexto de porqué no pudieron lograrlo.

Tienen sueños incumplidos porque fallan en asociar su flojera con el fracaso.

Los flojos se quedan sorprendidos cuando no obtienen ninguna recompensa por su falta de preparación. El estudiante flojo no estudia…Reprueba el examen; se sorprende “¿Cómo que no pasé?” “¡Examen tonto!” El trabajador flojo no trabaja…Lo despiden “¿Por qué me corrieron? “¡Los voy a demandar!” El esposo flojo desatiende a su esposa; la esposa lo abandona “¡Vieja ingrata!”

En el África, todas las mañanas una gacela se despierta. Y ella sabe que debe correr más rápido que el león más veloz o si no será devorada. Y todos las mañanas un león se despierta. Sabe que debe correr más rápido que la gacela más lenta o se morirá de hambre.

En resumidas cuentas para nosotros como personas; no importa dónde estemos o si somos el león o la gacela… Cuando salga el sol, más vale que corramos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Chariot Tracking Code

Send this to a friend