Decisiones Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Decisiones”

Alinearse a la voluntad de Dios

“Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” Hebreos 13:20-21 (RVR1960).

Como hijos de Dios, somos conscientes de que debemos buscar la voluntad de Dios, y de hecho hemos escuchado muchas veces que tenemos que hacerlo; sin embargo, suele suceder que no sabemos por dónde empezar o no nos percatamos que en realidad no le hemos dado el control de nuestras vidas al Señor.

Cuando tenemos que tomar decisiones, son la mente y el corazón quienes entran en conflicto; si la persona es emocional tiende a dejarse guiar por lo que le dicta el corazón, y en el otro lado, si uno es racional, en sus decisiones lo que influirá será la lógica. Lo ideal, sin embargo, es hallar un equilibrio entre ambos, y qué mejor que alinearlos a la voluntad de Dios.

Son los momentos difíciles los que nos ayudan a evaluar cuánto realmente hemos entregado de nuestras vidas al Señor, ¿Es Él quien nos dirige? ¿Buscamos dirección en todo momento? ¿Hay algún área que no quieres soltar?

Como dice en Hebreos, debemos permitir que el Señor haga en nosotros lo que es agradable delante de Él; para ello, es necesario que estructuras mentales sean derribadas y que el corazón deje los impulsos.

Si quieres llegar a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, debes rendir cada área de tu vida a Dios, sin reservas y sin condiciones.

“a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;” Efesios 4:12-13 (RVR1960).

Por Cesia Serna
 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Protección segura

“No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.” Salmos 91:10  RVR1960)

Vivir cada día con la inseguridad de que nada malo pase a tu familia o seres queridos representa una gran preocupación. En un mundo que se nos presenta cada vez más amenazante, nuestra fe en las promesas de Dios puede ayudarnos a recuperar la paz. Confía en Dios y verás como el abrigo del Padre nos cubre con su amor infinito, de manera que podamos vivir confiados, sabiendo que El cuidará de nosotros.

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El mejor consejero

“El Señor dice: Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.” Salmos 32:8 (DHH)

Dios es un consejero maravilloso que está dispuesto a ayudarte y guiarte. ¿Tienes problemas que estás atravesando? ¿Preguntas sobre alguna decisión que deseas tomar? Habla con Él y obedece sus instrucciones. Dios jamás te guiará o dirigirá a cosas que Él no ha planeado para ti.

En 2 Timoteo 3:16 (NTV) dice que: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.”

Los consejos que Dios tiene para ti, son para tu bienestar y para que no te equivoques en tus decisiones. Ignorarlo sólo hará que el pecado gobierne tu vida y sufras consecuencias en un futuro.

En cambio, si dejas que Dios te hable y guíe en cada situación de tu vida, no sólo alegrará el corazón del Señor, sino que recibirás muchas bendiciones por obedecer. “Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción.” Proverbios 3:1-2 (NTV)

Asegúrate de buscar a Dios y pasar un tiempo de calidad con Él diariamente. Mientras más tiempo pases con el Señor, te asegurarás de tomar buenas decisiones conforme a sus planes y propósitos.

No dejes de hablar con el Señor este día y contarle tu situación, tenemos un Dios “Consejero, Admirable, Fuerte, Eterno, Príncipe que trae la paz.” (Isaías 9:6)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Su consejo en mis decisiones

“El Señor dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.” Salmos 32:8 (NVI).

Permanentemente estamos tomando decisiones, algunas acertadas y otras no, sin embargo debemos ser conscientes que lo que decidamos hoy tendrá sus consecuencias en el futuro.

Por tanto, para decidir bien, debemos asegurarnos de que nuestras decisiones armonicen con la voluntad de Dios y la única manera de saberlo, es meditando en Su palabra y dejando que sus verdades entren a nuestra mente, puesto que de esa manera Dios nos instruirá y nos aconsejará el camino que debemos seguir.

Ahora bien, si no sabes que decidir con respecto a un asunto, ten en cuenta la instrucción de Dios a través de Su palabra, Él te aconsejará y te dará sabiduría para que tomes buenas decisiones.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿En busca de dirección?

A lo largo de nuestra vida debemos tomar decisiones en diferentes áreas, concordarán conmigo que algunas suelen ser más sencillas de tomar que otras. No obstante, no dejan de ser importantes, por lo que es preciso pedir siempre dirección a Dios.


A través de las Escrituras el Señor nos da a conocer que está presto a enseñarnos y a dirigirnos por el camino que debemos seguir, Él nunca nos rechazará ni negará Su ayuda, sino al contrario, de varias maneras nos muestra que quiere lo mejor para cada uno; pero de nosotros depende acudir a Él y dejarnos guiar.


“Así ha dicho Jehová, tu Redentor, el Santo de Israel: Yo soy Jehová tu Dios, que te enseña para provecho tuyo, que te encamina por el camino que debes seguir.” Isaías 48:17 (RVR1977).


Si estás en un momento decisivo de tu vida, donde lo que determines tendrá una repercusión directa en tu futuro, no te aventures solo, busca dirección de Dios en oración y estudiando Su Palabra.


“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josué 1:8 (RVR1960).


Cuando nos llenamos de la Palabra de Dios somos capaces de ver nuestra situación de una manera diferente a la que estamos acostumbrados, tomamos conciencia de que no somos seres independientes sino que nuestra vida está sujeta a Dios por amor. Y es precisamente por esa sujeción que incluir a Dios en cada decisión se vuelve normal e imprescindible.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Estados alterados

A fin de sacar algunas frases interesantes para colocar en el estado de WhatsApp releo artículos que he escrito aquí desde octubre de 2012.

Confieso que si alguien lee la totalidad de estas notas, que superan las 650 ediciones, habrá hecho un viaje al fondo de mí.

Esto no es poco decir porque es un viaje complejo. Volver a leerlos ha sido algo revelador porque describen un período de dramáticas decisiones y grandes cambios.

Me di cuenta que los primeros tres años exploraban mucho más los sentimientos que el pensamiento. A este último modo lo he denominado “escritura técnica”, que se dedica a tratar cuestiones de orden, digamos, material.

La mayor parte de ese primer período profundiza en el dolor, la soledad, el redescubrimiento del entorno físico, el cuerpo en transición, la ida al amor y el regreso, los deseos contenidos, la celebración del libro, la escritura y el viaje, otros detalles mínimos como la rosa, el helecho, la buganvilla, la lavanda y el café. También las empanadas del “18” (sólo para chilenos).

Observo estados de gran esperanza y expectante contemplación de las posibilidades junto a otros de gran desapego, casi despedida y sosegado escepticismo, especialmente frente a la convicción de que no parece que las cosas van a cambiar para mejor.

Una de mis colegas del trabajo solía decirme – ahora no, curiosamente – que yo era ciclotímico, es decir, que experimentaba frecuentes altibajos emocionales. Leo que estos estados son menos agresivos que el trastorno bipolar pero se le parecen.

Le explico a mi amiga que son “estados alterados” porque no siempre me someto a los dictados de la justa razón.

A veces la razón no me entiende y no me encuentro dispuesto a entenderla a ella. Es decir, a pesar de lo que dice un amigo mío, en esos momentos simplemente no voy y hago lo correcto.

(Noto algo interesante sobre la gente que siempre hace lo correcto: tiene ese aire de “yo soy más santo que tú” aunque a veces tengo la sospecha de que se sujetan a la razón pero se mueren de ganas de otra cosa).

Tengo preguntas. No tengo todas las respuestas que me hacen falta. No todo está tan clarito. Hay días que en que me asiste, como a Sábato, una demencial esperanza en la gente y otras veces no tengo más ganas de tener esperanza.

Debo parar aquí. Me estoy repitiendo…

¿A dónde conduce?

Un hombre que estaba de visita en una granja, transitaba por el bosque acompañado de un muchacho de la casa. El sol brillaba y el aire era sofocante, por lo cual el hombre, viendo una senda que entraba al bosque, empezó a andar por ella, pero el muchacho se lo desaconsejó.

     – ¿Por qué no te gusta este camino? Parece muy bueno, rodeado de romeros y tomillos en flor.

     – No es el camino lo que no me gusta, sino el lugar a donde conduce.

     – ¿Quién ha hecho este camino y a dónde lleva? – preguntó el hombre.

     – Es el camino hecho por los cerdos y bien pronto entra en un lodazal espinoso.

Lo más importante no es el camino o cómo se ve este, sino el lugar al que conduce. Muchas veces nos dejamos llevar por la apariencia de las cosas sin darnos cuenta que su destino es malo.

En Proverbios 14: 12 dice: “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte” (RVR 1960)

Las circunstancias actuales o nuestra vista, pueden engañarnos, haciéndonos creer que estamos tomando la mejor decisión; sin embargo, llegado el momento vemos que el resultado no es el que esperábamos.

¿Te ha pasado que guiado por las personas, circunstancias o tu razonamiento tomaste una decisión equivocada?  Por eso el Salmo 37:5 dice: Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará. (RVR1960)

Nuestro entendimiento y conocimiento son limitados, podemos tomar nuestras previsiones y adelantarnos a algunas cosas pero solamente Dios conoce las consecuencias finales que tendrán nuestras decisiones, sólo Él sabe a dónde nos conduce el camino que hemos decido tomar. Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer  es encomendarle nuestro camino a Dios y confiar en Él.

¿Sabes a dónde conduce el camino que estás tomando?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Administrando

“A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.” 1 Timoteo 6:17 (RVR1960).

Muchos hemos atravesado momentos complicados a causa del dinero por no saber administrarlo. Tomar decisiones a la ligera sobre nuestra economía tiene graves consecuencias.

Elaborar un presupuesto y priorizar los gastos en los que incurriremos, son aspectos que ayudan a manejar las finanzas de mejor manera; sin embargo, es imprescindible pedir sabiduría a Dios, con Su ayuda podremos administrar bien nuestros recursos.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sé firme en tus decisiones

 “Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, y sobre tus caminos resplandecerá luz.” Job 22:28.

La  determinación es un valor importante en la vida de cada ser humano, es decidir cómo se va actuar para cumplir lo que uno se propone. Seguramente  tienes muchas metas para alcanzar este año, lo cual no está mal, al contrario, es excelente, pero para lograrlas tienes que decidir cómo las harás realidad.

En la versión  NTV (Nueva Traducción Viviente) Job 22:28, dice lo siguiente: “Prosperarás en todo lo que decidas hacer y la luz brillará delante de ti en el camino.”

Hermosa promesa, ¿verdad? Aprópiate de ella y verás que la bendición de Dios se hará realidad en tu vida. Sé firme en tu decisión y persevera cada día a pesar de las circunstancias porque, ¿Cómo quieres lograr algo si no eres determinante ni firme en lo que deseas obtener? Permanecer en la decisión que uno toma es la clave del éxito, porque nos lleva al triunfo y como dice su Palabra, la luz y dirección de Dios resplandecen en el camino.

Posiblemente tus metas son familiares y quieres que tus seres queridos conozcan a Jesús, entonces tendrás que trabajar en la fe de ellos. Tal vez anhelas una pareja para tu vida, entonces tendrás que orar y dejar que Dios te guie a la persona correcta. Puede que te hayas  propuesto crecer más en el Señor y llenarte de su presencia, así que tendrás que ser firme en tus momentos de oración, estudios de la Biblia y devocionales. Podrían ser tus estudios, economía o cualquier otra meta, lo cierto es que si no hay decisión y esfuerzo por cumplir no habrá resultados.

La determinación ha sido importante en los grandes hombres de Dios de la antigüedad y lo sigue siendo en la actualidad. Cada uno de nosotros construye su destino con las decisiones que toma, pues Dios nos dio la libertad de decidir.

“Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito.” Proverbios 16:3 (NTV) “Entrega al Señor todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará.” Salmos 37:5. (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Arriesgarías tu vida para agradar a Dios?

¿Quieres abandonar las cosas malas pero no puedes? Muchos nos escriben con este problema; quizá falta algo que no están considerando.

En esta oportunidad quisiera compartir contigo la historia de unas mujeres que arriesgaron sus vidas por no ir en contra de Dios:

“El faraón, rey de Egipto, ordenó a las parteras que atendían a las mujeres hebreas (dos de las cuales se llamaban Sifrá y Fuvá) que se fijaran en el sexo del bebé a la hora de nacer, y que mataran a todos los niños hebreos en cuanto nacieran, y que dejaran con vida sólo a las niñas. Pero las parteras tenían temor de Dios y desobedecieron al faraón, pues permitían que los niños vivieran.

El faraón las citó para que se presentaran delante de él, y les preguntó: ― ¿Por qué me han desobedecido y han dejado vivir a los niños?

―Señor —dijeron ellas—, las mujeres hebreas no son como las egipcias, son tan vigorosas que dan a luz antes de que nosotras lleguemos.

Dios bendijo a las parteras por haber favorecido a su pueblo. Así que los israelitas siguieron multiplicándose, hasta llegar a ser una nación poderosa. Y como las parteras tuvieron temor de Dios, él les permitió tener muchos hijos.” Éxodo 1: 15-20 (NBV)

¿Qué tenían las parteras? En este pasaje está clarísimo: “Pero las parteras tenían temor de Dios y desobedecieron al faraón”

El Faraón en la máxima autoridad, por tanto desobedecerlo implicaba estar a un paso de la muerte. A ellas no les importó lo que podría pasarles, fue más fuerte el respeto que tenían al Dios vivo.

 “… con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.” Proverbios 16:6

¿Tienes temor a Dios? Este se manifiesta en nuestras acciones o decisiones que tomamos, ser leal a las palabras del Señor aunque vaya en contra de nuestros superiores y sabiendo que  después podríamos recibir una terrible disciplina.

Si examinas tu vida y te das cuenta que todo lo que hiciste hasta el momento fue por ausencia de ese temor al Señor en tu corazón, entonces te animo a orar pidiéndole que te cambie y te dé este respeto por su maravilloso nombre.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tus problemas aumentaron?

No hace mucho recibí un correo de una persona que estaba a punto de perder a su familia y algo que me llamó mucho la atención fueron estás palabras que él dijo: “Desde que empecé a buscar a Dios, más problemas tengo en mi vida, ¿por qué?”

Sin duda, el dolor, la desesperación y no encontrar una respuesta a su situación,  llevaron a esta persona a pensar de esa manera.  ¿Alguna vez tú has pensado de igual forma y echado la culpa a Dios por tus problemas? ¿En serio crees que buscar a Dios puede traerte más dificultades?

Si piensas de esa manera, entonces no conoces a Dios, porque Jesús dijo: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” Juan 15:5. Esto quiere decir que Dios anhela que estemos cerca de Él y no separados.

Los problemas no vienen porque nos acercamos a Dios, ni aumentan cuando más lo buscamos. Simplemente son consecuencias de las decisiones y actitudes equivocadas que tomamos. No olvidemos que cada decisión tiene una consecuencia, buena o mala. Por eso la Biblia nos llama a vivir con sabiduría. “Vivan sabiamente entre los que no creen en Cristo y aprovechen al máximo cada oportunidad.” Colosenses 4:5 (NTV)

Problemas siempre  tendremos, pero estando solos o lejos de Dios nunca los podremos vencer “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Filipenses 4:13. Además, sino confiamos en la palabra del Señor y creemos en lo que Él nos dice, no tendremos su respaldo. (Hebreos 11:6.)

No permitas que los problemas de la vida te hagan pensar cosas equivocas y te lleven a actuar de manera necia. A pesar de cualquier situación, mantén tu fe firme en el Señor y confía en Él.

El Señor dice: «Rescataré a los que me aman; protegeré a los que confían en mi nombre. Cuando me llamen, yo les responderé; estaré con ellos en medio de las dificultades. Los rescataré y los honraré. Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación».  Salmo 91: 14-16 (NTV)

¡Confía en Dios y no en tus pensamientos!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sigues el mapa?

En una ocasión le fue entregado a un hombre un mapa para ir desde su ciudad hasta una aldea que quedaba a 10 kilómetros de distancia entre las montañas, sin embargo este hombre se sintió muy capaz de ir y regresar sin necesidad del mapa así que lo arrojó y emprendió el viaje. Fue sumamente difícil para él llegar hasta la aldea y luego de varios días de frustración y problemas tuvo que pedir ayuda para lograr regresar a la ciudad.
Es absurdo intentar llegar a un destino que no conocemos sin tener un mapa, pero también erróneo creer que nos irá bien en todo lo que hagamos si no tenemos la dirección de Dios.
Su Palabra nos dice: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josué 1:8 (RVR1960)
Si no seguimos la dirección de Dios nos perderemos en caminos inseguros y sufriremos por nuestros errores. Por esto, quiero alentarte a que acudas a las Escrituras en todas las decisiones que tomes, te sorprenderás de cómo Dios te hablará a través de ellas.
Recuerda que antes de escudriñar la Palabra de Dios debes orar para que el Espíritu Santo te dé entendimiento.
¡Sigue el mapa que Dios te dio!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend