CVC Devocionales Archives | CVCLAVOZ

All posts in “CVC Devocionales”

Por un momento de placer…

“La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual;  que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios”

1 Tesalonicenses 4:3-5 (NVI)

Si el deseo de Dios para nuestras vidas es que nos mantengamos puros, ¿por qué tendemos a abrirle puertas de oportunidades a satanás? Nuestro enemigo sabe cuáles son nuestras debilidades y sin duda alguna, hará todo lo imposible para vernos caer en tentación, por ello, nuestras constantes luchas tienen que ver con el dominio que ejercemos sobre nuestros pensamientos y actos.

1 Corintios 10:12 (RVR1960) Menciona: “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” Si estás en una relación de noviazgo y en ocasiones has estado en situaciones que te llevan a pecar, detente, recuerda el propósito del mismo y dale el control de tu relación a Dios para que puedas demostrarle a tu pareja a través de detalles pequeños lo mucho que le amas, porque es él o ella quien Dios quiso que lo conocieras y con quien en algún momento compartirás tu vida de matrimonio. No echemos perder el plan de Dios por un momento de placer.


Por Ruth Mamani



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿En qué inviertes?

Invertir es usar una cantidad determinada de una cosa en una actividad y hay muchos tipos de inversiones que realizamos a lo largo de la vida, como por ejemplo en nuestra relación con Dios.

Recuerdo hace muchos años, una entidad financiera ofreció un buen porcentaje de interés a sus clientes por sus ahorros, y mucha gente optó por cambiarse de banco para ser beneficiada. Pero resultó ser una estafa, porque los dueños se fugaron con todo el dinero y la gente afectada que confió su patrimonio creyendo que obtendrían jugosas ganancias terminó perdiendo todo su capital.

Lamentablemente este tipo de estafa no sólo  sucede en lo material, pues hay quienes dan de su tiempo y atención a algo que al final resultará sólo perjudicial y terminan perdidos.

Si examinamos también nuestra vida espiritual, podemos notar que muchas veces tampoco hacemos una buena inversión, descuidamos nuestra comunión con el Señor y a veces exigimos resultados positivos y si no los obtenemos, nos enojamos con Dios. ¿Cómo podemos exigir algo en lo cual no nos esforzamos?

El Señor nos insta a que invertir en Él: “Así que te aconsejo que de mí compres oro —un oro purificado por fuego— y entonces serás rico. Compra también ropas blancas de mí, así no tendrás vergüenza por tu desnudez, y compra ungüento para tus ojos, para que así puedas ver.” Apocalipsis 3:18 (NTV).

En sí, nuestra vida es el resultado de la inversión que realizamos, por eso no dejes de dedicarte a tu relación con Dios porque mientras más tiempo y atención le des te edificarás y tendrás ganancia segura.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El recado

Cuentan que un muchacho se convirtió al Señor y poco después la prueba vino sobre su hogar llegando a faltarles el pan.

Un hombre incrédulo, con el que había discutido algunas veces, aprovechó la contingencia para turbar la fe del joven creyente.

–Si hay un Dios y es justo, como tú aseguras, ¿por qué no envía a alguien para que les traiga pan y lo que tanta falta les hace hoy? –le dijo burlándose.

–A lo mejor –contestó el muchacho–, Él ha dado el recado a uno y éste no ha querido venir, o, acaso, se ha olvidado.

¿Te has puesto a pensar que muchas veces hacemos oídos sordos a los recados que Dios nos da? ¿Alguna vez has sentido hacer algo por alguien pero te desanimaste por flojera, vergüenza o comodidad?

En Gálatas 6:9, 10 encontramos una exhortación a ayudar a los demás pero primero a los de la familia de la fe: “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.” (NTV)

Puede ser que hayas sentido llevar comida a alguien, ayudarlos con un poco de dinero, regalarles abrigo u otra cosa y te cohibiste. Pero no se trata sólo de lo material, mucha gente necesita una llamada, un abrazo, que les pregunten cómo se sienten, que los escuchen, pero andamos tan ocupados con tantas cosas que preferimos cerrar los ojos y hacer oídos sordos a las necesidades de los demás.

Si Dios pone en tu corazón hacer algo por alguien, aunque no entiendas el motivo, obedece. Podrías estar aliviando el dolor de esa persona o familia. Toma el recado de Dios como una oportunidad para bendecir a otros.

El segundo mandamiento más grande que tenemos es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, ¿Cómo podemos amar si no queremos ayudarlos en su necesidad? Muestra con tu ejemplo el amor a tu prójimo y a Dios.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Lecciones en el mar

La Biblia tiene enseñanzas útiles para la vida diaria sobre la obediencia, la fe y el propósito. Hoy te invito a conocer las lecciones que se aprenden en el mar, con base en la Palabra de Dios.

1. Obediencia

Dios le ordenó a Jonás ir a Nínive para predicar juicio por el pecado, pero él no obedeció, no quiso ir y se embarcó a Tarsis huyendo de Dios. Tomó una mala decisión, la cual trajo consecuencias no sólo para él sino para los que lo acompañaban en el barco, la tempestad que Dios envió amenazaba con hundirlos.

“Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave.”

Jonás 1:4 (RV60)

Jonás estaba durmiendo. A veces somos cómo él, tratamos de esquivar los problemas aun sabiendo que afectarán a las personas que nos rodean. Despertaron a Jonás para que clamara a su Dios, se dieron cuenta que este varón era el culpable de todo; así lo confesó el profeta y les dijo que lo echaran al mar, con lo que la tempestad se calmó, pero el Señor no dejó que Jonás pereciera sino que envió a un pez enorme que se lo tragó y lo llevó a Nínive para que cumpliera lo que Él le mandó.

2.  Fe

Después de que Jesús hiciera el milagro para alimentar a cinco mil personas, envió a sus discípulos a adelantarse a la otra ribera mientras Él se despedía de la multitud, al terminar se fue a orar a un monte.

Los discípulos estaban en la barca en medio del mar mientras el viento azotaba con fuerza la embarcación y en medio de la tempestad, Jesús empezó a acercarse a la barca caminando sobre las aguas. Los discípulos tuvieron miedo y pensaron que era un fantasma, pero Jesús les dijo que no tuvieran temor porque era Él. Pedro tuvo el valor de probarlo, y le dijo que si era realmente Jesús le permitiera ir hacia él caminando sobre el agua y así lo hizo. Pedro bajó de la barca y caminó, hasta que tuvo miedo por el fuerte viento y comenzó a hundirse, Jesús lo ayudó y le dijo: “ !Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?”. (Mateo 14:31b RV60)

Cuando el Maestro subió a la barca el ventarrón se calmó.

En otra ocasión Jesús y sus discípulos entraron en la barca, navegaron y se levantó una gran tempestad que amenazaba hundirlos por lo que tuvieron que despertarlo para que los ayudara.

“Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.”

Mateo 8:26 (RV60)

Jesús nos enseñó la importancia de la fe, con ella se pueden lograr cosas que, aunque parezcan imposibles, se hacen realidad.

3.  Propósito

Cuando llevaban al apóstol Pablo a Roma, una tempestad comenzó, todos los que estaban en el barco tuvieron miedo, pero él les dijo: “Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave.” (Hechos 27:22 RV60)

No quedaría rastro del barco, pero ninguna persona perecería, en medio de esta susceptibilidad humana ante la muerte, las personas que acompañaban a Pablo tuvieron que obedecer sus palabras y aún hacer algo que no hicieron por preocuparse mucho, comer: “Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá. Y habiendo dicho esto, tomó el pan y dio gracias a Dios en presencia de todos, y partiéndolo, comenzó a comer. Entonces todos, teniendo ya mejor ánimo, comieron también.” (v. 34-36)

Pablo tenía que cumplir un objetivo y no iba a suceder nada malo hasta que lo cumpliera.

Con todo esto comprendemos la necesidad de tempestades para aprender a obedecer, tener fe en el Señor comprendiendo que tiene el control de todo y que nada fuera de sus propósitos ocurrirá. Dios tiene nuestras vidas en sus manos.


Por Carlos E. Encinas



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ser sabios con el manejo del dinero

“Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal; las cuales se pierden en malas ocupaciones, y a los hijos que engendraron, nada les queda en la mano.”

Eclesiastés 5:13-14 (RVR1960)

Somos advertidos por el Señor acerca de contraer deudas, ya que estas alejan la tranquilidad, y en muchos casos ocasionan mayor inestabilidad económica.

Y si hay una manera de empeorar las cosas, es malgastar el dinero adquiriendo cosas por impulso, gusto o apariencia, no presupuestar los gastos, e incluso adquirir un estilo de vida no acorde a los ingresos que se tiene.

Para evitar estar en apuros, es necesario ser prudentes y ser sabios con el manejo de nuestras finanzas, busquemos asegurar no solo nuestro presente, sino también el futuro de nuestra descendencia.


Por Cecia Serna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

A la cuarta vigilia

“Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.”

Mateo 14:25.

Jesús y sus discípulos habían terminado de alimentar a más cinco mil personas. Luego, casi inmediatamente, el Señor hizo entrar a sus discípulos en una barca, para que cruzaran el mar hacia Capernaum, pero Él no subió a la barca con ellos, porque todavía estaba despidiendo a la multitud para después subir al monte a orar.

“Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.”

Mateo 14:24

Los discípulos estaban enfrentando un problema grande y luchando por sobrevivir; sin embargo, Jesús, quien conoce todos los problemas que sus hijos atraviesan, no fue al instante a socorrerlos. Esperó hasta la cuarta vigilia para ir y ayudarlos. ¿Sabes qué significa eso? Que el Señor fue entre las 3 y 6 de la mañana. Esto quiere decir que los discípulos estaban naufragando entre 9 y 12 horas en medio del mar.

¿Te imaginas cómo estuvieron los discípulos durante ese tiempo? Seguramente con miedo y desesperados por no saber qué hacer. Imagino que gritaron a Jesús para que los ayudara, pero nada, Él no aparecía y la tormenta seguía.  

¿Alguna vez has sentido que Jesús no escucha tus oraciones? ¿Has clamado por tu situación y parece que a Jesús no le importa?

Todo indicaba que Jesús los había abandonado. Sin embargo, Él estaba orando, mientras sus discípulos estaban enfrentando esa dificultad. (Mateo 14:22-23) Dios no puede abandonar a sus hijos ni dejarlos solos, porque son creación suya.

Quizás, al igual que a los discípulos estás en medio de un problema, luchando y atemorizado por lo que pueda pasar. Tal vez sientes que Dios te ha abandonado o te ha dejado luchando solo. Pero no es verdad, porque aunque tú no veas al Señor o no sientas Su presencia por la circunstancia que estás atravesando, Él no dejará de protegerte.

“Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.”

Romanos 8:34 (NTV)

Dios jamás te abandonará y no siempre vendrá a ayudarte la primera, segunda o tercera vigilia, sino a la cuarta. Ten fe y confía en que Él llegará y solucionará tu situación. “Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.” Mateo 14:32-33.

Si piensas que Jesús está de brazos cruzados viendo cómo sufres, recuerda que Él está intercediendo por ti.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Es un compromiso serio

Leí un mensaje en el cual se hacía una comparación en cuanto a la prioridad que se da al trabajo y a la relación con Dios. Básicamente decía que algunas personas hacían todo el esfuerzo para cumplir horarios, obligaciones, seguir reglas, etc. en su fuente laboral pero con Dios era lo contrario, lo tomaban a la ligera.

Lastimosamente así pasa muchas veces, el compromiso con el Señor no es tomado con la seriedad que corresponde,  por ejemplo: no nos esforzamos por crear el hábito de orar o meditar en la Palabra a diario, pero sin falta estamos conectados a nuestros teléfonos móviles y atentos a cada notificación, no invertimos en aprender más de la Palabra de Dios pero si se trata gastar en algún deseo material no nos restringimos. O preferimos ceder a la presión del mundo que mantenernos firmes en la fe.

¿Será que es porque ignoramos que Dios es exigente? en Malaquías 1:14 dice: “¡Maldito sea el que me prometa uno de sus mejores animales, y luego me presente un animal defectuoso! ¡Yo soy el gran Rey, y todas las naciones me respetan! Yo soy el Dios todopoderoso, y les juro que así lo haré.” (TLA) El Señor es estricto y merece que nuestra entrega sea pura y firme.

Probablemente consideres que hasta hoy tu compromiso con el Señor no está bien, que no le estás dando la importancia que amerita, te aliento a que hagas un nuevo compromiso serio, pídele perdón y también esfuérzate por ser un discípulo digno.

No habrá ninguna excusa cuando Dios nos pida cuentas de qué hicimos para ser hijos obedientes, porque nos ha dado todas las herramientas y también su Espíritu Santo para guiarnos.

Comprométete de todo tu corazón con Él y verás cómo tu vida será transformada.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Gratitud en medio de las tormentas

“Den siempre gracias a Dios el Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Efesios 5:20 (DHH)

Diariamente nos enfrentaremos a situaciones difíciles que pondrán a prueba nuestra confianza en Dios y es allí cuando la gratitud se hace presente, ya que normalmente somos agradecidos por las bendiciones que Dios nos da, pero cuando las cosas no salen como lo planificamos o no parecen ser una bendición es difícil agradecerle. Sin embargo si ponemos nuestra vida bajo su control, comenzamos a tener una actitud de agradecimiento, aun cuando las circunstancias parecieran no justificar nuestra gratitud.

Si estás pasando un tiempo difícil en tu vida, recuerda que aún hay muchas cosas por las cuales debemos ser agradecidos con Dios. Él sigue estando al control de cada situación en tu vida y tiene planes de bien para ti. No te enfoques en lo que aún falta, da gracias por lo que Él ya te dio.


Por Giovana Aleman



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ser imitadores de Dios

Si observamos la conducta de un niño, veremos que muchas de las actitudes y los comportamientos que tiene, los copió de sus padres. Esto significa que su patrón de conducta estará determinado en gran manera por el ejemplo que recibe de sus progenitores.

El apóstol Pablo, en su epístola a los Efesios, instruye que debemos ser imitadores de Dios como hijos amados, es decir, tal como un niño sigue el ejemplo de su padre.

“Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.”

Efesios 5:1 (RVR1960)

Recordemos que como seguidores de Cristo, tenemos en la Biblia un manual a seguir, ya que contamos con el registro de la vida de Jesucristo, y a lo largo de las Escrituras podemos encontrar también mucha información acerca del carácter de Dios.

Estos son los parámetros que debemos tener en cuenta en nuestro andar diario, si realmente queremos vivir de la manera que le agrada al Señor.

“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

Mateo 5:48 (RVR1960)

Prestemos atención a la Palabra de Dios, esforcémonos por ser gratos ante el Señor tanto en nuestras acciones como en los pensamientos que tenemos.

“Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.”

Salmos 19:14 (RVR1960)

Por Cesia Serna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Solo pero acompañado

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” Isaías 41:10 (RVR 1960).

Algunas circunstancias de la vida pueden hacernos sentir el sabor amargo de la soledad en toda su intensidad. Ya sea que se trate del abandono por parte de un ser querido, una dolorosa pérdida o bien porque un hijo se fue de la casa, de cualquier manera nos sentimos invadidos por el sentimiento de soledad.

Así le pasó al apóstol Pablo, un gran líder, lleno de la presencia de Dios, pero justamente el día que tenía que presentarse ante el juez, él necesitaba más del apoyo de sus amigos; en cambio todos lo desampararon. ¡Cuántas veces nos hemos sentido así, con un gran sentimiento de soledad que nos produce angustia! Pero a pesar de esto, Pablo se aferró a Dios, al punto de afirmar: “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas (…) 2 Timoteo 4:16-17 (RVR 1960) En esos tiempos, en los cuales, la soledad se hace presente pretendiendo consumirnos, debemos recordar que Dios está con nosotros, Él no nos desampara, además de ello nos da fuerzas para seguir el camino que tenemos por delante.

Por Neyda Cruz


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tus palabras bendicen?

“La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego. La lengua de los sabios destila conocimiento; la boca de los necios escupe necedades.” Proverbios 15-1-2 (NVI)


Cuando nos dejamos llevar por el enojo o la ira solemos lastimar con nuestras palabras a los seres mas queridos. Este aspecto debe cuidarse en el matrimonio, ya que de no hacerlo, la relación comienza a deteriorarse al punto que por las mismas heridas, el amor comienza a apagarse.

Dios no desea eso por ello nos insta a tener dominio propio: Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”. Pero esto se consigue cuando nos dejamos llevar por el Espíritu de Dios y Él nos nuestra la verdad sobre nuestra manera de comportarnos. El también nos ayuda a cambiar y a reconocer nuestras faltas cuando fuera necesario y tener dominio propio. Su palabra nos recuerda:


“Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios”. Salmos 141:3


Sería bueno preguntarnos ¿Estoy llevando paz con mis palabras a los que me rodean, o ellos prefieren alejarse?

Por Danitza Luna


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Él está a tu lado

La desesperación siempre nos roba la paz y afecta nuestro estado de ánimo,  impide que logremos aquello que queremos alcanzar y hace que perdamos totalmente la esperanza.

Hace algunas semanas atrás estaba en la sala de terapia intensiva de un hospital, esperando afligido por un ser querido mío. Por momentos angustiado y pensativo, porque ya habían pasado varias horas sin tener noticias. La verdad, muchas cosas pasaban por mi mente y en algún momento me sentí solo sin entender lo que estaba sucediendo. Pero, el Señor me recordó esta palabra y entendí que Él estaba conmigo.

“Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.”

Juan 13:7

No siempre entenderemos lo que está sucediendo a nuestro alrededor, pero si confiamos en Dios estaremos seguros y comprenderemos que todo tiene un propósito, que Su voluntad es buena agradable y perfecta; Él tiene control de toda situación y que está a nuestro lado para fortalecernos.

Dios conoce tu situación y sabe cómo está tu corazón. Está a tu lado para consolarte, fortalecerte y recordarte sus promesas. Jamás te ha dejado ni te dejará.

“El Señor está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.”

Sofonías 3:17

Por lo tanto, no pierdas las esperanzas y confía en la voluntad de Dios. No olvides que no duerme el que te cuida y que tu ayuda viene de Él, quien hizo el cielo y la tierra.

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Isaías 41:10 (NTV)

Dios está contigo y no te abandonará.




El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend