conocer Archives | Página 2 de 3 | CVCLAVOZ

All posts in “conocer”

Profundidad 1

Profundidad

Los océanos cubren el 71 % de la superficie terrestre, siendo el océano Pacífico el más grande. La profundidad promedio de los océanos es de 3,730 metros, según una página en internet.

Otro dato interesante es que a tal profundidad es difícil que se desarrolle vida; sin embargo, según investigaciones, existen peces con una visión reducida y ojos grandes que perciben únicamente destellos bioluminiscentes.

Si hay vida en el fondo del mar, entonces seguramente también podemos encontrar mayor bendición cuando profundizamos la relación con Dios, en su Palabra y en oración.

Quien escribió el Salmo 119, pues no se sabe con certeza el autor, llegó a tal intimidad con Dios que le pedía: “Haz bien a tu siervo; que viva, Y guarde tu palabra. Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley…. Dame entendimiento, y guardaré tu ley, Y la cumpliré de todo corazón.”  Salmos 119:17-18, 34 (RVR1960) Tengamos este mismo deseo para que poder entender, atesorar y cumplir las leyes del Señor.

Quiero alentarte a anhelar más de Dios y profundizar tu relación con Él, a construir el cimiento de tu fe en base a la palabra pura y verdadera. A todos, Dios nos dio la capacidad de aprender, no nos conformemos con sólo pasear a las orillas del mar y mojar nuestros pies, cuando podemos entrar por completo y descubrir el corazón de Dios, su sentir, sus propósitos y sus planes maravillosos.

¡Sumerjámonos a lo más profundo de la vida espiritual!

“¿Has visitado el misterioso abismo donde tiene sus fuentes el océano?” Job 38:16 DHH

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Mi mejor regalo de navidad 2

Mi mejor regalo de navidad

Desde muy pequeña soñé con una familia perfecta, donde después de un largo día de trabajo el papá llega a casa y la esposa y los hijos lo reciben con amor, al parecer todos son felices y, a pesar de no tener mucho, la alegría y la unidad abunda entre ellos. Si alguno de ustedes vio la serie “La familia Ingalls” podrá entender de lo que hablo.

Muchas veces no quise abrir mis ojos para dar por terminados mis sueños y vivir la realidad en la que me encontraba, porque a cambio de abrazos eran golpes y  en lugar de palabras suaves, gritos. Anhelé con todo mi corazón que esos días y noches de peleas terminaran pronto, pero no parecía tener fin; al contrario, creo que los conflictos iban en crecimiento hasta terminar en la rivalidad, lo que día tras día compungía mi corazón por los reclamos y palabras hirientes que mis padres se decían uno al otro.

Pero un día, cuando la situación parecía empeorar me acerqué a Dios, de quien había oído que era capaz de restaurar todo lo que parecía estar perdido, sentía tanto peso en mi corazón por lo que vivíamos  que estaba dispuesta a todo con tal de que las cosas mejoraran.  Con lágrimas en los ojos le pedí a Dios que restaurara mi familia y que si realmente Él existía transformara la vida de mi papá, quien no sólo había mostrado ira por conflictos pasados con mamá, sino porque estaba enviciado con el alcohol, lo cual le era difícil dejar.

Cuando mis fuerzas parecían terminar y creía que nada pasaría, Dios envió ángeles para hablarle a papá. Al parecer fue la primera vez que él prestó atención a lo que ellos decían, mi padre jamás tuvo interés de llevar una vida cristiana, en su mente estaba el disfrutar lo que se podía mientras uno estaba vivo, pero no creía que existía vida después de la muerte. Cuando vi su interés, creí que todo pasaría pero llegando una vez más al fin de semana, entendí que sólo había escuchado por gusto, porque nada cambió.

Mis días de oración por mi familia y en especial por mi padre se alargaron, fue el tiempo donde empecé a conocer a mi creador y donde pude adquirir más fuerza para seguir intercediendo por él. Pasaron meses, años y aún había esa pequeña esperanza que me impulsaba a seguir, a pesar de que hubo momentos de desánimo, Dios me ayudó a no desistir.

Al poco tiempo papá enfermó, estaba postrado en cama sin diagnóstico conocido. Tal vez él estaba asustado por lo que estaba viviendo, empezó a escuchar música cristiana y prédicas que estaban almacenadas en nuestro pequeño equipo. Me alegró el corazón saber que tenía  algo de interés por conocer a Dios.

Un domingo me armé de valor para decirle: “Pa, estoy yendo a la Iglesia, ¿quieres ir conmigo?”  Él respondió: “Sí”. Creo que sólo bastaba esa palabra para que él entregara su vida a Cristo, el Señor había estado trabajando en él de manera particular. La verdad no esperaba esa respuesta, pero puedo decir que ése día fue el mejor de toda mi vida. Al verlo entrar por los atrios de la Iglesia sentí tanta felicidad y gratitud; y  poco tiempo después mi mamá llegó a los pies de Cristo. Y por supuesto que las cosas cambiaron.

Se acercaban las fiestas de fin de año y puedo asegurar que fueron las mejores de todos los tiempos, si bien antes cada uno se iba a descansar después de un largo día de trabajo, ahora había una razón para agradecer a Dios por sus grandes maravillas en nuestras vidas. Ése fue mi mejor regalo de navidad.

Si por años haz estado luchando por tu familia sin ver resultado alguno, no pierdas la esperanza, Dios puede darte el mejor regalo en esta navidad, no todo está perdido, sus planes están por encima de los nuestros, ¡sigue batallando!

Aunque no existe la familia perfecta tenemos a un Dios perfecto, capaz de restaurar lo que parece estar perdido. Aprovecha estas fechas para compartir el amor de Dios, hay personas que necesitan de tan sólo una palabra para llegar a los pies de Cristo nuestro Salvador.

“Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo, todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en Él y Él en Dios”.1 Juan 4:14-15 (RVR).

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Él te conoce ¿Tú lo conoces? 3

Él te conoce ¿Tú lo conoces?

Un niño, se encontraba en la entrada de la mina, esperando pacientemente la salida de los mineros pues su padre trabajaba allí. Se le acercó un hombre mayor que lo estaba observando y le dijo: ¿Qué haces ahí? El niño respondió: estoy esperando a mi papá; el hombre le dijo: No podrás reconocerlo entre tantas personas que salen con el rostro cubierto de carbón y con un casco ¡será mejor que te regreses a tu casa!, a lo que  el niño respondió: ¡Pero mi padre me conoce!

Si bien el niño no podría reconocer a su papá, su padre sí lo conocía. De la misma manera que nuestros padres terrenales saben nuestros gustos, gestos, etc. Dios nos conoce a la perfección.

Salmos 139:2 dice: “Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto;  conoces mis pensamientos aun cuando me encuentro lejos” (NTV).

Como buen Padre Dios conoce a sus hijos, nada pasa desapercibido, sabe el dolor físico que sientes, conoce tus días de felicidad y tristeza y jamás te ha dejado sola(o).

Muchas veces los tiempos de tristeza y aflicción pueden hacerte pensar que Dios es indiferente a ti y a tu necesidad, pero Él sabe lo que requieres y en qué momento lo necesitas “(…) tu Padre sabe exactamente lo que necesitas, incluso antes de que se lo pidas” Mateo 6:8 (NTV) Dios ve y conoce todo de ti porque eres su principal tesoro e interés.

Quizás no has recibido lo que esperabas, o simplemente no tienes una respuesta a tu problema o necesidad y tienes motivos para estar molesto con Dios pero recuerda que Él te conoce, sabe lo que necesitas y por su amor y misericordia te dará lo que pides en su tiempo.

¡Qué difícil es no recibir lo que uno quiere! pero debemos tener la certeza que nuestro Padre siempre velará por nuestro bienestar físico, espiritual y material.

Los versículos mencionados nos muestran a un Padre atento a sus hijos que los conoce muy bien, pero ahora quiero preguntarte:

¿Conoces a Dios? ¿Conoces lo que Dios quiere para ti?

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Buen futuro 4

Buen futuro

¿Hay alguien que sabe todo de ti? Tus gustos, la manera que ves la vida, o qué emociones te invaden cuando pasas por alguna situación difícil o los pensamientos que tienes con respecto a tu futuro.

Alguien que conozca la más mínima cosa de ti, tal vez podrías nombrar a un familiar o un amigo, pero ninguno más que Dios tendrá conocimiento a detalle de toda tu vida y lo que será de ti en el día de mañana.

El rey David inicia el Salmo 139 con estas palabras: “Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.” versos 1-4 Declara a Dios como el único que tiene absoluta noción de su andar.

Tal vez ahora crees que nadie sabe ni entiende cómo estás ahora, posiblemente tienes temor al cómo será tu futuro por los problemas que estás pasando. Por eso quiero recordarte que más allá de conocerte, Dios también quiere ser quien te brinde la ayuda que necesitas, la fortaleza para vencer la prueba que estás pasando, la esperanza para seguir adelante y la provisión en este tiempo de escases.

Con la Omnisciencia de Dios tenemos la plena certeza de que saldremos victoriosos en medio de la aflicción o incertidumbre porque Él está preparando salidas y soluciones para tu bienestar. Por eso pídele que te guíe hacia su perfecta voluntad: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.” Salmos 139:23-24

¡Confía que en Dios tu vida está en buenas manos!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡El tiempo de Dios es perfecto! 5

¡El tiempo de Dios es perfecto!

“Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin.” Eclesiastés 3:11 (NVI).

Todo lo que Dios permite en tu vida, aun la tristeza tiene un propósito. En momentos cuando nos encontramos en situaciones muy tensas, hasta llegamos a pensar que Dios se ha olvidado de nosotros, pero en realidad, Él ha fijado el momento exacto para que tales acontecimientos ocurran con un propósito mayor al que nosotros podamos imaginar. Aunque no lo entiendas solo confía en Dios, porque Él te conoce mejor de lo que tú mismo te conoces.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Llega primero 6

Llega primero

A veces se pierden oportunidades grandiosas por descuido, podría ser: un empleo por llegar tarde a la entrevista, los mejores lugares en el cine porque  se adelantaron a nosotros,  perder el ingreso al partido de tu equipo favorito porque no comparaste las entradas con anticipación.

Es preciso comprender que así como nosotros anhelamos obtener oportunidades valiosas,  hay más gente que busca lo mismo y por lo tanto, perderemos muchísimo si nos descuidamos.

Este aspecto me recuerda a una historia:

Carla y Kathy eran amigas desde la infancia hasta que formaron sus hogares. Cuando Carla se enteró que Kathy se encontraba en serios conflictos, decidió presentarle a Jesús para que reciba consuelo y bendición, pero ella no quiso conocer a Dios.

Anteriormente Kathy había sido invitada a una secta, y por tanto, vivió una terrible experiencia: le hicieron bastantes prohibiciones y le pusieron reglas que no estaban en la Biblia,  le exigían más de lo ella tenía y cosas que el Señor jamás le hubiera pedido. Por esto fue que se decepcionó.

Carla conocía a su amiga desde la infancia, pero esperó demasiado tiempo para compartir la verdad y lamentablemente, alguien llegó primero.

Así nos lo ha mandado el Señor: Te he puesto por luz para las naciones,
a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra
.” Hechos 13:47 (NVI)

La vida de un cristiano no termina con conocer a Jesús y aceptarlo como su salvador, ese es sólo el principio. El Señor manda que seamos luz, con la finalidad de que muchos puedan salvarse, y es lamentable que las personas que conocemos y nos rodean hace mucho tiempo, aún no sepan que existe salvación.

Recuerda que alguien puede llegar antes que tú, el enemigo no duerme, él desea que las personas se pierdan, por lo tanto, hará todo lo posible para que reciban el mensaje equivocado.

No pierdas las oportunidades que el Señor te da para compartir su Palabra. Empieza a obedecer el mandato del Señor y presenta el mensaje de Jesús a las personas que te rodean.

¡No esperes demasiado tiempo!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Llegaste donde otros no lograron? 7

¿Llegaste donde otros no lograron?

Hace poco vi una película de animación titulada “Ballerine”,  se trata de una niña que anhelaba ser bailarina, por lo que  decide correr riesgos para cumplir su sueño.

A pesar de vivir en escases, logra ser elegida para participar en una obra reconocida que muchas niñas ricas habían deseado, alcanzando la plenitud de su sueño por la pasión que tenía, aquello que sólo puede encontrarse cuando existe amor.

“… a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.” Efesios 3:17-19

¿Quieres alcanzar la plenitud de Dios? ¿Deseas alcanzar lo que otros no lograron? Sería interesante analizar si tienes pasión por Él. Pablo menciona que para llegar a la plenitud de Dios es preciso que seamos capaces de comprender el amor de Cristo, la anchura, longitud, profundidad y altura, porque esta excede el conocimiento natural.

En proporción a nuestra comprensión del amor de Cristo, seremos llenos de toda la plenitud de Dios.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8

Mucha gente puede creer que Dios sólo los ama cuando se lo merecen y este es un problema porque esperan hacer méritos para acercarse al Señor, otros piensan que sí lo merecen por ser personas buenas y solidarias, y continúan su vida sin conocer el amor de Cristo, el amor verdadero

El Señor nos amó de tal manera que decidió salvarnos, aunque nadie lo merecía, aun cuando lo traicionamos, aunque no le creímos y lo herimos, costándole lo que tanto amaba, llegando hasta lo inimaginable por amor.

¿Amas a Dios? Moisés, Daniel, David, Elías y otros que son conocidos como grandes hombres del Señor en la Biblia, no fueron personas comunes, sino hombres que tenían pasión por Dios, tanto que arriesgaron su propia vida por cumplir con lo que el Señor les había ordenado.

Si consideras que no has alcanzado la plenitud de Dios, entonces no conoces realmente el amor de Cristo y te animo a asumir el reto de conocerlo; serás una persona diferente y cambiará tu vida, las lágrimas serán inevitables al saber que te amó primero y cuánto lo hizo que te rescato a pesar de todo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No lo niegues esta vez! 8

¡No lo niegues esta vez!

Cuenta la historia de un hombre llamado Pedro, uno de los discípulos de Jesús que se caracterizaba por ser impulsivo, emprendedor y un gran siervo para las tareas que el Señor le encomendaba, por ello siempre se lo veía al lado de Jesús.

Cuando Jesús y sus discípulos iban de camino al Monte de los Olivos, el Maestro dijo: Esta noche, todos ustedes me abandonarán…Pedro declaró: Aunque todos te abandonen, yo jamás te abandonaré. Jesús respondió: Te digo la verdad, Pedro: esta misma noche, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces. ¡No! —Insistió Pedro—Aunque tenga que morir contigo, ¡jamás te negaré! (Mateo 26:33-35)

Sólo habían pasado unas cuantas horas desde que Pedro le dijo a Jesús: “Aunque tenga que morir junto a Ti, no te negaré”, y ya lo había negado rotundamente; y al recordar que Jesús le había dicho que así pasaría lloró amargamente, expresando así su arrepentimiento.

Tal vez la presión del momento o el temor a tener el final que Jesús tuvo lo hizo actuar de esa forma, pero finalmente lo negó.

Cuando todo nos va bien somos capaces de hacer grandes cosas por Jesús, pero en el momento de la prueba retrocedemos y hasta negamos lo que anteriormente habíamos dicho con pasión.

Es verdad que Pedro negó a Jesús, su Salvador;  pero, ¿Y no lo negamos nosotros también? Tal vez no al decir que no lo conocemos, pero sí con nuestras actitudes, con la falta de respeto hacia nuestros padres, autoridades, hermanos.

Puede que estos días no hayan sido fáciles para ti y  por ello has olvidado a quién sigues, de quién dependes, a quién le prometiste tu vida y lo has negado con tus actitudes, tu forma de hablar y con tu vida misma. Pero déjame decirte que a pesar de todo ello: ¡Él aún está ahí, esperando que te des vuelta para recibirte con un abrazo de misericordia y amor!.

Después de la resurrección, Jesús  se presentó ante Pedro, quien se hallaba pescando (como la primera vez que lo llamó) junto a  otros discípulos,  y  cuando reconocieron al Maestro, Jesús le preguntó a quién lo había negado: “Pedro, ¿Me amas?” Imagino la cara que puso Pedro al oír estas palabras de Jesús, tal vez hasta se sintió avergonzado y arrepentido de lo que hizo; y  le respondió: “¡Señor, claro que te amo!” Pero Jesús le volvió a preguntar una y otra vez más. Entonces, Pedro comenzó a entender la profundidad de la pregunta del Maestro y, después de este encuentro, vemos un discípulo restaurado, hablando con denuedo de su Señor, proclamando las buenas nuevas.

Jesús quiere restaurar tu vida y perdonarte si alguna vez lo negaste. Él quiere concederte nuevas oportunidades y perfeccionarte día a día. Así que, a pesar de todas las falencias de tu carácter, debes perseverar porque Él sigue obrando en tu vida.

“Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.” Hebreos 12:3 (NVI)

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 cosas que hacen a una persona más atractiva 9

7 cosas que hacen a una persona más atractiva

Hay personas que pueden ser muy atractivas a nivel físico, y luego las tratas y te decepcionas de lo feas que te parecen al final…por eso aquí te damos estos tips y luego unos consejos a tener en cuenta cuando conozcas a alguien y quieras seguir una relación, sea de amistad o de noviazgo.

1- La seguridad en sí misma (o).

2- La prudencia al hablar.

3- La capacidad de sostener una conversación amena.

4- Tener dominio de diversos temas.

5- Cuidar de su aspecto personal.

6- Cultivar un espíritu de bondad y agradecimiento.

7- Tener claridad y compromiso en sus creencias.

Esas son cosas que nos hacen a todos más atractivos…pero ¿cómo podemos saber si realmente son personas de valor y con quienes nos gustaría tener una relación más seria?

  • La manera de saber cómo es realmente una persona apenas la conoces, es fijarte cómo trata a las personas con las que trabaja, a las personas que le sirven en un restaurant o en un café. Debe tratar a todos de manera amable y cortés.
  • Al conversar, te das cuenta si sabe de los temas que te gusta tocar, sean libros, películas, música, algún idioma, o de su especialidad. Allí descubres su nivel intelectual
  • Fíjate cómo tratan a las personas con las que viven. Sea su familia, su propia madre o padre o el compañero de alquiler o compañera de alquiler de su apartamento. Fíjate también cómo tratan o se refieren a los animales domésticos, qué le parecen los gatos o perros callejeros, qué opina acerca de los animales en extinción.
  • La puntualidad, habla de la importancia que le dan a la persona y al momento. Y también habla de la organización o desorden de una persona.
  • La honestidad es una de las cosas más difíciles de conseguir, sobre todo al comenzar una relación, ya que por naturaleza, tratamos de mostrar nuestras virtudes y esconder nuestras fallas.
  • Habla de valores. La ética en el trabajo, el respeto por los superiores y por sus parientes mayores. El respeto por las leyes. La honestidad en los negocios. Habla sobre la mentira.
  • Generalmente la manera como se comporte la persona con todos a su alrededor, es como se comportará contigo a medida que la relación va creciendo.
  • Y por último, vienen los temas más importantes como maternidad, paternidad, si son pro-vida o no. Si creen en el matrimonio (en caso de estar queriendo una relación de pareja). Sueños y aspiraciones.

Aquí en CVCLAVOZ nos agrada saber quiénes son los que nos siguen, y cuáles son sus opiniones.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

¡Cuidado! 10

¡Cuidado!

En una de las publicaciones de la revista Selecciones de Reader’s Digest, Clarence W. Hall,  cuenta una historia que le fue relatada por un amigo suyo:

“Vino a vivir en nuestro pueblo una mujer viuda, de gran belleza, madre de tres hijos; a las pocas semanas era la comidilla de todo el vecindario. Decían que era demasiado hermosa, que la visitaban hombres, que tenía muy poco de ama de casa, que sus hijos vagabundeaban por las calles y comían en casa de los vecinos, que pecaba de perezosa y se pasaba la mayor parte del tiempo tendida en un sofá entregada a la lectura.

Una mañana nuestra linda vecina se desmayó en la oficina de correos y no tardó en saberse la verdad. Padecía una incurable enfermedad que le impedía hacer las labores de la casa. Enviaba a los chiquillos a la calle cuando los medicamentos no bastaban para aliviar su dolor. “Quería –explicó- que me viesen siempre feliz y alegre”. Los hombres que la visitaban eran el antiguo médico de la familia, el abogado que  cuidaba de sus bienes y el hermano de su marido.

Los vecinos del pueblo se portaron muy bien con ella durante los restantes meses de su vida, pero los murmuradores nunca se perdonaron su ligereza”.

A todos nos ha pasado que en alguna oportunidad nos apresuramos a juzgar a alguien, por su apariencia, actitud, por lo poco que vemos o creemos conocer de esa persona, buscamos conocer su vida o detalles de ella que llenen nuestra curiosidad.

Cuántas vidas y familias han sido destruidas por los chismes, por gente que sin saber la situación real de la persona, tomaron lo poco que conocían de ella, agregaron suposiciones y esparcieron esa información falsa, lastimando a más de uno; y cuando quisieron remendar los daños ya era prácticamente imposible porque ese chisme había pasado de uno a otro desconociendo su alcance.

No asumamos el papel de jueces con los demás, si realmente te interesa la vida de esa persona, busca conocerla, pregúntale qué necesita o cómo podrías ayudar, pero no saques conclusiones basado en suposiciones.

Romanos 14:13 dice: “Así que dejemos de juzgarnos unos a otros. Por el contrario, propónganse vivir de tal manera que no causen tropiezo ni caída a otro creyente”. (NTV)

Cuida mucho lo que dices de los demás, recuerda que podrías causar un daño irreparable. Por algo es que Jesús hace la siguiente advertencia: “Les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho. Las palabras que digas te absolverán o te condenarán”. Mateo 12:36,37 (NTV)

Busquemos que nuestras palabras sean portadoras de ánimo y que edifiquen a los demás, marquemos la diferencia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo volver al primer amor? 11

¿Cómo volver al primer amor?

Se habla tanto acerca del amor, y entre las cosas que se dicen, afirman que el primer amor nunca se olvida.

También dicen que uno se enamora una sola vez. Que esa única vez es amor real.

Que lo importante es haber experimentado el amor. Saber lo que se siente, cómo se siente y se sufre. Si, porque cuando se ama de verdad y la relación termina, se sufre muchísimo.

Yo opino que es cierto que el primer amor nunca se olvida y que definitivamente es maravilloso experimentar el sentimiento del amor. Pero si creo que uno se enamora más de una vez. Todas las veces son diferentes y honestamente me hubiera gustado haberme enamorado una sola vez y para siempre, pero no se me dio así.

Mas, tengo que recordar que yo, escogí a los ocho años un amor espiritual que con sus altos y bajos, me duró y sigue vigente. Un amor sin igual. Y los altos y bajos fueron por mi causa, no por Él. Cuando fui a hacer mi primera comunión, porque me criaron desde bebé en la religión católica, recuerdo que mi deseo era casarme con Jesús, es decir, ser monja.

Hoy día, después de muchas experiencias, muchos cambios en mi vida e infinidad de veces buscarlo cuando estaba metida en problemas, puedo decir a toda voz que Él SIEMPRE estuvo ahí para mí. Que estoy más enamorada que nunca de Jesús, el amor más grande y fiel, el amor mas hermoso, generoso, maravilloso, el amor que realmente me llena.

Yo te invito a conocerlo, y si ya lo conoces y se ha enfriado tu relación, te animo a que regreses a tu primer amor. ¿Cómo regresas a Él? Dedicándole tiempo, estudiando Su palabra, alabándolo y dedicándole cada momento de tu vida. Disfruta de ese amor maravilloso que sentiste la primera vez que conociste el amor más grande que existe, el de Jesús.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Nuestro Pastor y mucho más! 12

¡Nuestro Pastor y mucho más!

“Alimentará su rebaño como un pastor; llevará en sus brazos los corderos  y los mantendrá cerca de su corazón.  Guiará con delicadeza a las ovejas con crías.” Isaías 40:11 NTV.

Los pastores cuentan con una habilidad muy especial que les hace reconocer a cada una de sus ovejas, aun cuando se mezclan con otro rebaño. Curiosamente, lo mismo sucede a la inversa, las ovejas reconocen fácilmente la voz de su pastor y lo siguen.

La oveja es un animal manso, emocionalmente complejo y muy inteligente, aunque muchas veces distraído y propenso a perder el rumbo. Permanecen en  grupos para protegerse de los depredadores y les encanta recibir toda clase de demostraciones de afecto, como las caricias.

La Biblia dice que Dios es nuestro Pastor, quien está siempre atento para venir en nuestro auxilio, proveyendo en lo que necesitamos, cuidándonos y aun saliendo a buscarnos cuando extraviamos el camino.

Pero también la Biblia, habla de la grandeza de Dios, en su condición de Señor:

El Salmo 95:3-5 dice: “Porque Jehová es Dios grande, Y Rey grande sobre todos los dioses. Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas. Suyo también el mar, pues él lo hizo Y sus manos formaron la tierra seca.” Que maravilloso es cuando podemos pensar en Dios como nuestro pastor, pero en realidad es  muchísimo más que eso,  la Biblia nos revela sus atributos y características (Creador de todo lo que conocemos, Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente, Justo, Santo, Salvador, Libertador, Redentor, etc.); en resumen, Él es TODO.

La combinación de Señor y Pastor, de poder y amor, es lo que hace a nuestro Dios “el admirable”. Pensar que Dios, con toda su gloria y poder, tiene un trato tan amoroso hacia nosotros, que somos como langostas delante de Él, es una muestra de su amor.

Conocer a Dios cada día no sólo transforma nuestras vidas, sino que provoca que lo adoremos con todo nuestro ser por quien realmente es.

“Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano.” Salmos 95: 6-7a.

En este día, aún en medio de tantas ocupaciones, te animo a que tomes un tiempo para adorar a Dios, no sólo por lo que te da, sino simplemente por quien es: Señor y Pastor. Recuerda que como buen pastor, siempre estará atento para venir en tu socorro y como Señor, Dios es soberano sobre cualquier circunstancia. Clama a Él y recibirás la fortaleza y protección que necesitas para tu vida.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend