cristianismo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “cristianismo”

¿Muerto en vida? 1

¿Muerto en vida?

En Apocalipsis 3: 2-3 el Señor habla a la iglesia de Sardis: “Yo sé todo lo que haces y que tienes la fama de estar vivo, pero estás muerto. ¡Despierta! Fortalece lo poco que te queda, porque hasta lo que queda está a punto de morir. Veo que tus acciones no cumplen con los requisitos de mi Dios. Vuelve a lo que escuchaste y creíste al principio, y retenlo con firmeza. Arrepiéntete y regresa a mí. Si no despiertas, vendré a ti de repente, cuando menos lo esperes, como lo hace un ladrón.” (NTV)


Sardis, era la capital de Libia, bien protegida, además el centro de comercio de las alfombras. A la iglesia de Sardis, la describe como una muerta en vida. Si bien estas palabras eran para esta iglesia, las podemos aplicar como una llamada de atención personal, porque así como ella podemos estar muertos por dentro, aparentando tener una vida cristiana pero sin frutos, sin evidencias de un nuevo nacimiento, con una vida improductiva.


Es un peligro descuidar la relación con Dios, porque consideremos que una pared no se derrumba de la noche a la mañana sino que lentamente se va desmoronando, y si no hacemos nada para evitarlo lastimosamente seremos desechados.


Muchas veces olvidamos de dónde venimos y quién nos rescató, nos desviamos tras los afanes y placeres de la vida y nuestra condición espiritual decae en gran manera, por ello la importancia de nuestra conexión diaria con el Señor, porque además de recibir fortaleza reavivará el compromiso que tenemos con Él.


El Señor, así como advierte, también da la solución: ¡Despierta! Nos dice, fortalece lo que te queda, ya que las cenizas pueden volver a encender el fuego del Espíritu Santo en nuestro corazón, ¡arrepiéntete y regresa a mí!


Si por alguna razón dejaste de lado a Dios, pues hoy es un buen día para volver y afirmarte, Él te ama con amor eterno y por ello te llama a que vivas plenamente en su presencia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia sobre hacer ejercicio? 2

¿Qué dice la Biblia sobre hacer ejercicio?

No hay un mandamiento en la Biblia que diga textualmente: ≪os ejercitaréis a diario≫. Y quizá por esa razón muchos creen que no es necesario hacer actividad física. Sin embargo, hay otros versículos en la Biblia que nos dan una idea con respecto a este tema.

Una parte en 1 Timoteo 4:7-8 (RVR1960) dice: ≪ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso≫. Algunos pueden creer que este pasaje es una justificación para no hacer ejercicio ya que la misma Biblia indica que tiene pocos beneficios. No obstante, cuando leemos el contexto podemos entender que Pablo se refería a que de nada vale el ejercicio físico si descuidamos nuestra salud espiritual. En otra versión, el versículo 8 y 9 dicen:

≪Es verdad que el ejercicio físico ayuda a que todo el cuerpo esté sano, pero es mucho mejor esforzarse por confiar cada vez más en Dios, porque nos hace bien aquí en la tierra y también nos servirá cuando vivamos en el cielo. Esto es una verdad que podemos creer, y debemos creer.≫

1 Timoteo 4:8-9 (TLA)

Esos textos no restan importancia al ejercicio, sino que puntualizan el aspecto espiritual. Lo cual significa que debemos prestar atención a la salud física y también a la espiritual.

Asimismo 1 Corintios 10:31 (RVC) dice: ≪si ustedes comen o beben, o hacen alguna otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios≫. Este pasaje concuerda con 1 Corintios 6:19 (TLA), en donde dice: ≪el cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado. Ustedes no son sus propios dueños≫. Ambos pasajes nos dan a entender que el mantenimiento de nuestro cuerpo es nuestra responsabilidad; no porque sea nuestro cuerpo, sino porque es propiedad de Dios. Si comemos, nos ejercitamos o cualquier otra cosa que hagamos a favor de nuestra salud debe ser para darle la gloria a Dios.

Si descuidamos nuestra salud física estamos descuidando el tempo del Espíritu Santo (que es nuestro cuerpo) y por lo tanto, estamos deshonrando a Dios. Debemos ejercitarnos porque es una manera con la cual estamos cuidando nuestro cuerpo; la Biblia no nos dice literalmente que debemos de hacer ejercicio, pero sí nos insta a hacer todo lo que sea posible para honrar a Dios también en la parte física.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué Dios quiere que obedezcamos? 3

¿Por qué Dios quiere que obedezcamos?

Para algunos, seguir a Jesús significa obedecer un sinnúmero de reglas y estar prohibido de hacer una lista de cosas. No entienden por qué tenemos que vivir bajo leyes y mandamientos si, se supone, Dios nos da libre albedrío. Esto puede parecer esclavizante para muchos y es por esa razón que rechazan a Jesús. Sin embargo, los límites existen por una razón y eso se puede entender cuando lo comparamos con los deportes.

El orden en los deportes

Cuando empecé a practicar un deporte, lo primero que hice fue aprender los movimientos básicos y continué entrenando. Sabía qué cómo debía moverme y cuál era la postura ideal de mi cuerpo para cada jugada. Me concentré tanto en eso que luego me di cuenta que en todo ese tiempo había estado pasando por alto el límite del campo. Cada línea pintada sobre el suelo estaba allí por un propósito, pero yo lo había ignorado por completo. El resultado es que cada vez que participaba un partido, perdía porque mis jugadas salían fuera del campo. Esto es frustrante porque mi contrincante gana puntos gracias a mis errores.

En la vida sucede algo parecido. Queremos libertad para hacer lo que se nos plazca y tenemos cierto desdén por las reglas. Pero cuando nos damos cuenta de que estamos perdiendo algo valioso o cuando enfrentamos las consecuencias de nuestras malas decisiones, recién apreciamos los límites.

Dios no estableció leyes y mandamientos porque quiere ser un tirano. Él las puso porque quiere protegernos y desea lo mejor para nosotros. Sin reglas hay caos. Él sabe esto y por eso nos pide obediencia: para que estemos seguros bajo la protección de sus mandamientos.

¿Imaginas cómo sería la vida si no existieran las normas de tránsito? Habrían incluso más muertes todos los días. Las normas existen para salvarnos la vida y mantener el orden en la ciudad. De la misma manera, Dios quiere cuidar nuestra integridad física y espiritual; por eso puso normas y mandamientos.

Si empezamos a ver la situación desde esta perspectiva, obedecer a Dios no es tan complicado como parece.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Un cristiano puede celebrar su cumpleaños? 4

¿Un cristiano puede celebrar su cumpleaños?

El primer cumpleaños mencionado en la Biblia resultó en la muerte de una persona (Génesis 40). Curiosamente, la otra celebración citada tuvo los mismos resultados (Mateo 14; Marcos 6:14-29). Además, Job maldijo el día de su nacimiento (Job 3). Para algunos creyentes, estos hechos son claras señales de que a Dios le desagradan los festejos de los cumpleaños. Sin embargo, no hay ningún versículo bíblico que establezca eso específicamente.

Lamentablemente, la Biblia no puntualiza si a Dios le complacen o desagradan las celebraciones por los cumpleaños. De hecho, tampoco menciona las fechas de nacimiento de ningún personaje bíblico. Pero algo que sí advierte la Biblia es el tipo de fiesta que se realiza.

En diversos pasajes encontramos que, como cristianos, no debemos tener la misma conducta que aquellos que no creen en Dios. Esto incluye el comportamiento desenfrenado que se ve en las fiestas (1 Pedro 4:3; Gálatas 5:19). Por otra parte, la Biblia nos insta a fijarnos en las cosas celestiales y no dejar que nuestro cuerpo y mente se llenen de cosas que puedan alejarnos de Dios (Efesios 5:18). Esto quiere decir que importa el tipo de fiesta que se hace.

Cuando celebramos un cumpleaños y lo vemos como un motivo más para agradecer a Dios, entonces el enfoque de la fiesta cambia. 1 Corintios 10:31 dice que cada acción nuestra debe ser para la gloria de Dios, entonces podemos festejar los cumpleaños teniendo en cuenta que Dios también está presente en la reunión. Además, nuestro comportamiento debe reflejar el cambio que Jesús hizo en nuestros corazones, pues incluso en los cumpleaños debemos ser luz para el mundo (Mateo 5:16).

La Biblia no prohíbe explícitamente las celebraciones de cumpleaños. Podemos festejar esa fecha especial, pero teniendo siempre presente que somos nuevas personas y debemos comportarnos como tales.

En 1 Pedro 4:4-5 (NTV) se nos advierte que este cambio les parecerá raro a los demás:

≪No es de extrañarse que sus amigos de la vieja vida se sorprendan de que ustedes ya no participan en las cosas destructivas y descontroladas que ellos hacen. Por eso los calumnian, pero recuerden que ellos tendrán que enfrentarse con Dios, quien está listo para juzgar a todos, tanto a vivos como a muertos≫.

Sin embargo, también nos dice que quien juzgará a la humanidad es Dios. No estamos en posición de criticar las prácticas del resto y tampoco podemos imitarlos. Hasta en las pequeñas acciones diarias debemos demostrar a Dios y así el resto podrá ver cómo es la vida con Cristo.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Estamos fallando al mostrar el amor de Dios? 5

¿Estamos fallando al mostrar el amor de Dios?

Como cristianos estamos llamados a compartir las buenas nuevas de salvación con todas las personas. Una manera de hacerlo es demostrando el amor de Dios a través de nuestras acciones. Vivimos en una época en donde hay violencia y se ha disfrazado el placer por el amor. Por esta razón es importante que mostremos el verdadero amor que proviene de nuestro Creador. Sin embargo, muchas veces fallamos en el intento.

Tiempo atrás leí una entrevista que le hicieron a un cantante acerca de su depresión. Él dijo que llegó un punto en donde estaba tan sumergido en las drogas que ya no le importaba si vivía o moría. Fue internado en rehabilitación dos veces, pero sintió que no recibió ayuda. En ese tiempo, alguien le dijo que debía rendir su voluntad a Dios y pedirle que lo auxiliara. Él no creía en Dios y le fue difícil aceptar lo que le decían. Lo único que necesitaba era sentir amor y apoyo de alguien, pero lo que recibió fue una respuesta un tanto frívola. Una vez que, por su cuenta, superó la adicción y tomó control de su depresión, llegó a tener una alta aversión hacia el cristianismo y hacia Dios debido a la experiencia que había tenido.

El caso de este cantante no es aislado. Miles de personas acuden a las iglesias o a los creyentes esperando recibir amor. En cambio, lo que obtienen parece sacado de un manual de respuestas: ≪Pídele a Dios que te ayude≫, ≪tienes que arrepentirte y entregarle tu corazón≫, etc. Si bien cada una de estas frases es cierta, al decirlas en este contexto estamos perdiendo una valiosa oportunidad.

Muchas veces las personas necesitan ver primero ese amor de Dios a través de nosotros. Ellos no quieren ser sermoneados, sino ver la aplicación práctica de nuestra fe. La mayoría de casos no requiere mucho: abrazarlos o escucharlos con atención es suficiente para que se den cuenta de que sí importan. Esto hace que con el tiempo estén más dispuestos a escuchar sobre Jesús y la salvación.

Sin embargo, si primero ignoramos su necesidad inmediata y los agobiamos con discursos, es posible que en el futuro no quieran saber nada de Jesús. Si fallamos al demostrar el amor de Cristo en el tiempo indicado, podría ser nuestra culpa que muchos sean reticentes al evangelio.

Jesús es la solución. Eso es innegable. Pero debemos pedirle al Espíritu Santo que nos dé sabiduría para saber comunicar efectivamente el mensaje de Cristo. Si no lo hacemos, en lugar de lograr que las personas se acerquen a Dios, estaremos contribuyendo a que se alejen cada vez más.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Quién es Jesús para ti? 6

¿Quién es Jesús para ti?

Estuve de voluntaria como traductora para un grupo de coreano-americanos que vinieron a mi país a hacer obra social y evangelizar. El doctor con quien me tocó trabajar no sólo se preocupaba en tratar los males físicos de las personas, sino que también les hablaba de Jesús. Preguntaba a los pacientes si sabían quién era Jesús y quién era Él para ellos. Las respuestas fueron variadas, pero de todas ellas, una quedó grabada en mi memoria: la de una niña de once años.

Cuando el doctor le preguntó: ≪¿Quién es Jesús para ti?≫, sin vacilar, ella respondió:

–Jesús es mi papá. Mis padres se divorciaron. Mi papá se fue con otra. Me quedé con mi abuelito y mi mamá, pero él murió de cáncer el año pasado, así que ahora mi único papá es Jesús.

Por un momento, no supe qué decir o cómo reaccionar. Nunca antes había escuchado a una niña hablar con tanta firmeza y convicción sobre algo tan doloroso. A medida que contó más detalles, nos dimos cuenta de lo difícil que era su vida. Pero pese al ambiente tóxico y violento en el que vive, la niña no dudó al afirmar quién es Jesús para ella.

Esto me hizo pensar en cuántos podemos afirmar con certeza quién es Jesús para nosotros. Quizá podemos repetir lo que escuchamos en la iglesia o decir algo por compromiso y que en realidad no sentimos. Sin embargo, a muchos de nosotros nos falta la seguridad de responder con honestidad sobre el rol que cumple Jesús en nuestras vidas.

Es fácil decir que Él es nuestro Salvador, cuando en realidad despreciamos su sacrifico en la cruz y seguimos pecando. Es sencillo afirmar que es el Hijo de Dios, cuando en verdad ni siquiera conocemos a Dios. También es fácil decir que Él es nuestro Señor, cuando en realidad lo vemos más como un esclavo que está obligado a conceder nuestros deseos.

La niña que respondió que para ella, Jesús era su padre, demuestra que muchas veces nos toca perder algo para darnos cuenta de que Jesús es todo lo que tenemos. Y que si Él es el único a quien tenemos, entonces lo tenemos todo.

Si te preguntaran: ≪¿Quién es Jesús para ti?≫, ¿qué responderías?



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo estar seguro de que soy un verdadero cristiano? 7

¿Cómo estar seguro de que soy un verdadero cristiano?

Muchas personas creen que ir a la iglesia todos los domingos es tener una relación seria con Dios. Otros piensan que seguir a Jesús significa seguir reglas y ser perfecto; pero en realidad es estar dispuesto a ser cambiado por Dios y demostrar el amor de Cristo hacia otros.

En este episodio, Alex Campos cuenta cómo podemos estar seguros de que somos verdaderos cristianos y que amamos a Jesús de corazón.

Mira el vídeo completo, aquí:

Controlando la lengua 8

Controlando la lengua

Dios nos muestra cuáles son los errores o problemas más comunes que un ser humano puede enfrentar, y esto no lo hace para acusarnos, sino para que podamos revisarnos y buscar una solución. Respecto a nuestra forma de hablar, existen varios versículos que sirven de guía para que podamos tener control sobre un área muy importante de nuestro diario vivir: la lengua.

«Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.»

Santiago 3:8 (RVR 1960)

Una de las consecuencias de no tener nuestros labios sometidos a la voluntad del Espíritu Santo es que nos ata involuntariamente con las cosas que decimos. Y claro que, todo lazo nos impide avanzar en cualquier área de nuestra vida, especialmente en las relaciones con los demás.  

«Te has enlazado con las palabras de tu boca, y has quedado preso en los dichos de tus labios.»

Proverbios 6:2 (RVR 1960)

Ante este problema del ser humano, Dios nos indica cual es la solución: reconocer nuestra área de error y someterla a Él. Esto sólo se logra en oración y una oración específica al respecto.

«Pon guarda a mi boca, oh Jehová; guarda la puerta de mis labios.»

Salmo 141:3 (RVR 1960)

En cualquier situación que enfrentemos, Dios nos regala una promesa. En Sofonías 3:9, el Señor promete: «En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento» (RVR 1960).

Dios quiere que tengamos labios puros para que le sirvamos. Ahora bien, si tenemos problemas serios respecto a nuestra forma de hablar, ya sea por ira o palabras groseras, incluso por el ambiente donde nos criamos, ¿cómo purificar nuestros labios? La única manera es perseverar en oración para que Él nos ayude a través de someterle nuestro temperamento para que Su Espíritu lo controle. Creo y sé que es posible, porque Dios lo hizo en mí.



Controlando la lengua 9

Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZ. Produce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Ir a la iglesia afecta tu matrimonio? 10

¿Ir a la iglesia afecta tu matrimonio?

Son varios los factores que influyen en la felicidad y estabilidad de un hogar. A lo largo de los años se han hecho estudios para determinar todos los elementos que ayudan a prevenir un divorcio y de qué manera se puede aplicar en la vida cotidiana. Uno de ellos es el impacto de la fe o creencias religiosas. Para resolver esta pregunta, una investigación descubrió cuál es la relación entre la asistencia a la iglesia y el matrimonio.

El lado negativo

Un estudio realizado por Institute for Family Studies y Wheatley Institution encontró que aquellas parejas que van a la iglesia irregularmente no tienen una mejor calidad de matrimonio que cualquier otra pareja secular que nunca asiste a la iglesia. Es más, incluso en algunos puntos son más propensos a ser infieles.

Asimismo, los investigadores no encontraron diferencias significativas de violencia doméstica entre las parejas altamente religiosas y las menos religiosas. La conclusión es que la violencia doméstica existe en su mayoría de parte de los varones hacia las mujeres; y que puede variar desde gritos, amenazas, comportamiento controlador, golpes, etc.

El lado positivo

Por otra parte, aquellas parejas que se toman su fe en serio tienen muchas más probabilidades de florecer en sus matrimonios. Además, las parejas altamente religiosas disfrutan de mejor satisfacción sexual, en comparación con las parejas menos religiosas, que tienen diversas creencias y las seculares. Esto se ve reflejado en la respuesta de parte de las mujeres en relaciones altamente religiosas: ellas reportan 50 % más de probabilidades de estar muy satisfechas en la intimidad sexual que sus contrapartes seculares y menos religiosas.

Además, las parejas de novios que tienen una fe profunda son más propensos a comprometerse en matrimonio y tener hijos. Esto significa que toman más en serio su rol como padres y cónyuges.


El informe sugiere que ≪las familias asociadas con las comunidades religiosas refuerzan los lazos que unen; Sin embargo, el desafío al que se enfrentan esas comunidades es aprovechar estas fortalezas para abordar a las familias con dificultades, incluidos aproximadamente uno de cada cinco de sus seguidores que experimentan la violencia de pareja≫.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Institute for Family Studies. (2019). The Ties That Bind: Is Faith a Global Force for Good or Ill in the Family? Recuperado el 13 de junio de 2019, de https://ifstudies.org/ifs-admin/resources/reports/worldfamilymap-2019-051819final.pdf
Brillamos por Su causa 11

Brillamos por Su causa

“Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 8:12

Cuando escuchamos decir que somos luz en medio de las tinieblas, entendemos que los que estamos en Cristo tenemos que ser la diferencia en un mundo que normaliza las cosas que están mal. Cuando una luz se proyecta pone en evidencia su efecto alumbrando en la oscuridad. Lo mismo sucederá si nosotros ponemos a Dios en el lugar más alto y permitimos que con nuestras vidas los demás puedan ver Su luz.


“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. “ Isaías 9:2


¡Tú puedes ser una de esas luces que brillan! ¡Tu vida puede ser un faro en medio de la oscuridad para la gloria de Dios!

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La mayoría de cristianos no lee su Biblia 12

La mayoría de cristianos no lee su Biblia

Un estudio de LifeWay Research demostró que si bien los americanos tienen, en general, una percepción positiva hacia la Biblia, el 90 % de ellos nunca la ha leído por completo. Esta cifra nos da una idea general de lo que está sucediendo en muchos países de habla hispana y en las comunidades cristianas. La realidad es que hoy en día pocos cristianos leen sus Biblias y esta práctica se le conoce como ≪analfabetismo bíblico≫.

Un analfabeto bíblico es alguien que conoce a rasgos generales el contenido de la Biblia, pero que no la ha leído por su propia cuenta. Es alguien que lee unos cuantos versículos bíblicos de vez en cuando, comparte pasajes de la Biblia en sus redes sociales o simplemente abre su Biblia cada vez que va a la iglesia y el pastor así le indica.

Asimismo también existe una tendencia por leer muchos libros cristianos que citan a la Biblia. Se cree que esta clase de lectura es suficiente para ser seguidor de Cristo. No obstante, la Biblia jamás puede ser reemplazada por ningún otro texto. Esto no quiere decir que los cristianos deben leer únicamente la Biblia y rechazar todos los libros existentes, sino que se le debe priorizar la Biblia sobre cualquier otro material.

Un analfabeto bíblico es alguien que conoce a rasgos generales el contenido de la Biblia, pero que no la ha leído por su propia cuenta.

Ahora, el problema del porqué la mayoría de cristianos no leen la Biblia no se debe a la escasez. La Biblia es el libro más vendido y más traducido en todo el mundo. Incluso cuando alguien no tiene la Biblia completa en su hogar, es muy probable que tenga una copia del Nuevo Testamento. Además, hay organizaciones que regalan Biblias a quienes las piden, así que la falta de copias no es un problema. Se pueden poner otras excusas para justificar la poca lectura de la Biblia, pero, al final, son sólo eso: pretextos.

Vivimos en una época en donde nos gusta lo rápido y fácil. No ponemos de nuestra parte cuando sabemos que algo nos costará. En este caso, ser analfabetos bíblicos nos está costando el crecimiento de nuestra vida espiritual. Hay mucho más en la Palabra de Dios que no hemos descubierto porque no nos sumergimos por completo en ella. Preferimos que otros nos digan lo que dice, pero no nos afanamos en comprobarla por nuestra cuenta.

Dios nos dio Su Palabra para que podamos conocerlo a través de sus páginas. Si no ponemos de nuestra parte para leer la Biblia a diario, será imposible que desarrollemos nuestra comunión con Dios. El crecimiento espiritual es un trabajo personal y nadie puede hacerlo a nuestra cuenta.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

LifeWay Research. (2017). LifeWay Research: Americans Are Fond of the Bible, Don’t Actually Read It. Recuperado el 7 de junio de 2019, de https://lifewayresearch.com/2017/04/25/lifeway-research-americans-are-fond-of-the-bible-dont-actually-read-it/
Unidad en Dios 13

Unidad en Dios

Dios es Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y aunque tiene diferentes manifestaciones, todavía es un solo Dios. Partiendo de este principio el Señor nos llama a ser uno en Él y con Él. 

La unidad es de Dios y la división no lo es. Así que cualquier circunstancia que nos lleve a la doblez de espíritu, de ánimo o de carácter no viene de nuestro Creador y por lo tanto debemos resistirla. 

Ser madre soltera, puede ser el mejor ejemplo. Yo pasé por esa experiencia durante doce años. Y muchas personas me decían que yo era madre y padre, lo que causaba una gran carga y angustia en mi espíritu. Por varios años, en el Día del Padre salía llorando del servicio de la iglesia donde hacían que las madres solteras se pusieran en pie para honrar el trabajo de padre que estaban haciendo.  

Ante este dilema, el Señor me reveló que ninguna dualidad viene de Él y que le pidiera la doble unción de madre porque como madre soltera la necesitaba. Él mismo era el padre de mi hija, por lo tanto, solo debía enfocarme en ser mamá. 

«Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.»

Efesios 4:3 (RVR 1960)

La Palabra nos presenta el problema, la consecuencia y la solución, que siempre será acercarnos confiadamente a Dios. 

Problema: doble ánimo, doblez de espíritu.
Consecuencia: «El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos» Santiago 1:8 (RVR 1960)
Solución: «los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.» Santiago 4:8 (RVR 1960) 


En la vida tendremos pruebas que nos llevaran a tambalear en la unidad con Dios, y casi siempre viene de situaciones familiares donde tenemos que atender tantas facetas. Lo único que nos hace permanecer firmes es la fe en Cristo Jesús. Él mismo dijo: «Yo y el Padre uno somos.» (Juan 10:30 RVR1960). 



Unidad en Dios 14

Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZ. Produce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Real Academia Española. (2001). Testificar. En Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado el 24 de mayo de 2019, de https://dle.rae.es/?id=ZfTdJJm
2Real Academia Española. (2001). Testigo. En Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado el 24 de mayo, de https://dle.rae.es/?id=ZfWvJyK

Send this to a friend