decisión Archives | CVCLAVOZ

All posts in “decisión”

Eligiendo una carrera

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” 3 Juan 2 (RVR1960).

Elegir una carrera profesional no es una decisión que debe tomarse a la ligera, puesto que tendrá una repercusión directa en nuestro futuro laboral. Por eso es importante recurrir a Dios por dirección, recuerda que el Señor quiere que prosperemos en todas las áreas, y ello que incluye una profesión.

Si quieres elegir la carrera correcta no solo evalúes tus metas e intereses, recurre al Señor, quien puede guiarte de la mejor manera puesto que conoce tus aptitudes, habilidades y dones, y es por esa razón que sabe en qué área podrás desenvolverte de mejor manera.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Al que te pida dale…

En la actualidad es difícil confiar en alguien, en especial cuando te piden algo prestado o que colabores en su necesidad; seguramente muchos hemos sido engañados por algunas personas que inventan historias para recibir algo de ti, pero ¿Qué haremos?

Recuerdo la historia de una ancianita que pedía limosna en las calles, mucha gente tenía compasión de ella y le daba dinero; pero descubrieron que esta viejita en realidad no era pobre, tenía una casa propia, una fortuna en el banco e hijos en el exterior que le enviaban dinero constantemente. Sin embargo, vestía como mendiga y en lugar de invertir su dinero prefería pedir donación.

Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.” Mateo 5:42 (RVR 1960)

Al conocer esta historia, varios se decepcionaron e incluso muchos tomaron la decisión de no volver a apoyar a personas necesitadas; sin embargo, no podemos poner a todos en la misma bolsa. Existen personas que realmente precisan nuestro apoyo, que están en las calles sufriendo de hambre o sin poder llevar el alimento a su casa.

Jesús en este aspecto nos enseña algo importante: “Al que te pida, dale…” Si tienes la posibilidad de apoyar a alguien, hazlo, el Señor conoce tu corazón y eso es lo que vale, si esta persona te engañó, en su tiempo le llegarán las consecuencias; lo que a nosotros nos toca es dar porque entonces así recibiremos la bendición de lo alto.

Mejor si nos equivocamos dando a equivocarnos rehusando ayudar a alguien que nos necesita.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No tomes decisiones cuando tienes hambre!

¿Has notado que el hambre influye en tu comportamiento? Hay quienes reniegan y están malhumorados cuando no comen. Otros tienen sueño y no tienen ganas de nada. Y aunque estas conductas son normales, son manifestaciones que vemos abiertamente. Pero recientes descubrimientos científicos afirman que tomar decisiones cuando uno tiene hambre afecta el futuro.

Hambre = gasto

Una investigación ya había revelado que el hambre nos hace gastar de más. La profesora asistente de marketing de la Escuela de Administración Carlson, Alison Jing Xu, y sus colegas encontraron que es perjudicial ir de compras sin haber comido. Aquellos que tienen hambre y compran comida, ya sea a una tienda o por internet, terminan gastando en artículos no comestibles. Las cosas más comunes que se compran por el hambre son: ropa, cosméticos y aparatos electrónicos. Pero esta no es la única razón por la no es una buena idea que tomes decisiones cuando tienes hambre.

¿Por qué no tomar decisiones cuando se tiene hambre?

Otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Dundee, en Escocia, demostró que el hambre altera significativamente las decisiones. Hace que las personas sean impacientes y más propensas a conformarse con una pequeña recompensa y no conque llega antes de lo que se prometió en una fecha posterior. El Dr. Benjamin Vincent explicó que:

Las personas generalmente saben que cuando tienen hambre no deberían ir a comprar comida porque tienen más probabilidades de tomar decisiones poco saludables o indulgentes. Nuestra investigación sugiere que esto también podría tener un impacto en otros tipos de decisiones. Digamos que ibas a hablar con un asesor de pensiones o hipotecas; hacerlo con hambre podría hacer que te preocupes un poco más por la gratificación inmediata a expensas de un futuro potencialmente más prometedor.

Esto quiere decir que cuando estamos con hambre no pensamos en las consecuencias. Nos enfocamos en el ahora y las gratificaciones inmediatas. Sin embargo, ignoramos el impacto que tendrán nuestras decisiones. Por esta razón recomiendan que antes de tomar una decisión importante comamos bien y estemos satisfechos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

–Bargh, J. (2017). Before you know it (1st ed.). New York: Simon & Schuster.
–Skrynka, J., & Vincent, B. (2019). Hunger increases delay discounting of food and non-food rewards. Psychonomic Bulletin & Review. doi: 10.3758/s13423-019-01655-0

¿Alguna vez te han dado la espalda?

Qué doloroso es que alguien te dé la espalda en un momento de necesidad y peor cuando se trata de personas que amas; es un sentimiento de frustración tan grande que podría llevarte a tomar decisiones equivocadas, como sucedió en el caso de los discípulos de Jesús:

“Cuando ya se acercaba el tiempo en que Jesús había de subir al cielo, emprendió con valor su viaje a Jerusalén. Envió por delante mensajeros, que fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque se daban cuenta de que se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron:

—Señor, ¿quieres que ordenemos que baje fuego del cielo, y que acabe con ellos?

Pero Jesús se volvió y los reprendió. Luego se fueron a otra aldea.” Lucas 9:51-56 (DHH)

Se acercaba el momento en que Jesús tendría que enfrentar el doloroso camino hacia la Cruz por amor a la humanidad. En el camino hacia Jerusalén trató de hospedarse en Samaria pero fue rechazado, esto porque los samaritanos no tenían una buena relación con los judíos de Jerusalén, por lo que al darse cuenta el trayecto de su viaje prefirieron no recibirlo.

Los discípulos estaban indignados por tal rechazo, por lo que quisieron vengarse inmediatamente, pidiendo al Señor que estos fueran destruidos cayendo fuego sobre sus vidas, pero Jesús los reprendió, porque el propósito que Él tenía era salvar vidas y no perderlas.

¿Cuántas veces queremos reaccionar como los discípulos de Jesús? Nos podemos enfurecer cuando alguien no quiere apoyarnos, hasta podemos desear su muerte, pero debemos recordar siempre seguir los pasos de Cristo. Dar lugar a lo que sentimos puede empeorar las cosas y apartar a las personas del amor de Dios en lugar de acercalas.

Antes de actuar, recuerda que eres hijo de Dios y que tienes un propósito, que tu amor por el Señor sea más fuerte que tus sentimientos.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Será la última vez!

Marcela era una joven que se enamoró perdidamente en poco tiempo y se casó, pero su pareja no tardó en mostrar su verdadero rostro y simplemente tomó control de ella como si fuera un objeto, humillando y destrozando su interior. En diferentes oportunidades quiso irse, pero él le rogaba que lo perdonara diciendo: “será la última vez” y ella le creía.

Cuando quedó embarazada, como él no esperaba esta noticia, la golpeó hasta dejarla inconsciente. Por la golpiza, Marcela casi perdió al bebé, por lo que pensó seriamente en abandonar a su esposo, pero él volvió a clamar a gritos por su perdón: “¡Será la última vez!” y ella nuevamente lo perdonó.

Después de 15 años su hijo era un adolescente, alguien que creció viviendo en un ambiente de violencia, observando el sufrimiento de su madre y desarrollando un odio por su padre. Un día no pudo controlar sus emociones y puso veneno en la comida de su progenitor, acabando así con su vida.

Se realizaron las respectivas investigaciones y la verdad salió a la luz, su hijo lo había asesinado. Ella toleró demasiado y no se dio cuenta que su vida y la de su hijo estaban siendo destruidas por la violencia ¿Conoces una historia similar?

“… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” Juan 10:10
La violencia destruye nuestras vidas, por tanto, si te encuentras en una situación así debes tomar una decisión, porque no sólo te puede estar dañando a ti, sino a las personas que amas. Recuerda que el Señor quiere darte una vida abundante y no de sufrimiento.

Amiga (o) te animo a reconocer que necesitas ayuda y que comiences a buscarla, no sientas miedo de denunciar, sino de vivir a diario un tormento por alguien que en cualquier momento terminará destruyéndote por completo. Si no sabes a quién acudir te animamos a comunicarte con nosotros.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡El diablo no juega a ser diablo!

Susana encontró un grupo de cachorros de lobo en la orilla de un río, como notó la ausencia de la madre, y suponiendo que hubo algún incidente con ella, decidió adoptarlos.

En el patio de su casa les creo un espacio con rejas para que pudieran dormir y comer, pero los cachorros crecían rápido y la exigencia de carne era cada vez más fuerte. En una ocasión su vecina entró a visitarla y los cinco lobos abrieron la puerta a la fuerza para atacarla; y Susana junto a su novio apenas lograron librar a la mujer de una tragedia.

Después de esto el novio y los vecinos le pidieron que abandonara a los lobos, pero ella no quiso escuchar. Un día llegó tarde y los animales estaban sin comer todo el día, ella entró a la jaula para darles alimento pero los lobos la atacaron; a pesar de sus gritos nadie pudo salvarla, su novio llegó cuando ya habían devorado el sesenta por ciento de Susana.

“¿Puede un hombre poner fuego en su seno sin que arda su ropa? ¿O puede caminar un hombre sobre carbones encendidos sin que se quemen sus pies?” Proverbios 6:27-28 (LBLA)

A veces nos gusta jugar con el peligro como sucedió con Susana, sin considerar que si jugamos con fuego tarde o temprano nos vamos a quemar y así sucedió en este caso.

Así mismo sucede con el pecado, nos creemos capaces de controlar la situación y damos lugar a nuestros deseos, pero “el diablo no juega a ser diablo” y en el momento que se presente la oportunidad de atacarte y destruirte no te perdonará.

¿Estás jugando con fuego? Si este es tu caso, aún tienes tiempo para arrepentirte porque estás con vida, recuerda que ser cristiano es una decisión seria y no un juego, es tiempo de decidir si eres frío o caliente.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sabes qué es lo que realmente te importa?

Cuando nos preguntan qué es lo que más nos importa en la vida, a menudo creemos saber la respuesta. Lo que decimos puede incluir a nuestra familia, estudios, trabajo, salud, fe, etc. Sin embargo, llega un punto en el que nuestra contestación es automática, pero no es cierta. Es probable que tengamos algo que realmente nos importa y no habernos dado cuenta.

Para examinar cuáles son nuestras verdaderas prioridades, podemos hacer lo siguiente:

Revisar la inversión del tiempo

Si quieres saber qué ocupa la mayor parte de tu tiempo, haz un registro detallado de lo que haces en el día. Incluye todo: hasta los minutos en los que revisas tu celular o las cosas que haces y que parecen irrelevantes. Al hacer esto con honestidad por una semana tendrás un calendario completo de tus actividades usuales. Ahora, suma el total de los minutos y verás que siempre hay algo que ocupa tu tiempo.

Si crees que algo te importa, pero no le dedicas tiempo, entonces no es tu prioridad. Por ejemplo, puedes decir que tu prioridad es tu familia, pero en realidad pasas más tiempo con tus amigos o en las redes sociales. A menudo, nuestro calendario de actividades es una muestra de lo que somos como personas.

Evaluar en qué pensamos

Nuestras acciones reflejan nuestras prioridades, pero incluso más lo hacen nuestros pensamientos. Podemos pasar el día trabajando, mas nuestra mente puede divagar en algún otro asunto. Aquello que ocupa nuestros pensamientos es un reflejo de lo que verdaderamente nos importa. Por ejemplo, si cuando te preguntan: ≪¿qué es lo que más te importa?≫, respondes: ≪mis estudios≫, y en realidad estás concentrado pensando en lo que dijo tu pareja, entonces los estudios no son tu prioridad en lo absoluto.

¿Por qué es importante saber esto?

Las cosas en las que invertimos nuestro tiempo, esfuerzo y dinero son las que guían nuestra vida. Si la prioridad no es la correcta, entonces no tendremos los resultados deseados. Darnos cuenta de qué es lo que realmente nos importa nos ayudará a redireccionar nuestro camino y tomar decisiones que tengan un impacto positivo en el futuro. En cambio, si continuamos ignorando este asunto, corremos el riesgo de llevar una vida miserable y haber perdido el tiempo en cosas inútiles.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿El diablo va a la iglesia?

Muchos pensarán que el título de este devocional es literal, pero simplemente está haciendo referencia al tipo de expresión que utilizan las personas cuando ven a alguien que consideran un “demonio” ir a una reunión donde se habla de Dios ¿lo has escuchado?

Lo que sucede es que todos nos sorprendemos cuando alguien cambia de vida. En este caso quisiera poner de ejemplo a un hermano de mi congregación. Él se dedicaba a tomar bebidas alcohólicas todos los días, llegó a estar enfermo de cirrosis, por lo que simplemente esperaba en cualquier momento la muerte. Un día unas personas se acercaron y le dijeron: “Dios no te creó para que destruyas tu vida”,  por lo que buscó una iglesia para conocer el propósito de Dios para su vida, y ahí recibió el perdón del Señor. En la actualidad es un hombre que predica por todos lados el mensaje de salvación, está sano, tiene su familia y una movilidad con la que trabaja, siempre dando gracias a Dios que lo rescató de la perdición.

Sus amigos o las personas que lo conocían antes de su conversión,  se sorprenden cuando lo ven y ellos mismos reconocen que este cambio tuvo que ser un milagro del Señor.

“En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.

Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?”

Hechos 9:20-21

Una de las personas que tuvo un cambio radical en la Biblia fue Pablo, este perseguía a los cristianos, por lo que aquellos que lo miraban predicar de Cristo se quedaban pasmados de su cambio e incluso pensaban que solamente era una trampa para después llevarlos a matar.

Cuando alguien realmente se entrega a Dios, su vida da un giro, no es el mismo, la Biblia dice:

“El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad.”

Efesios 4:28

La pregunta que quiero hacerte es ¿Tu vida ha cambiado? Si sigues siendo el mismo, es decir, si eras un mentiroso, desobediente, ladrón, adúltero, inmoral o cometías otros pecados y aún continúas practicándolos, entonces tu encuentro con Dios no ha sido real y es necesario que te arrepientas si quieres la bendición del Señor.

Este tiempo te animo a decidirte por Cristo, te animo a dejar de ser tú y comenzar a seguir a Jesús, recuerda que Dios tiene un propósito para ti, no vivas la vida a tu manera.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Presionado?

¿De cuántas cosas terribles nos libraríamos si tan sólo le pidiéramos sabiduría a Dios en lugar de sentirnos presionados a tomar decisiones a fin de no quedar mal con los demás?

¿Conoces la historia del rey Herodes?

El rey Herodes se había casado con Herodías, la esposa de su hermano Filipo. Por supuesto que por ningún motivo Juan estaba de acuerdo con ello y  lo  reprendió por esa mala decisión que había tomado. Cuando Herodías se enteró de esto, se enfureció tanto que lo único que quería era matar a Juan; seguro insistió a su esposo para que así fuera, pero por el temor que el rey tenía a Juan sólo mandó a que lo arrestaran y lo metieran en la cárcel.

Al no estar conforme Herodías con esa decisión, no perdió la oportunidad de hacer realidad su sueño de acabar con Juan y aprovechó la fiesta de cumpleaños de su esposo, donde su hija conquistó el corazón del rey con el baile que presentó para él y la gente importante de la región de Galilea que se encontraba ahí. Herodes en su emoción le dijo a la joven:

“—Pídeme lo que quieras, y yo te lo daré. Aun si me pides la mitad de mi reino, te juro que te lo daré.
La muchacha salió del salón, fue a donde estaba Herodías, su madre, y le preguntó:
— ¿Qué podría pedir?
Herodías le respondió:
—Pide la cabeza de Juan el Bautista.”

Marcos 6: 23-24 (TLA)

Herodes respetó a Juan hasta que fue tocado en el punto débil. Como el rey se había comprometido con esta joven a darle lo que ella pidiera, no podía quedar mal delante de los demás, por lo que aún con todo el dolor de su corazón tuvo que cumplir con su promesa y le entregó la cabeza de Juan.

¿Cuántas veces has tomado decisiones descabelladas dejándote llevar por el momento y sin medir consecuencias? Déjame decirte que no eres la única persona. Muchas veces somos influenciados por otros, o nos sentimos presionados y por no quedar mal lo hacemos; pero si estamos en comunión con Dios podemos escuchar su voz que nos dirige a hacer lo correcto y lo bueno.

Cuando te encuentres presionado a tomar una decisión, no te adelantes hasta pedir a tu Padre que te dirija a hacer lo correcto.

“Querido jovencito, aprende a tomar buenas decisiones y piensa bien lo que haces. Hacerlo así te dará vida y los demás te admirarán. Andarás por la vida sin problemas ni tropiezos. Cuando te acuestes, podrás dormir tranquilo y sin preocupaciones. No sufrirás las desgracias que caen sobre los malvados. Dios siempre estará a tu lado y nada te hará caer.”

Proverbios 3:21-26 (TLA)

Por Ruth Mamani



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ser profesional…

Si aspiramos a alcanzar una profesión, ser competentes o expertos en algún área, es primordial invertir tiempo y esfuerzo. No conozco a ninguna persona que haya logrado superarse sin realizar sacrificios, como dormir o comer poco en algunas oportunidades, con tal de cumplir con la responsabilidad que asumió.

En el camino del Señor sucede algo parecido, la Biblia dice: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15

Muchos piensan que ir a la iglesia los domingos es suficiente para conocer al Señor, pero Dios en su Palabra nos enseña que seamos siervos preparados ¿Consideras que estás aprobado? ¿Conoces a profundidad las escrituras? Si tu respuesta es negativa es posible que no estés esforzándote por esta carrera que es fundamental para alguien que ha decidido seguir a Cristo.

Es primordial cambiar de mentalidad, lo que conoces del Señor no es suficiente y no darás grandes pasos si no te esfuerzas e inviertes tiempo para lograr ser un obrero aprobado ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús? Es necesario aclarar que este llamado no es solamente a pastores o maestros, sino para todos aquellos que han creído en Él.

Te animo a empezar a buscar al Señor todos los días, orando, estudiando la Biblia, asistiendo a la iglesia y enseñando su palabra; entonces conocerás realmente quién es Dios y lo que quiere para tu vida, lo más probable es que te estés perdiendo de las maravillas que están en su voluntad.

¡No te conformes porque Dios tiene un plan para ti!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Antes de casarse

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” Jeremías 29:11.

El matrimonio es una de las decisiones más complejas e importantes que debemos considerar, pues antes de casarnos es esencial conocer con más profundidad a la persona con la cual formaremos nuestro hogar.

Conocer sus cualidades, defectos, su vida espiritual e incluso sus costumbres nos ayudarán a tomar una decisión sabia, ya sea la de concretar el matrimonio, de pensarlo un poco más o bien de no avanzar en esa idea. Debemos preguntarnos ¿nos complementamos con mi pareja? ¿Me ayudará a crecer espiritualmente? ¿Sus defectos, pudieran ser un obstáculo para la relación o son tolerables? y entre otras preguntas.

Dios anhela lo mejor para tu futuro pues sus planes serán perfectos para tu vida si te dejas guiar por Él, especialmente en una decisión tan importante como la de elegir a la persona con la cual te unirás en matrimonio.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un pedacito de Dios

Hace unos días mi padre recibió una llamada telefónica de un amigo que no veía por mucho tiempo, ellos se conocían desde su juventud, por tanto, mi papá  fue testigo de la entrega genuina que su amigo tuvo a Cristo y menciona que siempre estaba con gozo, y le gustaba apoyar al que necesitaba; incluso mi padre recibió ayuda en el momento más difícil de su vida.

Después de colgar el teléfono mi padre estaba contento porque se encontraría con su amigo, comentaba a todos los que estábamos presentes que por esa simple llamada la bendición había llegado y que le iría bien en todo. Aunque parece ser gracioso, me impacto la forma en la que mi papá percibía a su amigo, es decir, como si lo hubiera llamado un ángel o Dios mismo.

La realidad es que todos somos un pedacito de Dios, por lo que las personas deberían sentirse bendecidas con nuestra presencia, con gozo y paz ¿Cómo sucede en tu caso?

“El deseo de los justos es solamente el bien; Mas la esperanza de los impíos es el enojo.” Proverbios 11:23 (RVR1960)

El hijo de Dios debe tener una característica esencial que es “desear el bien”, ser una bendición para aquellos que nos rodean, para nuestros amigos, familiares, e incluso para aquellos que no nos conocen, porque de esta manera estaremos actuando como Jesús.

¿Cómo te conocen las personas que te rodean? Los hijos deben parecerse a sus padres ¿La gente podría decir que tú eres una bendición para sus vidas? Si tus respuestas son negativas te animo a cambiar tu vida y tomar la decisión de seguir los pasos de Jesús.

¡Recuerda que somos representantes de Dios aquí en la tierra!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend