Crecimiento Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Crecimiento”

Siendo un pilar… 1

Siendo un pilar…

Una estructura firme y grandiosa se debe a fuertes pilares que la sostienen, de lo contrario sería una construcción inestable e insegura; así mismo sucede en las familias o comunidades donde somos participes, se necesita columnas que soporten el peso y lleven adelante la obra.

Por ejemplo, todos los domingos un grupo de señoritas iba a un hogar de ancianos para apoyar en sus necesidades o simplemente a conversar con ellos. Todos estaban admirados por la labor de estas jóvenes, pero en determinado momento una de ellas se fue a vivir a otro país, entonces no pasó mucho tiempo para que este grupo se desvaneciera; esto porque aquella muchacha que se retiró era quien se preocupaba por cumplir esta misión, llamando y animando a sus amigas.

“Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió.” Hebreos 10:23 (LBLA)

¿Eres alguien firme? Así como una joven levantó un grupo de señoritas para apoyar a los ancianitos, así también se necesitan personas estables y comprometidas con su trabajo en organizaciones, comunidades o cualquier lugar donde queremos ver crecimiento.

En la Biblia el Señor nos pide que seamos firmes, sin dudar de quién es Él y lo que debemos hacer. Dios nos pide que seamos pilares, es decir, que los que nos rodean confíen en que estamos comprometidos con nuestra la labor, y que los demás puedan ser motivados a realizar obras de bien, apoyar a los que necesitan o incluso, que levantemos  nuestro propio hogar de las ruinas.

También puedes ser un pilar en tu congregación, es decir aquel que motiva a los demás para orar, leer la Biblia, ayunar o dar crecimiento en el servicio que realizas ¿Quién eres? Te darás cuenta que eres este pilar cuando seas necesario, cuando tu ausencia implicaría un golpe fuerte en la estructura.

¡Anímate a ser necesario para otros y para la obra de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Verdadero o falso 2

Verdadero o falso

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano” Proverbios 18:24 (RVR 1960).

La amistad es una de las relaciones interpersonales que produce un sentimiento de pertenencia, es por ello que debemos cultivar amistades sanas, para que la influencia del otro produzca crecimiento y bienestar personal. Uno puede identificar a sus verdaderos amigos a la luz de la Palabra de Dios, la cual nos  dice: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca los suyo, no se irrita, no guarda rencor;” 1 Corintios 13:4-5 (RVR 1960). De esta manera uno puede saber si realmente tienes amigos verdaderos, como también reflexionar si últimamente uno está manifestando estas actitudes con sus amistades.

Por Neyda Cruz

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Más responsabilidades? 3

¿Más responsabilidades?

Si un empleado quiere un ascenso debe demostrar que es capaz para el puesto, mostrar compromiso con el trabajo, sino difícilmente será tomado en cuenta. Lo mismo sucede si deseamos alcanzar el éxito, tenemos que asumir mayor responsabilidad en las metas que nos hemos propuesto, de lo contrario abandonaremos el reto a medio camino, pondremos el mínimo esfuerzo o tendremos otras actitudes que no favorecerán en nuestro crecimiento.

En este aspecto, es natural que tu jefe, familia e incluso tú mismo, exijan que seas una persona comprometida, porque todos quieren verte crecer y observar tus frutos, así mismo sucede con Dios.

Por esta razón ser cristiano es una responsabilidad, es seguir los pasos de Jesús y me gustaría darte algunos ejemplos:

Pues si uno es rico y ve que su hermano necesita ayuda, pero no se la da, ¿cómo puede tener amor de Dios en su corazón?” 1 Juan 3:17 (DHH)

El cristiano tiene el amor de Dios en su corazón, por tanto, si se encuentra en la posibilidad de ayudar a una persona necesitada, debe hacerlo.

Porque testigo suyo serás a todos los hombres de lo que has visto y oído.” Hechos 22:15 (LBLA)

Somos testigos de Cristo, quién puso su vida en nuestro lugar, para pagar el precio por nuestros pecados, por lo cual ahora recibimos salvación y además diferentes bendiciones. Por tanto, tenemos el deber de anunciar a todos los hombres lo que hemos visto y oído.
No permitas que nadie menosprecie tu juventud; antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza.” 1 Timoteo 4:12

El Señor pide que sus hijos sean ejemplo, en palabras, conducta, en el amor que mostramos, la fe y la pureza; es decir, que las personas que nos rodean nos observen y sigan el modelo de un hijo de Dios.

Existen aún muchos deberes que alguien que sigue a Jesús debe realizar, como: servir al prójimo, orar, estudiar su palabra y otros. Llevar el título de cristiano es un gran compromiso, por tanto, si no estás dispuesto a obedecer a Dios y seguir sus pasos, no te hagas llamar creyente. ¿Serás frío o caliente? Recuerda que los tibios no son parte de la obra del Señor.

¿De qué lado estás?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿La Sabiduría de Salomón? 4

¿La Sabiduría de Salomón?

No es que quiera cuestionar al reconocido sabio, pero siempre me he preguntado ¿cómo puede ser que Salomón siendo tan sabio, necesitara casarse con tantas mujeres? Siendo tan sabio, permitió que su debilidad lo dominara.

Creo que siempre he cuestionado la sabiduría, porque en definitiva el único verdaderamente sabio es Dios y ya. He conocido muchas personas que han estudiado mucho; algunos, carreras difíciles y tal vez incluso han adquirido el conocimiento de más de cinco idiomas. Sin embargo, hay temas para los que no tienen sabiduría, o no han aprendido a apreciar a las personas por sus talentos, así no sean graduados universitarios. Todos podemos traer algo de sabiduría, podemos adquirir conocimientos y por experiencias crecer en sabiduría, pero somos humanos, somos pecadores, somos imperfectos. El estudio, el conocimiento no te hace mejor persona.

El tener sabiduría y discernimiento entre lo que está bien y lo que está mal, haber recibido a Jesús en nuestros corazones y tener la intención de servir solo a Dios tampoco es garantía de que vamos a obedecer totalmente los mandamientos de Dios. Esa es la meta, y eso sería lo ideal, que fuera así como automático, pero no, no viene como una garantía.

Cuando me pregunto esto de Salomón, voy a Deuteronomio, que son las “demandas del Señor”, y en el capítulo 17, versículo 17 dice: “El rey no tomará para si muchas mujeres, no sea que se extravíe su corazón, ni tampoco acumulará enormes cantidades de oro y plata”.

Eso demuestra que Salomón sí quebrantó las leyes de Dios al tomar muchas mujeres, (como mil entre esposas y concubinas), y ocurrió como decía la Escritura, su corazón se desvió. Él no siguió el consejo de su padre David acerca de guardar los mandamientos y deseos de Dios entre los cuales estaba ese de no tener muchas mujeres. Varias de esas mujeres lo llevaron a servir a otros dioses.

Sea cual sea nuestra situación, el obedecer a Dios debe estar por encima de nuestros deseos personales. No hay que razonar los mandamientos de Dios y no debemos justificar un comportamiento que sabemos o dudamos que esté en línea con los propósitos de Dios para nuestra vida.

En Juan 3:6 leemos que “Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu” y que no debemos sorprendernos, nos dijo Jesús, de que por tanto, debemos nacer de nuevo.

Mucho más importante que el número de neuronas o el coeficiente intelectual que tengamos, recordemos negarnos a nosotros mismos y seguir a Jesús cada día.

Nuestro comportamiento habla más de nosotros que todo lo que podamos estudiar y decir.

Criminal 5

Criminal

En una clase que recibí de crecimiento espiritual, el educador mostró una carta con la consigna de que hiciéramos con ella todo lo que desearíamos hacer a nuestro enemigo. El sobre fue pasando uno por uno y cada cual hacía algo desagradable como arrugarlo y hasta pisotearlo. Finalmente llegó a manos del instructor quien abrió la carta y reveló que dentro estaba escrito el nombre de Jesús.

Es primordial comprender que siempre que dañemos a nuestro hermano lastimaremos  también a Jesús. La Palabra de Dios dice:

“Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.” Mateo 5: 21-22 (RVR 1960)

¿Alguna vez has asesinado? La Biblia dice que aquel que se enoja o insulta a su hermano recibirá el mismo juicio que un homicida. Por tanto, si crees que eres libre de esta acusación, es fundamental que examines si estás enojado con alguien.

La realidad es que todos en algún momento de nuestras vidas hemos ofendido o nos hemos enfadado con alguien, porque es más fácil enojarse y herir al otro que solucionar el conflicto, entonces ¿qué haremos para estar aprobados por Dios?.

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.” Mateo 5:23-24

La Palabra del Señor es clara con respecto a lo que debemos hacer: “anda, reconcíliate primero con tu hermano” Si estás en conflicto con alguien porque quizá te han lastimado con insultos u otras actitudes, aunque consideres que el otro tiene la mayor parte de la culpa, es preciso “Reconciliarte”, pedir perdón y enterrar el pasado, de lo contrario tu relación con Dios será la que estará en problemas.

Recuerda: al dañar a tu enemigo puedes lastimar a Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 cosas que debes saber a tus 30 6

6 cosas que debes saber a tus 30

Para muchos, los treinta son una edad crucial en la vida de cualquier ser humano. Es una etapa de crecimiento y madurez, donde se deja la flor de la juventud atrás y se comienza a vivir una nueva etapa de juventud-adultez. Es por ello que se espera que cuando uno llega a esta edad, se tenga una mejor perspectiva de las cosas que lo rodean. Éstos son algunos aspectos que se deben saber en esta edad:

1. Despedir a las malas influencias:

En ocasiones, conservamos amistades por los motivos incorrectos. Sin importar cuánto tiempo uno conozca a alguien, si ésta es una mala influencia, lo mejor es poner un límite y alejarse de esa relación. Esto no significa que debemos adoptar una actitud irrespetuosa o de odio; sino mantener una relación cordial pero sin dejarse llevar por los malos consejos, actitudes o pensamientos de la otra persona.

2. Disfrutar tu trabajo:

El trabajo es una necesidad que nos provee los medios para sobrevivir, pero también debe ser una actividad que se disfruta. Si para este tiempo te has dado cuenta que no estás conforme ni te sientes a gusto con tu empleo actual, lo mejor es que consideres otras opciones. Si no tomas la decisión ahora, es probable que te quedes atrapado en una ocupación que podría causarte pesadumbre, frustración, estrés y desánimo.

3. Reflexionar sobre tu pasado:

Mira lo lejos que has llegado, o lo mucho que te falta por superar. Reflexiona sobre tu pasado, pero no para que se convierta una cadena que te ate, sino para que aprendas de las lecciones que te dejó; de manera que puedas aplicarlas en el presente y futuro.

4. Tener tus prioridades establecidas:

Esta ya no es una edad para hacer las cosas sin pensar. Cada decisión debe ser tomada con cautela y teniendo siempre presente las consecuencias que traerán en el futuro. Además, se debe evaluar cuáles son las cosas que hasta ahora han ocupado el primer lugar en nuestras vidas, y darnos cuenta en qué hemos perdido más el tiempo.

5.  No pensar solo en ti:

Los quehaceres y la rutina pueden hacer que nos ocupemos de nosotros y sólo de nosotros; sin embargo, es importante separar un tiempo para los demás. Debemos cuidar las relaciones con las personas que nos rodean y construir vínculos estrechos que valgan la pena. Después de todo, no sirve de nada acumular dinero y posesiones si no se tiene con quién compartirlo.

6. Ser responsable con tus finanzas:

Todos sabemos que el dinero se gasta más rápido de lo que se obtiene. Por este motivo, es primordial tener un balance de los ingresos y egresos que se hace a cada cierto período de tiempo. Esto permite que uno se dé cuenta en qué está gastando de más, o en qué se necesita invertir mayores recursos.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El beneficio de las heladas 7

El beneficio de las heladas

Un joven invirtió todo lo que tenía en un huerto de melocotoneros, el cual floreció precioso en la primavera siguiente; pero luego vino una helada y los árboles quedaron completamente desnudos.

El muchacho había asistido a una iglesia con toda regularidad, pero pasaron tres domingos sin que estuviera presente en el servicio. Así que su pastor fue a visitarlo, y durante la conversación hizo notar el hecho de sus ausencias.

        – No pienso asistir más a la iglesia – fue la respuesta- ¿Cómo puedo adorar a Dios cuando ha dejado que todos los melocotoneros del huerto se quedaran sin flor?

El ministro hizo un gesto inevitable de pena al oír esto, pero luego le dijo con cariño:

          – Dios te ama más a ti que a los melocotones. Él sabe que aunque los melocotoneros van mejor sin heladas, es imposible que un hombre crezca en bondad sin sufrir contrariedades que pongan a prueba su fe.

A ninguno de nosotros nos gusta pasar por pruebas, nadie espera ansioso que vengan las dificultades; por el contrario, cuando éstas llegan entramos en crisis y solemos desesperarnos buscando una salida.

Sin embargo, es en tiempos de prueba cuando  Dios puede trabajar mejor en nuestras vidas. Al principio podemos pelear, enojarnos, reclamar, etc.  pero llega un momento inevitable,  en el que estamos tan cansados, tan agotados, que solamente nos queda rendirnos a Dios y entregarle nuestras dificultades. Cuando hemos dado ese paso y permitimos que Dios tome el control, es que podemos avanzar.

Muchas veces tenemos la impresión de que Dios no nos escucha, que no responde nuestras oraciones, pero en ocasiones nos hace esperar un poco para que aprendamos a buscarlo a Él sobre cualquier dificultad. Dios no quiere que sólo acudamos en su búsqueda cuando hay problemas o que lo veamos como si sólo estuviera para salvarnos de los apuros, sino que quiere tener una relación cercana con cada uno de nosotros, que lo conozcamos por lo que Él es, no sólo por lo que puede darnos.

“Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada”. Santiago 1: 2-4 (NTV)

Cuando estés enfrentado pruebas, cuando una helada llegue a tu vida,  mantente sereno y agradécele a Dios porque sin duda ahí es cuando más crecerás y cada vez estarás más cerca de ser lo que Él planeó para tu vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lo que aprendí de la fiebre

El cuerpo humano es una maquina extraordinaria con múltiples funciones que le permiten acomodarse a varios tipos de cambios alimenticios, climatológicos y hasta ambientales. Puede ser preparada para enfrentar grandes retos físicos y mentales, pero también puede ser destruida si es sometida a un constante maltrato.

El periodo de la niñez y la pubertad es crucial, ya que en este tiempo se llevan adelante los cambios necesarios rumbo a una madurez física. La distribución hormonal permite todos esos cambios, aunque también afecta los estados de ánimo, por lo que cualquiera necesita apoyo para comprender todo lo que está pasando. Aunque en ocasiones, ocurren cosas que parecieran no tiene explicación.

Concretamente se ha visto más de una vez en la que tras un episodio de fiebre, la estatura de un niño puede aumentar ligeramente. Por años se ha tratado de encontrar una respuesta adecuada y tras muchos estudios, la respuesta que tiene más credibilidad sostiene que los sistemas inmunitario y  endócrino, al reaccionar ante una infección glandular, pueden temporalmente aumentar la producción de la hormona del crecimiento.

En otras palabras: los niños pueden tener reacciones colaterales a las fiebres ya que su organismo, al defender el cuerpo de alguna fiebre común, puede provocar que crezca en una proporción mucho más acelerada a la normal. En consecuencia: Un niño (no todos), pueden guardar cama por tener fiebre y al recupera la salud, toda su ropa le quede grande porque ha crecido durante ese periodo de cuarentena. Una más de las grandes funciones que tiene nuestro cuerpo.

Quizás lo que pasa físicamente durante la fiebre, es tan solo un reflejo de los que ocurre en el ambiente espiritual cuando enfrentamos un problema o un desafío. No podemos negar que más allá de los resultados de enfrentar cualquier experiencia adversa, todos sufrimos un cambio mientras dure ese proceso.

En ocasiones la adversidad es el yunque contra el cual somos golpeados constantemente para convertirnos de un pedazo de hierro sin forma, a una espada que puede ser usada para ganar batallas.

Piensa un momento. La fiebre hace que un niño no pueda salir a jugar, pero cuando sana, se da cuenta que ha crecido más que el resto de sus amigos. Esa puede ser una metáfora de vida: Quizás te miras a ti mismo como una persona que por ahora pasa adversidades y se tiene que privar de algunas cosas que otros, parece que obtienen sin ningún esfuerzo. Pero no estás mirando el cuadro completo. No te desanimes, sigue adelante tomado de la mano de Dios, guardando sus promesas y procurando fidelidad. Muy pronto verás que superes esas adversidades y sin darte cuenta, creciste más que el resto.

Todo es parte de un plan y si te equivocaste, nunca es tarde para que Dios renueve tu vida.

1 Pedro 1:6-7 “Por esta razón están ustedes llenos de alegría, aun cuando sea necesario que durante un poco de tiempo pasen por muchas pruebas. Porque la fe de ustedes es como el oro: su calidad debe ser probada por medio del fuego. La fe que resiste la prueba vale mucho más que el oro, el cual se puede destruir. De manera que la fe de ustedes, al ser así probada, merecerá aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo aparezca.” Versión Dios Habla Hoy

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Como un bebé 8

Como un bebé

Cuando un niño va creciendo debe ir alimentándose de acuerdo a lo que su cuerpo le exige, cuando cumple aproximadamente los 6 meses debe comenzar a variar su alimentación con papilla, por ejemplo. El bebé no puede seguir solamente  tomando la leche materna, pues ésta solamente le ayuda los primeros meses y ya después debe también recibir otras vitaminas y proteínas que le ayudarán en su crecimiento.

Al igual que esta realidad, Dios hace una comparación acerca de nuestra vida espiritual y  nuestro crecimiento como hijos de Dios.

Tal vez algunos siguen tomando leche durante muchos años pues, por miedo o conformismo, no se animan avanzar y crecer.  Se puede observar cómo varias personas que llevan años en la vida cristiana siguen en el mismo punto de partida, no ha existido avance ni frutos a lo largo del tiempo que están conociendo de Dios.

¿Eres uno de ellos? Es una buena oportunidad de preguntarnos si seguimos con el mismo grado y estatura con la que conocimos a Dios hace tiempo. Estamos esperando que todos nos sigan diciendo que hacer, no tomamos responsabilidades, retos e incluso no atendemos al llamado que Dios está haciendo. Nuestra fe es tan frágil por falta de alimento sólido que seguimos esperando que alguien ore y haga nuestro trabajo, cuando nosotros ya deberíamos estar aptos para enfrentar toda prueba y ser quienes enseñen a otros a crecer espiritualmente.

“Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.” Hebreos 5:11-14 (RV-1960)

Hoy te animo a que anheles ese alimento sólido, busca crecer más, no te quedes estático, no permitas que el conformismo o el temor te dejen abajo.

Busca crecer y llegar a la estatura que Dios busca de ti. Es hora de madurar.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

"Un verdadero cambio en nosotros es el mejor ejemplo de iglesia" - Ruben Giménez en Expolit 2014 9

“Un verdadero cambio en nosotros es el mejor ejemplo de iglesia” – Ruben Giménez en Expolit 2014

Un padre muy agradecido, un pastor comprometido y un visionario apasionado. Así podemos describir al pastor Ruben Giménez, que durante su entrevista con Rafael Ángel Pérez, nos cuenta de su pasión por generar un cambio que llegue hasta la ética de vida de cada persona que sigue y sirve a Jesús.

Durante muchos años su trabajo ha acercado a muchas personas a un estilo de vida que refleje el amor de Dios, y que logre un impacto generación a generación. De esta forma nos presenta su más reciente libro “S.O.S iglesia”.

 

Disfruta de la entrevista y la galería fotográfica aquí.


Created with flickr slideshow.

Send this to a friend