cristianismo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “cristianismo”

¿Cómo estar seguro de que soy un verdadero cristiano?

Muchas personas creen que ir a la iglesia todos los domingos es tener una relación seria con Dios. Otros piensan que seguir a Jesús significa seguir reglas y ser perfecto; pero en realidad es estar dispuesto a ser cambiado por Dios y demostrar el amor de Cristo hacia otros.

En este episodio, Alex Campos cuenta cómo podemos estar seguros de que somos verdaderos cristianos y que amamos a Jesús de corazón.

Mira el vídeo completo, aquí:

Controlando la lengua

Dios nos muestra cuáles son los errores o problemas más comunes que un ser humano puede enfrentar, y esto no lo hace para acusarnos, sino para que podamos revisarnos y buscar una solución. Respecto a nuestra forma de hablar, existen varios versículos que sirven de guía para que podamos tener control sobre un área muy importante de nuestro diario vivir: la lengua.

«Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.»

Santiago 3:8 (RVR 1960)

Una de las consecuencias de no tener nuestros labios sometidos a la voluntad del Espíritu Santo es que nos ata involuntariamente con las cosas que decimos. Y claro que, todo lazo nos impide avanzar en cualquier área de nuestra vida, especialmente en las relaciones con los demás.  

«Te has enlazado con las palabras de tu boca, y has quedado preso en los dichos de tus labios.»

Proverbios 6:2 (RVR 1960)

Ante este problema del ser humano, Dios nos indica cual es la solución: reconocer nuestra área de error y someterla a Él. Esto sólo se logra en oración y una oración específica al respecto.

«Pon guarda a mi boca, oh Jehová; guarda la puerta de mis labios.»

Salmo 141:3 (RVR 1960)

En cualquier situación que enfrentemos, Dios nos regala una promesa. En Sofonías 3:9, el Señor promete: «En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento» (RVR 1960).

Dios quiere que tengamos labios puros para que le sirvamos. Ahora bien, si tenemos problemas serios respecto a nuestra forma de hablar, ya sea por ira o palabras groseras, incluso por el ambiente donde nos criamos, ¿cómo purificar nuestros labios? La única manera es perseverar en oración para que Él nos ayude a través de someterle nuestro temperamento para que Su Espíritu lo controle. Creo y sé que es posible, porque Dios lo hizo en mí.



Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZ. Produce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Ir a la iglesia afecta tu matrimonio?

Son varios los factores que influyen en la felicidad y estabilidad de un hogar. A lo largo de los años se han hecho estudios para determinar todos los elementos que ayudan a prevenir un divorcio y de qué manera se puede aplicar en la vida cotidiana. Uno de ellos es el impacto de la fe o creencias religiosas. Para resolver esta pregunta, una investigación descubrió cuál es la relación entre la asistencia a la iglesia y el matrimonio.

El lado negativo

Un estudio realizado por Institute for Family Studies y Wheatley Institution encontró que aquellas parejas que van a la iglesia irregularmente no tienen una mejor calidad de matrimonio que cualquier otra pareja secular que nunca asiste a la iglesia. Es más, incluso en algunos puntos son más propensos a ser infieles.

Asimismo, los investigadores no encontraron diferencias significativas de violencia doméstica entre las parejas altamente religiosas y las menos religiosas. La conclusión es que la violencia doméstica existe en su mayoría de parte de los varones hacia las mujeres; y que puede variar desde gritos, amenazas, comportamiento controlador, golpes, etc.

El lado positivo

Por otra parte, aquellas parejas que se toman su fe en serio tienen muchas más probabilidades de florecer en sus matrimonios. Además, las parejas altamente religiosas disfrutan de mejor satisfacción sexual, en comparación con las parejas menos religiosas, que tienen diversas creencias y las seculares. Esto se ve reflejado en la respuesta de parte de las mujeres en relaciones altamente religiosas: ellas reportan 50 % más de probabilidades de estar muy satisfechas en la intimidad sexual que sus contrapartes seculares y menos religiosas.

Además, las parejas de novios que tienen una fe profunda son más propensos a comprometerse en matrimonio y tener hijos. Esto significa que toman más en serio su rol como padres y cónyuges.


El informe sugiere que ≪las familias asociadas con las comunidades religiosas refuerzan los lazos que unen; Sin embargo, el desafío al que se enfrentan esas comunidades es aprovechar estas fortalezas para abordar a las familias con dificultades, incluidos aproximadamente uno de cada cinco de sus seguidores que experimentan la violencia de pareja≫.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Institute for Family Studies. (2019). The Ties That Bind: Is Faith a Global Force for Good or Ill in the Family? Recuperado el 13 de junio de 2019, de https://ifstudies.org/ifs-admin/resources/reports/worldfamilymap-2019-051819final.pdf

Brillamos por Su causa

“Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 8:12

Cuando escuchamos decir que somos luz en medio de las tinieblas, entendemos que los que estamos en Cristo tenemos que ser la diferencia en un mundo que normaliza las cosas que están mal. Cuando una luz se proyecta pone en evidencia su efecto alumbrando en la oscuridad. Lo mismo sucederá si nosotros ponemos a Dios en el lugar más alto y permitimos que con nuestras vidas los demás puedan ver Su luz.


“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. “ Isaías 9:2


¡Tú puedes ser una de esas luces que brillan! ¡Tu vida puede ser un faro en medio de la oscuridad para la gloria de Dios!

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La mayoría de cristianos no lee su Biblia

Un estudio de LifeWay Research demostró que si bien los americanos tienen, en general, una percepción positiva hacia la Biblia, el 90 % de ellos nunca la ha leído por completo. Esta cifra nos da una idea general de lo que está sucediendo en muchos países de habla hispana y en las comunidades cristianas. La realidad es que hoy en día pocos cristianos leen sus Biblias y esta práctica se le conoce como ≪analfabetismo bíblico≫.

Un analfabeto bíblico es alguien que conoce a rasgos generales el contenido de la Biblia, pero que no la ha leído por su propia cuenta. Es alguien que lee unos cuantos versículos bíblicos de vez en cuando, comparte pasajes de la Biblia en sus redes sociales o simplemente abre su Biblia cada vez que va a la iglesia y el pastor así le indica.

Asimismo también existe una tendencia por leer muchos libros cristianos que citan a la Biblia. Se cree que esta clase de lectura es suficiente para ser seguidor de Cristo. No obstante, la Biblia jamás puede ser reemplazada por ningún otro texto. Esto no quiere decir que los cristianos deben leer únicamente la Biblia y rechazar todos los libros existentes, sino que se le debe priorizar la Biblia sobre cualquier otro material.

Un analfabeto bíblico es alguien que conoce a rasgos generales el contenido de la Biblia, pero que no la ha leído por su propia cuenta.

Ahora, el problema del porqué la mayoría de cristianos no leen la Biblia no se debe a la escasez. La Biblia es el libro más vendido y más traducido en todo el mundo. Incluso cuando alguien no tiene la Biblia completa en su hogar, es muy probable que tenga una copia del Nuevo Testamento. Además, hay organizaciones que regalan Biblias a quienes las piden, así que la falta de copias no es un problema. Se pueden poner otras excusas para justificar la poca lectura de la Biblia, pero, al final, son sólo eso: pretextos.

Vivimos en una época en donde nos gusta lo rápido y fácil. No ponemos de nuestra parte cuando sabemos que algo nos costará. En este caso, ser analfabetos bíblicos nos está costando el crecimiento de nuestra vida espiritual. Hay mucho más en la Palabra de Dios que no hemos descubierto porque no nos sumergimos por completo en ella. Preferimos que otros nos digan lo que dice, pero no nos afanamos en comprobarla por nuestra cuenta.

Dios nos dio Su Palabra para que podamos conocerlo a través de sus páginas. Si no ponemos de nuestra parte para leer la Biblia a diario, será imposible que desarrollemos nuestra comunión con Dios. El crecimiento espiritual es un trabajo personal y nadie puede hacerlo a nuestra cuenta.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

LifeWay Research. (2017). LifeWay Research: Americans Are Fond of the Bible, Don’t Actually Read It. Recuperado el 7 de junio de 2019, de https://lifewayresearch.com/2017/04/25/lifeway-research-americans-are-fond-of-the-bible-dont-actually-read-it/

Unidad en Dios

Dios es Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y aunque tiene diferentes manifestaciones, todavía es un solo Dios. Partiendo de este principio el Señor nos llama a ser uno en Él y con Él. 

La unidad es de Dios y la división no lo es. Así que cualquier circunstancia que nos lleve a la doblez de espíritu, de ánimo o de carácter no viene de nuestro Creador y por lo tanto debemos resistirla. 

Ser madre soltera, puede ser el mejor ejemplo. Yo pasé por esa experiencia durante doce años. Y muchas personas me decían que yo era madre y padre, lo que causaba una gran carga y angustia en mi espíritu. Por varios años, en el Día del Padre salía llorando del servicio de la iglesia donde hacían que las madres solteras se pusieran en pie para honrar el trabajo de padre que estaban haciendo.  

Ante este dilema, el Señor me reveló que ninguna dualidad viene de Él y que le pidiera la doble unción de madre porque como madre soltera la necesitaba. Él mismo era el padre de mi hija, por lo tanto, solo debía enfocarme en ser mamá. 

«Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.»

Efesios 4:3 (RVR 1960)

La Palabra nos presenta el problema, la consecuencia y la solución, que siempre será acercarnos confiadamente a Dios. 

Problema: doble ánimo, doblez de espíritu.
Consecuencia: «El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos» Santiago 1:8 (RVR 1960)
Solución: «los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.» Santiago 4:8 (RVR 1960) 


En la vida tendremos pruebas que nos llevaran a tambalear en la unidad con Dios, y casi siempre viene de situaciones familiares donde tenemos que atender tantas facetas. Lo único que nos hace permanecer firmes es la fe en Cristo Jesús. Él mismo dijo: «Yo y el Padre uno somos.» (Juan 10:30 RVR1960). 



Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZ. Produce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Real Academia Española. (2001). Testificar. En Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado el 24 de mayo de 2019, de https://dle.rae.es/?id=ZfTdJJm
2Real Academia Española. (2001). Testigo. En Diccionario de la lengua española (22.a ed.). Recuperado el 24 de mayo, de https://dle.rae.es/?id=ZfWvJyK

¿Cómo resistir la tentación?

Así como sucedió con Adán y Eva, la tentación siempre parece agradable, inofensiva y promete cumplir nuestros deseos sin tener que afrontar las consecuencias. Sin embargo, una vez que cedemos ante ella, nos damos cuenta de que todo aquello era una mentira. La tentación es la puerta que nos lleva a pecar y a alejarnos de Dios. Es por eso que en la Biblia se nos advierte que nos alejemos de ella. Estos son algunos consejos que podemos aplicar cuando enfrentamos la tentación.

Prevenir un posible escenario

Muchos caen en la tentación porque ellos primero se tientan. Por ejemplo, si alguien sabe que su debilidad es la pornografía y comienza a visitar páginas web que sabe que le mostrarán algún anuncio, está poniéndose en riesgo. Sus acciones de jugar con la tentación y de ver hasta dónde puede llegar no son una muestra de cuán valiente es. Al contrario, demuestra que, en el fondo, en realidad quiere ser tentado.

Se puede evitar caer en tentación si primero se previene. Cuando uno conoce en qué áreas flaquea, sabe qué debe evitar y cuándo tiene que alejarse. Huir de la tentación no es cobardía, es sabiduría.

≪…cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.≫

Santiago 1:14-15 (NVI)

Mantenerse ocupados

Está científicamente comprobado que las cosas en las que nos enfocamos determinan gran parte del rumbo de nuestra vida. Si dejamos que nuestra mente divague y no se enfoque en Dios, es muy probable que las tentaciones aparezcan y caigamos en ellas. Como seguidores de Jesús, debemos mantener nuestra mente ocupada en los asuntos espirituales. Así estaremos firmes en nuestra fe y no (Salmos 1:1-4).

El caso más conocido que prueba este punto es la historia de David y Betsabé que se encuentra en 2 Samuel 11. David, en lugar de estar con los soldados luchando, se quedó en su palacio sin hacer nada y allí fue donde vio a Betsabé. Él sucumbió a la tentación e incluso intentó encubrir el hecho al matar al esposo de Betsabé. La historia de David nos enseña a ocuparnos en las cosas de Dios y no dejar lugar para ser tentados.

Orar

Nuestra fuerza de voluntad puede agotarse. Por más que queramos, llegará un punto en el que estaremos más propensos a ceder ante la tentación. Es por este motivo que debemos mantenernos firmes en la oración. Dios escucha cuando le hablamos y sabe cuándo prestarnos su ayuda. Él conoce nuestras debilidades y por eso es quien mejor puede protegernos de la tentación. Jesús mismo fue tentado (Lucas 4:1-13), pero Él supo rechazar al enemigo y salió victorioso de esa situación. Si Jesús entiende y sabe qué se siente al pasar por una circunstancia así; por lo tanto, Él comprende cuando oramos y le pedimos ayuda.

«Oren para que no caigan en tentación».

Lucas 22:40 (NVI)

≪Ustedes deben orar así:
“Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre, […]
Y no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno”.≫

Mateo 6:9, 13 (NVI)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Puede un orgulloso creer en Dios?

El orgullo es una de las actitudes que Dios más detesta (Proverbios 6:16-17). Y es que esto enceguece a las personas y les hace creer que pueden hacer todo por su propia cuenta y no necesitan a Dios. Entonces, ¿es posible que una persona orgullosa pueda creer en Dios? ¿Será que el orgullo impide que Dios trabaje en su vida?

En el siguiente video, Alex Campos reflexiona sobre este asunto y afirma que para Dios no hay nada imposible.

8 excusas que decimos para no evangelizar

En la Biblia encontramos que, como cristianos, tenemos la misión de compartir las buenas noticias de salvación de Jesús con otros. No obstante, el evangelismo es algo que no todos ponemos en práctica. Esperamos que Dios cumpla Sus promesas en nuestra vida, pero no queremos obedecer el mandato que nos dejó. Y para eso ponemos todo tipo de pretextos que creemos que son buenas razones. Estas son algunas de las excusas más frecuentes que decimos para no evangelizar:

1. ≪No soy líder ni pastor.≫

Muchos creen que sólo predicadores, pastores, misioneros o líderes pueden evangelizar. Piensan que hay que estudiar teología o ser como Billy Graham (quien predicó a más de 215 millones de personas durante toda su vida). Sin embargo, en la Biblia dice que cualquier seguidor de Jesús tiene la misión de compartir su fe (Hechos 13:47).

Artículos que pueden ayudarte

2. ≪No soy un ejemplo de vida.≫

Es fácil escudarse en el pecado para decir que no se tiene autoridad moral para evangelizar. Pero, así como dice Jeffrey de León: ≪¿Estás buscando algún momento en tu vida en donde llegues a ser perfecto para servir? Entonces nunca vas a servir porque ninguno de nosotros ha llegado a la perfección≫. Jesús no espera que seamos santos para hablar sobre lo que Él hizo en nuestras vidas. Es más, Él puede usar nuestras imperfecciones para actuar a través de nosotros (2 Corintios 12:7-10).

Artículos que pueden ayudarte

3. ≪Tengo miedo.≫

Cuando se trata de evangelizar, quizá el miedo no sea una excusa sino una verdad. El temor (de fallar, de quedar en ridículo, de no saber qué decir, etc) nos impide hablar sobre Jesús y ni siquiera lo intentamos. La Biblia dice que Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía sino de poder (2 Timoteo 1:7); por lo tanto, tenemos esa confianza de que podemos evangelizar con autoridad y libertad.

Artículos que pueden ayudarte

4. ≪No conozco gente que no sea cristiana.≫

Tal vez esto sea verdad, pero no es un pretexto válido. En nuestro diario vivir siempre encontraremos personas que aun no conozcan de Jesús. Lo único que debemos hacer es aprovechar esas oportunidades y compartir un pequeño y efectivo mensaje de esperanza.

Artículos que pueden ayudarte

5. ≪No tengo tiempo.≫

No es necesario organizar un gran evento para evangelizar. Aquellos que comparten su fe no lo hacen porque tienen tiempo de sobra, sino porque aprovechan los momentos que Dios les ofrece. Ahora hay diferentes medios que se pueden utilizar. Uno de ellos es enviando vídeos cortos sobre temas puntuales y así comenzar una conversación a través de internet. Hacer eso es tan sencillo como hacer una publicación en las redes sociales.

Artículos que pueden ayudarte

6. ≪No sé mucho de la Biblia.≫

Ser erudito en la Biblia no es un requisito para evangelizar. Es cierto que debemos leer la Palabra de Dios para crecer en nuestra fe, pero no hace falta saberlo todo para hablarle a otros sobre Jesús. La forma más simple es contar cómo era nuestra vida antes y después de conocer a Cristo.

Artículos que pueden ayudarte

7. ≪Me van a rechazar.≫

En la vida tomamos decisiones arriesgadas más a menudo de lo que creemos. Compartir nuestra fe debería ser igual. Es cierto que existe la posibilidad de ser rechazados, pero al pedir sabiduría a Dios, Él actuará por medio del Espíritu Santo y sabremos qué hacer y qué decir en el momento preciso. Además, lo importante no es meternos en una discusión, sino crear un vínculo que nos permita hablar de Jesús.

Artículos que pueden ayudarte

8. ≪Soy tímido (a).≫

Algunos tienen la idea de que evangelizar implica ser un buen orador. No obstante, hablar en público no es la única forma de presentar las buenas nuevas de salvación. Hoy en día podemos usar distintas herramientas que nos permiten compartir sobre Jesús de maneras creativas. Por lo tanto, la timidez no es un argumento válido para justificar el incumplimiento de la misión que Jesucristo nos dejó.

Artículos que pueden ayudarte


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿La glotonería es pecado?

Como seres humanos, necesitamos de agua y alimento para que nuestros cuerpos funcionen adecuadamente. Sin éstos, podemos agravar nuestra salud al punto de morir. Sin embargo, hay personas que comen en exceso y no comen para vivir, sino que viven para comer. Para muchos, es una forma de lidiar con los problemas, una salida para la ansiedad, un refugio de la depresión, etc. Parece algo inofensivo y que no tiene nada que ver con la vida espiritual. Pero la Biblia señala lo contrario.

El problema con la glotonería es que lleva a poner a la comida en el lugar de Dios. Pablo, en su carta a los filipenses, señala que hay gente ≪cuyo dios es el vientre y […] que sólo piensan en lo terrenal≫ (Filipenses 3:19). Más adelante afirma que nosotros debemos comportarnos diferente porque nuestra ciudadanía está en los cielos. En uno de sus escritos, Billy Graham explicó que si bien la Biblia no dice explícitamente que la glotonería es pecado, ≪cualquier cosa que nos consuma, todo lo que nos haga pensar en otra cosa, es pecado≫. Además, la ciencia ha comprobado que los asuntos que ocupan nuestra atención son los que determinan nuestra conducta. Si nuestra atención está en la comida, eso es ella quien gobernará nuestra vida y no Dios.

Ahora bien, en Mateo 15 hay una historia en donde Jesús dice que lo que entra en la boca no contamina al hombre, sino lo que sale de la boca. Lo que dijo Jesús no es un permiso para comer cualquier cosa que aparezca frente a nuestras narices. No es un consentimiento para embutir nuestros estómagos con basura. En ese momento en específico, Jesús se refería a que en el tiempo habían personas religiosas que le prestaban más atención a las costumbres que a las verdaderas intenciones de sus corazones.

Por otra parte, 1 Corintios 6:19-20 dice que nuestros cuerpos no son nuestros. Dios nos hizo y pagó un precio por nosotros cuando Jesús dio su vida. Es por eso que debemos cuidarlo, y esto implica protegerlo y mantenerlo en buenas condiciones. Comer en exceso no es cuidar el cuerpo que Dios nos dio porque esta práctica conlleva a enfermedades físicas que, en muchos casos, resultan mortales. Esto no quiere decir que vivamos en ayuno permanente. Debemos comer para alimentar nuestra cuerpo y de esa manera, honrar a Dios (1 Corintios 10:31).



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Billy Graham Evangelistic Association. (2019). I Live to Eat. Is Gluttony a Sin?. Recuperado el 16 de mayo de 2019, de https://billygraham.org/answer/i-live-to-eat-is-gluttony-a-sin/

¿Seguidor de Jesús o del hombre?

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” Juan 10:27 (RVR 1960).

Hay personas a las cuales admiramos por su elocuencia y carisma. Suenan tan convincentes en lo que comunican que a menudo nos identificamos con ellos, ya sea en lo que piensan o en lo que hacen. Ante esto debemos tener cuidado de que la identificación no nos lleve a ser seguidores de hombres en lugar de Dios. Hay muchos hombres y mujeres que son verdaderos siervos de Dios, pero no debemos olvidar que solo son hombres que Dios puso en nuestro camino para ayudarnos en nuestro crecimiento espiritual. Recordamos siempre que debemos ser obedientes seguidores de Jesús y no de los hombres.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué hay detrás de un ≪NO≫?

Por lo general, la palabra ≪no≫ establece un límite y nos impide lograr aquello que deseamos. Su connotación negativa puede convertirse en una piedra de tropiezo en diversos aspectos de la vida. Pero, ¿eso se da todo el tiempo?

En el siguiente vídeo, Lisa López, creadora de escritoradecorazon.com, explica cómo la palabra ≪no≫ nos encadena y hace que tengamos una cosmovisión diferente y más pesimista de la realidad. Pero, por otra parte, también comenta cómo esta palabra puede tener un significado completamente distinto y ayudarnos a ver la vida de la manera que Dios quiere.

Send this to a friend