desanimo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “desanimo”

¿Te dieron una mala noticia?

Una mujer salió frustrada de un hospital porque le dijeron que su enfermedad no tenía solución y solamente le quedaba tres meses de vida. Desde ese momento no pudo descansar tranquila y lo único que hacía era buscar una salida. Ese tiempo alguien la invitó a una iglesia, a la que asistió como su única esperanza y después de conocer a Cristo vivió veinte años más.

Lamentablemente muchos profesionales en la salud acaban fácilmente con la esperanza de las personas cuando utilizan palabras como: “no hay solución para ti”, “tu esposa posiblemente nunca podrá tener hijos”, “te queda poco tiempo de vida”, “la operación es de alto riesgo” Y es comprensible porque es parte de su ética profesional decir siempre la verdad.

Otro aspecto es que ellos son humanos, su trabajo es limitado y por tanto, no pueden prometer cosas que no van lograr. Así que si has recibido una noticia preocupante de parte de los doctores no te desanimes, existe alguien a quién puedes acudir, es Todopoderoso y tiene grandes promesas para ti.

Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres.

Se rio, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja?  ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?…” Génesis 18:10-14 (RVR 1960)

El Señor prometió a Abraham que tendría un hijo, pero él y su esposa estaban viejitos; además a Sara le había llegado la menopausia, por lo que médicamente hablando era imposible que esta mujer pudiera quedar embarazada.

Por esta razón ella dudó y se rio al escuchar nuevamente la promesa de Dios, pero el Señor le hace una pregunta bastante clara: ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?

Es posible que hayas recibido una terrible noticia o sucesos angustiantes han venido sobre ti o tu familia, pero quiero preguntarte ¿Habrá algo difícil para Dios? En esta oportunidad te animo a clamar por tu aflicción al Señor y depositar tu confianza en Él.

¡Con Dios tenemos una esperanza!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El desánimo

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y  te turbas dentro de mí? Espera en Dios; Porque aún he de alabarle; Salvación mía Dios mío.” Salmo 42:5

El desánimo es una de las armas más letales de satanás, produce falta de ánimo, desmotivación, duda, conformismo y sobre todo hace que uno pierda las esperanzas de seguir luchando. En la vida no hay nada peor que el desánimo, porque cuando este se apodera de una persona, es muy difícil, aunque no imposible, que uno solo salga adelante.

Quizá este día te sientes desanimado, sin fuerzas, sin ganas de luchar y  has perdido totalmente  las esperanzas, te animo a que  te acerques a Dios y le digas en este momento cómo te sientes. Te puedo asegurar que no hay nada mejor que la presencia de Dios para renovar tus fuerzas.

Abre tu corazón y permite que el Espíritu Santo te ministre. El apóstol Pablo dice que no nos desanimemos porque aunque por el momento lo pasemos mal, interiormente Dios nos está renovando. Dice que nuestros problemas son ligeros, que no duran mucho y que en Dios son para algo bueno (2 Corintios 4:16-17).

No dejes que los problemas o las circunstancias de la vida te desanimen, humíllate bajo la mano poderosa de Dios, echa toda tu ansiedad sobre él, resiste al diablo y tendrás la victoria asegurada.

Dios te ofrece a ti y los que sufren una esperanza grande. Mira lo que dice la Biblia:

“Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor.  Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. ¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.  Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que su familia de creyentes en todo el mundo también está pasando por el mismo sufrimiento. En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido.  ¡A él sea todo el poder para siempre! Amén.” 1 Pedro 5:6-11 (NTV)

En la presencia de Dios podrás vencer el desánimo y los problemas. ¡Acércate a Él!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sí ¿o no?

Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. Mateo 5:37 (RVR1960)

Todos los seres humanos deseamos que los demás tengan compromisos serios de fidelidad, responsabilidad, lealtad y que su palabra tenga valor. Pero lamentablemente esto no siempre es así, porque muchas personas permiten que gotas de inseguridad, doble ánimo, etc. entren en sus mentes y corazones en dosis pequeñas, lo que finalmente llega a destruir la vida de un creyente y su relación con Dios.

En la cultura israelita, el hacer votos era un asunto muy serio, a pesar de que estos eran voluntarios, una vez que se hacían, eran inquebrantables. Por ello, cuando hagas algún trato con Dios, es mejor que cumplas lo que dices, porque Él tomará tu palabra y te considerará responsable de ello.

Salomón advierte que no deben hacer votos necios a Dios, los cuales son hasta imposibles de cumplir o no pueden realizarse en tu totalidad. Es mejor no prometer que hacer una promesa a Dios y no cumplirla.

¿Te das cuenta lo importante que es cumplir con una promesa? Esto también es válido con nuestro prójimo; porque si nos cuesta hacerlo con las personas que vemos, ¿cuánto más nos costará con quien no vemos?

Por eso, el Señor te llama hoy a ser una persona de compromiso, respeto y que tu palabra sea un tesoro respaldado por tu propio testimonio.

Que, ante todo, tu sí sea Sí y tu no, sea No. Que la gente confíe plenamente en lo que dices, aún si tus superiores y autoridades no lo hacen, hazlo tú.

Ahora te pregunto: ¿Eres una persona digna de confianza? ¿Eres alguien que tiene palabra y la respalda con su testimonio? o ¿Eres alguien que tiene doble vida y permites que pequeñeces terminen por derrumbar lo que construiste con tanto esfuerzo? ¡Tú decides!

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Intenta de nuevo

“Nadie podrá derrotarte jamás, porque yo te ayudaré, así como ayudé a Moisés. Nunca te fallaré ni te abandonaré.” Josué 1:5 (TLA)

Qué difícil es seguir creyendo cuando no hay respuesta de parte de Dios y cuando ves que las cosas empeoran. Qué impotencia da cuando seguimos luchando sin ver un cambio positivo o con la incertidumbre de no saber qué sucederá. Parece que todo está perdido cuando no vemos resultados o cuando hay una amenaza de empeorar la situación.

En 1 Reyes, los capítulos 18 y 19, la Biblia relata la victoria del profeta Elías sobre los 450 profetas de Baal, pero inmediatamente después de vencer a esas personas recibe una amenaza de Jezabel, esposa del rey Acab, quien le mandó a decir a Elías que lo iba a matar.

Ante esta amenaza el profeta Elías huyó y no pudiendo más con la situación le dijo a Dios: «¡Estoy harto, Señor! Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados». 1 Reyes 19:4 (NVI)

¿Te sientes así? ¿Crees que todo está perdido?

Hoy sólo quiero recordarte que eres un hijo de Dios, por lo tanto, no te rindas ni huyas de tus problemas como Elías. El dolor, las pruebas, el sufrimiento son parte de tu vida, pero tranquilo, Jesús dijo: “Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33)

Por muy grandes o complicadas que sean tus dificultades, no olvides que para Dios no hay nada imposible, que Él está contigo y que no te abandonará en medio de esa crisis. Dios te ayudará a vivir para Él y salir victorioso.

Tampoco culpes a Dios por tus problemas como lo hizo Elías, “Ya basta Señor”, como si Dios tuviera la culpa de las cosas que enfrentamos, cuando en realidad somos nosotros mismo quienes nos involucramos en problemas por nuestras decisiones.

El Señor dice: “Vuelvan a obedecerme, y yo les daré poder. Si en verdad confían en mí, manténganse en calma y quedarán a salvo.” Isaías 30:15 (TLA)

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Has recibido malas noticias?

Una mujer salió frustrada de un hospital porque le dijeron que su enfermedad no tenía solución y solamente le quedaba tres meses de vida. Desde ese momento no pudo descansar tranquila y lo único que hacía era buscar una salida. Ese tiempo alguien la invitó a una iglesia, a la que asistió como su única esperanza y después de conocer a Cristo vivió veinte años más.

Lamentablemente muchos profesionales en la salud acaban fácilmente con la esperanza de las personas cuando utilizan palabras como: “no hay solución para ti”, “tu esposa posiblemente nunca podrá tener hijos”, “te queda poco tiempo de vida”, “la operación es de alto riesgo” Y es comprensible porque es parte de su ética profesional decir siempre la verdad.

Otro aspecto es que ellos son humanos, su trabajo es limitado y por tanto, no pueden prometer cosas que no van lograr. Así que si has recibido una noticia preocupante de parte de los doctores no te desanimes, existe alguien a quién puedes acudir, es Todopoderoso y tiene grandes promesas para ti.

Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres.

Se rio, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja?  ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?…” Génesis 18:10-14 (RVR 1960)

El Señor prometió a Abraham que tendría un hijo, pero él y su esposa estaban viejitos; además a Sara le había llegado la menopausia, por lo que médicamente hablando era imposible que esta mujer pudiera quedar embarazada.

Por esta razón ella dudó y se rio al escuchar nuevamente la promesa de Dios, pero el Señor le hace una pregunta bastante clara: ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?

Es posible que hayas recibido una terrible noticia o sucesos angustiantes han venido sobre ti o tu familia, pero quiero preguntarte ¿Habrá algo difícil para Dios? En esta oportunidad te animo a clamar por tu aflicción al Señor y depositar tu confianza en Él.

¡Con Dios tenemos una esperanza!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un hombre próspero…

Este devocional también podría tener de título “un hombre atribulado” porque trata de la historia de alguien que vivió muchas injusticias, pero a pesar de todo lo que sufrió nunca se dio por vencido, por tanto el Señor lo bendijo en todo lo que hacía.

Primero, fue vendido por sus propios hermanos a unos mercaderes, los mismos lo vendieron a Potifar (oficial de faraón) como si se tratara de un objeto. (Génesis 37).

Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.” Génesis 39:1-2

Después, Potifar se dio cuenta que el Señor estaba con José y decidió ponerlo a cargo de toda su casa, de esta manera Jehová bendijo todo lo que el egipcio tenía; pero posteriormente fue acusado injustamente de presunta violación por la esposa de Potifar quien al verse no correspondida por José decidió vengarse.

Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel. Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía.

No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.” Génesis 39:21-23

Aunque estaba en la cárcel José continuó trabajando, él podía haber negado su fe y con tantas injusticias quizá hasta podría haber intentado quitarse la vida, pero confiaba en Dios y Él lo prosperó. El jefe de la cárcel le dio a José un alto cargo porque se dio cuenta que la mano del Señor estaba con su vida.

¿Estás enfrentando injusticias? ¿Parece que la situación en la que te encuentras está peor? Te animo a estudiar la historia de este hombre de Dios y continuar en la batalla, no importa lo duro que sea lo que estás pasando ¡sigue adelante! porque si continúas confiando en Dios, aunque estés en la cárcel, el Señor te bendecirá.

En esta oportunidad quisiera acompañarte con una oración: “Señor Amado, gracias por la persona que está leyendo este mensaje, quiero pedirte para que le des nuevas fuerzas, ayúdale a confiar en el tiempo de la angustia, a seguir adelante a pesar de la adversidad, y que tu mano de bendición esté sobre su vida. En el nombre de Jesús.”

Si te encuentras desanimado no dudes en escribirnos.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Te encuentras en tratamiento?

Mi padre presenta deficiencia renal, por lo que debe realizarse diálisis tres veces a la semana. La diálisis es un tratamiento que consiste en reemplazar las funciones del riñón como limpiar la sangre de las impurezas. Mi padre a veces se desanima y quiere dejar de asistir, pero es cuando le repetimos que es un deber que tiene, de lo contrario su vida estaría en peligro.

Entiendo que no es fácil para él que este tratamiento se haya hecho parte de su vida, pero cuando se descuida su salud empeora, por tanto, es fundamental hacerle comprender que para tenerlo muchos años más a nuestro lado debe asumir esta etapa como una responsabilidad.

“De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte.” Juan 8:51 (RVR1960)

Quisiera comparar este tratamiento con la necesidad que tenemos de cuidar nuestro espíritu. Este pasaje hace referencia a que cuando dejamos de guardar la palabra de Dios al no congregarnos o realizar nuestros ejercicios espirituales, comenzamos a sentirnos mal hasta que nuestro espíritu se debilita y muere.

Un pastor decía que cuando dejaba de orar o estudiar la Biblia era notorio porque su carácter cambiaba, se encontraba constantemente de mal humor ¿te ha pasado? Como testimonio personal puedo decir que al separarse del Señor uno se siente desprotegido y vulnerable a caer en cualquier momento.

La búsqueda del Señor todos los días debería ser un deber, asistir a la iglesia, orar o estudiar la Biblia son prácticas fundamentales para nuestra subsistencia espiritual, por tanto, no debería haber excusas para no hacerlo.

¿Cómo está tu salud espiritual? Así como muchas personas dependen de un tratamiento para subsistir, de la misma manera debería ser nuestra dependencia de Dios. Si te sientes frío o debilitado te animo a volver a Él porque tiene un gran propósito para ti, por supuesto que a veces no es fácil en especial cuando enfrentamos pruebas, pero recuerda que es nuestra responsabilidad.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Valoras lo que tienes?

Enfocarnos en ver sólo lo negativo y en lo que nos falta, no nos permite valorar lo bueno que poseemos. 

A veces nos complicamos tanto la vida al quejarnos por lo que no tenemos y olvidamos agradecer por lo que poseemos.

El rey Saúl fue privilegiado al ser elegido por Dios para gobernar una nación, pero sus malas decisiones lo llevaron a perderlo todo.

¿Valoras lo que tienes o vas a esperar a perder lo que Dios te ha dado para entonces recapacitar en el valor que aquello tenía para ti?

Si observamos a nuestro alrededor, hay gente que está postrada en cama sin esperanza de vida, que estarían dispuesto a dar lo que sea por vivir un día más, mientras que hay otros que ya no quieren seguir respirando e intentan quitarse la vida; hay muchos que botan las sobras de su comida y hay otros que están muriéndose de hambre. Hay quienes no quieren trabajar quizá por pereza o porque ya lo tienen todo, pero hay otros que les gustaría trabajar en lo que sea con tal de recibir un salario. Muchos sueñan con casarse y hay otros que deciden divorciarse. Hay algunos que se quejan por la familia que tienen, y hay otros que sueñan con tener una.

Nos cuesta entender que lo que poseemos ha sido diseñado exclusivamente para nosotros y que no es necesario codiciar lo que otros tienen, porque Dios no nos dará algo pensando en otra persona.

Tal vez has estado viviendo desanimado, triste y frustrado por lo que no tienes sin valorar y agradecer a Dios por lo que posees. Pero hoy quiero animarte a disfrutar y a vivir contento con lo que Dios te ha dado, sin tener que esperar un día o una fecha especial para hacerlo.

Es importante entender que cada día construimos una historia nueva en nuestras vidas con cada decisión que tomamos, con cada paso que damos.

La Biblia en Hebreos 13:5 (TLA) nos menciona:

“(…) Estén contentos con lo que tienen, porque Dios ha dicho en la Biblia: Nunca te dejaré desamparado.”

¡El contentamiento no es un sentimiento sino una actitud del corazón! Porque en medio de la adversidad, tú escoges estar triste, amargado o agradecido por lo poco o mucho que puedas tener.

Si hasta hoy sólo han salido quejas de tus labios es momento de recapacitar ¡No esperes que la vida te arrebate cosas, personas, trabajos, ministerios por no valorarlos!

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Lucha por lo que quieres

Ely ingresó a la Universidad a pesar de presentar cierta discapacidad intelectual que le impedía estar al nivel de sus compañeros; reprobaba constantemente diferentes materias por lo que muchos pensaban que no lograría concluir sus estudios. Lo irónico es que en la actualidad ella se tituló, mientras que varios abandonaron la carrera.

Una frase dice: “La carrera de la vida no se trata de rapidez sino de resistencia” En el camino muchos se desaniman porque consideran que jamás alcanzarán su meta, pero la realidad es que aquellos que continúan luchando hasta el final son los que la alcanzan. ¿Cuántas veces nos desanimamos por no avanzar?

Por ejemplo, graduarse de la universidad o aprender un idioma nuevo requieren perseverancia, así mismo sucede con cualquier meta. Aquellos que no son pacientes, los que no superan obstáculos difíciles ni tampoco quieren hacer sacrificios, lastimosamente no alcanzan nada.

Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.” Hebreos 12:1 (NVI)

La vida tiene una serie de obstáculos aunque seas hijo de Dios, por lo que el Señor nos insta en su palabra a correr con perseverancia, deshaciéndonos de todo peso como el pecado y siguiendo adelante, porque en su tiempo alcanzaremos la meta.

¿Cuáles son tus metas? La clave para alcanzar el éxito es “no rendirse”. Recuerda que el mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de seguir luchando a pesar de la tormenta. En esta oportunidad te animo a desenterrar tus sueños, planificar nuevas metas y luchar, no importa si parece que otros están más adelante porque al final ganará el que no se ha detenido.

¡Te espero en el camino de la Victoria!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pon tu mirada en Jesús

“Fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona. Jesús soportó la cruz, sin hacer caso de lo vergonzoso de esa muerte, porque sabía que después del sufrimiento tendría gozo y alegría; y se sentó a la derecha del trono de Dios.” Hebreos 12:2 (DHH)

¿Cuántas veces hemos sido engañados por hacer caso a nuestros ojos? Muchas veces nos dejamos llevar por lo que vemos y creemos que nuestro matrimonio llegó a su fin, que nuestro hijo(a) que tiene problemas de adicción no tienen solución, que nunca podremos encontrar un trabajo para mantener a la familia, que nuestro negocio es un fracaso, que la enfermedad acabará con nuestra vida y por más que oremos no vemos que  hay esperanza.

Sí seguimos viendo el problema y las circunstancias, nunca podremos ver el poder de Dios obrando en nuestra situación o necesidad. La Biblia nos dice que pongamos nuestra mirada en Jesús y caminemos por fe, creyendo en Dios y su poder.

El enemigo es astuto y siempre trata de engañarnos y desanimarnos a través de lo que ven nuestros ojos. Los problemas personales, familiares y laborales pueden parecer no tener una solución. Los diagnósticos médicos pueden ser devastadores. Pero si dirigimos nuestra mirada a Dios y tenemos fe en Él, podremos ver su gloria.

Pon tu vida en sus manos de Dios y camina por fe, así entenderás que no estás solo (a) y que tu situación tiene un propósito glorioso.

Cada vez que te desanimes o pierdas las esperanzas, levanta tus ojos al cielo, fija tu mirada en Jesús y no dejes que nada te haga dudar de Su poder.

“Pero benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza.” Jeremías 17:7 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tu alimento espiritual

“Pero Jesús le contestó: La Escritura dice: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios” Mateo 4:4 (DHH).

Así como nuestro cuerpo necesita estar bien alimentado, para mantenerse sano y fuerte, nuestra vida espiritual requiere el alimento constante de la Palabra de Dios.
La persona que no se alimenta de manera adecuada, es mucho más proclive a contraer enfermedades, algo parecido sucede cuando no nos alimentamos correctamente en el área espiritual. En esos momentos, crecen los temores, disminuye la fe y el desánimo parece comenzar a dominar la escena. Alimentarse de la Palabra de Dios es importante porque nos fortalece para enfrentar las dificultades de la vida, al tiempo que nos transforma cada día, para ser más parecidos al carácter de Cristo.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sientes que no mereces ser feliz?

A veces es más fácil perdonar a los que nos hacen daño, que perdonarnos a nosotros mismos. Al aceptar que no somos perfectos evitaremos la frustración, culpa y mortificación, que nos  impiden salir adelante. Estos sentimientos de infelicidad nos alejan de Dios, pues crece en nosotros un falso sentimiento que nos hace pensar que no somos merecedores de su amor y perdón.

Con respecto a este tema, es preciso enfatizar que ninguno es digno del perdón del Señor, nadie merece el sacrificio que Jesús hizo en la cruz, precisamente por todos los errores y pecados que cometemos.

La palabra de Dios dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8 (RVR 1960)

Es fundamental tener presente que Cristo murió por nosotros, aun cuando nos vio embarrados en delitos y pecados; por tanto, está claro que no lo hizo porque lo merecemos, sino por amor.

Aquellos que buscan merecer el perdón de Dios, continuarán su vida con esta carga, y serán frustrados al no alcanzarlo porque como humanos siempre tendremos caídas. Este aspecto no significa que no nos esforzaremos por cambiar, simplemente quiere decir que no debemos torturarnos por nuestras imperfecciones. Acepta el perdón como un regalo, a nosotros únicamente nos toca dar gracias y entregarle nuestras vidas.

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” Hebreos 12:1

En esta oportunidad te haré un reto: “enfréntate a ti mismo”. El desafío consiste en aprender a hacer frente a todos estos pesares que te impiden salir adelante, el desánimo, la frustración. Es necesario que aprendas a ser feliz de nuevo y a esforzarte en la carrera que tienes por delante.

Por último, si te has arrepentido de corazón, entonces el Señor te ha perdonado, ahora es tiempo de que te perdones a ti mismo; este es un paso importante que debes dar para poder liberarte del pasado y dar lugar a las bendiciones que Dios quiere darte.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend