Creación Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Creación”

Tu cuerpo puede hacer todo esto y tú no sabías

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Elegido por Él

“Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes. Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos, así el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre.” Juan 15:16 (NTV)

Cuando se trata de elegir algo para nuestras vidas, siempre escogemos cosas que sean útiles o de provecho, algo que nos sirva y ayude en el futuro. Por ejemplo, cuando se trata de alimentos, no buscamos frutas o víveres en mal estado porque no serían de beneficio para nuestro cuerpo. Tampoco adquirimos ropa sumamente vieja cuando se trata de vestir, por lo general buscamos algo bueno y en buen estado.

Jesús dijo: “Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes.” Esta afirmación quiere decir que para Dios siempre serás una personal especial, de gran valor e importante. Recuerda que fuiste diseñado por el mismo Señor, entretejido en el vientre de tu madre, creado a su imagen y semejanza.

Independientemente cuál sea tu estado o lo que digan los demás de ti, para Dios eres y siempre serás una persona importante y útil. Te eligió porque tienes capacidades y sabe que puedes lograr grandes cosas. “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2:10. (RVR1960)

La pregunta es: ¿Crees lo que el Señor dice de ti o dudas de Su Palabra?

La Biblia dice que el que duda es una persona que tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. (Santiago 1:6)

Confía en lo que Dios dice de ti y no dudes de su palabra. Él te eligió y no te desamparará. Te ayudará a vivir para Él y suplirá tus necesidades. Pero también debes escuchar y ser obediente a las instrucciones que el Señor te da.

“Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas.” Apocalipsis 4:11 (NVI)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cambiar la historia

Cada hombre es lo que hace con lo que hicieron de él

(Jean Paul Sartre)

Leí recientemente esta frase comentada en un matutino nacional. Creo que hoy Sartre habría tenido que buscar una palabra más correcta políticamente. Tal vez, “persona”.

Me interesan dos aspectos. El primero es que efectivamente somos el resultado de lo que nos enseñaron en la familia, en la escuela, en el trabajo, en la calle, en la iglesia. El otro es que ninguna historia, por más pesada que sea, es irreversible o inevitable. En algún momento es posible que podamos cambiarla.

La tendencia de la mayoría de las personas es seguir el modelo que les fue impuesto. Por comodidad, por no percibir otras opciones o porque el medio es opresivo. Va a ser preciso una experiencia dramática, una suerte de iluminación, alguien que nos muestre y nos abra un camino nuevo para lograr ese cambio. Debe ser un anhelo profundo, una disposición a enfrentar la crítica, el rechazo, el desapego. Algo menos que eso no inspiraría, creo, un acto supremo.

Siguiendo el razonamiento de Sartre, los mismos componentes que nos formaron pueden ser usados para hacer algo distinto. Hay que reexaminarlos, darles otra mirada, hacer una crítica profunda y honesta. Salirse de la baldosa y aprender a bailar en la oscuridad.

Por cierto es un proceso doloroso. Hay cosas que amamos. Hay cosas que nos resulta fácil hacer porque ya estamos acostumbrados y por lo mismo son sencillas de ejecutar. Lo otro requiere desdoblarse, desgajarse, desarraigarse. Quitar una a una las pieles que dieron forma a nuestro ser actual.

¿Por qué hacerlo? ¿Por qué no dejar que las cosas sean como son? Porque tenemos, como ninguna otra cosa en la creación, la opción de la libertad, la posibilidad de la autodeterminación.

La libertad no es gratuita. Siempre tiene un costo. Y es considerada peligrosa para la estabilidad de los sistemas humanos: políticos, económicos, religiosos, culturales. La persona libre puede escapar al control, a la manipulación, al arbitrio de una minoría dominante.

Quizá lo más peligroso de una persona libre es que puede inspirar a otros a seguirle el ejemplo. Por eso los dirigentes del sistema consideran absolutamente necesario neutralizarla a cualquier costo. Y en ello, como ya hemos afirmado aquí antes, las instituciones se han provisto de sutiles y efectivos medios de disuasión, algunos de los cuales no sería posible, ni conveniente, nombrar aquí.

¿Por ciencia o por experiencia?

¿Cuántos de nosotros no nos hemos sentido nerviosos al ir a una primera entrevista de trabajo? Hacemos todo lo posible por demostrar nuestra capacidad e impresionar con nuestras palabras e incluso vestimenta, ¿verdad?

Quizá esa fue la actitud de Nicodemo, un líder religioso de los fariseos, maestro de la ley, quien se acercó a Jesús diciendo:

“(…) —Rabí—le dijo—, todos sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos. Las señales milagrosas que haces son la prueba de que Dios está contigo.

Jesús le respondió:

—Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios.”

 Juan 3:2-3 (NTV)

Imagino el tamaño del signo de interrogación que había en la mente de Nicodemo, no podía entender las palabras de Jesús a pesar de ser un “maestro de la ley”. Él  pensó en la imposibilidad de volver a entrar en el vientre de su madre para nacer de nuevo. Pero Jesús le estaba diciendo: Eres un ser humano de carne y hueso porque naciste de seres humanos, pero si naces de Dios que es Espíritu, serás un ser espiritual y podrás entrar en el reino de Dios.

Al parecer Nicodemo seguía sin entender, pero Jesús lo confrontó y le dijo: Nicodemo, deberías saberlo porque eres un maestro.

¿Cuál sería tu actitud si alguien te dice: ¡… deberías saberlo! Eres cristiano, líder, pastor, maestro, etc.?

Es que no se trata de conocer a Jesús en teoría, sino que  es necesario experimentar su amor y perdón.

Después de una larga conversación, Nicodemo le da las gracias a Jesús, porque desde esa misma noche algo cambió en su vida. Era un hombre nuevo.

No importa el conocimiento que tengas de Dios o la cantidad de años que asistas a la iglesia, si no naciste de nuevo “en el Espíritu”, tu vida seguirá siendo la misma. Porque nacer de nuevo significa que ya no somos lo que éramos cuando estábamos viviendo en pecado, sino una nueva creación para dar gloria a Dios.

¿Qué refleja tu vida: a Cristo o tu vieja manera de vivir?

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17 (RVR1960)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amor en los pequeños detalles…

En los pequeños detalles podemos observar el amor. Por ejemplo, cuando las abuelitas se esmeran en tejer un abrigo para sus nietos, ellas no hacen cualquier tejido, sino que se esfuerzan para que sea bastante abrigado y hermoso.

Así mismo sucede cuando visito a mi madre, puedo percibir su amor en la forma que prepara su comida. A pesar que ella siempre cocina rico, es diferente cuando lo hace para sus hijos, tratando de añadir uno u otro detalle a sus comidas nos hace sentir muy especiales ¿Puedes comprender en dónde se encuentra el amor?

Con respecto a este tema estaba pensando en lo mucho que Dios nos amó al crearnos, nos hizo diferentes y puso diversidad de colores, aromas, formas, sabores, etc. en toda la creación, para que disfrutemos de ella ¡Qué maravilloso es el Señor!

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” 1Juan 4:10 (RVR 1960)

Desde un inicio el Señor nos demostró su amor con cada detalle de su creación.  Él nos amó primero y a pesar de que le fallamos envió a su hijo como un sacrificio para salvarnos ¿Aún crees que no eres valioso?

Existe una flor que se llama “Dama de la noche” es una hermosa creación que desprende su aroma solamente cuando se pone el sol ¿Cuántas maravillas aún podemos disfrutar de la creación?

Tú también  experimentas este tipo de amor al esforzarte para hacer algo por alguien que amas, tu atención está en los más pequeños detalles; en cambio, si se tratara de un extraño no sería lo mismo, porque para la persona que amas buscarás la excelencia.

¿Todavía dudas del amor de Dios? En esta oportunidad solamente te animo a admirar la hermosa creación del Señor y a darle gracias por su maravilloso amor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Conoces a tu enemigo?

A veces creemos o imaginamos que satanás es una criatura horrible, con cuernos, cola, un tridente, una cara desfigurada y demás.  Sin embargo, si vemos lo que dice la Biblia acerca de él es muy diferente a lo que pensamos. “Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura… Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios… Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado…” Ezequiel 28: 12-19.

De hecho, satanás es un ser peligroso y poderoso, alejó sus ojos de su Creador y comenzó a corromperse. Se volvió orgulloso y codicioso. Anhelaba sentarse en el lugar de Dios y en vez de rechazar ese deseo y arrepentirse, dejó que creciera a tal punto que desafió a Su creador. La Biblia dice que satanás logró convencer a otros ángeles y ponerlos en contra de Dios, entonces  se desató una gran batalla en el cielo,  de donde fueron arrojados a la tierra. (Apocalipsis 12:7-9)

La finalidad de satanás es destruir la creación de Dios y poner contra el Creador a todos los seres humanos, engañándolos y haciéndoles creer que Dios no existe. Por eso la Biblia lo llama “el padre de la mentira” (Juan 8:44).

No olvides que el único propósito de satanás es acabar con la creación de Dios, en especial contigo que has aceptado a Jesús como tu Señor y Salvador. Quiere destruir tu fidelidad a Dios y así evitar que seas salvo. “El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; pero yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10:10 (DHH)

Buscará un punto débil para atacarte y convencerte que Dios no es real. Usará todos los medios posibles para alejarte de Dios y llevarte a un estado de comodidad. No dejes que te engañe, analiza por un momento tu vida y toma conciencia de todo lo que estás haciendo. Pregúntate: ¿Es correcto todo lo que hago delante de Dios? ¿Le agrada a Jesús que viva de esta manera? ¿Busco con frecuencia estar en comunión con Él? ¿Realmente me esfuerzo por serle obediente?

Si notas que estás lejos de Dios y envuelto en algún pecado. Hoy tienes la oportunidad de acercarte al Señor, reconocer tus faltas y ser sincero con Él. Dios es amor y rico en misericordia, no tengas miedo de acércate.

“Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto, dice el Señor. Aunque sus pecados sean como la escarlata, yo los haré tan blancos como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los haré tan blancos como la lana.” Isaías 1:18. (NTV)

Y por favor, no apartes la Biblia de tu vida, estudia constantemente ese libro de instrucción, medita en él de día y de noche y obedece todo lo que allí está escrito. Sólo así te asegurarás de que satanás no te engañe.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Conoces las maravillas de Dios?

Una de las cosas que me fascina hacer en la vida es viajar, porque cada vez que visito un nuevo lugar puedo observar las maravillas del Señor.

Recuerdo la historia de una amiga que estaba delicada de salud pero tenía muchos deseos de conocer el mar; por esta razón, antes de morir pidió el apoyo de sus padres y doctores para salir del país. Su madre cuenta que cuando vio el mar y el hermoso paisaje que brindaba la playa, ella dijo: “Mira lo que hizo Dios, que maravilloso es Él”.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría.” Salmos 19:1 (RVR 1960)

Al observar la naturaleza podemos darnos cuenta de lo maravilloso que es Dios, los mares, ríos, cascadas, animales de diferentes tipos y color, el hermoso plumaje  de las aves y  la piel de los reptiles; incluso el organismo humano, cada parte de nuestro cuerpo tiene un propósito. Todo esto nos muestra una excelente obra que no pudo ser  producto de una explosión.

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular…” Job 38:4-6 (RVR 1960)

En este pasaje encontrarás muchas preguntas más que el Señor hace a Job sobre la creación, por lo que este hombre se da cuenta de lo poco que conocía a Dios y también es una reflexión para nosotros, te invito a leer todo el capítulo 38 de Job.

En esta oportunidad quiero animarte a meditar sobre la grandeza del Señor, te animo a visitar un lugar donde se manifieste su naturaleza, el mar, áreas verdes, flores, paisajes o simplemente el amanecer; mira en su creación, lo grande y majestuoso que es Él, y comienza a alabarlo.

¡Dale gracias por la obra de sus manos!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Nacimiento o sufrimiento?

En la sala de partos de un hospital, se puede escuchar los gritos de dolor cuando una mujer está dando a luz. Pero es interesante saber que la  mayoría de las madres minimizan ese sufrimiento cuando tienen en brazos al ser que tanto esperaban ¡Se convierte en un deseo hecho realidad!

Así mismo, existe otro tipo de nacimiento que a pesar del dolor, causa bastante gozo, la palabra de Dios dice:

Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Juan 1:12 (RVR 1960)

Cuando alguien aún no conoce a Cristo, es una “criatura” es decir, parte de la creación del Señor, sin embargo, se convierte en hijo de Dios al decidir creer y aceptar a Jesús en su corazón, entonces, no solamente es obra de sus manos, sino un heredero.

 “Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.” Lucas 15:7 (RVR 1960)

En el cielo hay fiesta cuando un pecador se arrepiente ¿Quieres agradar a Dios? ¡Entonces es hora de evangelizar! El fruto de un cristiano es “otro cristiano” por supuesto que no es fácil, en un nacimiento el sufrimiento es inevitable, por lo que a veces sufrirás humillación, invertirás tiempo en doblar tus rodillas por esa persona, tendrás que esforzarte, pero cosecharás otro seguidor de Cristo.

El Señor nos ha dado el mandato de “dar frutos” El árbol que no da frutos merece ser cortado (Mateo 7:19), así mismo, no sirve un cristiano que no se reproduce. Los grandes hombres del Dios fueron personas que obedecieron ¿estás haciendo su voluntad? Es tiempo de salir y presentar a los que te rodean a Cristo.

Por otro lado, si aún no conoces a Jesús, te animo a ser más de lo que eres ahora, el Señor tiene una misión para ti, no solamente quiere que seas parte de su creación, sino que recibas la gran bendición que es ser hijo de Dios.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Arte de pájaros

Cuando éramos chicos nos llevaban de vacaciones al campo del tío José y la tía Carolina. Podría llenar páginas con las impresiones que, desde los cinco años, tengo de esos días inolvidables. A algunas horas del día se escuchaba el sonido característico de unos pájaros que sobrevolaban los maizales y el tranque. No sé por qué razón con mi hermano mayor los llamábamos los pepes. Los primos nos decían, Esos son tréguiles.
Esta mañana me desperté pensando en los pepes y acudí al conocimiento omnisciente de internet. En realidad tréguil es el nombre mapuche de los queltehues (vanellus chilensis) y se dice que sus gritos al volar anuncian la lluvia.
He notado que están regresando las bandurrias … Escucho sus gritos tan particulares, deben haber migrado para alimentarse de peces durante el invierno, me escribe una amiga desde el sur de Chile. La bandurria (theristicus caudatus) es un ibis grande y pesado de varios colores; vive en bosques, pantanos, sabanas, lagos y bosques abiertos.
Mi padre, que de joven había vivido con los tíos que menciono al principio, detestaba a los gorriones (passer domesticus). Solía decir que eran unos pájaros dañinos para el campo. Nunca pude comprobar su dicho.
El tío Carlos compró una vez dos parejas de catitas australianas (meopsittacus undulatus). Les hizo una gran jaula y nos enseñó a alimentarlas con alpiste, a limpiar el piso de la jaula y a observarlas. Nos parecían unos pequeños loros de colores vivos y brillantes.
Mi mamá hablaba de los tuetués. Decía que eran unos pájaros relacionados con unas artes mágicas oscuras en los campos del sur de Chile. En realidad, no existen pero la mitología dice que es el alma de alguna bruja que sale de su cuerpo para volar por la oscuridad de la noche.
Entonces están los vencejos (apus apus) que llenan la tarde del verano en la ciudad donde vivo. Vuelan en bandadas enormes que se mueven como si fuera una sola ave; cambian de dirección velozmente y a la tarde se juntan en unos árboles inmensos en la plaza principal. Se parecen mucho a las golondrinas. Una tarde iba caminando por ahí y empecé a oír un ruido semejante a una inmensa cascada de agua. Eran los vencejos que se preparaban para pernoctar.
Y así, podríamos pasar horas hablando de los pájaros que han acompañado y acompañan nuestros días hermosos o tristes.
Diversa y bella creación del Señor… menos los tuetués, por cierto.

Él es tu creador

“Entonces Dios miró todo lo que había hecho, ¡y vio que era muy bueno!” Génesis 1:31. (NTV)

Hay millones de personas que viven en este mundo, pero ninguno igual a ti. Dios te creó único, con un don espectacular y un propósito especial. El problema es que a veces, no tienes conocimientos de eso y crees que no eres capaz de lograr algo.

Dios dijo: “Hagamos a los seres humanos a nuestra imagen, para que sean como nosotros. Ellos reinarán sobre los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos, todos los animales salvajes de la tierra y los animales pequeños que corren por el suelo. Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó.” Génesis 1: 26-27 (NTV)

Tú no eres cualquier creación, eres un ser único creado a imagen y semejanza de Dios. “Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara.” Salmos 139:16 (NTV) Por lo tanto, no hagas caso a opiniones de los demás. Valora tu vida y todo el potencial que Dios te ha dado. Tú no naciste para ser cola, sino cabeza. No estás en este mundo para vivir derrotado, sino para que camines de victoria en victoria.

No mires tus errores ni le des importancia a las acusaciones de tu mente, el perdón y el amor de Dios no dependen de nuestro comportamiento. Dios nos escogió, no por nuestras virtudes ni méritos, pues “…siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5:8.

Sigue adelante y no hagas caso a ninguna voz que no sea de Dios. “…el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). El Dios que te creó te llevará el resto del camino porque tiene un compromiso inquebrantable contigo. “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Josué 1:9.

“Yo soy Dios, tu creador; yo te formé desde antes que nacieras, y vengo en tu ayuda…” Isaías 44:2 (TLA)

Oremos:

Padre que estás en los cielos, gracias por crearme, sé que cumplirás tus propósitos en mí, terminarás la buena obra que has iniciado en mi vida y será glorificado tu nombre. Eres fiel a tu palabra y confió en lo que harás en mí. Gracias por tu amor y misericordia.  Te amo Señor. Amén

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 mitos que crees que están en la Biblia

Los mitos están basados en hechos reales; sin embargo, esto distorsiona la verdad y confunde a las personas. La Biblia, por ser el libro más vendido y conocido en el mundo, tiene historias que se han popularizado, y muchas veces, distorsionado con el paso del tiempo. Éstos son algunos mitos que nacieron a partir de las narraciones bíblicas:

1. La manzana que comieron Adán y Eva:

Todos sabemos que el primer pecado cometido en la Tierra fue la desobediencia de Adán y Eva. Pese a que la narración de lo acontecido se encuentra en los primeros capítulos del libro de Génesis, muchos creen que el fruto que Adán y Eva comieron fue una manzana.

Ésta creencia se hizo popular debido la similitud de las palabras “maldad” y “manzana” en la traducción en Latín de la Biblia (Vulgata). “Maldad” en latín es «malum», mientras que manzana es «mālum»«mālī». Sin embargo, en el hebreo original, la palabra es מִ]פְּרִ֥י] (peri) y significa “fruta”. En Génesis 2:16 se menciona al árbol de la ciencia del bien y del mal”, y más adelante, en Génesis 3:6, dice: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” En cada referencia que se hace al árbol de la ciencia del bien y el mal, nunca se especifica qué clase de fruto tenía; por lo tanto, es erróneo pensar que Adán y Eva pecaron porque desobedecieron a Dios al comer una manzana.

2. La ballena que tragó a Jonás:

Muchos creen que Jonás fue tragado por una ballena, y esta suposición se ha reforzado gracias a las miles de imágenes que lo grafican de esa manera. Sin embargo, en Jonás 1:17 no menciona a una ballena, sino a un “gran pez”. Incluso Jesús, en el Nuevo Testamento, cuando se refirió a la historia, dijo: “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:40). Un artículo publicado en el Institute for Creation Research afirma que es muy probable que el animal que aparece en la historia de Jonás se haya extinguido hace miles de años. En los tiempos antiguos existían criaturas que no se parecen a ningún animal de la actualidad; no obstante, aún hay registros históricos de su existencia. Los estudiosos creen que la supuesta ballena que tragó a Jonás fue en realidad una enorme serpiente marina con cabeza de perro.

Hoy en día se sabe que la ballena azul es el animal marino más grande del mundo, y tal vez ése sea el motivo por el que sirve para ilustrar el tamaño del pez que tragó a Jonás. Por otra parte, debemos recordar que los investigadores no conocen los secretos y misterios del océano en su totalidad, pues, incluso actualmente hay partes inexploradas de los mares. Por lo tanto, cabe la posibilidad de que exista un animal incluso más grande que la ballena azul, pero del cual aún no se tiene registro.

3. Todos los ángeles tienen alas:

Hay diferentes tipos de ángeles descritos en la Biblia; no obstante, no todos ellos tienen alas. En Hebreos 1:14 (TLA) dice que “los ángeles son solamente espíritus”, mejor dicho, sus cuerpos no tienen forma física como la de los humanos. Sin embargo, en otros pasajes podemos encontrar la referencia a dos tipos de ángeles que sí tienen alas: querubines (Éxodo 25:20) y serafines (Ezequiel 10:5). Aunque la información sobre los ángeles no es abundante, lo que sí sabemos es que son seres que fueron creados especialmente para alabar, adorar, servir a Dios, entre otras funciones más.

4. Satanás tiene cuernos, patas de cabra y cola:

Antes de rebelarse contra Dios, Satanás fue un querubín. Según las descripciones de Isaías 14:12-15 y Ezequiel 28:12–19, era un ser hermoso y con gran poder. No hay referencia en la Biblia que señale que su apariencia cambió después que Dios lo expulsó del cielo. En muchas representaciones que se hace de Satanás, se le ve con el cuerpo de color rojo, con cuernos, alas de murciélago, patas de cabra, cola y sosteniendo un tridente, sin embargo, ése no es su verdadero aspecto. Esta imagen es el producto de años de creatividad de artistas, pintores y escritores, quienes utilizaron su imaginación para simbolizar la maldad. No obstante, en 2 Corintios 11:14 se nos advierte que “Satanás se disfraza como ángel de luz”; por lo tanto, no debemos creer que las representaciones gráficas de Satanás son su verdadera forma.

5. Los siete pecados capitales:

La lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia son calificados como los “siete pecados capitales”; y si bien todos ellos son transgresiones a la ley de Dios, esta lista no es una clasificación que aparezca literalmente en la Biblia. Ésta fue creada por el papa Gregorio Magno a finales del siglo VI para separar a los pecados en categorías según el grado en el cual iban en contra del amor. En Proverbios 6:16-19 se menciona que Dios aborrece “los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.” Los pecados mencionados en este versículo no son una categorización oficial ordenada según el grado de ofensa. Según Romanos 6:23, todos los pecados merecen condenación eterna; sin embargo, todos podemos ser perdonados cuando aceptamos el regalo de salvación de Dios.

6. Los tres reyes magos:

La creencia popular dice que fueron “tres reyes magos” los que visitaron a Jesús. No obstante, en Mateo 2 dice que fueron unos magos, sin especificar si eran reyes o la cantidad exacta de personas. En otras traducciones de la Biblia se encuentra la palabra “sabios” en lugar de “magos”. Las personas que visitaron a Jesús cuando nació procedían de oriente y llevaron consigo tres regalos (oro, incienso y mirra), de allí nace el mito de que eran solo tres.

En el siglo VI, aparecieron por primera vez los supuestos nombres de los tres magos en el mosaico de San Apollinaire Nuovo (Rávena). Diez años después, se adaptó la representación para que cada uno tuviera una raza y edad diferente. De esa manera, Melchor representó a los europeos, Gaspar a los asiáticos y Baltasar a los africanos; las cuales eran las únicas razas conocidas hasta el momento. No obstante, la Biblia no señala si fueron tres o más magos, ni sus edades o razas.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Se rompió algo en tu vida?

Se cuenta que una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto su carro comenzó a detenerse hasta quedar estático.

El hombre bajó, revisó el auto, trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto, pues hacía muchos años que lo conducía. Sin embargo, después de mucho tiempo se dio cuenta de que no hallaba la falla del motor.

En ese momento apareció otro automóvil, del cual bajó un señor a ofrecerle ayuda. El dueño del primer carro le dijo: “Mira, este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú, sin ser el dueño, puedas o sepas hacer algo”.

El otro hombre insistió con una sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo: “Está bien, haz el intento, pero no creo que puedas, pues este es mi auto”.

El segundo hombre se puso manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.

El dueño del carro quedó atónito y preguntó: “¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI auto?”

El segundo hombre contestó: “Verás, mi nombre es Felix Wankel. Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto”.

Muchas veces, al igual que el primer hombre, queremos solucionarlo todo por nuestra cuenta, creemos que porque es nuestra familia, nuestra casa, nuestra deuda, nuestro trabajo, nuestros hijos, nuestros corazones, etc. nosotros podremos reparar y solucionar todos los problemas que se presenten y olvidamos que es Dios quien nos creó, que fue Él  quien nos dio las bendiciones que tenemos y creemos que nosotros podemos hacer un mejor trabajo que Él.

Pero lo cierto es que por más que luchemos y nos esforcemos en solucionar un problema, nadie lo hará mejor que Dios, porque Él nos conoce mejor de lo que nosotros mismos podremos conocernos un día, nos ama infinitamente y sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros.

Permite que Dios pueda sanar tu corazón, restaurar tu familia, hacerte soñar de nuevo, entrégale la vida de tus hijos, tu matrimonio y permítele que repare todo lo que está dañado.

Recuerda que la misericordia de Dios es para siempre y que Él cumplirá su propósito en nuestras vidas y ¿cómo no lo haría si somos creación especial suya, hechos a Su Imagen y Semejanza?

“Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos”. Salmos 138:8 (RVR1960)

¿Se rompió algo? Nadie mejor que Dios, tu creador,  para ordenar tus caminos, sanar tu corazón herido, restaurar tu familia, cumplir tus sueños y darte aún mejores. Nunca olvides que Él lo sabe todo de ti, conoce cada detalle y tiene grandes planes para tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend