cristianismo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “cristianismo”

Por qué a veces el evangelismo no funciona

Hace algunos días viajé en un bus en donde ocurrió un mismo hecho dos veces. En la primera, un hombre subió y comenzó a evangelizar a los pasajeros. Hizo su mejor esfuerzo por elevar la voz, pero a los pocos segundos de empezar, las personas comenzaron a hablar y el bullicio general opacó su voz. Él se bajó del bus y nadie lo notó.

Cuadras más adelante, una mujer subió e hizo lo mismo. Empezó a evangelizar, pero nadie la escuchó. Su voz se unió al ruido producido por las conversaciones de las personas, los celulares, el llanto de los bebés, la confusión del tráfico y la música del transporte público. Yo, que estaba sentada casi en la mitad del bus, tampoco pude oír lo que decía. Las únicas palabras que logré distinguir fueron: ≪Dios≫, ≪pecado≫, ≪castigo≫ y ≪diablo≫.

Verlos a ambos me hizo pensar en el porqué fallaron. Sus intenciones, sin duda, eran buenas, pero ninguno de los dos fueron efectivos al entregar el mensaje. La gente se distrajo con rapidez porque había mucho ruido a su alrededor. Para ellos era más fácil concentrarse en otra cosa.

El evangelismo en general está sufriendo del mismo problema. Hay demasiado ruido, muchas opciones que captan el interés de las personas. No es fácil levantar la voz y hacer que los demás escuchen y, lamentablemente, incluso si lo hacen, es probable que a los pocos minutos vuelvan a distraerse.

Quizá la mejor solución no se intentar hablar más fuerte, sino concentrarnos en una sola persona.

Es cierto que Jesús habló a multitudes, pero en esos tiempos habían menos distracciones como ahora. Lo que ahora parece funcionar mejor es no abarcar grandes multitudes, sino enfocarnos en una persona en particular.

Es como ir a un concierto y tener la intención de hablarle a la persona de a lado. Es inútil querer gritar más fuerte que el cantante o querer ganarle al volumen de la música. Lo que hacemos es acercarnos a esa persona y hablarle al oído. Por más distracciones que hayan, la cercanía es lo que captura la atención.

Eso es algo que debemos aplicar en el evangelismo: el enfoque.

Evangelizar a mucha gente a la vez, funciona. Hay muchos ejemplos de personas que han aceptado el mensaje de salvación de Jesús a través de una campaña evangelística o un concierto. Pero cuando queremos practicar el evangelismo a diario, lo mejor es hacerlo personal. No enviar un mensaje en general, sino uno específico en base a la Biblia.

Una forma práctica de hacerlo es enviando videos que se ajustan a las necesidades de los demás. En yesHEis tenemos esas herramientas que hacen que compartir nuestra fe sea natural y sencilla. Además ofrecemos consejos y datos útiles para aplicar a diario.

Lo interesante del evangelismo personal es que nos lleva a ver a los demás como individuos que tienen sentimientos y dudas. Nos ayuda a dejar de verlos como pecadores que deben aceptar a Jesús a como dé lugar, y, en cambio, nos lleva a verlos como seres amados por Dios y que necesitan de su perdón. Parece un cambio insignificante, pero en realidad hace toda una diferencia.

En el mundo hay muchas voces que gritan para ser oídas, pero como son tantas, se pierden en el ruido. La mejor forma de hacerse oír es interesarse genuinamente, acercarse y estar dispuesto a escuchar. Después de todo, si antes hemos orado y pedido que Dios nos dé las palabras adecuadas, entonces no habrá bulla que opaque su mensaje.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué debemos congregarnos?

La Biblia nos dice que debemos congregarnos, pero muchos no conocen las razones por las cuales tenemos que asistir a la iglesia. No es bueno asistir por presiones o por sentirnos superior, si no las razones principales son para crecer en la fe y unirnos cada vez más como familia.

¿Qué dice la Biblia sobre la mentira?

Todos mentimos. Mentimos a la gente que nos rodea, a nosotros mismos y hasta a Dios. De todos los pecados que existen, probablemente la mentira sea la más practicada por personas de diferentes edades. Pese a que sabemos que es algo malo, continuamos mintiendo. Pero si sabemos que Dios es verdad y que en Él no puede existir la falsedad, entonces ¿cuál debe ser nuestra actitud frente a ella? ¿qué dice la Biblia sobre la mentira?

Mentir no es de cristianos

Se denomina cristianos a todos aquellos que siguen el ejemplo y enseñanzas de Jesús. A menudo, esa denominación nos queda demasiado grande porque pecamos y muchas veces fallamos en nuestro intento de ser como Jesús. Sin embargo, si hemos dejado que Dios nos cambie, entonces la mentira ya no puede ser parte de nuestra nueva vida. Colosenses 3:9-10 deja esto en claro:

≪No se mientan unos a otros porque ya se despojaron del antiguo ser humano que eran y del mal que hacían. Ustedes se han revestido de una nueva forma de ser. Dios los está haciendo nuevos a imagen de aquel que los creó hasta que lleguen al pleno conocimiento de él.≫

Con esto entendemos que si hemos comenzado una nueva vida con Cristo, ya no podemos seguir mintiendo ni engañando.

Dios odia la mentira

Proverbios 12:22 dice que el Señor detesta los labios mentirosos, pero se deleita en los que dicen la verdad. Hay otros pasajes en la Biblia en donde vemos más afirmaciones de este tipo. Probablemente la más conocida sea la que se encuentra en el capítulo 6:16-19 de este mismo libro.

≪Hay seis cosas que el Señor odia,
no, son siete las que detesta:
los ojos arrogantes,
la lengua mentirosa,
las manos que matan al inocente,
el corazón que trama el mal,
los pies que corren a hacer lo malo,
el testigo falso que respira mentiras
y el que siembra discordia en una familia.

En este pasaje se compara a la mentira con el asesinato. Esto nos da a entender que no existen mentiras blancas ni piadosas: todas las mentiras son igual de malas.

Por otra parte, la Biblia sostiene que el diablo es el padre de las mentiras y que ≪no tiene nada que ver con la verdad porque no hay verdad en él≫ (Juan 8:44). Dios no puede habitar en donde hay mentira y por eso la detesta.

La mentira nos separa de Dios

La mentira es un pecado, y como todo pecado, nos aparta de Dios. Isaías 59:2-3 (PDT) explica lo siguiente:

≪Pero las maldades de ustedes se han convertido en barreras entre ustedes y Dios. Los pecados de ustedes han hecho que él se oculte y no los escuche. Las manos de ustedes están manchadas de sangre y sus dedos están manchados de culpa. Sus labios dicen mentiras y su lengua dice maldades.≫

En ninguna parte de la Biblia dice que las mentiras son menos pecado y que no tienen consecuencia. La mentira es como una barrera que nos separa de Dios; sin embargo, no todo está perdido. Juan 14:6 dice que Jesús es el único medio por el cual podemos llegar a Dios pues perdona nuestros pecados y nos da otra oportunidad. Esto no implica que tenemos un permiso para seguir pecando, sino un nuevo comienzo para hacer las cosas de la manera correcta.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuál es el término correcto: templo o iglesia?

Estos dos términos pueden confundir a algunas personas. Aunque otros no tienen problema para diferenciar ambas palabras, es bueno aclarar las definiciones correctas. No debemos olvidar que aunque estos términos parezcan restringir la manera en la cual nos reunimos para adorar a Dios, la iglesia de Cristo puede reunirse en cualquier sitio, tal como lo dice la Palabra.

Si Dios sabe todo, ¿por qué tenemos que orar?

Sabemos que Dios sabe todo: el pasado, presente y futuro. También conoce nuestros pensamientos y deseos más ocultos. Salmos 139:4 dice: ≪Señor, tú sabes lo que voy a decir aun antes de que las palabras salgan de mi boca≫ (PDT). Entonces, ¿cuál es el propósito de la oración? Si Dios ya conoce nuestras necesidades y sabe qué le pediremos, ¿por qué tenemos que decírselo?

Como seres humanos actuamos en base a las deducciones que hacemos en base a las pistas que tenemos. Por ejemplo, si vemos a alguien que usa gafas oscuras, tiene un bastón y camina junto a un perro guía, es lógico que deduzcamos que es una persona invidente. No le preguntamos si es ciega o no, simplemente asumimos que lo es. Y si nosotros podemos hacer eso, ¡cuánto más Dios!

Dios sabe todo, pero también quiere saberlo por nuestra boca

Lucas 18:35-43 cuenta una historia interesante. Había un ciego que escuchó que Jesús estaba pasando por la ciudad. Gritó tanto como pudo para llamar su atención y, pese a que las personas intentaron callarlo, al final lo logró. El versículo 40 (TLA), dice:

≪Jesús se detuvo y ordenó que trajeran al ciego. Cuando el ciego estuvo cerca, Jesús le preguntó:
—¿Qué quieres que haga por ti?≫

Es curioso que Jesús le hiciera esa pregunta. El hombre no encajaba con la imagen de un invidente que tenemos ahora, pero era fácil darse cuenta que no podía ver. Podemos estar seguros de que Jesús notó que el hombre era invidente, lo sabía de antemano… y aun así le preguntó qué quería que hiciera por él. ¡La respuesta era obvia! No tiene sentido que, siendo ciego, le hubiera pedido que le devuelva la audición.

Jesús sabía su respuesta, pero aun así le preguntó qué quería que hiciera por él. Y este no fue un hecho aislado, en otros pasajes de la Biblia encontramos situaciones similares.

Esto nos enseña que aunque Él lo conoce todo, también quiere saberlo por nuestra boca. La oración no es un simple acto para pedir y demandar cosas de Dios, también nos ayuda a:

  • Poner en orden nuestros pensamientos.
  • Examinar nuestras verdaderas intenciones.
  • Reflexionar sobre nuestras acciones.

Al orar nos comunicamos con Dios y le contamos nuestra versión de los hechos: nuestra perspectiva del porqué queremos algo. Claro que Dios ya sabe cuál es, pero le importa conocernos y se da el tiempo de escucharnos. Él respeta lo que tenemos que decir y por eso no nos impone: Él pregunta.

Además, la oración permite que nuestra relación con Dios crezca. Es una forma de reforzar el vínculo que tenemos con Él. Nosotros le hablamos a través de la oración, Él nos escucha y responde a través de Su Palabra.

Es así como podemos estar más cerca de Jesús y saber el plan que tiene para nuestra vida.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Las mujeres pueden enseñar en las iglesias?

Basados en 1 Timoteo 2:12, muchos sostienen que las mujeres no deben enseñar en la congregación. La mala interpretación de este y otros versículos puede herir a la iglesia. Es importante conocer el contexto y las razones por las cuales los apóstoles mencionaron este tema.

Alex Campos asegura que hay muchos testimonios hermosos que podemos admirar de mujeres que dedican su vida para el evangelio.

¿Por qué las iglesias predican tanto acerca de la prosperidad?

Hoy en día muchos aseguran que se ha olvidado el mensaje de la cruz. Son muchas las iglesias se enfocan únicamente en las bendiciones y la prosperidad. Para algunos esto puede ser confuso y desvía su atención del verdadero propósito de la iglesia. Por eso es necesario mantener en oración a los pastores para que Dios siempre los mantenga predicando un mensaje enfocado en la verdad del amor de Jesús.

Te va a costar

Hoy quiero hablar del rechazo, sé que a nadie le gusta la palabra y mucho menos el sentimiento y sin embargo casi todos hemos experimentado su aguijón.

Hablemos de Juan el Bautista, la biblia dice que era un profeta como ningún otro. Juan el Bautista decía las cosas sin filtros, usaba términos como generación de víboras, y motivaba al arrepentimiento sincero de los religiosos de su tiempo (S. Mateo 3:1-7). En otras palabras Juan el Bautista era un arriesgado por Dios, cumplió con el propósito para el cual había nacido y estaba claro en su identidad.

Tal era el respeto que recibía que el mismo Jesús dijo de él: “De cierto les digo que, entre los que nacen de mujer, no ha surgido nadie mayor que Juan el Bautista…” (Mateo 11:11)

Sin embargo a Juan el Bautista le costó ser un fiel seguidor de la palabra de Dios.

Su muerte queda registrada como resultado directo de esa fidelidad.

“Tiempo atrás, Juan el Bautista le había dicho a Herodes: «¡Lo que has hecho no está bien! Herodías es la esposa de tu hermano Filipo, y tú se la quitaste para casarte con ella».

 Entonces Herodes se enojó contra Juan, y ordenó que lo arrestaran, lo encadenaran y lo pusieran en la cárcel. Herodes quería matar a Juan. Pero no se atrevía a matarlo porque le tenía miedo a la gente, pues muchos creían que Juan era un profeta.

Cuando Herodes celebró su cumpleaños, la hija de Herodías bailó delante de los invitados. 7 A Herodes le gustó mucho el baile de la muchacha. Por eso prometió darle lo que ella le pidiera. 8 Herodías escuchó eso, y convenció a su hija de que le pidiera a Herodes la cabeza de Juan el Bautista.

Al oír esto, Herodes se puso muy triste, pues había prometido darle todo lo que ella le pidiera, y no podía romper una promesa hecha delante de sus invitados. Así que no tuvo más remedio, y ordenó a sus sirvientes que le dieran a la muchacha lo que pedía. Entonces los sirvientes fueron a la cárcel y le cortaron la cabeza a Juan, 11 la pusieron en un plato, y se la llevaron a la muchacha. Ella se la entregó a su madre”. (Mateo 14:4-11)

La historia de Juan el Bautista refleja claramente que seguir el evangelio cuesta. Seguir a Cristo no será siempre la opción mas popular, ni la más celebrada. Te va a costar.

Te costará sentarte solo durante el almuerzo porque tus compañeros saben que no celebras los chistes subidos de color, los chismes ni las criticas destructivas. Te costará pasar sola unos cuantos viernes en la tarde sin citas románticas porque muchos saben que te estás guardando para el matrimonio y ellos no quieren algo serio por el momento. En general te costará. Pero nunca te costará tanto como le costó a Jesús.

El rechazo es inevitable. Pero este tipo de rechazo tiene su recompensa, la palabra de Dios nos dice en Apocalipsis 21:7-9, “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo”.

¡Qué enorme privilegio!

Te va a costar seguir a Cristo, tendrás que vencer el rechazo pero hay una herencia magnífica reservada para ti.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Tiene doble vida y es líder de la iglesia…

Las personas fallan. Los líderes cometen errores y en ocasiones es difícil entender cómo alguien puede predicar una cosa y hacer lo opuesto. La Biblia dice que si vemos que alguien necesita ayuda debemos comunicar a nuestros líderes y pastores. Es importante siempre hacer las cosas con buenas intenciones y nunca juzgar a ningún hermano de la fe.

¿Dejo mi cultura por Jesús?

Todos venimos de culturas diferentes, y Dios lo hizo así. Es verdad que al seguir a Jesús debemos dejar muchas cosas atrás, mas no significa también dejar tu cultura. Sí, hay una transformación al dejar que el Espíritu Santo entre a tu vida, pero Él también puede usar tu cultura para hablar a tus familiares y conocidos en tu lenguaje.

Las tentaciones que enfrentan muchos jóvenes

Nosotros, los jóvenes, enfrentamos muchas tentaciones gracias a las malas influencias y la presión de mantener un buen estado social. 1 Corintios 10:23 clama que «Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica» y es así la tentación. Da una ilusión de satisfacción, pero en cambio nos destruye. Y en esta etapa tan temprana de nuestras vidas necesitamos establecer límites, saber lo que dice la Biblia y defender nuestras creencias. Aquí hay algunas tentaciones con las cuales enfrentamos y la visión bíblica de esos temas:

Consumir drogas

Imagínate que estás con tus compañeros. De repente, ellos sacan dos bolsas: una contiene lo que parece ser un polvo y otra bolsa contiene una sustancia que párese como unas hojas. Una vez que te das cuenta de lo que es, tus amigos te preguntan si alguna vez lo has probado y respondes «no». Después ellos te empiezan a molestan para que lo pruebes y decides hacerlo para no ser un aguafiestas. Todo comenzó con diversión inocente hasta que finalmente se convirtió en una adicción.

Debido escape de la realidad que ofrecen, muchos se convierten adictos a las drogas. Una vez que lo intentas, solo puedes empeorar. Y aunque no te conviertas adicto, todavía es desagradable en los ojos de Dio. Efesios 5:18 (NVI) dice «No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.» Necesitamos estar ubicados para buscar al Espíritu Santo y encontrarlo. Eso no será posible cuando la droga es lo que nos llena.

Sexo antes del matrimonio

El sexo fue un regalo de Dios para un matrimonio santo entre un hombre y una mujer. Está escrito en Hebreos 13:4 «Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgó a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales» y en 1 Tesalonicenses 4:3-5 que «La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios.» No caigas en esa tentación. Sé paciente porque Dios bendice a los que esperan (Isaías 30:18).

Mirar pornografía

Es imposible no utilizar en internet. Es la forma más eficiente buscar cualquier contenido. Esa libertad también ha permitido que los jóvenes visiten sitios pornográficos. Las estadísticas muestran que el 93 % de muchachos y el 62 % de muchachas ven pornografía antes de los 18 años. Esos números son motivo de preocupación. Como una droga, puede convertirse fácilmente en una adicción. Ahora, ¿por qué es un pecado?

Efesios 5:3 dice: «Pero entre ustedes no debe haber ni una pizca de inmoralidad sexual, ni de ningún tipo de impureza, ni de avaricia, porque son inapropiados para el pueblo santo de Dios». La pornografía está incluida en la categoría de inmoralidad sexual porque estimula el libertinaje, la lujuria y la sensualidad. Y aunque no realizas un acto sexual con una persona, Jesús advirtió en Mateo 5:27-28 que quien mira a una mujer con lujuria ya ha cometido adulterio en su corazón.

Hacer trampa

Si miras el papel de alguien o le pides ayuda a un amigo mientras estás tomando una prueba o examen, estás haciendo trampa. Estas situaciones ocurren con demasiada frecuencia. 2 Corintios 8:21 establece «porque procuramos hacer lo correcto, no solo delante del Señor sino también delante de los demás». Ser honesto es lo correcto, aunque algunas veces no es fácil. La integridad es lo que te hace destacar de los demás. A veces tendrá más sentido no decir la verdad, pero Dios mira tu corazón y conoce tus intenciones. Mintiendo ante Dios es mucho peor que sacar una mala nota o no entrar en la escuela de tus sueños. Seguir las reglas y confiar en Dios te llevará mucho más lejos de lo que otros consideran socialmente aceptable.

Deshonrar a los padres

A medida que crecemos se vuelve cada vez más frustrante tener que honrar a nuestros padres porque no siempre nos entienden. Lo sé, estoy pasando por lo mismo. Pero nosotros tampoco entendemos a nuestros padres. Esto puede causar un montón de problemas innecesarios entre los padres y nosotros hasta que ya no tengamos que escucharlos. Esta rebelión no nos permitirá crecer en el camino de Dios porque Él nos ordena honrarlos (Éxodo 20:12). Si no podemos respetar a nuestro padre, madre o tutor, ¿cómo podemos aprender a respetar a nuestro Padre Celestial?



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Gilkerson, L. (2010). Teens and Porn: 10 Stats You Need to Know. Recuperado el 28 de agosto del 2019 de https://www.covenanteyes.com/2010/08/19/teens-and-porn-10-stats-your-need-to-know/
–Lewis, J. (2018). What Does the Bible Say About Pornography?. Recuperado el 28 de agosto del 2019 de https://www.purelifeministries.org/blog/what-does-the-bible-say-about-pornography 
–Sauer, R, Sauer, L. Pornography: A Distortion of God’s Plan. Recuperado el 28 de agosto del 2019 de https://answersingenesis.org/morality/pornography-a-distortion-of-gods-plan/ 

La guerra más larga

Acabo de leer un capítulo del libro “La guerra mas larga de la historia” de Lola Venegas, Isabel Reverte y Margó Venegas, publicado este mes por Espasa. El diario Perfil titula así la selección: Víctimas de la hostilidad. Cuatro milenios de violencia contra las mujeres.

Para las autoras, este libro es una doble crónica: una sobre los actos cuyos rostros más visibles son la violencia física y sexual, y otra sobre las violencias menos detectables pero de más largo alcance, como la violencia cultural, gestora de estereotipos construidos desde la religión, la educación y el lenguaje, entre otras instituciones.

Reflexionemos brevemente sobre la tremenda injerencia de la religión en esta violencia. Hace un tiempo hablé en una serie de entrevistas radiales acerca de cómo la Biblia ha sido usada como marco conceptual e institucional para la subestimación y consecuente abuso hacia las mujeres.

De una lectura poco informada y sesgada de muchos pasajes bíblicos se ha instituido un sistema en el cual la mujer aparece como una extensión del hombre, una solución administrativa de ayuda y gestación, un ser secundario en la historia humana.

Es significativo por decir lo menos que una lectura honesta del texto no haya iluminado – por ejemplo – la forma en que Jesús consideró y se relacionó con las mujeres y sí haya prevalecido la mirada paulina, claramente penetrada por el pensamiento griego acerca de ellas. Me parece a mí que es imposible negar que como casi todas las religiones del mundo, el cristianismo tiene una gran deuda pendiente en este importante tema.

Algunas personas resienten la virulencia del discurso feminista, sus acciones y sus demandas. Me pregunto cómo podría ser de otro modo si apenas en el último siglo y medio las mujeres han podido levantar su voz y protestar contra este orden de cosas impuesto por… cuatro mil años.

Como en todos temas los de alta controversia, hay posturas irreconciliables. El cristianismo no debería ser parte de esa grieta. Tiene la oportunidad histórica de revisar profundamente sus postulados y doctrinas sobre la mujer y avanzar en una igualdad que no es sólo una percepción humana sino un asunto que emana de Dios si uno se apoya en todos los textos bíblicos pertinentes y no sólo en los pasajes convenientes al interés de los hombres.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend