CVCLAVOZ Radio Cristiana Archives | Page 5 of 35 | CVCLAVOZ

All posts in “CVCLAVOZ Radio Cristiana”

Trabaja con diligencia

“Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano.” Eclesiastés 11: 6a (RVR1960).

Ser diligentes y esforzarnos por hacer bien las cosas, en particular en el lugar donde trabajamos, tiene recompensa como dice en Proverbios 14:23 (NVI): “Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse solo en palabras lleva a la pobreza.” Esforcémonos en no caer en la pereza, teniendo presente que veremos los resultados y estos se verán reflejados en el bienestar de nuestros hogares.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Una luz de esperanza

En la vida hay situaciones que no podemos controlar, nadie esta libre de sufrir enfermedades, accidentes, tragedias, circunstancias difíciles que nos lastiman, nos hieren y nos marcan, situaciones que en muchas ocasiones escapan de nuestro control.

Veremos un ejemplo en la Biblia acerca de la historia de la hija de Jairo:

Estaba hablando aún, cuando vino uno de la casa del principal de la sinagoga a decirle: Tu hija ha muerto; no molestes más al maestro. Oyéndole Jesús, le respondió: No temas; cree solamente, y será salva.

Entrando en la casa, no dejó entrar a nadie consigo, sino a Pedro, a Jacobo, a Juan, y al padre y a la madre de la niña. Y lloraban todos y hacían lamentación por ella. Pero él dijo: No lloréis, no está muerta, sino que duerme. Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta. Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diese de comer. Lucas 8:49-55

La historia de la hija de Jairo muestra un panorama desgarrador y trágico, ya que se observa una persona a punto de morir, sin que alguien pudiera hacer algo al respecto;  aparentemente sólo queda resignarse, bajar los brazos y decir: “ya no se puede hacer nada”. Eso es lo que prácticamente estaba sucediendo con las personas que presenciaban tal escena, no había una luz de esperanza, ya no se podía hacer nada.

¿Cuántas veces nos hemos sentido así? En muchas ocasiones  nos hemos identificado con la historia de Jairo cuando atravesamos una enfermedad, tragedia o situación difícil, cuando parece que lo único que queda es la resignación.

Sin embargo, vemos en la historia que no todo  tiene que  ser así, aprendemos que frente a una situación imposible como la muerte Dios puede hacer el milagro. Cuando las circunstancias pinten un panorama oscuro, cuando las personas dicen que no se puede hacer ya nada, cuando todo alrededor se muestra adverso, Dios puede hacer su obra.

Estimado(a) hermano (a) siempre debemos tener fe y creer que Dios puede hacer algo, que sólo Él tiene el poder para hacer milagros. Cuando la gente no cree, cuando están resignados se necesita la fe de Jairo. ¡No hay nada imposible para Dios!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios quiere salvarte

“En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan. Pero el día del Señor llegará tan inesperadamente como un ladrón. Entonces los cielos desaparecerán con un terrible estruendo, y los mismos elementos se consumirán en el fuego, y la tierra con todo lo que hay en ella quedará sometida a juicio.” 2 Pedro 3:9-10 (NTV)

El amor de Dios por ti es inmenso, en Génesis 1:26 vemos que Él no simplemente nos creó, sino que nos hizo a su imagen y semejanza, lo que indica que su amor por cada uno de nosotros es especial.

A pesar de que nuestros antepasados se equivocaron y desobedecieron, Dios nunca dejó de amar a su creación. Es por eso que envió a su hijo al mundo para dar salvación y evitar la condenación de todo aquél que en Él cree.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.  Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.” San Juan 3:16-17.

Dios no quiere que te pierdas ni que seas destruido, quiere reconciliarte con él mismo por medio de Cristo, quién murió y resucitó al tercer día por amor a ti. “…Cristo murió por nuestros pecados tal como dicen las Escrituras. Fue enterrado y al tercer día fue levantado de los muertos…” 1 Corintios 15:3-4 (NTV)

Los años pasan y el tiempo es corto. La Biblia dice que llegará el día en el que  toda la tierra será  juzgada. Mi pregunta es, ¿Estamos preparados para ese día? Dios nos ha hablado este tiempo de diferentes maneras y con diversas circunstancias, nos ha mostrado su amor dándonos la oportunidad de seguir con vida y poder decidir nuestro futuro.  ¿Qué es lo que decidiremos?

Al Señor no le importa cuán grande es tu pecado o lo lejos que  estás de Él.  “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” Isaías 1:18 (RVR1960)

No esperes a que sea demasiado tarde para creer en Dios, arrepentirte y vivir en obediencia a su palabra. Él está esperándote con sus brazos abiertos, deseoso de llamarte hijo. Búscalo y ponte a cuentas haciendo esta pequeña oración:

Dios, reconozco que soy pecador, me arrepiento de todo mis pecados y te pido perdón por cada uno de ellos. Creo que Jesús murió y resucitó para darme vida eterna y desde ahora acepto a Jesucristo como mi Señor y Salvador. Gracias por buscarme y tener misericordia de mí. Toma mi vida, en el nombre de Jesús, amén.

“Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo; llámenlo ahora, mientras está cerca.” Isaías 55:6.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Hasta cuándo vas a dormir?

Me gusta observar a las hormigas por el trabajo que realizan juntas y aunque por su tamaño  parecieran ser insectos sin importancia, hay mucho que aprender de ellas.

En Proverbios 6:6-8 (NTV) encontramos: “Tú, holgazán, aprende una lección de las hormigas. ¡Aprende de lo que hacen y hazte sabio! A pesar de que no tienen príncipe ni gobernador ni líder que las haga trabajar, se esfuerzan todo el verano, juntando alimento para el invierno.”

Dios nos da una lección a través de estos diminutos insectos que no se rinden ante nada, pues a menudo llevan o arrastran con firmeza objetos que duplican o triplican su tamaño; puedes poner obstáculos en su camino tratando de detenerlas, pero siempre hallan la forma de continuar con su tarea. No se afanan ni dejan labores para último momento, ellas prevén y administran  bien su tiempo, haciendo un arduo trabajo para tener alimento durante el invierno.

Por el contrario, el perezoso es un animal muy lento, tanto que cada movimiento pareciera ser meditado previamente. Por ello Proverbios nos advierte para no caer en la pereza  de dormir en lugar de trabajar, lo cual no significa que nunca debamos descansar, simplemente evitar hacerlo cuando debemos cumplir con una labor.

Antiguamente Dios les dio a los judíos el día de reposo, un día a la semana para descanso y restauración. Actualmente, es posible que nosotros tengamos más de un día para descansar, por ello es importante no caer en la pereza, la cual no nos permite utilizar las facultades que Dios nos ha dado tanto físicas, como intelectuales para satisfacer nuestras propias necesidades.

Si en estos días has estado disfrutando de periodos de  sueños y tiempos extras a los cuales podrías sacarle provecho, pero a causa de la pereza has perdido más de una oportunidad, entonces sería prudente detenerse a pensar y actuar como lo haría una hormiga, no sólo en lo laboral sino también en lo espiritual.

¡Despierta! ¿Hasta cuándo vas a dormir? Porque si observas a tu alrededor, hay mucho por hacer. Recuerda que Dios dijo que la mies es mucha pero los obreros son pocos, por lo tanto, puedes estar seguro que siempre habrá un lugar destinado sólo para ti.

¡Es momento de actuar mientras las fuerzas nos lo permiten!

¿Acaso no se acuerdan, amados hermanos, cuánto trabajamos entre ustedes? Día y noche nos esforzamos por ganarnos la vida, a fin de no ser una carga para ninguno de ustedes mientras les predicábamos la Buena Noticia de Dios. 1 Tesalonicenses 2:9 (NTV)

Por: Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te olvides de ellos

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.” Éxodo 20:12 (RVR).

Hace poco tiempo me conmovió ver a una ancianita cargando la conservadora de helados. A pesar de su avanzada edad y lo encorvado de su postura, aún tenía fuerzas para continuar con el negocio que le ayudaba a subsistir. Me pregunté: ¿Tendrá hijos? ¿Dónde estarán? Puede que seas joven o quizás ya un adulto, pero cualquiera sea tu edad, aún sigues siendo hijo y por lo tanto, debes ser consciente que tienes responsabilidades para con tus padres. Si tienes la dicha de tenerlos, aprovecha la etapa en las que son ellos los que necesitan de tus cuidados para devolverles algo del amor que te han brindado en tus primeros años, cuando en todo dependías de ellos. No los olvides, se paciente con ellos, porque Dios promete larga vida a aquellos que honran a sus padres.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Anhelamos lo correcto?

¿Qué es lo que más anhelas tener en este momento? Una casa, un auto o un negocio próspero, quizá tu sanidad o el estar con la persona que amas o un cónyuge o posiblemente algo que no mencionamos pero lo seguro es que tienes deseos en tu corazón.

Podemos trabajar arduamente para obtener las cosas que queremos o poner nuestro empeño para estar con nuestros seres queridos, pero la Palabra de Dios en Proverbios 3:13-14 (RVR1960) habla sobre lo que sería más valioso para nuestra vida: “Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino.”

Si se obtiene sabiduría e inteligencia lo demás vendrá por consecuencia. Sin embargo, ¿De dónde proviene?: “¡Pues el Señor concede sabiduría! De su boca provienen el saber y el entendimiento.” Proverbios 2:6 (NTV)

Podemos mencionar al Rey Salomón como alguien que prefirió que Dios le diera sabiduría y ciencia antes que cualquier otra cosa, y como respuesta el Señor le otorgó más: Por cuanto hubo esto en tu corazón, y no pediste riquezas, bienes o gloria, ni la vida de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría y ciencia para gobernar a mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey, sabiduría y ciencia te son dadas; y también te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes de ti, ni tendrán los que vengan después de ti.” 2 Crónicas 1:11-12 (RVR1960)

Si no hay deseo de obtener estas dos cosas, sabiduría y ciencia, difícilmente invertiremos tiempo y esfuerzo en alcanzarlas, nuestro corazón y mente deben creer que es importante no sólo para alcanzar metas sino para vivir sabiamente y evitar cometer errores que nos llenen de dolor.

Empapémonos de Su Palabra y oremos para que el Señor nos abra los ojos, oídos y el corazón espirituales y demos pasos acertados.

¡Anhelemos más de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Renuévate

“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios y conoce a Dios.” 1 Juan 4:7 RVR 1960

Dios ordena a los esposos amarse incondicionalmente para que su matrimonio sea feliz y próspero. Pero muchas veces esto no sucede, porque los cónyuges dejan de buscar del Señor y procuran sostener el amor por sus propios medios. Aunque por algún tiempo esto pudiera ser efectivo, debemos reconocer que la única fuente de ello es Dios. Si sientes que el amor hacia tu pareja, ha disminuido o parece acabarse, acude al Señor para renovarte y luchar por la estabilidad de tu hogar ¡Él es la fuente que no cesa!

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Una poderosa arma

Poco antes de la muerte de Charles Spurgeon, varios pastores amigos se acercaron y le hicieron una pregunta: ¿Cuál fue el peor ataque de Satanás que ha sufrido su vida y su ministerio?

El predicador se acomodó y relajadamente empezó a hablarles:

“Durante mi vida sostuve muchos altercados y luchas con Satanás; ese león rugiente siempre ha encontrado la manera de atacarme de una manera furiosa y ha usado toda su habilidad para tratar de devorarme. Con frecuencia él había tratado de poner todo tipo de problemas y oposición, intentando que yo desista de la idea de predicar; pero con la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios, lo pude vencer…”

Cuántas veces atravesamos situaciones difíciles que llegan a desanimarnos. Se han visto casos de personas muy consagradas que terminan perdiendo ese fuego que tenían, dejan de asistir a la iglesia, se alejan de sus amigos y finalmente acaban apartados completamente de Dios.

1 Pedro 5:8-9 dice: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.”

La Biblia dice que el diablo está atento a cualquier oportunidad para emboscar a un creyente indefenso, pero al igual que el predicador Charles Spurgeon, debemos derrotarlo con la espada del Espíritu Santo que es la Palabra de Dios.

¿Estás atravesando por alguna dificultad? Enfréntala con las promesas que están escritas en la Biblia. Aunque no veas nada con tus ojos naturales y parece que todo sigue igual, puedes estar seguro que en el ámbito espiritual el Señor está librando una batalla en tu favor.

Hebreos 11:27 dice: “Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.” Versión Reina-Valera 1960   

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Lluvia!

“La lluvia y la nieve descienden de los cielos y quedan en el suelo para regar la tierra. Hacen crecer el grano, y producen semillas para el agricultor y pan para el hambriento. Lo mismo sucede con mi Palabra. La envío y siempre produce fruto; logrará todo lo que yo quiero, y prosperará en todos los lugares donde yo la envié.” Isaías 55:10-11 (NTV).

Cuando la sequía está presente en algún lugar, son notorias las consecuencias: disminución en la vegetación, muerte del ganado, deshidratación, enfermedades, etc. Así es la persona que no tiene Palabra de Dios en su corazón, su vida empieza a convertirse en un desierto, disminuyen los deseos de buscar a Dios y entra en el proceso de muerte espiritual. Por ello, cuán importante es meditar y escudriñar sus Escrituras, sabiendo que nos da vida y prosperidad. Te animo a disfrutar de las bendiciones que nos produce la Palabra de Dios.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No olvides tus sueños!

Cuentan que tres árboles pequeños vivían en una colina del bosque y, un día se pusieron a hablar acerca de sus sueños y esperanzas para su futuro. El primero dijo: “Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y finos tallados, todos verán y admirarán mi belleza”.

El segundo árbol dijo: ” Algún día seré una poderosa embarcación. Llevaré los más grandes reyes y reinas a través de los océanos e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza y mi poderoso casco.”

Finalmente el tercer árbol dijo: “Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles del bosque. La gente me verá en la cima de la colina, mirará mis poderosas ramas y pensarán en el Dios de los cielos y cuán cerca estoy de alcanzarlo. Seré el árbol más grande y la gente siempre me recordara”.

Después de unos años de que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores llegó hasta ellos. Cuando uno de ellos vio al primer árbol dijo: “Éste parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero”, y comenzó a cortarlo. El árbol estaba muy feliz porque sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros.

El otro leñador dijo,  mientras observaba al segundo árbol: “Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto”. El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino de convertirse en una poderosa embarcación.

El último leñador se acercó al tercer árbol; éste estaba muy asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se convertiría en realidad. El leñador dijo entonces: “No necesito nada especial del árbol que voy a cortar, así que tomaré éste”. Y cortó al tercer árbol.

Cuando el primer árbol llegó donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales y fue puesto en un pesebre y llenado con paja. Se sintió muy mal pues eso no era por lo que tanto había orado.

El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes habían llegado a su fin.

El tercer árbol fue cortado en largos y pesados tirantes y dejado en la oscuridad de una bodega.

Años más tarde, los árboles olvidaron sus sueños y esperanzas por las que tanto habían orado. Entonces un día, un hombre y una mujer llegaron al pesebre. Ella dio a luz un niño y lo colocó en la paja que había dentro del cajón en que fue transformado el primer árbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebé, pero este pajar debería serlo. El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia.

Muchos años después, un grupo de hombres subieron a la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió en la barca. Mientras ellos estaban en el agua, una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres. Los hombres despertaron al que dormía, éste se levantó y dijo ” Calla, enmudece”, y la tormenta y las olas se detuvieron. En ese momento, el segundo árbol se dio cuenta de que llevaba al Rey de Reyes y Señor de Señores.

Finalmente, un tiempo después, alguien vino y tomó al tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando llegó el domingo, el tercer árbol se dio cuenta que él fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina y estar tan cerca de Dios como nunca, porque Jesús había sido crucificado en él.

Dios siempre escucha tus oraciones y nunca olvida tus sueños y anhelos. Puede ser que no se presenten de la forma que deseamos ni en el tiempo que queremos pero Dios tiene preparados mejores planes para nuestras vidas y cumplirá su propósito en nosotros.

“Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”. Isaías 55:9 (RVR1960)

No te desanimes ni desesperes si ves que tus planes no van como pensabas. Confía en Dios de todo corazón y verás tus sueños hechos realidad. Tu vida tiene un propósito divino, perfecto y alcanzarás tus sueños.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Quiere sanarte!

“El SEÑOR los atiende cuando están enfermos y les devuelve la salud” Salmos 41:3 (NTV)

¿Estás sufriendo por causa de una enfermedad? Cuando nos encontramos en esos tiempos de debilidad, es cuando debemos acudir al único que puede sanarnos: Dios, su palabra dice que quiere devolverte la salud, solamente necesitas confiar y acercarte ante su presencia.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El peso del pecado

Un hombre humilde iba cargando un bulto de papas sobre la espalda y fue interrogado:

 – ¿Cómo sabe usted que es salvo?

El hombre siguió caminando y luego dejó caer el bulto. Entonces dijo:

 – ¿Cómo me doy cuenta de que se me cayó el bulto? No he mirado atrás.
– No – respondió el hombre – pero lo puede saber porque ya no siente el peso.
– ¡Exactamente! – Contestó –  Por esta misma razón sé que soy salvo, pues he perdido la carga de pecado.

¿Sientes que estás llevando una carga sobre tus espaldas?

Tristemente hoy una gran cantidad de personas vive cargando enormes bultos llenos de pecado, tristeza, decepción, amargura, etc. estas cargas no sólo retrasan sino que alejan al hombre de su verdadero propósito en la tierra y lo llevan a la muerte espiritual.

Quizás nuestras debilidades humanas nos han llevado a caer en pecado y con ello a tomar un bulto de autocompasión y miseria, pero ante este panorama tan triste y desolador debemos tener presente estas palabras que encierran grandes verdades: ARREPENTIMIENTO, MISERICORDIA, PERDÓN y sobre todo JESUCRISTO.

Romanos 5:20 dice: “(…), pero mientras más pecaba la gente, más abundaba la gracia maravillosa de Dios” (NTV), la gracia de Dios y su misericordia hoy te dan esa posibilidad para decidir si sueltas ese bulto que llevas y experimentas la verdadera libertad o simplemente pasas de largo con tu carga encima.

¡Eres tú quien decide!

Tenemos el enorme privilegio de contar con un Padre que nos  ama sin medida y que está dispuesto a librarnos de nuestras cargas, “¡Oh Señor, eres tan bueno, estás tan dispuesto a perdonar, tan lleno de amor inagotable para los que piden tu ayuda!” Salmos 86:5  (NTV).

Si continúas llevando ese bulto no llegarás muy lejos pero sí saldrás lastimado, hoy te invito a dejar caer esa carga y correr a los brazos de Dios.

Puedes experimentar libertad y descanso si tomas la decisión de soltar las cargas que estás llevando.

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend