descanso Archives | CVCLAVOZ

All posts in “descanso”

Era la tarde

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era la hora de la retirada discreta. La hora en que uno se da cuenta que es el término de esa querida alegría. Todos los instantes maravillosos tienen un final anunciado porque nadie que entiende cómo es la vida cree que eso tan lindo durará para siempre.

Era la hora de la reflexión. Cuando el día declina es imperativo y a la vez inevitable pensar en lo que no fue y por qué. En lo que pudo ser. En lo que será. En lo que fue no es necesario porque ya ocurrió y su huella es indeleble.

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era la hora del descanso. Todos los cuerpos tienen un límite, una frontera que no conviene perforar a menos que uno busque – inconsciente o no – un final apresurado. El barullo de la existencia a veces es tan banal, tan insoslayablemente inútil que profundiza el cansancio. Aunque a veces uno termina el día con una sensación grata, un sentido de plenitud por las cosas alcanzadas. Pero, admitámoslo, eso es lo menos frecuente.

Era la hora en que se busca la noche como amparo, como alejamiento, como refugio contra la evidencia de las cosas cotidianas. Un espacio donde un poco de soñar, un poco de dormir, un poco de vagar por las calles vacías sirva para mitigar el enorme peso de la realidad.

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era el atardecer del fin del mundo. El cielo era una sábana rosada que se hacía liquida en la superficie del lago y todo fue quietud y silencio por una hora interminable.

Ya había pasado mucho tiempo. Era la hora de hacer las cosas bien. Dejar de decir que sí cuando se quiere decir que no. Dejar de culparse por las cosas que no se hicieron bien. Dejar de culpar a otros por las cosas que nos hicieron y que dolieron tanto. Dejar de verse a uno tan mal; al fin y al cabo es lo que hay y habría que comenzar a disfrutarlo un poco, qué tanta autocrítica, ¿no les parece?

Hay tardes luminosas. El sol reverbera entre los álamos y millares de insectos brillan y danzan a ras de suelo.

Hay tardes oscuras. El viento deshoja árboles y esperanzas. Es imposible pensar en cálidas salas con chimeneas encendidas y personas agradables.

Era la tarde, cuando el sol caía…

¿Llevando un yugo?

Cuando escuchamos la palabra yugo, suele venir a nuestras mentes algo pesado y que es impuesto por algún motivo. Según el diccionario es un instrumento para unir a dos bueyes, formado por una pieza alargada de madera con dos arcos que se ajustan a la cabeza o el cuello de los animales y que, sujeta a la lanza de un carro o el timón de un arado, permite que tiren de ellos.

En la práctica este objeto cumple una función específica, y si lo vemos desde la perspectiva divina, descubriremos que representa muchas más cosas.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” Mateo 11:28-30 (RVR1960).

En este pasaje Jesús llama a quienes están trabajados y cargados, para proporcionarles descanso, pero no sólo queda ahí, pide también llevar su yugo y aprender de Él, para hallar ese descanso que nuestras almas necesitan.

Suena un poco paradójico que el Señor pida a personas cargadas y cansadas que lleven un yugo, ¿cierto? De hecho, uno se preguntaría ¿cómo llevar otra carga más?

Sin embargo, el siguiente versículo aporta claridad, indica que su yugo es fácil y ligera su carga, pero ¿cómo puede ser esto?

Se debe a que al llegar al camino de Dios y decidir rendirle nuestras vidas, llegamos sobrepasados de problemas, llenos de emociones negativas que muchas veces se arraigan en nosotros.

Lo que debemos hacer, y de hecho lo que el Señor nos pide, es entregarle todas esas cosas que acarreamos. Entonces se puede comprender que, seguir Sus pasos, llevando su yugo, significa en realidad, obtener libertad de cada una de las cargas que hemos acumulado a lo largo de los años.

Cuanto más conectados estemos a Dios, mejor podremos ser dirigidos, todas esas cargas serán  eliminadas una por una, y con seguridad podremos ser partícipes de las bendiciones que el Señor tiene reservadas para cada uno. Y si comparamos este nuevo estado con el que teníamos, la diferencia es bastante grande, ¿verdad? ¿No quisieras disfrutar de esa libertad que el Señor ofrece?

Nada te impide tenerla, sólo debes decidir entregar todo al Señor aprendiendo a serle obediente.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El buen dormir

“Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,” Efesios 5:29 (RVR 1960).

¿Alguna vez te has puesto a pensar lo maravilloso que es nuestro cuerpo? Cada órgano tiene una función de gran importancia para nuestro diario vivir. Pero si el cuerpo realmente es tan importante para nosotros ¿lo estamos cuidando adecuadamente? Dios nos dio un cuerpo para que lo cuidemos responsablemente.

Uno de los aspectos que muchas veces olvidamos es el buen descanso, cuán importante es dormir las horas que necesita nuestro organismo para reponer fuerzas, cuando lo hacemos correctamente reflejamos un semblante mucho mas radiante y no requerimos de alimentos altamente calóricos para mantenernos con energía. Te animo a adquirir disciplina en el buen dormir y confiar que el día de mañana también podremos disfrutar de las misericordias de Dios.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Realmente confías en Dios?

A cuántos de nosotros no nos ha tocado atravesar circunstancias complicadas, momentos duros que nos llevan a observar nuestro estado espiritual y a valorar si nuestra fe es firme o no.

Como humanos tendemos a desesperarnos y afligirnos, olvidamos que contamos con la ayuda de Dios, y en lugar de enfocarnos en Sus promesas, nos perdemos cavilando en maneras de solucionar nuestro problema. Y hasta pedimos a Dios que nos dé una salida, pero terminamos limitándolo, puesto que, aunque pedimos no esperamos recibir Su respuesta, porque seguimos buscando soluciones por nuestros propios medios sin dar descanso a nuestra mente.

“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2 Corintios 10:3-5 (RVR1960).

En este pasaje el apóstol Pablo nos recuerda que aunque andemos en la carne no actuamos según la carne, o al menos no deberíamos; es de Dios de quien recibimos armas poderosas para vencer fortalezas, argumentos, toda altivez, y también para llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia  a Cristo.

Esto significa que es posible tener control de nuestros pensamientos, entonces, a pesar de las dificultades podemos encontrar descanso en Dios, siempre que pidamos y además aprendamos a confiar en la provisión y cuidado del Señor.

En la Nueva Traducción Viviente, se define a la fe como la confianza de que sucederá lo que esperamos.

“La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver.” Hebreos 11:1 (NTV).

Por lo tanto, si crees en Dios pero no confías en Él y en que recibirás respuesta suya, lamentablemente estás dando pie a la incredulidad, que es lo opuesto a la fe.

Hoy te animo a analizar cuánto confías en Dios realmente, ¿logras descansar en Él cuando atraviesas por alguna dificultad o más bien terminas confiando en tu capacidad para resolverlo?

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 cosas que debes hacer antes de dormir



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Youngstedt, S. (2005). Effects of Exercise on Sleep. Clinics In Sports Medicine24(2), 355-365. doi: 10.1016/j.csm.2004.12.003
2MYLLYMÄKI, T., KYRÖLÄINEN, H., SAVOLAINEN, K., HOKKA, L., JAKONEN, R., & JUUTI, T. et al. (2011). Effects of vigorous late-night exercise on sleep quality and cardiac autonomic activity. Journal Of Sleep Research20(1pt2), 146-153. doi: 10.1111/j.1365-2869.2010.00874.x
3Libert, J., Bach, V., Johnson, L., Ehrhart, J., Wittersheim, G., & Keller, D. (1991). Relative and Combined Effects of Heat and Noise Exposure on Sleep in Humans. Sleep14(1), 24-31. doi: 10.1093/sleep/14.1.24
4Bodin, T., Björk, J., Ardö, J., & Albin, M. (2015). Annoyance, Sleep and Concentration Problems due to Combined Traffic Noise and the Benefit of Quiet Side. International Journal Of Environmental Research And Public Health12(2), 1612-1628. doi: 10.3390/ijerph120201612
5Lack, L., Gradisar, M., Van Someren, E., Wright, H., & Lushington, K. (2008). The relationship between insomnia and body temperatures. Sleep Medicine Reviews12(4), 307-317. doi: 10.1016/j.smrv.2008.02.003
6Curtis, G. What Does Reading Before Bed Do To An Adult's Brain? - The Sleep Matters Club. Recuperado el 24 de julio de 2019, de https://www.dreams.co.uk/sleep-matters-club/what-does-reading-before-bed-do-to-an-adults-brain/
7Kanda, K., Tochihara, Y., & Ohnaka, T. (1999). Bathing before sleep in the young and in the elderly. European Journal Of Applied Physiology And Occupational Physiology80(2), 71-75. doi: 10.1007/s004210050560
8Liao, W., Chiu, M., & Landis, C. (2008). A warm footbath before bedtime and sleep in older Taiwanese with sleep disturbance. Research In Nursing & Health31(5), 514-528. doi: 10.1002/nur.20283

Comparte la Palabra de Dios

“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” Isaías 55:10-11 (RVR1960).

En estos versículos la Palabra de Dios es comparada con la lluvia y la nieve. Así como cada gota de agua cae sobre suelo seco, brindando frescura y dando oportunidad para que haya vida; de la misma manera actúa la Palabra en los corazones de las personas. Da vida nueva a quien no tiene fuerzas ni esperanza, descanso al abatido, consuelo al afligido y dirección al perdido.

Por eso, es importante que como hijos de Dios, tomemos el tiempo necesario para estudiarla, nutrirnos con ella y que la compartamos con nuestra familia, amigos, pero en especial con quienes no conocen a Cristo.

Tomemos la responsabilidad y el privilegio de llevar Su Palabra al necesitado, no privemos a las personas que están en nuestro entorno de ser confortados y más aún de tener la oportunidad de recibir la salvación.

Tengamos siempre presente que Su Palabra no vuelve vacía.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cargas?

Estoy leyendo un libro cuyo autor, Max Lucado, menciona las cosas que uno suele preparar para viajar; es decir, el equipaje que lleva consigo hasta su destino. Él compara este equipaje con las cargas que muchos de nosotros, sin darnos cuenta, llevamos a lo largo de la vida. ¿No las has identificado? Estas cargas tienen nombres como miedo, descontento, dudas, soledad, culpa, y la lista continúa.

Muchas veces terminamos el día agotados, pensando qué es lo que hicimos para quedar así, repasamos mentalmente el día para hallar alguna explicación lógica, pero simplemente no la hallamos, y es debido a que estas cargas no son visibles y de hecho estamos tan acostumbrados a llevarlas con nosotros, que olvidamos que están ahí.

Pero cuando llegamos al límite de las fuerzas, su peso claramente hace mella en nuestro ser.

Si es tu situación, hoy quiero recordarte que el Señor Jesús consideró también este aspecto, y es por ello que dijo:

“… «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28 (NTV).

No tienes que llevar ninguna carga, Jesucristo ya las llevó por ti, sólo debes decidirte y entregar en Sus manos todo peso que llevas contigo, ¿qué es lo que te impide disfrutar del descanso que Jesús promete?

Es mejor aprender a confiar en Dios, no mirar lo complicado de la situación y no aferrarnos a las cosas que definieron nuestro pasado, permitamos que el Señor cambie nuestro presente.

“Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.” 1 Pedro 5:7 (NTV).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cansancio

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

(Mateo 11:28)

Hubo un tiempo en que anotaba en un cuaderno todos los vuelos que abordaba durante mi trabajo en la misión internacional. No recuerdo cuándo dejé de hacerlo; debo haber perdido la cuenta o entendido que no tenía mucho objeto tal recolección de datos. Tenía unos doce años cuando abordé mi primer viaje solo en un tren con locomotora a carbón y desde entonces no paré.

He estado en muchos lugares y he hecho muchas cosas. Hay algunas cuya mención no es relevante o no aporta nada al objeto de este espacio. De algunas de ellas prefiero no acordarme. Pero muchas otras dan cuenta de incontables horas de gestión, de trasnoches, de organización, de enseñanza, de aprendizaje académico, de lectura, en fin.

Se suele aplicar el verso del epígrafe a la actividad evangelística, para atraer al redil a personas con la vida complicada. A mí me parece más bien un reparo, un refugio para quienes han exigido de más su mente y su cuerpo a causa de los trajines del “ministerio”. Se trata de un cansancio no relacionado con la capacidad física – aunque tiene que ver. Es más bien el agotamiento de ver que las cosas no cambian para mejor. O de entender que el discurso es más bonito que la realidad. O de constatar vez tras vez que en todas partes se cuecen habas y que la calavera definitivamente es ñata. Nada nuevo bajo el sol.

La magia, el encanto, la seducción del mensaje se diluyen en el caldero de la decepción. Somos confrontados con el desencuentro entre lo que decimos y lo que hacemos. La vitalidad de las imágenes y de las esperanzas mueren en el páramo de la decepción. Nos vamos agotando de aquello que siempre es lo mismo, de la liturgia estéril, de la superficialidad de los lugares comunes. Hostiga el discurso empalagoso de la vida abundante.

Sin duda lo que desgasta más es que ni siquiera en los tiempos de descanso – una corta vacación, un fin de semana largo, un retiro – se recupera uno de esa moledura del alma. No se apaga el ruido de los pensamientos ni el latiguillo de la conciencia. No viene en nuestro rescate el sueño reparador. Necesitamos un descanso que venga de otra parte. De Aquel que promete hacernos descansar de un modo que ninguna terapia puede otorgar.

Invocamos ardientemente ese descanso.

10 tips para dormir mejor

Según un reporte de la aplicación Sleep Cycle, las personas duermen menos en todo el mundo. Mientras que en 1942 el promedio de horas de sueño era 8, en la actualidad es aproximadamente 6.8 horas.1 Países como Japón y Arabia Saudí reportan bajos índices de sueño y largas horas de jornadas de trabajo. Contrario a lo que se piensa, esto no demuestra la excelencia de estos países, sino que las personas pueden tener más problemas de salud, pues está comprobado que el sueño es parte vital del bienestar humano.

1. No revises tu celular, ni veas la televisión antes de dormir.

Está comprobado científicamente que la luz que emanan las pantallas de los celulares, computadoras, televisores, tablets y otros aparatos electrónicos causan desórdenes de sueño. Hoy en día hay aplicaciones, gafas y otros inventos que ayudan a disminuir los efectos de dicha luz, pero los expertos recomiendan no ver ningún tipo de pantallas por lo menos una hora antes de dormir.

Para más información, leer el artículo ¡No revises tu celular antes de dormir!

2. Establece una rutina antes de dormir.

Según la Asociación Americana de Psicología, realizar las mismas actividades nocturnas indicará a tu cuerpo que es hora de descansar y le permitirá conciliar el sueño más rápido.”2 Es decir, que si haces lo mismo antes de dormir, tu cuerpo sabrá que es momento de descansar y estará listo para reposar.

3. Lee.

Numerosos estudios han comprobado que leer ayuda a dormir bien durante toda la noche. Esto se debe a que la lectura relaja y actúa a como reductor de estrés.3 Por otra parte, leer la Biblia ayuda a dar consuelo y paz a quien lo necesite. Te recomendamos leer el artículo 9 versículos para antes de dormir.

4. No ingieras líquidos ni bebidas alcohólicas.

Beber líquidos antes de dormir causa nocturia, (termino médico se refiere al exceso de orina durante la noche). Ingerir líquidos hace que las personas se despierten varias veces en la noche para miccionar; y esta clase de sueño interrumpido no es adecuado para el desempeño. Por otra parte, el consumo de cafeína por la tarde también causa desórdenes de sueño, al igual que las bebidas alcohólicas. Para profundizar más sobre este tema, leer el artículo ¿Qué causa el insomnio?

5. Báñate.

Relajarte en la bañera o ducharte en la noche ayuda a que tus músculos se relajen y tengas una larga y plácida noche de sueño. Un artículo publicado en la European Journal Of Applied Physiology And Occupational Physiology sostiene que tomar un baño antes de dormir mejora la calidad de sueño, sobre todo en personas mayores.4

6. Duerme una siesta durante el día.

En muchas culturas es normal dormir pequeñas siestas en la tarde. Los expertos recomiendan que se puede dormir por 20 minutos como máximo a las 3 pm aproximadamente, pues esto ayuda al cuerpo a recuperar fuerzas y renovar su energía.5

7. No comas antes de dormir.

Diversos estudios afirman que comer a altas horas de la noche impide el buen dormir, pero cuando uno se alimenta como mínimo 4 horas antes de dormir, la comida ayuda a descansar bien, ya sea que la dieta tenga altas6 o bajas calorías7. Por otra parte, hay comida que ayuda a dormir mejor, para aprender más, lee el artículo 7 alimentos para dormir mejor.

8. Arregla tu habitación.

Terminar las labores diarias y llegar a un lugar que fomenta la tranquilidad e invita al descanso es garantía de una buena calidad de sueño. No solo importa la habitación, sino también la comodidad de la cama; por lo tanto, si quieres descansar mejor, tal vez la solución resida en hacer algunos cambios en tu cuarto.

9. Haz ejercicios en el día.

Ejercitarse tiene múltiples beneficios, y uno de ellos es el dormir mejor. Un artículo demostró que los problemas de sueño pueden ser mejorados con un programa de ejercicio de moderado a intenso.8 Sin embargo, cabe resaltar que los resultados obtenidos en esta investigación puntualizaron a los ejercicios que se hacen de día, y no de noche. Por lo cual se recomienda ejercitarse regularmente de día y no antes de dormir.

10. Relájate.

Si conoces qué es lo que te distrae, lo mejor es que elimines todo aquello que impide que descanses bien. Si tienes algún problema o asunto que te preocupa, tu mente no dejará que duermas con tranquilidad. Para lograrlo puedes orar y dejarle tus cargas a Dios; no solo para dormir mejor, sino para tener una conciencia limpia que te permita descansar apaciblemente.

“Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.” – Salmos 4:8 (TLA)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1,5Horan, L. This Data Shows A Shocking Worldwide Lack of Sleep. Dreams. Consultado el 28 de marzo de 2018, de https://www.dreams.co.uk/sleep-matters-club/data-shows-a-shocking-worldwide-lack-of-sleep/
2Tips for sleep success. (2004). Apa.org. Consultado el 28 de marzo de 2018, de http://www.apa.org/monitor/julaug04/tips.aspx
3Reading ‘can help reduce stress’. (2009). Telegraph. Consultado el 28 de marzo de 2018, de https://www.telegraph.co.uk/news/health/news/5070874/Reading-can-help-reduce-stress.html
4Kanda, K., Tochihara, Y., & Ohnaka, T. (1999). Bathing before sleep in the young and in the elderly. European Journal Of Applied Physiology And Occupational Physiology, 80(2), 71-75. http://dx.doi.org/10.1007/s004210050560
6Afaghi, A., O’Connor, H., & Chow, C. (2007). High-glycemic-index carbohydrate meals shorten sleep onset. The American Journal Of Clinical Nutrition, 85(2), 426-430. http://dx.doi.org/10.1093/ajcn/85.2.426
7Afaghi, A., O’Connor, H., & Chow, C. (2008). Acute effects of the very low carbohydrate diet on sleep indices. Nutritional Neuroscience, 11(4), 146-154. http://dx.doi.org/10.1179/147683008×301540
8King, A. (1997). Moderate-Intensity Exercise and Self-rated Quality of Sleep in Older Adults. JAMA, 277(1), 32. http://dx.doi.org/10.1001/jama.1997.03540250040029

¿Cansado y preocupado?

Vivimos en un mundo donde las preocupaciones, los problemas y sufrimientos, nos causan un peso emocional fuerte. Muchas veces nos encontramos cansados, agotados y sin fuerzas por las actividades del día. ¿Te sientes así?

Cristo amorosamente nos ofrece descanso: “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.” Mateo 11:28 (NTV) Esto es un llamado para todos.

En Filipenses 4:6-7 (NTV), dice: “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.”

Dios nos invita acercarnos a Él y confiar en su Palabra porque nuestra vida, familia, trabajo, salud, economía y todas nuestras preocupaciones están bajo el cuidado de Él. “Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza.” Isaías 30:15.

Es necesario que vayamos a Dios y descansemos en Él, Jesús también lo hizo. “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.” Marcos 1:35.

No dejes de buscar a Dios y decirle todas tus preocupaciones porque sólo así podrás encontrar paz, consuelo, vida, alegría y principalmente alivio para seguir adelante. Dios está esperándote para fortalecerte y darte paz. ¡Acércate en oración!

Oremos:

Señor Jesús, gracias por tu amor y misericordia. Tu palabra nos muestra que has venido a buscar a los necesitados, a llamar a todos aquellos cansados y angustiados, y tú sabes que soy uno de ellos. Te entrego mis preocupaciones y cargas, para que hagas tu voluntad en ellas. Amén.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Elías ¿Qué pasó?

El viento soplaba, el calor en el monte Carmelo era casi insoportable ¿Imaginan lo que sucedió?

Un hombre contra cuatrocientas cincuenta personas y una gran multitud de espectadores, dos sacrificios, una sola respuesta…

Los profetas de Baal danzaban con ímpetu, gritaban y hacían de todo pero fallaron, su dios no hizo nada, tanto así que Elías se burló de ellos. Cumplido el tiempo establecido para los adoradores de Baal, Elías preparó el sacrificio para Jehová, y aunque el agua mojó todo y rodeaba el altar, el profeta clamó al Señor:

– “¡Oh Señor, respóndeme! Respóndeme para que este pueblo sepa que tú, oh Señor, eres Dios y que tú los has hecho volver a ti”. (1 reyes 18:37)

Dios respondió y mandó fuego del cielo que consumió el sacrificio, el toro, la leña, las piedras, el polvo y el agua. El pueblo reconoció lo evidente: Jehová es Dios y ningún ídolo es superior a Él, Dios responde a las personas que lo reverencian de corazón. Después de todo esto, Elías ajustició a los profetas de Baal y no quedó ni uno solo con vida.

¡Qué gran victoria! Ese día será recordado por siempre. Me imagino al profeta Elías, un hombre guiado por el Señor, levantando las manos en agradecimiento a Dios mientras el viento mece su pelo.

Una imagen totalmente diferente a la del profeta Elías que asustado por Jezabel, y aun deseando la muerte, escapó hasta llegar al monte Horeb y dentro de una cueva esperó a que Dios le hablara. Pese a que Elías había servido con gran celo al Señor, sintió temor porque lo buscaban para matarlo.

Esto demuestra que los siervos del Señor, aun los más entregados, pasan por tiempos complejos que muchas veces los llevan a exclamar: “Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.” (1 Reyes 19:4)

La depresión quita las ganas de vivir, varias personas atraviesan por esto, ya sea por problemas en el trabajo, con la familia, deudas y aún al no encontrar un propósito claro en la vida. La tristeza y la ira son sentimientos que se pueden superar junto a Jesús, Él dijo que daría descanso a los trabajados y cargados, quiere darnos el gozo para vivir y afrontar los problemas, confiando en su palabra.

Las experiencias del pasado nos ayudan a madurar si confiamos en Jesús, alejados de Él los problemas son una tormenta difícil de atravesar.

Al final Dios ministró a Elías y lo motivó para cumplir con su llamado, Él no solamente nos da nuevas fuerzas sino que nos anima a continuar el camino, así como lo hizo con Josué.

¿Tuviste tiempos de victoria? ¿Tienes tiempos de derrota? Levántate y anda, Jesús te ama, aún hay esperanza para ti.

Por Carlos Eduardo Encinas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A quién le cuento?

“Mi corazón te ha oído decir: «Ven y conversa conmigo». Y mi corazón responde: «Aquí vengo, Señor»” Salmos 27:8 (NTV).

Cuando pasamos por tiempos difíciles tenemos la necesidad de ser escuchados y así desahogar nuestras penas y tristezas en largas conversaciones con amigos o personas de confianza; Dios quiere ser ese Amigo y Padre que necesitas para contarle todo lo que llevas dentro. De tal manera podrás dejar ante Él cualquier carga, lo que te aflige, lo que representa un peso para tu vida y entonces Él te dará el verdadero descanso y la paz que tanto necesitas.

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend