celular Archives | CVCLAVOZ

All posts in “celular”

La luz azul podría hacerte envejecer más rápido

La luz azul que emiten nuestros dispositivos electrónicos (celulares, televisores, computadoras, etc.) son dañinos para nuestros ojos y nuestro cerebro. (Para más información, leer: No revises tu celular antes de dormir) No hay mucha investigación en esta área porque las pantallas son un invento relativamente nuevo y no se puede medir sus efectos a largo plazo. Sin embargo, un reciente estudio en moscas reveló que la luz azul podría hacernos envejecer más rápido.

Las luces LED están presentes en las pantallas que vemos a diario. Nos hemos acostumbrado a ellas, pero no quiere decir que sean inofensivas. Para saber aproximadamente cuán dañinas son estas luces azules, un grupo de investigadores decidió estudiar el comportamiento de la Drosophila melanogaster, o también conocida como la mosca de fruta.

El estudio

Los estudiosos expusieron a un grupo de moscas de fruta diariamente a doce horas de luz azul y otras doce horas en completa oscuridad. Otro grupo se mantuvo en la oscuridad total por 24 horas, y al tercero grupo se les permitió ver la luz con las longitudes de onda azules filtradas.

Tras un período de examen, se dieron cuenta de que las moscas sometidas a la luz azul morían prematuramente, en comparación a las moscas de los otros dos grupos. ≪La exposición de moscas adultas a 12 horas de luz azul por día aceleró los fenotipos de envejecimiento, causando daño a las células de la retina, neurodegeneración cerebral y deterioro de la locomoción≫, sostiene el estudio.

Según los investigadores, los resultados fueron sorprendentes. Jaga Giebultowicz, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Universidad del Estado de Oregon, cuenta:

≪descubrimos que los genes protectores de respuesta al estrés se expresaban si las moscas se mantenían a la luz. Presumimos que la luz regulaba esos genes. Luego comenzamos a preguntarnos qué es lo que hay en la luz y que les hace daño, y observamos el espectro de la luz. Era muy claro que, aunque la luz sin azul acortaba ligeramente su vida útil, solo la luz azul la acortaba drásticamente.≫

Lo extraño es que para sufrir los efectos de la luz azul no se requieren ojos. En el grupo expuesto a doce horas de luz azul habían moscas con ojos genéticamente ablacionados (destruidos) y aun así murieron. Esto es porque ≪la exposición acumulativa a la luz actúa como estresante durante el envejecimiento≫.

Por qué la luz azul podría hacerte envejecer más rápido

Si bien el estudio fue realizado en moscas de fruta, los resultados nos dan una idea de cómo serían los efectos de la luz azul en los humanos. Debido a que la gran mayoría de personas está frente a un computador o celular durante largas horas en el día, las consecuencias son alarmantes.

Giebultowicz explica que al estar más expuestos a la luz artificial es mayor el ≪factor de riesgo para el sueño y los trastornos circadianos≫. Pero también admiten que hace falta estudios más profundos para confirmar si la luz azul puede hacer que un ser humano envejezca más rápido o disminuya su esperanza de vida.

Lo que sí recomiendan es utilizar gafas con lentes de color ámbar para filtrar la luz azul y de esa manera proteger las retinas. Asimismo, es primordial configurar los celulares y demás equipos electrónicos para para bloquear las emisiones azules; y disminuir la cantidad de horas en las que se está frente a una pantalla.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Nash, T., Chow, E., Law, A., Fu, S., Fuszara, E., & Bilska, A. et al. (2019). Daily blue-light exposure shortens lifespan and causes brain neurodegeneration in Drosophila. Npj Aging And Mechanisms Of Disease, 5(1). doi: 10.1038/s41514-019-0038-6

 

10 aplicaciones que mejoran tus redes sociales

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Cómo mueves tu celular dice mucho de tu personalidad



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Gao, N., Shao, W., & Salim, F. (2019). Predicting Personality Traits From Physical Activity Intensity. Computer52(7), 47-56. doi: 10.1109/mc.2019.2913751

¿Quieres vivir más? Deja de usar tu celular

Los celulares nos han facilitado la vida en muchos aspectos. Pero siempre existe un lado negativo que, muchas veces, nos negamos a ver. En la actualidad se habla de adicción al celular y de los otros problemas que causa, como por ejemplo: el insomnio, la soledad, la reducción de la memoria, la creatividad y la productividad, entre otros. A todas estas consecuencias se le ha unido una que se descubrió en un reciente estudio, en donde se demostró que el uso del celular puede reducir la esperanza de vida.

Según una investigación, los celulares y las aplicaciones provocan la liberación de la dopamina; esto hace que queramos pasar más tiempo mirando la pantalla del aparato. La dopamina también es la causante de que muchos se vuelvan adictos a una cosa y, en este caso, a los celulares. Sin embargo, los efectos de la dopamina no son nada en comparación al cortisol.

Los celulares producen estrés

El cortisol es una hormona que se libera como respuesta al estrés y produce cambios en el cuerpo: incrementa el nivel de azúcar en la sangre, el ritmo cardíaco y la presión sanguínea; y también suprime el sistema inmunológico. Ahora, los celulares hacen que el nivel de cortisol se eleve, no solo cuando vemos noticias negativas, sino también incluso cuando menos lo pensamos.

David Greenfield, profesor de psiquiatría clínica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Connecticut y fundador del Centro para la Adicción a la Internet y la Tecnología, explica que los niveles de cortisol se elevan ≪cuando tu teléfono está a la vista o cerca, o cuando lo escuchas o incluso crees que lo escuchas≫. La forma que usa el cuerpo para lidiar con ese estrés es revisando el celular. Sin embargo, en cuanto lo hacemos, ese estrés incrementa porque encontramos otra cosa que lo incremente; ya sea un mensaje molesto, la falta de respuesta de alguien, una noticia desagradable, etc.

Cuando una persona tiene los niveles de Cortisol elevados está muy propenso a tener serios problemas de salud. Entre los más comunes están:

  • obesidad,
  • síndrome metabólico,
  • diabetes tipo 2,
  • problemas de fertilidad,
  • hipertensión arterial,
  • infarto de miocardio,
  • derrame cerebral,
  • depresión y
  • demencia.

Las enfermedades crónica no sólo supone una muerte prematura, sino también empeora la calidad de vida.

≪Cada enfermedad crónica que conocemos es agravada por el estrés. Y nuestros teléfonos están contribuyendo totalmente a esto.≫

Dr. Robert Lustig

¿Cuál es la solución?

Es posible revertir la respuesta del cuerpo ante el estrés. Estos son algunos consejos para lograrlo:

  • Desactivar todas las notificaciones del celular y dejar sólo las que sean estrictamente necesarias.
  • Eliminar aplicaciones que causan estrés o dependencia.
  • Ordenar las aplicaciones en carpetas o en lugares que no sean visibles a penas se desbloquea la pantalla.
  • Disminuir el tiempo en el que se revisa el celular y tomar vacaciones de la tecnología.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Price, C. (2019). Putting Down Your Phone May Help You Live Longer. Recuperado el 14 de junio de 2019, de https://www.nytimes.com/2019/04/24/well/mind/putting-down-your-phone-may-help-you-live-longer.html

El celular y yo

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios”

Efesios 5:15 (RVR 1960)

Una de las cosas más valiosas que tenemos como seres humanos es nuestro tiempo, y a todos sin excepción se les dio la misma cantidad, es decir 24 horas diarias. Esto demanda responsabilidad, ya que somos nosotros los que decidimos cómo usarlo y en qué invertimos cada segundo de nuestra vida. Actualmente los celulares se han transformado en una parte importante de nuestra vida. Esto es así, por la gran ayuda que nos brindan cuando los usamos de manera correcta. La clave para vivir sabiamente es no dejar que el teléfono nos robe el tiempo que debiéramos invertir en cosas más productivas. Utilicemos bien nuestro tiempo, actuando sabiamente y no como necios.


Por Neyda Cruz



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Bajar la velocidad

“Vivimos una época de patologías masivas, como las crisis de pánico, la depresión, la ansiedad, que no son patologías simplemente síquicas, sino de la relación comunicacional”.

(Franco Berardi, pensador italiano en entrevista al diario español El País)

“La intensificación infinita de la información repercute en las capacidades críticas de comprensión”, dice Berardi en otra parte de la entrevista. Este cúmulo abrumador termina afectando el cerebro, los nervios, la mente y las emociones.

La velocidad de la información nos expone a masas inmensas de datos que no podemos procesar completamente. Pero al mismo tiempo requiere de nosotros respuestas, como es el caso de los cientos de mensajes que recibimos.

Por un lado tenemos entonces la marea de textos, audios y videos. Por el otro, la exigencia de responder a estos estímulos.

Es inevitable: esta enorme presión comunicacional termina afectando nuestra capacidad de analizar e interpretar la realidad de una manera comprensiva. Este efecto se traslada a nuestra vida cotidiana y produce los efectos mencionados en la cita al inicio de esta nota.

Cada día aparecen nuevos estudios que dan cuenta de las transformaciones que las tecnologías de información están produciendo en nuestra forma de pensar y de encarar la realidad.

El conocimiento y el aprendizaje, el manejo del tiempo, el pensamiento crítico, las relaciones personales y el rendimiento laboral son algunas de las dimensiones afectadas por la nueva comunicación.

Es el vértigo de la nueva realidad. La velocidad nos está matando porque no estamos diseñados para correr todo el tiempo. Los períodos de intensidad deben ser sucedidos por momentos de repliegue.

En otras palabras, bajar la velocidad.

¿Cómo hacerlo? Este parece ser el misterio escondido desde que aparecieron los primeros teléfonos celulares con su sistema de SMS, porque han roto todas las barreras: el sonido, el tiempo, el espacio.

Tomemos dos datos: el hombre apareció en la tierra, digamos, hace unos cuarenta mil años. El primer celular fue lanzado al mercado en 1983.

Es decir, durante unos treinta y ocho mil años la gente pudo construir civilizaciones, arte, música, relaciones humanas productivas (al mismo tiempo, claro, guerras, incendios y contaminación).

El peso de esta evidencia dice que no moriremos instantáneamente si no podemos tener un teléfono celular a la mano. Que podríamos igual tener una vida más o menos plena.

Pero no exageremos: no hay necesidad de tirarlo. Simplemente, bajemos un poco la velocidad, usémoslo menos tiempo y mejoremos nuestra salud mental y la de los otros.

5 efectos dañinos de la tecnología en tu salud

Los aparatos tecnológicos han invadido nuestra vida diaria a tal punto que nos parece imposible vivir sin ellas. Y aunque son de gran ayuda y están llevando al progreso de la humanidad, también tienen efectos dañinos en la salud. Las malas costumbres que tienes al usar la tecnología pueden causarte serios problemas en tu bienestar; entre ellos:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

*Avendaño, C., Mata, A., Sanchez Sarmiento, C., & Doncel, G. (2012). Use of laptop computers connected to internet through Wi-Fi decreases human sperm motility and increases sperm DNA fragmentation. Fertility And Sterility, 97(1), 39-45.e2. doi: 10.1016/j.fertnstert.2011.10.012

Cinco segundos

“Hay cinco segundos para retener la atención de chicos y chicas que nacieron entre 1994 y 2010…

Lo de los cinco segundos no sorprende: es una generación cuya cultura está definida por el instante, la fugacidad, la velocidad y la fragmentación.”

Las citas anteriores corresponden a una nota de prensa que da cuenta del tiempo de atención que otorga la generación centennial (que tiene hoy entre 14 y 20 años) antes de pasar a otro asunto.

Aunque el artículo se refiere mayormente a la atención prestada a los contenidos de la pantalla del celular podríamos aventurar que lo mismo se da en otros aspectos de la vida: la casa, la escuela, las juntadas, el trabajo.

Por una razón simple. “No es cierto que se puedan hacer varias tareas a la vez. Para hacer una nueva el cerebro tiene que desenfocarse de lo que está haciendo, y eso opera en detrimento de la primera”, advierte en el artículo una especialista en cultura juvenil.

Cuando uno ve a los chicos y chicas mirando televisión, atendiendo a su celular, hablando con sus amigos y amigas, todo eso simultáneamente, resulta evidente que el tiempo de atención que otorgan a las cosas es mínimo.

La palabra clave en las citas que hemos anotado al comienzo es fragmentación. Este fenómeno comenzó hace muchas décadas pero cristalizó en la primera parte del siglo XX con la radio y la televisión.

La cultura de la fragmentación se caracteriza por la desagregación de los contenidos que hacen al conocimiento. Se pierde la perspectiva. Los “árboles” no dejan ver el bosque. Las personas han perdido la habilidad de relacionar, discriminar e interpretar contenidos por lo cual son mucho más susceptibles de manipulación y engaño.

Las fake news no tendrían efecto alguno en una cultura de pensamiento crítico porque el público simplemente las cotejaría con todos los aspectos involucrados. Pero esto es prácticamente imposible hoy – no sólo para la generación centennial sino para la mayoría de la gente.

Vivimos en un mundo fragmentado. La velocidad, la fugacidad y el instante cubren todo convirtiendo la realidad en un movimiento virtual, una experiencia de orden esotérico, un acontecer onírico.

Eso, sin mencionar el aburrimiento, la impaciencia y el bajísimo nivel de tolerancia a la frustración que experimenta todo el mundo.

No se vislumbra un retorno a la cordura del pensamiento crítico y el conocimiento construido. Navegamos a toda vela en la vida líquida.

¿Las cámaras con más megapixeles toman mejores fotos?

Una de las características que las personas se fijan al momento de comprar un nuevo celular es cuántos megapixeles tiene la cámara. Parece lógico pensar que cuanto más alto sea el número, mejor sea la calidad de fotos que toma el dispositivo. Sin embargo, esto no es tan cierto como parece.

Un megapixel está compuesto de un millón de pixeles, es decir, de un millón de pequeños recuadros que componen una imagen. Lo cual significa que si una cámara tiene seis megapixeles, las fotos que tomará estarán formadas por seis millones de pequeños recuadros. Por esta razón se creía que a mayor número de megapixeles, la calidad de una foto sería mucho mejor.

De acuerdo a Nikhil Bhogal, la calidad de los píxeles importa más que la cantidad. Si los pixeles de una cámara son lo suficientemente grandes, pueden incrementar la calidad de la imagen sin necesidad de aumentar la cantidad de pixeles. Cuando un pixel es grande, tiene mejor recepción de luz y mejor color. Por ese motivo, una cámara de 30 megapixeles no garantiza ser mejor que una de 13.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¡Tomar fotos afecta tu memoria!

La gran mayoría nos hemos acostumbrado a tomar fotografías de aquellos momentos que queremos atesorar. Guardamos y publicamos fotos que capturaron la esencia de algo especial en nuestras vidas; sin embargo, estas acciones podrían afectar la memoria de nuestros cerebros.

Un estudio publicado en la revista Psychological Science1, a través de un experimento, demostró que tomar fotografías de un evento puede ser de beneficio en ciertos aspectos y en otros no. Las conclusiones a las que llegaron son que:

  • Tomar fotografías te ayuda a recordar mejor los aspectos de la escena dentro de la fotografía, pero no de los detalles que se encuentran fuera de ella.
  • Al tomar fotos puedes reconocer aspectos externos de las fotografías (sonidos, olores, etc.) mucho mejor que las personas que no toman fotos.
  • Las personas que toman fotografías recuerdan más lo que ven que lo que escuchan, en comparación a los que no fotografían nada.

Por otra parte, otro estudio2 publicado en la misma revista llegó a conclusiones diferentes. Hicieron un experimento en donde se llevó a un grupo de participantes a un tour en un museo de arte. A algunos se les dio cámaras y a otros no. Después del tour, los investigaciones determinaron que si los participantes tomaron una fotografía de varios objetos, ellos recordaba menos detalles y objetos. En contraste, aquellas personas que no tomaron fotografías podían recordar fácilmente los objetos y la ubicación de cada uno dentro del museo.

Ambos estudios, aunque contradictorios, comprueban que tomar fotografías sí tiene un efecto en nuestra memoria; sin embargo, no se puede afirmar categóricamente si esto es positivo o negativo. Las fotografías nos permiten conservar momentos en el tiempo y son un recordatorio de algo que consideramos importante, pero si se convierte en una distracción o barrera que impide que disfrutemos la vida, entonces puede ser un problema aún más grave. La tecnología es nuestra amiga, pero debemos utilizarla con sabiduría.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Barasch, A., Diehl, K., Silverman, J., & Zauberman, G. (2017). Photographic Memory: The Effects of Volitional Photo Taking on Memory for Visual and Auditory Aspects of an Experience. Psychological Science, 28(8), 1056-1066. doi: 10.1177/0956797617694868
2Henkel, L. (2013). Point-and-Shoot Memories. Psychological Science, 25(2), 396-402. doi: 10.1177/0956797613504438

6 prácticas que DEBES dejar este año

Tenemos costumbres que nos parecen normales y hasta inofensivas; no obstante, algunas de ellas tienen gran repercusión en nuestra vida, especialmente en la salud. Es importante estar alertas de estas prácticas y eliminarlas de nuestro diario vivir. De lo contrario, sufriremos las consecuencias a mediano y largo plazo.

Éstas son algunos malos hábitos de los cuales debemos despedirnos de una vez por todas:

1. Recibir besos de tus mascotas.

La saliva de los perros y gatos tiene beneficios para los de sus especies. Cuando ellos lamen a sus cachorros o a sí mismos, promueven la propagación y migración de nuevas células de piel. Además, protege su saliva les ayuda a prevenir las infecciones en las heridas.1 Sin embargo, el hecho de que su saliva sea bueno para ellos, no significa que lo sea para nosotros. Los expertos en el estudio de animales han reportado que las bacterias que se encuentran en los perros y gatos son perjudiciales para los seres humanos. “No es solo lo que lleva la saliva. Los perros pasan la mitad de su vida con la nariz en rincones desagradables o revolcándose sobre los excrementos de los perros, por lo que sus bocas están llenas de bacterias, virus y gérmenes de todo tipo”, afirma el profesor de virología y bacteriología de la Universidad Reina María de Londres, John Oxford.2

Un caso reportado en el 2016, en donde una mujer contrajo la bacteria Capnocytophaga canimorsus, a través de los besos de su perro y que casi la lleva a la muerte; demostró que las bacterias no solo se propagan a través de las mordeduras o arañazos de las mascotas, sino a través de cualquier contacto con la saliva.3

2. Dormir demasiado.

En ocasiones solemos bromear que si nos dieran a elegir, podríamos pasar todo el día durmiendo. Sin embargo, diferentes estudios científicos han revelado que el dormir en exceso acarrea consecuencias negativas para el cuerpo. Un estudio publicado en la revista Diabetes Care, concluyó que dormir mucho o poco afecta el nivel de glucosa en la sangre; independientemente del peso o la actividad física.4 Asimismo, un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Université Laval, confirmaron que dormir menos de 7 ó más de 9 horas incrementa el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.5

Por otra parte, investigadores encontraron evidencia que sugiere que aquellos duermen más de 8 horas tienen el doble de riesgo de tener angina (dolor en el pecho), y también tienen el 10% más de posibilidad de contraer una enfermedad de la arteria coronaria.6 Otros estudios también han confirmado que dormir en demasía puede causar obesidad, depresiónpérdida de memoria, disminución de la función cerebral, dolores de cabeza, entre otros.7

3. Permanecer sentado por mucho tiempo.

Aquellos que por trabajo, estudios, o alguna otra razón, pasan la mayor parte del día sentados, tienen mayores probabilidades de morir. Un estudio determinó que aquellas personas que no realizan actividades físicas, llevan una vida sedentaria con muchas horas de sueño, tienen el mismo riesgo de morir que los que fuman y son alcohólicos.8 Por otra parte, un artículo publicado en la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, sostiene que la actividad física tiene impacto en el nivel de energía y vigor; además, ayuda a mejorar el estado de ánimo y disminuye la sensación de fatiga y apetito afectado. Dicha investigación sostiene que “la introducción de pequeños períodos de actividad durante el día de trabajo de los oficinistas sedentarios es un enfoque prometedor para mejorar el bienestar general en el trabajo sin afectar negativamente el rendimiento cognitivo.”9

4. Revisar tu celular antes de dormir.

De acuerdo a un estudio publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, asegura que leer en cualquier aparato electrónico (eReaders, celulares, tablets, laptops y ciertos tipos de televisores) antes de dormir, hace que sea más difícil conciliar el sueño; además, afecta la energía que se tiene al día siguiente. Para evitar sufrir los efectos dañinos de los celulares, y la tecnología en general, los expertos recomiendan no ver los celulares, computadores, televisión, o cualquier otro tipo de aparto electrónico, por lo menos una hora antes de dormir.

5. Tomar bebidas dietéticas gasificadas.

Investigadores de la Universidad de Boston examinaron a 3000 personas en un período de 10 años, y descubrieron que aquellos que consumían bebidas dietéticas gasificadas prácticamente triplicaron sus posibilidades de tener apoplejía y demencia. Ese a estos resultados,el Ph.D. Matthew Pase, investigador del equipo, afirmó que no es una cifra alarmante pues se trata de un número bajo de personas.10 Por su parte, el endocrino y profesor de nutrición en Harvard T.H. Chan School of Public Health, Ph.D. David Ludwig, dice “sabemos que las sodas dietéticas son mejores que las bebidas azucaradas en términos de peso corporal, pero no sabemos si mejor es realmente bueno“.11

En lo que sí están de acuerdo los expertos de la salud es que cualquier tipo de bebida azucarada artificialmente es uno de los mayores contribuidores a la obesidad. Además, no importa si la bebida es baja en calorías o no, pero las personas que lo consumen tienen una menor calidad dietética.12

6. No comer saludable.

Hay numerosos estudios que han comprobado las consecuencias dañinas del consumo de comidas rápidas. Pese a que es bien conocido sus efectos negativos, las personas no dejan sus malos hábitos y continúan ingiriendo alimentos no saludables. Mantener una dieta así, no solo genera obesidad, problemas cardíacos, diabetes, problemas de memoria y desempeño; sino también cambios en el comportamiento.13 Para cuidar de nuestros cuerpos y tener una mejor calidad de vida, debemos tener en cuenta qué comemos, a qué hora y en qué cantidad.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Tudor, K. (2016). Pet Saliva: Health Hazard or Health Benefit? | petMD. Petmd.com. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.petmd.com/blogs/thedailyvet/ktudor/2014/jan/are-dog-licks-unhealthy-for-people-31207
2Aletha, A. (2017). Expert reveals the reason you should never let your dog lick your face - and why it could be DEADLY. The Sun. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.thesun.co.uk/news/4133088/dog-lick-face-kill-owner-pet-deadly-disease/
3Rettner, R. (2016). Dog 'Kisses' Give Woman Severe Infection. Live Science. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.livescience.com/55253-pet-infections.html
4Ohkuma, T., Fujii, H., Iwase, M., Kikuchi, Y., Ogata, S., Idewaki, Y., Ide, H., Doi, Y., Hirakawa, Y., Nakamura, U. and Kitazono, T. (2012). Impact of Sleep Duration on Obesity and the Glycemic Level in Patients With Type 2 Diabetes: The Fukuoka Diabetes Registry. Diabetes Care, 36(3), pp.611-617.
5Tremblay, A. (2009). Too much or too little sleep increases risk of diabetes. EurekAlert!. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.eurekalert.org/pub_releases/2009-04/ul-tmo042109.php
6Mitka, M. (2012). Sleep Duration—Too Long or Too Short—Appears Linked With Cardiovascular Problems. [email protected]. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://newsatjama.jama.com/2012/03/25/sleep-duration-too-long-or-too-short-appears-linked-with-cardiovascular-problems/
7Mercola, J. (2015). The Dangers of Sleeping Too Much. Mercola. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2015/12/10/dangers-sleeping-too-much.aspx
8Weisberger, M. (2015). Too Much Sleeping & Sitting as Bad as Smoking & Drinking. Live Science. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.livescience.com/53064-sitting-sleeping-health-risk.html
9Bergouignan, A., Legget, K., De Jong, N., Kealey, E., Nikolovski, J., & Groppel, J. et al. (2016). Effect of frequent interruptions of prolonged sitting on self-perceived levels of energy, mood, food cravings and cognitive function. International Journal Of Behavioral Nutrition And Physical Activity, 13(1). http://dx.doi.org/10.1186/s12966-016-0437-z
10McMillen, M. (2017). Is Drinking Diet Soda a Health Risk?. WebMD. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.webmd.com/diet/news/20170505/diet-soda-health-risks
11Íbid.
12Sugary Drinks. Harvard T.H. Chan - School of Public Health. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-drinks/sugary-drinks/#ref46
13Oberst, L. (2017). Fast Food Health Risks That Will Shock You. Food Revolution Network. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://foodrevolution.org/blog/food-and-health/fast-food-health-risks/

Test: ¿Eres o no adicto a tu celular?

La nomofobia es la adicción comportamental que implica un alto temor a quedarse sin teléfono móvil. Esta nueva adicción se está haciendo más y más popular entre los jóvenes de hoy. Aunque parezca no tener mucha relevancia, la obsesión con los teléfonos celulares tiene consecuencias impactantes en el comportamiento y en la actividad cerebral.

Ana-Paula Correia y Caglar Yildrim, de la Universidad Estatal de Iowa, realizaron una investigación denominada Explorando las dimensiones de la nomofobia: Desarrollo y validación de un cuestionario auto informado, la cual fue publicada en la revista Computers in Human Behavior (vol. 49, pág. 130-137). En dicho artículo, Correia y Yildrim publicaron un test con 20 preguntas para que cualquier persona pueda evaluar y descubrir si es o no adicto a su teléfono móvil.

Cuestionario para determinar tu nivel de nomofobia

Para esta prueba debes tener a la mano un bolígrafo, papel, o algún material en el cual puedas registrar los números. A continuación, debes puntuar del 1 al 7 si estás de acuerdo o no con cada oración presentada a continuación. Si estás en completo desacuerdo, la puntuación es 1; si estás totalmente de acuerdo, el puntaje es 7; y si tu respuesta es neutral, entonces escribe el número 4. Los números que escribas determinan el grado de tu respuesta, así que puedes usar los números del 2 al 6 para expresar mejor tu posición frente a la frase.

  1. Me sentiría incómodo sin el constante acceso a la información a través de mi teléfono celular.
  2. Me sentiría enojado si no podría buscar información en mi celular cuando lo quisiera.
  3. Ser incapaz de recibir las noticias (ej: actualidad, clima, etc.) en mi celular me haría sentir nervioso.
  4. Estaría enojado si no pudiese usar mi celular y/o sus capacidades cuando lo quisiera.
  5. Quedarme sin batería en mi celular me asustaría.
  6. Si me quedara sin créditos o llegara a mi límite mensual de datos, entraría en pánico.
  7. Si no tuviera una señal de datos o no pudiera conectarme a Wi-Fi, entonces constantemente verificaría si tengo señal o si podría encontrar una red Wi-Fi.
  8. Si no pudiera usar mi celular, temería quedar varado en alguna parte.
  9. Si no pudiera revisar mi celular por un tiempo, sentiría el deseo de verificarlo.
  10. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría ansioso porque no podría comunicarme al instante con mi familia y/o amigos.
  11. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría preocupado porque mi familia y/o amigos no pudieron contactarme.
  12. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría nervioso porque no sería capaz de recibir mensajes de texto y llamadas.
  13. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría ansioso porque no podría mantenerme en contacto con mi familia y/o amigos.
  14. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría nervioso porque no podría saber si alguien había tratado de contactarme.
  15. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría ansioso porque mi constante la conexión con mi familia y mis amigos se rompería.
  16. Si no tuviera mi celular conmigo, estaría nervioso porque estaría desconectado de mi identidad en internet.
  17. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría incómodo porque podría no mantenerse al día con las redes sociales.
  18. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría incómodo porque no podría revisar mis notificaciones de actualizaciones de mis conexiones y redes en línea.
  19. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría ansioso porque no podría revisar mis mensajes de correo electrónico.
  20. Si no tuviera mi celular conmigo, me sentiría raro porque no sabría qué hacer.

Resultado

Suma la calificación obtenida en cada punto y escribe el total. El siguiente cuadro te revelará tu nivel de nomofobia.

Puntuación Nivel de nomofobia
1 a 20 Ausente
21 a 59 Leve
60 a 99 Moderado
100 a 140 Severo

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend