dedicación Archives | CVCLAVOZ

All posts in “dedicación”

Sueños y trabajo

No dejes de seguir tus sueños. No pares de soñar. Pongamos de moda los sueños.

En las puertas de las tiendas de la ciudad donde vivo se suelen poner unas pizarras que anuncian ofertas y regalan estas frases. Hay otros temas también pero éstos se juntaron hoy en mi camino al trabajo.

Tal vez es temporada de sueños y no me había enterado.

Alguna vez escribí por ahí que los sueños son la matriz de la realidad. Que lo que vemos, escuchamos y usamos en nuestra vida diaria un día fue una idea en la mente de alguien.

Un sueño, nada más ni nada menos.

Leí en algún antiguo libro de proverbios que el perezoso todo desea y nada alcanza. Tal vez conozcan personas así. Tienen la rara idea de que si desean algo intensamente lo lograrán; que la voluntad hará realidad el anhelo. Tenía un amigo que llamaba a eso “fe en la fe”.

El sueño es imprescindible para llevar a cabo un proyecto. Pero con todo lo importante que es, no constituye más que el cincuenta por ciento. La otra mitad es el trabajo.

Esta es una época que se caracteriza por la búsqueda de la satisfacción inmediata y espontánea. Las personas lo desean todo y lo quieren ya. Algo así está pasando con los sueños.

Escucho gente que quiere viajar, saber inglés, triunfar en la vida y publicar un libro con la historia de su vida (es notable la cantidad de personas que desean contar su vida en un libro).

En proporción directa, es asombroso constatar la gran cantidad de soñadores no tiene la disposición a hacer el trabajo necesario para conseguir esos objetivos.

Pensemos en otra línea de reflexión. Un señor, en 1949, compra un pequeño autobús con motor de arranque a manivela y comienza a transportar pasajeros desde una pequeña localidad a la ciudad cabecera de la provincia.

En 2019 es una línea de buses nacionales e internacionales con más de cuatro mil unidades, con sus terminales propios, sus hoteles y que cotiza acciones en la Bolsa.

Me pregunto si aquel señor que empezó solo su negocito de transporte soñó efectivamente con la dimensión actual de su emprendimiento. Tengo la persistente impresión que no.

Creo que su meta fue nada más el trabajo, la dedicación, la responsabilidad y – ojalá – la honestidad.

Una minúscula acción local se convirtió, setenta años después, en un hecho nacional.

Tanto o más importante que soñar es trabajar. Me parece…

¿Cuántos sombreros tienes tú?

Dado que la mayoría de las personas tenemos más de una tarea diaria por hacer, me puse a analizar cómo le hacemos. Yo llamo a nuestros oficios, nuestros sombreros.

Digo, ¡hay gente que tiene tantos sombreros! Son madres, son esposas, son amas de casa, son escritoras, se graduaron en una carrera que tal vez no ejercen, pintan y exponen sus pinturas, y tienen tiempo para todo. Son padres, son hijos, son abogados, son pintores de brocha gorda, son electricistas…

La cuestión es que evidentemente no hacen todo a la vez, porque entonces nada les saldría bien. Solo hay que dedicarle el tiempo necesario a cada cosa. Cuando los nenes duermen, la mami puede pintar o escribir, depende de la tarea que se puso para ese día o la inspiración. Cuando es fin de semana el abogado puede podar la grama, puede cambiar los focos o bombillos de las lámparas, puede pintar un cuarto.

Pero también debemos aprovechar cada oportunidad que Dios nos presenta para hacer Su trabajo, para ganar más almas para Su Reino… y no porque Él las necesite, sino para que ellos no se pierdan. Debemos tener esa pasión por la humanidad. Tenemos que estar en todas partes, además. No piensen que solo tenemos que asociarnos con cristianos, porque entonces, ¿quién les va a contar a quienes no lo son acerca de Jesús?

Yo soy “caregiver” o “cuidadora” de mi mamá, que tiene noventa y nueve años. También me ocupo de la casa y tengo mi horario de trabajo. En mi trabajo hago diversas tareas: traducciones, registro de mensajes whatsapp, registros de iglesias, escribo blogs, grabo devocionales. También me considero chef, pues preparo la comida para ambas mi mami y yo y soy peluquera, manicurista para ella y especialista en estilos para vestir…de ella, es decir, le busco las combinaciones y todo. Pero de vez en cuando también hago cosas para mi.

Hay que tener un balance. El equilibrio en todo es primordial. Siempre repito que los excesos son malos. Todos. Incluso querer en exceso se puede transformar en algo malo, en una obsesión.

Por tanto, usemos los sombreros que nos ha asignado nuestro Padre Celestial y dediquemos a cada tarea el tiempo necesario sin olvidarnos de quien nos creó. Que Él sea lo primero que viene a nuestra mente al despertar y antes de acostarnos. Antes de cada decisión que debamos tomar y antes de cada palabra que vayamos a decir. Él primero y luego lo demás irá acompañado de Su bendición.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Fuerte y grande

El roble es uno de los árboles más grandes del planeta: su tronco tiene un diámetro que puede medir hasta 3 metros y alcanzar a crecer 30 o 35 metros de alto. Pueden vivir entre 200 y 300 años, y por la distribución espesa de sus ramas, se ve increíblemente grande. Su corteza es de un tono gris y aunque el tronco esté muerto, es muy difícil de arrancar del suelo por sus profundas raíces.

Los estudiosos de la botánica admiran a este árbol por todas las cualidades antes mencionadas, pero también por sus hermosas hojas y las flores amarillo/verdosas que nacen en la primavera, su tallo es uno de los más duros que hay y su combinación de colores marrones, le da una elegancia inigualable.

Definitivamente es uno de los árboles más hermosos de la creación, pero todas estas cualidades no aparecieron simplemente de la noche a la mañana, sino que forman parte de un proceso largo. El roble crece únicamente 30 centímetros por año, convirtiéndolo en la especie boscosa con la tasa de crecimiento más baja, siendo superada por mucho otros como las palmeras que crece bastante rápido.

Este es un ejemplo de la naturaleza muy interesante. Muchas veces creemos que nuestra vida está condicionada por el tiempo que tarda en llegar el éxito que buscamos o las promesas que esperamos. En ese momento, cuando vemos a las personas que nos rodean obtener con mayor rapidez aquello que nosotros también quisiéramos, cometemos el error de frustrarnos, enojarnos y hasta la renuncia se convierte en una alternativa.

Debemos comprender que los éxitos en la vida no se logran de la noche a la mañana: una familia estable, una empresa lucrativa, un trabajo satisfactorio, un ministerio, etc. Son algunos logros de la vida que pueden tardar en llegar ya que requieren empeño y dedicación constante.

Quizás hay cosas que te están costando lograr más que a los demás. No te sientas mal. Piensa en el roble que tarda más que cualquier otro árbol en crecer, pero cuando llega a estar totalmente frondoso, nadie deja de admirarlo. Eso mismo es lo que espera a los que crecen con paciencia, firmeza y dedicación.

Jeremías 17:7-8 “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto” Versión Reina-Valera 1960

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Olimpiadas

Cuando un atleta logra ganar una medalla de oro, generalmente corre a abrazar a su entrenador, a sus amigos y a los familiares que lo hayan acompañado. La emoción es evidente durante esos segundos, pero quizás la explosión completa de alegría llega cuando sube al podio para recibir su premio.

Como todos sabemos, se empieza a repartir las medallas de oro, plata y bronce, entre el primer, el segundo y el tercer lugar respectivamente. Después llega otro momento emotivo: el himno nacional del país al que representa el ganador de la presea dorada es entonado. Muchos hombres y mujeres que llegaron ese momento no pueden contener la emoción y simplemente lloran, conmovidos recordando el camino que han recorrido hasta llegar a ese instante.

Kerri Lee Walsh, una voleibolista profesional estadounidense, refiriéndose a ese momento dijo durante una entrevista: “No existen suficientes palabras bellas para describir la satisfacción… Toda la gratitud que uno siente en ese momento. Es algo que brinda humildad también. Es la culminación de una etapa. Son cuatro años u ocho o toda una vida para  llegar a ese momento… Pienso en todas las personas que me han ayudado y han estado ahí para mí a lo largo del camino y los llevo conmigo al podio. El mejor agradecimiento que puedo darles es haber ganado…”

Podríamos comparar ese momento de premiación, aunque en una medida mucho menor, con el momento de recibir el galardón en los cielos: Apocalipsis nos describe los instantes en los que recibiremos una corona de oro y la paga por nuestras obras realizadas en la tierra, también entonaremos una canción de alabanza a Dios por su regalo de Salvación e incluso la Biblia dice que Él mismo enjugará las lágrimas de nuestros rostros.

En las olimpiadas hay gente que se prepara toda su vida para llegar a ese instante, muchos se sienten satisfechos por haber quedado entre los 10 ó 5 primeros lugares del mundo, pero el objetivo siempre es ganar la medalla de oro y ser el número 1. El apóstol Pablo nos anima a esforzaron por ese primer lugar en la carrera de la fe.

“Ustedes saben que en una carrera todos corren, pero solamente uno recibe el premio. Pues bien, corran ustedes de tal modo que reciban el premio. Los que se preparan para competir en un deporte, evitan todo lo que pueda hacerles daño. Y esto lo hacen por alcanzar como premio una corona que en seguida se marchita; en cambio, nosotros luchamos por recibir un premio que no se marchita.” 1 Corintios 9:24-27 Versión Dios Habla Hoy

Sigue luchando y sigue adelante, sabiendo que Dios está preparando un galardón para premiar tu trabajo y tu fidelidad.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te niegues al amor

En el año 1943 un aviador Francés llamado Antoine de Saint-Exupéry, exiliado en Estados Unidos debido a los conflictos bélicos de la época, escribió un cuento llamado “El principito”.  Con el paso de los años esa pequeña historia se convertiría en un éxito literario logrando vender más de 140 millones de copias en todo el mundo.

Aunque al principio se consideraba sólo un libro infantil por la forma en la que está escrito,  después se convirtió en una obra literaria de agrado para personas adulta, debido a que en cada capítulo trata temas profundos como el sentido de la vida, el amor, la amistad, la soledad y la pérdida.

Aunque usa bastantes figuras imaginarias y situaciones muy ficticias, algunos párrafos se han convertido en frases bastante populares. Una de ellas dice: “El tiempo que usaste para cuidar a tu rosa es lo que la hace tan importante para ti”.

Al leer el libro e involucrarse con la trama, uno no puede dejar de detenerse y meditar en el significado de esa corta oración. Al momento vienen situaciones a la mente y momentos en los que solemos acreditar costos a las cosas, pero no tanto por lo que materialmente pudo habernos costado, sino por el esfuerzo puesto para conseguirlo.

El capítulo 4 del libro de Jonás relata una enseñanza similar. Después que el profeta había predicado en la ciudad de Nínive sobre la destrucción que vendría si continuaba el pecado, todas las personas reconocieron sus males, se arrepintieron y Dios decidió perdonarlos. Pero el profeta se enojó mucho justificando su huida a Tarsis, ya que consideraba que su trabajo fue inútil puesto que todos fueron perdonados.

Estando a las afueras de la ciudad, Jonás aún enojado, preparó un lugar bajo una calabacera para protegerse del sol, pero de un día para otro su improvisada choza cayó al suelo muerta. El ardiente sol hería al profeta en la cabeza quien se enojó aún más, pero Jehová le dijo: “Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció. ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?” Jonás 4 Versión Reina-Valera 1960

Nosotros solemos asignarle precios a las cosas que nos rodean basándonos en el esfuerzo, la dedicación o el costo que pusimos para obtenerlas. Pero la dedicación que Dios puso para nuestras vidas supera cualquier otra cosa existente.

En Salmos 8:3, declara que Dios ama su creación porque con sus manos lo hizo todo, en Salmos 139:13-16, dice que Él personalmente nos formó desde que estábamos en el vientre de nuestra madre y sus manos aún siguen trabajando en nosotros, Isaías 64:8.

Jesús es quién que no solo nos creó, sino que cuando nos perdimos fue a rescatarnos pagando el precio más alto que hay, Lucas 19:10.

¿Cómo podríamos negarnos a ese amor?

Una vez más, permítele a Jehová escuchar tu voz cantando de alegría en su presencia, hablando con él en tus tiempos de oración, pensando en sus bondades cuando trabajes, meditando en su voluntad cuando leas la biblia, luchando por tu santidad, negándote a ser vencido por el pecado y  enfrentando cualquier reto que quiera desestabilizar tu fe porque al final lo único que necesitas, es tener de tu lado a quien te ama incondicionalmente: Dios.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Es difícil pero posible!

Desde 1977 he estado expuesto a las ideas y pensamientos acerca de la Fe. Digo esto, porque  a la temprana edad de siete años, comencé a escuchar lo que cada quién podía decir sobre esta palabra de dos letras.  Las definiciones, las temáticas, los discursos o las opiniones son ilimitadas.  Su aplicación es muy diversa según la situación que haya producido la acción de confiar y depender.  Cada vez que estudiaba sobre  ella, era mayor el impacto que recibía cuando escuchaba de su efecto en la vida de las personas que la abrazaban y vivian día a día sin descuidarla. 

Definitivamente es un reto. Un desafio ejercer la invitación de Hebreos 11:6 “Porque a Dios no le gusta que no confiemos en él. Para ser amigos de Dios, hay que creer que él existe y que sabe premiar a los que buscan su amistad” (TLA).  Este artículo no es suficiente para explicar la sencillez de ejercer la Fe que a su vez es intrigante aplicarla.  Aquellos que han decidido abrazarla según la Palabra de Dios, tienen mucho que decir.  

Hoy, puedo manifestar que vale la pena pagar el precio de confiar y ser retado por ella.  La Fe ha llevado mi vida a otro nivel, y lo seguirá haciendo.  El proceso ha sido siempre transformador cada día.  En un principio intentaba desarrollarla basado en los testimonios y argumentos de las personas que me rodeaban en mi comunidad, escuela, trabajo, congregación o eventos eclesiásticos.  Según el tiempo avanzaba e iba creciendo físicamente e intelectualmente, descubrí que la Fe no dependía de mi conocimiento, mi  destreza o mi capacidad para producir resultados.

Muchas veces perdí grandes oportunidades de ver lo que la Fe produce, por intentar entender la manera cómo funcionaba.  Llegué a la conclusión que Fe, es la humilde reacción y respuesta con todo mi ser, mente, corazón y alma, a la invitación divina de CREER.  Tener la convicción  que lo que él ha dicho, será una realidad.  Pude hallar  el camino para disfrutar del favor ilimitado sobre todo lo que hago y haré.  Solamente es atender a la voluntad hablada y revelada del Padre Celestial.  

Cuando ejerzo la Fe, estoy diciéndole al mundo, he decidido confiar en Dios.  Quiero recibir de él lo mejor.  Su ayuda y consejo es superior al que pueda yo tener.  Es someterme a su perfecto plan y caminar bajo su dirección.  Tener la convicción que él me permitirá llegar al mejor destino que ha creado para mí.  Me fascina reflexionar en aquella palabra poderosa que el Señor Jesucristo de dijo al padre del hijo poseído por un espíritu maligno: ¿Cómo que si puedo?  “Para el que cree todo es posible” – Mc 9:23(NTV).  O sea, puertas abiertas y cielos inclinados llenos de gracia y bendición para toda persona que ha decidido aceptar como verdad lo que Dios ha establecido desde la formación de la humanidad.

Yo acepté el reto de ver la Fe obrando en mi vida,  y en los proyectos que me han confiado para exaltar el nombre de nuestro Rey.  Caminando sobre el fundamento de la Fe, he recibido salvación eterna, el perdón de mis pecados, nueva identidad, autoridad espiritual, poder para hablar, el privilegio de tener familia,  ser embajador del evangelio, y la insuperable sensación de ayudar y ver en otros los poderosos efectos del ejercicio de la Fe.  

Con la Fe, lo díficil será posible, no fácil.

Te espero cada día a las 22:00 U.T.C. en El Antivirus.   Puedes escuchar y puedes ver todo lo que hacemos  aquí: https://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

La nueva adicción sin drogas

Cuando hablamos de gente con problemas de adicción lo primero que viene a la mente es la dependencia a las drogas y al alcohol. Sin embargo, hoy en día estamos viendo una nueva generación de jóvenes y hasta adultos caer en una dependencia excesiva en los móviles que en algunos casos se está convirtiendo en una nueva adicción de las que se dominan adicciones sin drogas. De no prevenir a tiempo o evitar esta dependencia se puede convertir en una problemática en tus hijos y hasta para ti.

Aunque sabemos que el uso de las tecnologías nos ha rebasado, principalmente en los jóvenes porque su actual patrón social ha cambiado, la relación y manera de comunicarse con los demás está siendo predominado por mensajes de móviles y chat. Es importante que haya límites para no caer en dicha adicción; por si algún día llegan a olvidar el móvil en casa no sientan ansiedad de que algo les falta, o inestables por no sentirse conectados.

Para reducir su efecto o caer en esta dependencia, atiende lo siguiente:

1) Más vale tarde que a temprana edad

Cuanto más se tarde dar un móvil a un menor es mejor. Aunque antes de darle el propio, ahora los padres prestan los suyos a los niños, por ello cada vez los menores desde bebés son expuestos al uso de estos aparatos ya sean móviles (smartphones) o tablas. El problema no es el uso, si no el tiempo, que pasen horas jugando con los aparatos, como un medio de los padres para entretenerlos.

Recuerda que los bebés y niños necesitan atención y buena interacción con sus padres. Así que valora cuanto tiempo se los estás prestando y con qué fin.

Una vez que ya crezcan y por cuestiones de mantener comunicación con los hijos le vas a dar su propio móvil, es importante que vigiles el uso porque el móvil y otras tecnologías fascinan, sobre todo a los adolescentes, lo que favorece su abuso.

2) Límite de tiempo

El cómo y cuándo del uso de estas tecnologías debe ser establecido por los padres, porque si no hay límites empiezan a usarlo todo el tiempo hasta cuando van al bajo, están comiendo, haciendo tarea u otro momento o lugar inadecuado.

Es entendible porque los servicios que ofrecen los móviles modernos se vuelven más accesibles a redes sociales, mensajería instantánea y juegos; todo lo necesario para su entretenimiento y medio de comunicarse con sus amistades. Por ello, no es bueno dejarlo que lo usen todo el tiempo y a deshoras.

Una manera de reducir el uso es que realicen diversas actividades ya sea deportivas, culturales, artísticas u otros. Que aprovechen bien el tiempo, que su mente lo ocupe en cosas productivas antes de estar tan al pendiente del móvil.

3) Predicar con el ejemplo

Si realmente te preocupa el buen uso del móvil en tus hijos, no sólo basta con que le pongas reglas, también necesitan padres que predican con el ejemplo. Hoy en día se ve más gente adulta que no deja el móvil de lado, ni siquiera cuando está conversando en grupo o con otra persona; casi siempre en un restaurante te vas a topar con gente con su móvil en la mesa o de lado. Incluso incapaces de centrar sólo su atención en la conversación con los que están de manera física por estar al pendiente de sus mensajes o correos de su móvil.

Así que evita esa obsesión que altere tu vida y dé mal ejemplo a tu hijo. Si se van a sentar a la mesa a comer, que sean sin aparatos cerca; si están platicando dejen de voltear a ver el móvil; cuando se van a ir a dormir, apaguen y alejen los móviles. Para todo hay tiempo, y el uso de estos aparatos también lo tiene, no dejes que se convierta en una adición para ti y los tuyos.

Por último, te recuerdo que Dios le ha dado al hombre la inteligencia para el dominio de las cosas, no para que las cosas dominen la mente del hombre.
Norma Peraza

Twitter: @peraza_norma

Facebook: masdelavidamujer

Escríbeme: [email protected]

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

 

Send this to a friend