comida Archives | CVCLAVOZ

All posts in “comida”

¡La mala alimentación puede causar ceguera!

A menudo escuchamos sobre la importancia de la alimentación. Sabemos que debemos comer lo necesario para mantenernos fuertes y sanos; pero a veces nos descuidamos e ingerimos todo lo que es perjudicial. Nos refugiamos con la excusa de ≪una vez al año no hace daño≫, y así causamos desórdenes alimenticios. El otro comportamiento es ser exigente con la comida y no alimentarnos adecuadamente. Ambos comportamientos son extremos a los que no debemos llegar, pues un reciente estudio confirmó que la mala alimentación puede causar ceguera.

La neuropatía óptica nutricional es una disfunción del nervio óptico que es importante para la visión. Por lo general, esta condición tiene remedio, pero sólo si se detecta a tiempo. Sin embargo, en aquellos casos no detectados se ha visto que provoca daños estructurales permanentes en el nervio óptico. Es decir, que al final causa ceguera.

Un adolescente acudió al hospital porque sufría de cansancio. Al principio, el médico principal examinó todas las posibles causas para determinar el porqué del cansancio. El joven era bastante quisquilloso con respecto a la comida, pero pese a ello, su índice de masa corporal (IMC) y estatura eran normales. Él no presentaba signos de desnutrición ni de obesidad. No obstante, cuando se le hizo un examen, sus resultados mostraron que tenía anemia macrocítica y niveles bajos de vitamina B12.

El adolescente fue tratado con vitaminas y medicinas, pero regresó un año después. En esa ocasión tenía síntomas de pérdida auditiva y visión. Los médicos no encontraron el origen; y para cuando el joven cumplió los 17 años, ya sufría de ceguera. Se le hizo otro examen y se encontró que tenía deficiencia de vitamina B12, bajos niveles de cobre y selenio, un alto nivel de zinc y un nivel notablemente reducido de vitamina D y densidad mineral ósea. Se le preguntó cuál era su alimentación regular y el joven respondió que comía mayormente papas fritas, pan blanco y algo de carne de cerdo procesada.

Científicos de la Facultad de Medicina de Bristol y del Hospital Bristol Eye se reunieron para examinar este caso. Tras una serie de análisis descubrieron un vínculo entre su alimentación y su estado visual. Concluyeron que la comida chatarra y la ingesta limitada de vitaminas y minerales nutricionales dieron como resultado la aparición de neuropatía óptica nutricional.

El caso de este adolescente no es aislado. La neuropatía óptica nutricional es mayormente causado por problemas intestinales o medicamentos que interfieren con la absorción de varios nutrientes importantes del estómago. En los países en donde hay pobreza, guerra y sequía tienen índices de desnutrición y las tasas más altas de neuropatía óptica nutricional.

El Dr. Denize Atan, autor principal del estudio y profesor titular consultor en oftalmología en la Facultad de Medicina de Bristol y líder clínico en neurooftalmología en el Hospital Bristol Eye, explicó que ≪la ingesta de calorías y el IMC no son indicadores confiables del estado nutricional≫.

De este estudio, los expertos recomiendan tener una alimentación balanceada y en base a comidas naturales. Los buenos hábitos alimenticios pueden evitar la neuropatía óptica nutricional; puesto que parte de la pérdida visual puede recuperarse por completo si las deficiencias nutricionales se tratan a tiempo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Harrison, R., Warburton, V., Lux, A., & Atan, D. (2019). Blindness Caused by a Junk Food Diet. Annals Of Internal Medicine. doi: 10.7326/l19-0361

Cómo dejar de comer por preocupación



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Mayo Clinic Staff. (2018). Tips to stop emotional eating. Recuperado el 19 agosto de 2019, de https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/weight-loss/in-depth/weight-loss/art-20047342
–Orenstein, B. (2014). How to End Emotional Eating. Recuperado el 19 agosto de 2019, de https://www.everydayhealth.com/emotional-health/how-to-end-emotional-eating.aspx

¡Organizar tu horario te hace bajar de peso!

Para bajar de peso saludablemente se recomienda una serie de cosas. Algunas de ellas parecen demasiado increíbles para funcionar, caen en el mito y se desvían de la verdad. Sin embargo, hay descubrimientos científicos que han demostrado que algunas de esas prácticas sí funcionan. Una de ellas es el cambio de horario de la comida.

Estudiosos del Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Baton Rouge, Lousiana, descubrieron que el sistema de ritmo circadiano es importante para perder peso. Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que suceden debido a la luz y la oscuridad. Por ejemplo, cuando llega la noche nuestro cuerpo sabe que debemos dormir y de día debemos despertarnos. Esto sucede gracias al reloj biológico que está a cargo de los ritmos circadianos.

Tras su investigación, el equipo de estudiosos encontró que al sincronizar las tres comidas al día con el ritmo circadiano se puede bajar de peso más rápido. Además, reduce el apetito, quema grasa de manera más eficiente y mejorar la salud metabólica en general.

Diversos análisis prueban que necesitamos más energía durante las primeras horas del día. Con esto en mente, los investigadores hicieron que personas obesas cambiaran sus horarios de comida. Al principio les indicaron comer a las 8 a.m., 2 p.m. y 8 p.m. durante cuatro días. Luego se les cambió la rutina por otros cuatro días, sus nuevos horarios de comida fueron: 8 a.m., 11 a.m., y 2 p.m. En cada comida se les servía alimentos con las calorías, proteínas y los nutrientes suficientes.

Después de ese plazo notaron que sus niveles de grelina (conocida como la ≪hormona del hambre≫) habían disminuido. Esta hormona se encarga de estimular el apetito, estabilizar el hambre, disminuir el deseo de comer y aumentar la sensación de saciedad.

Los resultados del experimento probaron que al organizar más temprano el horario de la comida, el apetito de las personas con sobrepeso se normaliza. Si bien aun se necesita más investigación en este tema, la recomendación general que dan los especialistas es comer mayores proporciones de tamaño en la mañana y no en la noche.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ravussin, E., Beyl, R., Poggiogalle, E., Hsia, D., & Peterson, C. (2019). Early Time‐Restricted Feeding Reduces Appetite and Increases Fat Oxidation But Does Not Affect Energy Expenditure in Humans. Obesity, 27(8), 1244-1254. doi: 10.1002/oby.22518

¿Tienes miedo de probar comida nueva?

Viajar a otros lugares, conocer nuevas culturas, o simplemente visitar a una persona puede ser una ocasión para probar comida diferente. Hay algunos que son muy abiertos a aceptar alimentos que nunca ha comido antes; pero otros son más reacios. Entonces, ¿cuál de las dos actitudes es la correcta?

El Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Finlandia, la Universidad de Helsinki y la Universidad de Tartu en Estonia hicieron un estudio que afirma que la fobia a nueva comida (también llamada neofobia alimentaria) puede llevar a tener enfermedades crónicas.

¿Qué es la neofobia alimentaria?

La neofobia alimentaria es negarse a probar y comer alimentos con los que uno no está familiarizado. Este comportamiento se da mayormente en niños pequeños y personas mayores, también se da en jóvenes. Aunque hay poca investigación sobre este tema, se sabe que es un rasgo hereditario y que incluye ser meticuloso y quisquilloso con la comida.

¿Cuáles son las consecuencias?

El estudio realizado por las tres instituciones reveló que estos comportamiento con respecto a la comida pueden tener un impacto significativo en la calidad de la dieta. Ellos siguieron de cerca a individuos entre los 25 y 74 años durante un período de siete años. Después de ese tiempo concluyeron que las personas que tienen neofobia alimentaria tienen una peor calidad de dieta. Esto quiere decir que su consumo de proteínas puede ser menor. También descubrieron que la neofobia alimentaria incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes tipo 2.

El profesor Markus Perola afirma que ≪una dieta versátil y saludable juega un papel clave, e incluso tiene un papel independiente en la salud. Si podemos intervenir en conductas alimentarias desviadas, como la neofobia alimentaria, ya en la infancia o la juventud. Esto ayudará a prevenir los posibles problemas futuros de salud en una etapa temprana≫

La recomendación que dan los investigadores es probar diferentes tipos de comida y llevar una dieta balanceada que incluya diversos ingredientes. Estar abiertos a probar alimentos nuevos que no están incluidos en nuestro menú diario ayuda a que el cuerpo tenga mejores nutrientes y esté protegido contra más enfermedades.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Sarin, H., Taba, N., Fischer, K., Esko, T., Kanerva, N., & Moilanen, L. et al. (2019). Food neophobia associates with poorer dietary quality, metabolic risk factors, and increased disease outcome risk in population-based cohorts in a metabolomics study. The American Journal Of Clinical Nutrition. doi: 10.1093/ajcn/nqz100

Tu postura influye en cuánto disfrutas tu comida

Cuando se trata del sabor de la comida, usualmente nos concentramos en los ingredientes y el gusto que nos deja en la boca. Es poco probable que alguien haya pensado en cómo su postura afecta el deleite por sus alimentos. Sin embargo, una investigación reciente demostró que sí existe una relación entre la postura y cuánto disfrutamos lo que ingerimos.

Por lo general comemos sentados en nuestras casas o en lugares públicos. Pero hay ocasiones en las que comemos de pie o incluso caminando. Así que, ¿cómo influye en nuestra percepción y sentido del gusto?

Un artículo publicado en la Journal of Consumer Research explica que la comida sabe mejor cuando la ingerimos mientras permanecemos sentados. El líder de la investigación, PhD Dipayan Biswas, profesor de marketing en la Universidad del Sur de la Florida, explicó que permanecer de pie silencia las papilas gustativas. Además, la sangre va hacia las partes inferiores del cuerpo, haciendo que el corazón trabaje más para bombear la sangre hacia la parte superior del cuerpo; lo cual significa que la frecuencia cardíaca acelera. Esto aumenta las concentraciones de la hormona del estrés (cortisol) y reduce la sensibilidad sensorial, lo que afecta nuestro gusto por los alimentos y bebidas.

Sin embargo, también los efectos por comer de pie puede ser de provecho. Por ejemplo, esta postura es mejor cuando uno quiere comer algo que no le gusta. Comer de pie hace que las comidas menos agradables parezcan deliciosas, la temperatura de los alimentos sea menos intensa y uno coma cantidades más pequeñas. En contraste, comer algo apetitoso mientras estamos de pie disminuye su sabor y no lo disfrutamos tanto como lo haríamos si estuviésemos sentados.

Esta información es útil porque sirve para aquellos padres que quieran hacer que sus hijos coman alimentos que no les gustan, lo hagan mientras ellos están de pie. Además sirve cuando debemos ingerir medicamentos cuyo sabor es desagradable o cuando queramos medir la cantidad de alimentos que estamos comiendo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Biswas, D., Szocs, C., & Abell, A. (2019). Extending the Boundaries of Sensory Marketing and Examining the Sixth Sensory System: Effects of Vestibular Sensations for Sitting versus Standing Postures on Food Taste Perception. Journal Of Consumer Research. doi: 10.1093/jcr/ucz018

¿La glotonería es pecado?

Como seres humanos, necesitamos de agua y alimento para que nuestros cuerpos funcionen adecuadamente. Sin éstos, podemos agravar nuestra salud al punto de morir. Sin embargo, hay personas que comen en exceso y no comen para vivir, sino que viven para comer. Para muchos, es una forma de lidiar con los problemas, una salida para la ansiedad, un refugio de la depresión, etc. Parece algo inofensivo y que no tiene nada que ver con la vida espiritual. Pero la Biblia señala lo contrario.

El problema con la glotonería es que lleva a poner a la comida en el lugar de Dios. Pablo, en su carta a los filipenses, señala que hay gente ≪cuyo dios es el vientre y […] que sólo piensan en lo terrenal≫ (Filipenses 3:19). Más adelante afirma que nosotros debemos comportarnos diferente porque nuestra ciudadanía está en los cielos. En uno de sus escritos, Billy Graham explicó que si bien la Biblia no dice explícitamente que la glotonería es pecado, ≪cualquier cosa que nos consuma, todo lo que nos haga pensar en otra cosa, es pecado≫. Además, la ciencia ha comprobado que los asuntos que ocupan nuestra atención son los que determinan nuestra conducta. Si nuestra atención está en la comida, eso es ella quien gobernará nuestra vida y no Dios.

Ahora bien, en Mateo 15 hay una historia en donde Jesús dice que lo que entra en la boca no contamina al hombre, sino lo que sale de la boca. Lo que dijo Jesús no es un permiso para comer cualquier cosa que aparezca frente a nuestras narices. No es un consentimiento para embutir nuestros estómagos con basura. En ese momento en específico, Jesús se refería a que en el tiempo habían personas religiosas que le prestaban más atención a las costumbres que a las verdaderas intenciones de sus corazones.

Por otra parte, 1 Corintios 6:19-20 dice que nuestros cuerpos no son nuestros. Dios nos hizo y pagó un precio por nosotros cuando Jesús dio su vida. Es por eso que debemos cuidarlo, y esto implica protegerlo y mantenerlo en buenas condiciones. Comer en exceso no es cuidar el cuerpo que Dios nos dio porque esta práctica conlleva a enfermedades físicas que, en muchos casos, resultan mortales. Esto no quiere decir que vivamos en ayuno permanente. Debemos comer para alimentar nuestra cuerpo y de esa manera, honrar a Dios (1 Corintios 10:31).



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Billy Graham Evangelistic Association. (2019). I Live to Eat. Is Gluttony a Sin?. Recuperado el 16 de mayo de 2019, de https://billygraham.org/answer/i-live-to-eat-is-gluttony-a-sin/

Por qué comer y ver películas es una mala idea

Desde la invención del televisor, las personas se han acostumbrado a comer al mismo tiempo que ven películas, noticias, documentales, etc. Sin embargo, aunque esta práctica se haya extendido en todo el mundo no implica que sea un hábito saludable. De hecho, los científicos han concluido que esto es perjudicial para la salud física y también en la crianza de niños.

Es ampliamente conocido el hecho de que ver televisión o películas afecta los hábitos alimenticios. La razón es que el cuerpo se desconecta de la mente durante esos minutos y el resultado es que la persona pierde la capacidad de autoregularse. ≪Esta desconexión lleva a las personas a comer sin pensar, y a menudo nunca se sienten llenas; mientras que, si comen intencionalmente y prestan atención, se sentirán satisfechos con mucho menos comida≫.

Por otra parte, un estudio demostró que ver películas o programas de televisión de acción incitan a que las personas coman más. ≪Cuanto más distrae un programa de televisión, la gente parece prestar menos atención a comer, y come más≫, afirma una investigación publicada en la revista JAMA Internal Medicine. Es por este motivo que los investigadores recomiendan evitar comer mientras se ve la televisión o alguna película.

Además, los expertos afirman que se debe tener cuidado especialmente cuando hay niños en el hogar. Si los padres tienen la mala costumbre de ver televisión al momento de la comida, entonces los niños crecerán siendo incapaces de regular su propia ingesta de comida. Asimismo, con el tiempo esto hará que los niños no puedan comer si no hay un aparato electrónico presente. En cambio, si los padres les enseñan que el momento de la comida es un tiempo familiar de coinonía y dedicado sólo a alimentarse, entonces los niños serán capaces de concentrarse en la actividad y formar lazos con sus padres.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–FirstCry Parenting. (2018). Side Effects of Watching TV While Eating on You & Your Child. Recuperado el 16 de abril de 2019, de https://parenting.firstcry.com/articles/is-watching-tv-while-eating-harming-you-and-your-kids/
–Robboy, A. Compulsive Eating & Watching Television. Recuperado el 16 de abril de 2019, de https://www.therapyinphiladelphia.com/tips/compulsive-eating-watching-television
–Tal, A., Zuckerman, S., & Wansink, B. (2014). Watch What You Eat. JAMA Internal Medicine174(11), 1842. doi: 10.1001/jamainternmed.2014.4098

¡El amor te hace más saludable!

Podemos creer que el amor es un sentimiento que está relacionado con nuestra parte afectiva, pero no con nuestra biología. Sin embargo, durante años, científicos han descubierto que el amor se muestra también en nuestro cuerpo y tiene un gran impacto en nuestra salud.

Las investigaciones han probado que, pese a que se cree lo contrario, el amor no nace en el corazón sino en el cerebro. (Para más información, leer: ¿Qué pasa en tu cuerpo cuando te enamoras?). Y puesto que el cerebro es el órgano que controla todo el cuerpo, es natural que el amor tenga efectos positivos en la salud.

Un estudio1 encontró que las demostraciones de amor (abrazos, notas con mensajes positivos, besos, etc) pueden disminuir los niveles de colesterol y estrés. Esto se debe a que se liberan oxitocinas cuando una persona da muestras de afecto no sexuales. Estas hormonas tienen la capacidad de disminuir el dolor en el momento y cambiar el estado de ánimo.

Asimismo, cuando el amor es sincero, hace que una persona ya no se sienta sola. Muchos pueden tener relaciones sentimentales con alguien y aún así sentirse aislados. Pero cuando el amor es real, ese sentimiento  desaparece, lo cual es provechoso para el organismo pues está comprobado que la soledad puede acortar la vida de alguien. Para más información, leer: ¡La soledad mata más que la obesidad!

Por otra parte, otras investigaciones2 han reportado que las parejas felices se ayudan a mejorar mutuamente en sus hábitos de salud. Y esto se ve reflejado en las pocas visitas que hacen al médico, en comparación con aquellas parejas infelices. Además, se ha concluido que los matrimonios estables y felices ayudan a la longevidad de los cónyuges.

Todos estos estudios revelan que es importante cultivar sanas relaciones interpersonales y que se debe demostrar amor constantemente. De esa forma se fortalecerá los vínculos con las personas y se tendrá mejor salud y bienestar general.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Boudreau, D. (2013). Study: Expressing love can improve your health. Recuperado el 30 de enero de 2019, de https://asunow.asu.edu/content/study-expressing-love-can-improve-your-health
2Rauh, S. (2009). 10 Surprising Health Benefits of Love. Recuperado el 30 de enero de 2019, de https://www.webmd.com/sex-relationships/features/health-benefits#1

El secreto para no comer más comida chatarra

Los antojos o la ansiedad por algún problema pueden llevar a alguien a consumir más comida chatarra de lo normal. A largo plazo, esto se convierte en una cuestión de salud, pues afecta el estado general del organismo. Pero, si la comida chatarra parece tan apetitosa, ¿cómo podemos abstenernos de ella?

El profesor de la Universidad de la Florida del Sur, Dipayan Biswas, encontró que cuando las personas perciben el olor de una comida alta en calorías durante menos de 30 segundos, tienen deseos de comerla. Sin embargo, cuando se pasa de ese tiempo, los resultados son totalmente diferentes.

Biswas hizo una serie de experimentos para contrastar las preferencias de las personas. Hizo que los participantes olieran galletas vs. fresas, y pizza vs. manzanas. Tras el estudio, concluyó que las personas que olían las galletas o la pizza por menos de 30 segundos, quería comerlas. Pero si las olían por más de dos minutos, preferían comer las frutas. Biswas afirma que «el aroma ambiental puede ser una herramienta poderosa para resistir los antojos de alimentos indulgentes».

Estos resultados demuestran que el cerebro no distingue los estímulos en una modalidad sensorial, es decir, los olores, pueden compensar y satisfacer el deseo relacionado con el sentido del gusto. Lo cual significa que el cerebro responderá al estímulo que produce la comida chatarra, sin necesariamente ser ingerida. El cuerpo se sentirá satisfecho con el simple olor.

La aplicación práctica de este estudio puede ser la solución que muchos necesitan para evitar comer alimentos no saludables. Y de esta manera prevenir enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad, y otros males más que aquejan a la mayoría de gente.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Biswas, D., & Szocs, C. (2019). The Smell of Healthy Choices: Cross-Modal Sensory Compensation Effects of Ambient Scent on Food Purchases. Journal Of Marketing Research, 002224371882058. doi: 10.1177/0022243718820585

Inicuo contraste

Un programa periodístico de investigación en la televisión reporta que un alto funcionario del poder judicial ha gastado 125 mil dólares en el cumpleaños de su hija, un evento descomunal en algún lugar top de Buenos Aires. En seguida el periodista conductor aborda un tema dramáticamente opuesto: el aumento de niños y niñas que acuden a los merenderos (comedores infantiles). En algunos de ellos, en medio de la pobreza y del barro les comentan que últimamente padres y madres también vienen a comer.

Estos dos hechos han ocurrido en la misma ciudad – una metrópoli de 13 millones de habitantes – y son presentados mientras la audiencia cena frente al televisor después de haber disfrutado la tarde de domingo en un parque cercano y seguramente se prepara para ver luego una serie de Netflix. Sin filtro ni transición presenciamos la obscenidad del dinero gastado para una celebración social al mismo tiempo que el drama de miles de menores y que comen en el merendero la única comida del día como si de dos hechos completamente naturales se tratara. Quedará en la conciencia de los televidentes alguna vaga inquietud que se olvidará en las próximas horas merced a la vida que pasa y al Mundial que ocurre.

Hemos comentado aquí la poca esperanza que tenemos de que las cosas puedan mejorar de alguna manera. Qué pasa por la cabeza de alguien que puede tirar semejante cantidad de plata en un evento de discutible valor social en tanto que a algunos kilómetros de distancia hay hambre y pobreza de flagrante iniquidad. El personaje en cuestión es alguien que se supone debe trabajar por la preservación de la justicia y la equidad.

No hay asombro. No hay sentido de las proporciones. El pecado social en forma de codicia de unos pocos a costa del sufrimiento de muchos ya no deja a nadie perplejo. Todos vivimos en esta carrera de ratas y lo único que queremos es salvar el pellejo del desastre y pasarlo lo mejor posible. Unos en su religión, otros en sus negocios, otros en sus adicciones, otros en sus pasiones de diversa índole.

La clase política, los líderes religiosos, el poder económico, el desorden social, los medios de comunicación sin responsabilidad pública, todos nosotros., sin conciencia, sin coraje, sin solidaridad alguna. Encerrados en nuestros discursos para justificarnos y esperar que de pronto pase algo que arregle las cosas mágicamente o que nos hundamos todos en un cataclismo sin retorno.

Las tradiciones y la Navidad

Quiero hablar de tradiciones, porque hay cosas que cambian, pero las tradiciones rara vez. Es lo que acostumbramos a hacer para cada festejo. Nos gusta guardar las tradiciones porque es parte de lo que nos identifica.

En Venezuela para Navidad, se tiene la costumbre de hacer hallacas. Para quienes no las conocen, son una especie de tamales, envueltos en hoja de plátano. Van rellenos con tres tipos de carne y todos los condimentos y vegetales que le dan el sabor, aparte de las aceitunas y las alcaparras. Son deliciosas.

También comemos el pan de jamón. Es un pan enrollado con jamón, un poco de tocineta, uvas pasas, aceitunas, y algunos le ponen alcaparras también.

Se acostumbra un pernil de cerdo, bien preparado y la ensalada de gallina. En realidad desde hace mucho se hace solo con pollo esa ensalada. Es más rápido.

Me he dado cuenta que muchos quieren mantener las tradiciones y son bonitas, pero hay situaciones que le cambian a uno la vida. O decisiones que uno toma y lo cambian todo.

Yo solía hacer las famosas hallacas. El pan de jamón siempre lo compraba. La ensalada de gallina la hacía muy bien, pero al decidir hacerme cargo del cuidado de mi mami, tuve que hacer modificaciones. Ya no tengo tiempo para hacer hallacas, y hay quienes las hacen muy buenas y a buen precio. Valen la pena porque le evitan a uno tanto trabajo. Aparte, descubrí un lugar donde hacen la ensalada de gallina muy muy bien, así que allí la compro y el pan de jamón, de vez en cuando cambio de lugar. Por lo general si hago la parte de la proteína, que ya no es pernil, por ser un poco menos saludable. Hago pechuga de pavo o lomo de cerdo que tiene mucha menos grasa. Aquí en los Estados Unidos lo llaman “la otra carne blanca” al lomo de cerdo.

En Venezuela la situación ha cambiado asombrosamente y supongo que se ajustarán. La verdad lo importante de la Navidad no son los regalos ni las tradiciones, es el acompañarnos, estar en familia, compartir buenos ratos de conversación y regalarnos por encima de todo ese amor que Jesús nos mostró. Ese amor inigualable que sabemos que Él tiene por nosotros, aún sin merecerlo.

En fin, los seres humanos somos muy dados a “las formas”, las costumbres, las tradiciones. Pero te pido algo. Vamos a hacer algo diferente esta Navidad. Cuando vayamos a cenar, recordemos que es el cumpleaños de Jesús, recordémoslo y felicitémoslo e invitémoslo a cenar con nosotros…

“Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo”. Apocalipsis 3:20

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

4 mitos acerca de perder peso

Mito 1: Desayunar es esencial para perder peso.

Si bien es cierto que hay estudios que indican que desayunar es importante para perder libras, también es cierto que muchos de esos estudios los han fundamentado los fabricantes de cereales. En otros estudios en una universidad, de 200 personas que hicieron dieta por cuatro meses, no hubo una diferencia significativa en pérdida de peso entre quienes tomaban desayuno y quienes no lo hacían. Lo cierto es que pienso que si vas a dejar de desayunar si es importante que tengas a mano algo saludable por si te da hambre antes del almuerzo. Eso evitará que comas cualquier otra cosa que consigas a la mano y que no sea buena para ti.

Mito 2: Puedes comer cualquier tipo de comidas mientras cuentes las calorías.

Contrario a lo que muchos piensan, de que el cuerpo metaboliza todas las comidas de la misma manera, hay comidas que afectan cuántas calorías quemamos. Hay personas que con una dieta baja en carbohidratos queman más calorías por día que cuando tomaban el mismo número de calorías incluyendo mas alimentos con carbohidratos procesados. Es muy cierto que los carbohidratos, tortas, y galletas, y dulces en general hacen subir la glucosa y hacen que el páncreas produzca más insulina, lo que lleva al cuerpo a que sus células grasas almacenen calorías y no las usen como energía. Es preferible cambiar una galleta por un puñado pequeño de nueces, medio aguacate o un trocito de queso.

Mito 3: Comer de noche te hace aumentar de peso.

No necesariamente. Mientras no te pases de la cantidad de calorías que debes comer por día, el acostarte con el estómago lleno no te va a engordar. Pero si estás comiendo cosas de más antes de acostarte, como una bolsa de chips viendo televisión, es muy probable que si aumentes de peso. Si tomas la cena temprano y te acuestas tarde, es muy probable que te de hambre antes de irte a dormir. Entonces lo que puedes hacer es no comerte la merienda de la mañana o de la tarde y la dejas para antes de acostarte. Por ejemplo una manzana en trozos con mantequilla de maní o unos trocitos de apio o ruedas de pepino con crema de garbanzos.

Mito 4: Cuando quemas muchas calorías haciendo ejercicios puedes comer más.

Esto es cierto sólo hasta cierto punto. El ejercicio sí quema calorías, pero también hacer mucho ejercicio te puede dar tanta hambre que te puedes exceder. También sucede que las personas piensan que como han hecho ejercicio, pueden comer lo que quieran y comen cosas que no son saludables. La verdad es que el ejercicio es muy bueno para mantenernos ágiles y sentirnos bien, pero la mejor manera de perder peso, es comiendo menos comida de la que comemos normalmente. También es importante en los casos en los que hacen mucho ejercicio, el no confundir la sed con hambre. Cuando sientas hambre, primero toma un vaso de agua y espera quince o veinte minutos y luego ves si aún te sientes igual.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend