decisión Archives | Página 2 de 6 | CVCLAVOZ

All posts in “decisión”

Me cansé... 1

Me cansé…

¿Te has cansado de pelear? Es natural que en el camino enfrentemos altibajos, en especial después de una caída;  sin embargo, lo principal es continuar en la lucha, no dejarnos dominar por nuestros sentimientos porque estos son pasajeros y pueden hacernos cometer grandes errores.

Así mismo, nos podemos cansar de seguir a Jesús, a veces por las pruebas que enfrentamos y otras por querer pecar ¡así es! Por desear bebidas alcohólicas, estar con varias mujeres al mismo tiempo, tener relaciones sexuales antes del matrimonio, decir mentiras u otros; porque conocemos que un hijo de Dios debe nadar contra la corriente.

 “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.” Mateo 16:24 (RVR 1960)

La Biblia dice que aquel que quiera seguir a Jesús debe tomar su cruz. Muchas personas interpretan la “cruz” como una carga que deben llevar en sus vidas, por ejemplo: una relación dañina, explotación en el trabajo o una enfermedad, pero este no es el significado correcto. En los días del Señor la cruz representaba solamente “muerte”, es decir sacrificio y eso pide Dios de nosotros.

Por lo tanto, “tome su cruz y sígame” significa una entrega absoluta, estar dispuesto a  morir por Él. Dios nos pide tomar una decisión radical que implica crucificar nuestros deseos, con tal de que la voluntad del Señor sea cumplida.

No nos cansemos de hacer el bien porque a su tiempo segaremos si no desmayamos.” Gálatas 6:9 (RVR 1960)

Si te sientes cansado de luchar por la situación difícil que estás enfrentando, te animo a detenerte por un momento, dejar lo que estás haciendo y reflexionar sobre todo lo que el Señor hizo por ti. También recuerda que la aflicción nunca será para siempre y que el verdadero compromiso con Él se revelará durante las pruebas.

Por otro lado, si tú desanimo es porque no quieres sacrificarte más, entonces tienes que decidir: ¿Jesús o el pecado? El Señor te pide que no estés en el medio, que seas frío o caliente, que estés con Él o en su contra. Si no estás dispuesto a tomar tu cruz, solamente perderás el tiempo porque no podrás ver a Dios en la tibieza.

En esta oportunidad te animo a dejar de jugar al cristiano y ser realmente un seguidor de Cristo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuidas tu salud? 2

¿Cuidas tu salud?

 “Todo está permitido, pero no todo es provechoso. Todo está permitido, pero no todo es constructivo.” 1 Corintios 10:23 (NVI).

Hay muchas cosas que podemos hacer pero no todo es conveniente. En cuanto a nuestra salud, nosotros tenemos la decisión. Podemos cuidarnos, alimentándonos sanamente o bien descuidarnos, permitiendo hábitos que sabemos que no nos hacen bien. Sin embargo nuestros cuerpos deben ser cuidados, debemos adquirir buenos hábitos en la alimentación y hacer ejercicios para gozar de buena salud.

Nuestros cuerpos, no son nuestros sino que pertenecen al Señor (1 Corintios 6: 19-20).

¿Estás cuidando tu cuerpo como un precioso regalo que Dios te dio? ¿Le das adecuada alimentación y descanso?

Dios quiere que vivas de manera saludable, pero es necesario ser buenos mayordomos de lo que Él nos confió.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El amor lleva hacia el perdón 3

El amor lleva hacia el perdón

Tener presente que fuimos perdonados por nuestro Salvador, aún sin merecerlo, nos da la capacidad de seguir Su ejemplo y perdonar a quienes nos hicieron daño.

“Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” Efesios 4:32 (RVR1960).

Perdón, palabra pequeña pero de gran implicancia, su ausencia acarrea muchos males y su presencia lleva a mejorar las relaciones interpersonales.

Es verdad que cuesta mucho dar ese paso, e incluso muchos creen que deben sentir algo para perdonar, pero en realidad es una decisión que debe tomarse en obediencia a la Palabra de Dios.

“soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” Colosenses 3:13 (RVR1960).

Así como Cristo nos ama y por ello nos perdona, nosotros, como seguidores suyos, debemos reflejar ese amor hacia nuestros semejantes haciéndolo efectivo a través del perdón.

“Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;” 1 Pedro 1:22 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Una voz adentro 4

Una voz adentro

Suele hablar antes de tiempo. Te previene de las consecuencias de una acción contemplada. Te urge a tomar un camino distinto al que estás considerando. Advierte con sutileza o bien con desmedida intensidad los alcances de la decisión tomada. Puedes hacerle caso y optar por otro curso de acción. Puedes negociar con ella, hacerle ver que quizá no está tomando en cuenta algunos aspectos del asunto. O simplemente la ignoras porque es inoportuna y quieres hacer la cosa sin medir consecuencias, sin contemplaciones.

En ocasiones se aparece en medio de los acontecimientos. “Yo sabía” o “Yo te dije”, dice la voz. Otras veces no dice nada pero es peor porque te grita en la mente. En algunas ocasiones se porta solidaria y te sugiere cursos de acción alternativos en medio de la refriega a fin de que los daños directos y los colaterales no sean tan graves. ¿Alguna vez te felicita por tu decisión? Raras veces, pero pasa.

Entonces, también se escucha después de los acontecimientos. Se presenta con un resumen de las consecuencias inmediatas y las posteriores; a veces lo hace para ayudarte en la reorganización de las cosas o simplemente para machacarte tu estupidez. Es refrescante cuando en lugar de todo eso te dice algo como: “Bueno, otra vez será” o “Y… pudo haber sido peor.”

Se suele pensar que las personas que actúan con inusitada maldad ya no tienen esa voz interior. No es así. Lo que sucede es que no le prestan más atención. No atienden a su reclamo, pero suena fuerte y claro en lo más profundo de sus conciencias y por ello son igualmente responsables de sus iniquidades.

Por cierto, lo de la voz es algo imaginario. No hay tal sonido dentro de uno. Es la acumulación de juicios, prejuicios, nociones y otras cosas aprendidas a través del tiempo y que habilitan, bien o mal, para calificar las acciones. Es uno mismo el que se mira a través del cristal del propio conocimiento. Es uno mismo el que se habla a la hora de tomar las decisiones. La voz interior no es otra cosa que el espejo donde se mira la verdad de las cosas tal como éstas son.

¿A quién acudes? 5

¿A quién acudes?

Aunque muchos tienen la buena intención de ayudar cuando dan algún consejo, hay que considerar que es mejor estar seguros de que lo que recibimos es conforme a los pensamientos de Dios.

El autor de Hechos 17:11 (NTV) resaltó la actitud de la gente que escuchaba a Pablo y Silas: “Los de Berea tenían una mentalidad más abierta que los de Tesalónica y escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo. Día tras día examinaban las Escrituras para ver si Pablo y Silas enseñaban la verdad.” Así mismo debemos actuar, comprobando todo con la Palabra.

Si pasamos por dificultades económicas, problemas en el matrimonio, rebeldía con los hijos, adicciones, decisiones importantes, noviazgo, absolutamente para todo tenemos las Escrituras como guía de vida.

Proverbios 11:14 (LBLA) dice: “Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, pero en la abundancia de consejeros está la victoria.” Consideremos que dice “buen consejo” ¿Quién lo da? Alguien temeroso de Dios y que tiene la Palabra como fuente de sabiduría.

No se trata de desconfiar de quienes nos quieren apoyar con su consejo sino de ser precavidos, y de confiar en la Biblia, pues 2 Timoteo 3:16 (TLA) dice: “Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir.”

Cuando necesites de dirección, busca ayuda, consejo; sin embargo, comprueba que sea de acuerdo a lo que Dios insta en su Palabra.

¿A quién acudes para pedir consejo?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuál es tu perspectiva? 6

¿Cuál es tu perspectiva?

Hace un tiempo leí un relato de un matrimonio, en el que comentaban sobre cómo veía cada uno el orden. Para la esposa era importante mantener cada cosa en su lugar, para el esposo era irrelevante. Sin darse cuenta, llegó un momento en el que este aspecto influía en cómo enfrentaba cada uno su día, hasta que lo hablaron y tomaron una decisión: cambiar de perspectiva. La esposa no dejaría que el desorden que causaba su esposo la aleje de sus actividades y de aquello que era más importante, por su parte el esposo tuvo que aprender a ser más organizado.

Lo mismo suele suceder en nuestra vida, en las decisiones, actividades y responsabilidades que a diario enfrentamos, en cómo nos vemos a nosotros mismos  y a las personas que están en nuestro entorno, solemos ver sólo un lado de las cosas, creyendo que no hay más opción.

Si pudiéramos vernos a nosotros mismos a través de la mirada del Señor, ¿qué veríamos?

¿A una persona sin valor, sin cualidades, llena de defectos y que no tiene voluntad, o por el contrario, a alguien que tiene mucha valía, que aunque no sea perfecto se esfuerza por dar lo mejor de sí, y que es inmensamente amado por Dios?

“Tú creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre. 14 ¡Gracias por hacerme tan maravillosamente complejo! Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien.” Salmos 139:13-14 (NTV).

Nadie mejor que Dios para mostrarnos una perspectiva diferente a la que estamos acostumbrados, pidamos a nuestro Creador que nos ayude a vernos como Él nos ve, y también que logremos ver a nuestros familiares y seres queridos a través de Su mirada.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cree y no dudes 7

Cree y no dudes

Zacarías era un sacerdote judío y tenía una esposa llamaba Elisabet, ambos pertenecían a la familia sacerdotal de ese tiempo. La Biblia en Lucas 1:5-18 dice de esta pareja que eran justos a los ojos de Dios y cuidadosos en obedecer todos los mandamientos del Señor. Pero no tenían hijos porque Elisabet no podía quedar embarazada y los dos eran ya muy ancianos.

Cierto día Zacarías se encontraba sirviendo a Dios en el templo y un ángel del Señor se le apareció y le dijo: “…tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.” Para Zacarías era algo imposible, por eso le dijo al ángel: “¿Cómo puedo estar seguro de que ocurrirá esto? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada.”

“Entonces el ángel le dijo: ¡Yo soy Gabriel! Estoy en la presencia misma de Dios. ¡Fue él quien me envió a darte esta buena noticia! Pero ahora, como no creíste lo que te dije, te quedarás mudo, sin poder hablar hasta que nazca el niño. Te aseguro que mis palabras se cumplirán a su debido tiempo.” Lucas 1:19-20 (NTV)

¿Qué aprendemos de este relato? Que hay consecuencias por no creer en las promesas de Dios. Zacarías quedó mudo por su incredulidad hasta que nació su hijo. ¿Cuándo Dios te dice algo por medio de su palabra, le crees? O ¿Dudas de lo que te dijo?

La falta de fe hace que el milagro no se cumpla o se retrase hasta que tú decidas creerle. En Hebreos 11:6 dice, que sin fe es imposible agradar a Dios. En Mateo 9:27-29 relata el milagro de dos ciegos, pero algo importante que Jesús dice es: “Conforme a vuestra fe os sea hecho.”

¿Te has preguntado cuantas bendiciones has perdido por no creer en Dios?

Si queremos que las promesas de Dios se hagan realidad en nuestra vida tenemos que creer y acercarnos a Él con fe. “por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones.” Hebreos 11:33.

Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir? Números 23:19.

Oremos:

Dios amado, gracias por tu palabra y por enseñarme sobre la importancia de creer en ti. Hoy decido vivir por fe y esperar en tus promesas. Tú cambiarás mi vida, restaurarás mi familia, me darás un trabajo, prosperarás mi economía y quitarás mis preocupaciones. Porque para ti no hay nada imposible y eres fiel a tu palabra. Amén”.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Elige bien! 8

¡Elige bien!

“Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.” Romanos 7:19 (RVR)

Hay momentos en la vida que nos sentimos incapaces de abandonar un mal hábito o un defecto de carácter que sabemos que no agrada a Dios y pese al esfuerzo invertido al poco tiempo nos hallamos en la misma situación, pensando que no hay manera de vencerlas, pero si hoy decides llevar cada una de tus debilidades delante de la presencia de Dios, en Sus fuerzas puedes tener victoria. Recuerda que el Espíritu de Dios se perfecciona en nuestra debilidad ¿Te das cuenta de lo importante que es esto? Entonces ¿Qué estás esperando? Es hora de que te armes de valor y tomes una decisión que es por donde debes empezar y puedes estar seguro que Dios estará contigo en cada paso que des ¡Vamos tú puedes! Porque de tus decisiones dependerá tu futuro.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Donde tú vayas, yo iré… 9

Donde tú vayas, yo iré…

Respondió Rut: “No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque adondequiera que tú vayas, iré́ yo, y dondequiera que vivas, viviré́. Tu pueblo será́ mi pueblo, y tu Dios, mi Dios” Rut 1:16 (RVR).

Esta fue la declaración leal de una joven viuda a su suegra, quien diez años atrás enviudó y ahora había perdido también a sus dos hijos a quienes tanto amaba. Por supuesto que no fue fácil asimilar todo esto, lo que la llevó a envolverse en un manto de tristeza y amargura, que terminó en una despedida.

Cuando nos hallamos en pruebas difíciles de sobrellevar, muchos optamos por la soledad, y puede que Noemí haya elegido esto en su desgracia, pero Rut (una de sus nueras) decidió quedarse con ella, no sólo para acompañarla en su dolor sino también porque vio algo en Noemí que la hizo abandonar su religión, sus costumbres, su casa y  sus comodidades para vivir en una tierra que no era la suya. Tal vez fue una decisión descabellada, pero digna de ser imitada por el propósito que alcanzó.

Nunca podremos estar seguros de lo que la vida nos puede presentar en el camino, muchos la pensaríamos dos veces antes de arriesgarnos, y puede que otros simplemente no lo haríamos, pero si Rut dijo “lo dejo todo por seguirte” es porque la presencia de Dios moraba en la vida de su suegra. Jamás pensó interesadamente en ella para tomar esta decisión, seguro que ni se le pasó por la mente el volver a contraer matrimonio, simplemente ella se dejó guiar hacia la voluntad que Dios tenía para ella.

Como dice el dicho: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Es totalmente cierto, sabiendo que las amistades pueden llevarte tanto hacia Dios como a separarte de Él, ¿De quienes estás rodeado? ¿Puedes decir las mismas declaraciones que Rut hizo? Quizás tengas que buscar “nuevas personas” que te animen a crecer en Jesús.

Noemí fue una gran influencia en la vida de su nuera, no sólo la llevó a conocer a su creador, sino que por su entrega  a Dios, Él pensó en Rut para que de su linaje llegara el Salvador a este mundo.

Debes tomar en cuenta la influencia que tus amistades tienen en relación a tu compromiso con Jesús. Ten cuidado si pasas demasiado tiempo con amistades que no comparten tu fe y más aún si ellos influyen más en ti que tú en ellos, seguro vas a enfrentarte con serios problemas porque terminarás siendo el reflejo de lo que ellos son.

Rut tuvo que arriesgarse para experimentar nuevos cambios en su vida, lo cual puedes hacer tú también, sabiendo que ese cambio beneficiará tu crecimiento espiritual. Busca todo lo que estimule a tu crecimiento en el Señor y si a ti te toca ser la persona que influencie a los demás, muestra a un salvador que está dispuesto a llenar todo vacío y al igual que Rut alguien te dirá: “No me ruegues que te deje…”.

“Camina con sabios y te harás sabio; júntate con necios y te meterás en dificultades.” Proverbios 13:20 (NTV)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Seguirás sufriendo? 10

¿Seguirás sufriendo?

 “El dolor es un aspecto inevitable de nuestra existencia, mientras que el sufrimiento depende de nuestra reacción frente a ese dolor” Alejandro Jodorowsky

La vida nos trae épocas malas y buenas, tiempos de mucha alegría o dolor, no podemos decir que los creyentes están libres de pasar esos días complicados porque no es así y como hijos de Dios debemos estar conscientes de esta verdad, pues ya fuimos advertidos través de su palabra “Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo” Juan 16:33 (NTV).

Quizás sean más los tiempos de tristeza y de dolor que los tiempos buenos, una enfermedad o un problema económico, etc. pueden ser el motivo de tu angustia y desesperación, a diario vemos a personas y familias enteras viviendo situaciones que superan sus fuerzas y olvidan que Dios es refugio seguro y se rinden.

La frase de Alejandro Jodorowsky, nos recuerda que tenemos la posibilidad de decidir que reacción tendremos frente a los problemas, podemos rendirnos y sentir lástima por nuestra situación o mirar con esperanza el futuro y esperar la obra maravillosa de Dios.

¿Cuál es tu reacción o fue tu reacción ante los problemas?

Si estás en esos momentos críticos y ya no sabes qué hacer o a dónde más acudir, esto es para ti “El Señor es bueno, un refugio seguro cuando llegan dificultades. Él está cerca de los que confían en él” Nahúm 1:7 (NTV), la dulce presencia de nuestro Dios es el lugar correcto para correr cuando los problemas están a punto de derribarnos.

No podrás evitar las dificultades pero tienes la capacidad de controlar tu reacción y cuando estés en medio de ellas puedes quedarte sentado sintiendo lástima por tu situación y por ti mismo o puedes mantener tu fe y el gozo que sólo viene de Dios.

Pablo y Silas, son un gran ejemplo, pues ellos nos demostraron que vivir sufriendo no es lo que Dios quiere para sus hijos “Así que el carcelero los puso en el calabozo de más adentro y les sujetó los pies en el cepo. Alrededor de la medianoche, Pablo y Silas estaban orando y cantando himnos a Dios, y los demás prisioneros escuchaban” Hechos 16:24-25 (NTV).

No importa los tiempos malos y tristes que estés pasando aún puedes disfrutar de la paz y el gozo que solamente Dios puede dar ¡Tú decides!

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué guía tu vida? 11

¿Qué guía tu vida?

Esto dice el Señor, Redentor, el Santo de Israel: “Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña lo que te conviene y te guía por las sendas que debes seguir.” Isaías 48:17 (NTV)

Que hermoso es saber que Dios está dispuesto a enseñarnos y guiarnos, pero ¿acudimos a Él en busca de sus consejos y dirección para nuestra vida o preferimos ignorarlo y seguir adelante según nuestro conocimiento?

Jesús nos enseña que no todo el que le dice “…Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de su Padre que está en los cielos.”(Mateo 7:21)

¿Cómo saber que estoy haciendo la voluntad de Dios en mi vida? Por medio de la palabra de Dios. 2 Timoteo 3:16 (NTV) dice que: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.”

Lo que Dios nos dice y enseña en su palabra es para nuestro bien y para no equivocarnos en nuestras decisiones. Ignorarlo sólo hará que el pecado gobierne nuestra vida y nos lleve a la muerte. En cambio, si dejamos que Dios nos hable y guíe nuestras vidas por medio de su palabra, no sólo alegraremos al Señor, sino que recibiremos muchas bendiciones por obedecer. Y el conocimiento que tengamos nos llevará a hacer todo lo que a Él le agrada. Además, estaremos preparados para discernir las enseñanzas, costumbres, prácticas del mundo y de las religiones.

Por ejemplo, hay muchas personas que se denominan “cristianos” o “seguidores de Jesús” pero practican y siguen las costumbres que la Biblia no enseña.

Hay quieres rinde culto a ídolos pensando que eso agrada a Dios, pero la biblia dice: “Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.” Mateo 4:10 y también en (Isaías 44:6-20) nos enseña paso a paso la necedad de postrarse ante ídolos hechos por manos humanas.

Por otro lado la palabra de Dios nos revela en detalle cómo Jesucristo es el único intermediario entre Dios y los hombres (1Timoteo 2:5, Hechos 4:12, Hebreos 8:6, Hebreos 9:15) y; sin embargo, el mundo y las religiones piensan que también la virgen María, algunos apóstoles o santos pueden ser el medio para la salvación y comunión con Dios.

Te animo a leer (Romanos 1:18-32) ahí entenderás como las personas comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios pensando agradarle con esos actos.

Mi pregunta es: ¿Cuántas veces acudimos a la Biblia para verificar que todo lo que nos dicen o enseñan es correcto?

Quizás te denomines cristiano (a), pero si sigues practicando las costumbres que las religiones enseñan; de esa forma no entrarás en el reino de los Cielos.

Que a partir de hoy la palabra de Dios sea tu guía y la que te enseñe a vivir una vida correcta y agradable a Dios.

Oremos:

“Gracias Dios amado porque me enseñas y siempre quieres lo mejor para mí. Por favor, corrígeme en tu amor y tu Palabra para hacer tu voluntad. Toma control de mi corazón para hacer tu obra y nunca dejes que me pierda en las costumbres y tradiciones de este mundo. Si hasta hoy he estado practicando cosas que no están en tu palabra, perdóname y dame una nueva oportunidad. A partir de hoy mi guía será tu palabra y no lo que me digan los demás. Toma mi vida y has tu voluntad en mí. En el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A cambio de qué? 12

¿A cambio de qué?

¿Alguna vez has traicionado a una persona? La traición es aquella falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar hacia alguien, esto generalmente se observa en una relación, cuando el hombre o la mujer engaña a su pareja; sin embargo, también puede existir deslealtad con la familia, amigos o conocidos.

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos”. Mateo 27:3 (RVR 1960).

Si retrocedemos en la historia encontraremos la traición de un discípulo a su maestro. Judas reveló a sus perseguidores dónde podían capturar a Jesús sin que sus seguidores intervinieran; lo hizo por treinta piezas de plata, las cuales fueron de mayor valor para él que la fidelidad por su amigo.

La traición siempre tendrá consecuencias que incluso pueden costarte la vida, como es el caso de Judas que no pudiendo soportar el peso de su conciencia se ahorcó (Mateo 27:5). Muchas personas viven siendo infieles con el Señor, porque lo cambian por algo, la pregunta es: ¿a cambio de qué estás abandonando a Jesús?

A veces no somos fieles porque el trabajo, estudio, la pareja u otros asuntos son de mayor valor en nuestra vida, e incluso un pecado al que no deseamos renunciar, por lo cual no oramos, no estudiamos la Biblia y tampoco asistimos a una iglesia; el corazón está en otro lugar por lo que no tenemos tiempo para Dios.

“Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.” Mateo 25:21 (RVR 1960).

Un requisito fundamental para entrar al cielo es ser un siervo fiel, si algo exige de ti el Señor es fidelidad, por lo cual te animo a examinar tu vida, reflexiona si estás siendo leal con Dios en lo poco, de lo contrario toma la decisión de cambiar y ser firme en su camino.

¡No esperes que las consecuencias te alcancen!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend