dificultad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “dificultad”

La oración de Ana

En el primer capítulo del libro de 1ra. Samuel se relata una historia acerca de la fe de una mujer, Ana la esposa de Elcana, quien tenía un anhelo en su corazón: concebir un hijo. Este asunto le causaba tristeza y desánimo, a esto se sumaba la molestia que le causaba Penina, la segunda esposa de Elcana, quien sí tenía hijos.

La Biblia menciona que Ana estaba viviendo un tiempo de amargura y decidió acudir al templo para orar y así decirle a Dios el motivo de su estado de ánimo.

Esta historia nos enseña una gran lección acerca de la Fe y la actitud que debemos tener en momentos dolorosos y muy difíciles. La Fe es la que nos sostiene y nos ayuda a mantener la esperanza.

Ana nos enseña la actitud correcta ante la necesidad:

1.- Acudir a Dios.- El ser humano en medio de los problemas tiende  a encerrarse en su dolor y olvida a Dios, cuando debiera ser todo lo contrario, pues es justamente a Él a  quién debemos acudir en primer lugar, aunque esto signifique luchar contra nosotros mismos.

¿En esos momentos de debilidad a quién acudes?

2.- Nuestras oraciones deben ser completamente sinceras.-  Ana, cuando se presentó en el templo para orar, no se reservó nada ante Dios, ella le mostró su dolor y dio a conocer su necesidad.

3.- Cambio de actitud.- Después de que Ana oró mostró su Fe cuando al salir del templo cambio de actitud, es difícil sonreír y tener gozo en medio del problema pero hacerlo demuestra la confianza que tenemos en Dios.

4.- Cumplió su promesa.- En medio de su oración Ana le hizo una promesa a Dios y la cumplió, ¿Cuántas promesas le hiciste a Dios en medio de la dificultad? Como seres humanos hacemos promesas movidos al calor de momento pero ¿cuántas de esas promesas que hicimos las hemos cumplido?

A veces nos toca vivir situaciones difíciles y dolorosas que pueden ser un motivo para bajar los brazos y rendirnos pero es justamente en esos momentos cuando debemos mostrar una verdadera Fe, así como la de Ana que la llevó a la oración.

“Ana, con una profunda angustia, lloraba amargamente mientras oraba al Señor” 1 Samuel 1:20 (NTV)

Por Judith Quisbert

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuál es tu promesa?

Abraham recibió una promesa de parte de Dios: “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” Génesis 12:2-3 (RVR1960) También de que sería padre de multitudes, que su descendencia sería como las estrellas del cielo y la arena del mar, incontables (Génesis 22:17).

Aunque hubo obstáculos, como la esterilidad de Sara, Dios obró y concibió a Isaac, pero luego, no sólo ella fue estéril sino también Rebeca, esposa de Isaac, y Raquel, esposa de Jacob pero en todas Dios hizo el milagro de que tuvieran descendencia:

“Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril, y lo aceptó Jehová, y concibió Rebeca su mujer” Génesis 25:21

“Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos, pero Raquel era estéril.” Génesis 29:31

“Y se acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y le concedió hijos” Génesis 30:22

Dos descendencias de Abraham que se toparon con aparentes impedimentos pero fueron superados por el poder de Dios y por la Palabra dada a su siervo.

¿Tienes alguna promesa de parte de Dios para tu vida? Si aún no la conoces aún, quiero alentarte a escudriñar las Escrituras para recibir las bendiciones que tiene para ti y tu hogar.

Quizás ya la tienes pero aún no la vez cumplida, no te desalientes porque así como Dios te la dio también cumplirá, porque “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?“ Números 23:19 (RVR1960)

¡Él cumple sus promesas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ver más allá

En una ocasión me encontraba angustiada porque mi situación económica estaba en crisis, debía pagar algunas cuentas pero no disponía de lo suficiente. Mi padre se había enfermado y me correspondía colaborar con el sustento del hogar, además de las responsabilidades que tenía que cubrir con mis estudios; parecía que el dinero no era nada. Mientras iba a mi trabajo con esta aflicción, observé una pareja de ancianos sacar bolsas de basura de los contenedores, seleccionando a un lado las hojas, botellas desechables y otros. Obviamente ellos no tenían la posibilidad de buscar empleo, por lo que, seguramente, vender estos desechos serían sus ingresos del día.

¿Cuántas veces te has sentido triste o angustiado por una dificultad? Cambiar de mirada hacia otros me permitió abrir mis ojos y observar que mi problema en realidad era demasiado pequeño a lado de ellos. A pesar de la situación económica ajustada que me encontraba, incluso podía apoyar a aquellos ancianos con alimentación.

Es posible que en estos momentos estés sufriendo por un problema, si fuera el caso, te invito a desviar tu mirada, deja de mirarte a ti y observa tú alrededor, busca personas necesitadas, están en los hospitales, en las cárceles  o en la misma calle por donde te encuentras. Verás que en realidad deberías estar agradecido por todo lo que Dios te ha brindado, porque tienes más de lo que imaginas, incluso podrías brindar una mano.

Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 1 Juan 3:17

Una forma de identificar “el amor” en tu vida, es la compasión y misericordia que tienes para el afligido y necesitado. En esta oportunidad te animo a ser generoso a pesar de lo que estés enfrentando, recuerda que lo que siembres vas a cosechar, si deseas recibir bendición, debes dar primero.

No olvides que ¡Dios bendice al dador alegre!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Puedes resistirlo!

“Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.” Santiago 1:12 (RVR1960)

El Señor ha prometido la corona de  vida a los que le aman y los que le aman son quienes resisten y se mantienen firmes en el momento de la dificultad ¿Cuál es tu reacción durante la prueba? Si bien no puedes evitar que la tentación aparezca en tu caminar, puedes impedir convertirte en esclavo del pecado y enfrentarte a él como Jesús lo hizo, con firmeza y determinación. Ya no es tiempo de ceder a la tentación, es hora de comenzar a agradar a Dios con una vida apartada del pecado. Si la tentación tocas tus puertas ¡Resístelo!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sólo uno

Hace un tiempo fuimos de paseo con un grupo de amigos, y en el trayecto tuvimos que cruzar un camino angosto; al borde se encontraba un barranco, por lo cual se debía tener mucho cuidado, era cansador e incómodo porque teníamos que llevar nuestras cosas con gran dificultad. Además, no podíamos ayudarnos puesto que sólo podía pasar una persona a la vez.

¿Has entrado a un lugar estrecho? Lo curioso es que el Señor nos pide que transitemos por un camino así.

La palabra de Dios dice: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:13-14 (RVR1960)

Cuando la Biblia dice: “angosto es el camino que lleva a la vida”, Jesús estaba explicando lo difícil que es ser cristiano en realidad porque requiere esfuerzo y lucha para cruzarlo. Por otro lado, sucede lo contrario con el camino ancho, puesto que este no necesita sacrificio ya que no tiene obstáculos y, si existen, puedes esquivarlos con facilidad.

Por último, es preciso considerar un aspecto fundamental en el camino angosto: “sólo uno puede caminar”, aunque estés con tus seres queridos no podrás pasar con ellos, dependerá de que cada uno acepte a Cristo en su corazón y decida seguirlo, porque la salvación es personal.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14:6 (RVR1960)

En esta oportunidad te animo a recordar a tus familiares, amigos o conocidos que no conocen a Jesús y orar por sus vidas, después ármate de valor para comenzar a  predicar, porque ¿cómo se salvarán si nadie les predica?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Seguridad en Dios

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días” Salmos 23:6 (RVR 1960)

Cuando la oscuridad de la noche y nuestro cuerpo cansando nos lleva a recostar la cabeza para descansar y esperar que se inicie un nuevo día; ni lo pensamos pero tenemos la certeza de que al despertar habrá un nuevo amanecer. De la misma manera nuestra confianza debe estar puesta en Dios, sabiendo que ante cualquier situación o dificultad que tuviéramos que enfrentar, El estará con nosotros para sostenernos, guiarnos y ayudarnos a entender que toda circunstancia tiene un propósito positivo para nuestra vida.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te rindas ni retrocedas

Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá! Perseverar con paciencia es lo que necesitan ahora para seguir haciendo la voluntad de Dios. Entonces recibirán todo lo que él ha prometido. «Pues, dentro de muy poco tiempo, Aquel que viene vendrá sin demorarse. Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje». Pero nosotros no somos de los que se apartan de Dios hacia su propia destrucción. Somos los fieles, y nuestras almas serán salvas. Hebreos 10:35-39. (NTV)

El Señor nos exhorta a no perder la confianza en Él, porque tiene una gran recompensa. Como dice: «Pues, dentro de muy poco tiempo, Aquel que viene vendrá sin demorarse.”

Sé que hay momentos dolorosos que nos llevan a perder la fuerza y el deseo de seguir luchando, donde creemos que todo está perdido y que nada tiene solución. A veces pensamos que lo mejor es rendirse y abandonar las esperanzas.

Esta historia que todos conocemos dice que Job perdió repentinamente toda su riqueza y lo más importante que tenía: sus hijos. Seguramente Job no sabía ni entendía qué estaba pasando en ese momento, todas las noticias que le llegaban eran malas; pero a pesar de eso seguía conservando su integridad. “Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.” Job 2:9 (NTV)

No sólo había perdido sus riquezas e hijos, sino también el apoyo y la ayuda de su esposa. No imagino lo doloroso que debe ser escuchar “muérete” de alguien que amas. ¡Qué terrible la situación de Job, perder todo y no tener apoyo de tus seres queridos es sumamente trágico!

Posiblemente te identifiques con la situación de Job y estás apunto de renunciar a todo. Los problemas son etapas que llegan a nuestra vida cuando menos los esperamos y muchas veces, a través de esas circunstancias,  satanás logra apartar a muchos cristianos de su fe.

Job no se dejó llevar por la situación ni sus sentimientos y dijo: “…¿Aceptaremos solo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo?…” Job 2:10 (NTV) No preguntó nunca por qué le estaban ocurriendo esas cosas ni pensó en abandonar su fe en Dios. Al contrario, le dijo a Dios en oración cómo se sentía y puso su situación delante de Él.

Quizás piensas que todo acabó, que nada tiene sentido, y la única solución que encuentras es renunciar y volver atrás en tu propósito de caminar con Dios. Te animo a confiar en la palabra de Dios y en sus promesas. Declara en este momento con todo tu corazón, “El SEÑOR es mi fuerza y mi canto; ¡él es mi salvación! No he de morir; he de vivir para proclamar las maravillas del SEÑOR.” Salmo 118:14,17. (NVI)

Job no quedó en la ruina para siempre, Dios lo bendijo con el doble de lo que tenía antes. No pienses en rendirte y darte por vencido, levántate en fe y sigue adelante. Dios te bendecirá con mucho más de lo que te imaginas. Se fiel y no retrocedas. «Pues, dentro de muy poco tiempo, ÉL vendrá.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Estoy contigo todos los días

Cuando atravesamos momentos difíciles, una enfermedad, un problema económico, una desilusión amorosa, etc. A veces creemos que Dios nos ha abandonado, que no nos ama, que nos ha olvidado, y un sin fin de cosas.  ¿Has pensado de esa manera?

Este tipo de reacción en medio del sufrimiento no es de una persona que ha puesto su confianza en Dios, es de alguien que no ha conocido por completo al Señor y ahora está dudando de Él.

¿Qué hacer en ese momento donde nuestros pensamientos nos dominan y nos hacen dudar del poder y la existencia de Dios?

“Pero si oras a Dios y buscas el favor del Todopoderoso, si eres puro y vives con integridad, sin duda que él se levantará y devolverá la felicidad a tu hogar.” Job 8:5-6 (NTV)

Lo que debemos hacer es buscar a Dios y confiar en Él. Para eso es importante orar, leer su Palabra y llenarnos de su Presencia, es decir, apartar un tiempo a solas con Él.

Dios sabe cuáles son nuestros problemas y qué es lo que necesitamos. Ha prometido estar con nosotros todos los días y no abandonarnos jamás. No perdamos la fe ni la esperanza, la tribulación es temporal. Aunque ahora no veamos ninguna solución, Dios va a glorificarse por las maravillas que hará en nosotros.

“Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades! Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.”  2 Corintios 4: 17-18.

Sea cual sea tu situación, Dios tiene un propósito con ello y es necesario que la atravieses. Él sabe qué es lo que necesitas para crecer espiritualmente y quiere ayudarte acercándote más a Él. Porque a través del dolor, sin darnos cuenta, nuestra relación con Dios se hace más cercana que nunca.

Por favor, no te rindas ni dejes de creer en Dios, Él te ama y nunca te abandonará. Jesús dijo: …y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:20. (RVR1960)

Oremos:

Señor amado, gracias por tu palabra y por esta oportunidad de hablar contigo. Perdóname por desconfiar de ti y cuestionar tu poder. Por favor quita toda duda de mí, toda aquella mentira que me quiera llevar a perder mi confianza en ti y en tus promesas. A partir de hoy decido creer más en tu palabra que en mis circunstancias. Amén.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Tengo miedo!

“En medio de mis angustias y grandes preocupaciones, tú me diste consuelo y alegría”. Salmos 94:19 (TLA)

El miedo no solo nos paraliza sino que además nos sumerge en un profundo abismo, haciéndonos olvidar las promesas que Dios tiene para nuestras vidas. Cuando esto pasa, entra la duda, nuestra fe se debilita y comenzamos a ver nuestro problema como un gigante mucho más grande que nuestra fe. Es en estos momentos cuando debemos rendirnos ante Dios, reconociendo que no podemos que en todo necesitamos de Él. La Biblia nos dice que Su amor es todo lo que necesitamos y que Su poder se perfecciona en nuestra debilidad. Es allí que nuevamente nuestra fe se activa y empezamos a creer que pronto El actuará. Quizás estés pasando por algo parecido en tu vida, sientes que el tiempo pasa, no hay cambio y el problema sigue allí parado como un gigante amenazador infundiendo temor en tu vida. Sin embargo Dios no dejará que enfrentes solo esta situación sino que estará contigo para darte la victoria.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Gratitud

“Sean agradecidos en toda circunstancia, pues es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús”. 1 Tesalonicenses 5:18 (NTV).

Solemos creer que debemos agradecer solo cuando algo bueno nos sucede u obtenemos algo que queremos, pero cuán difícil es ser agradecido cuando atravesamos situaciones dolorosas, que no comprendemos. Es en esos momentos cuando solemos olvidarnos de tantas cosas que recibimos de Dios a diario, como la salud, el trabajo y el alimento. Si lo pensamos bien, estas bendiciones cotidianas son grandes expresiones del cuidado de Dios para nosotros y un motivo más que suficiente para ser agradecidos. Pero además de esto, podemos ir un paso más allá en nuestra gratitud, cuando somos capaces de agradecer aun por las dificultades, porque sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas ayudan para bien.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En tiempos de dificultad

“Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.” Salmo 46:1 (NTV)

No todas las personas a quienes acudimos por ayuda están dispuestos a brindarse, más Dios no negará su favor a todo aquél que lo necesita. Si hoy te encuentras atrapado en medio de la dificultad, no dudes en correr a sus brazos. Dios puede destruir cualquier arma espiritual que se levante contra ti, mostrando su poder en contra de tus enemigos que quieran robarte la paz.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Alístate y marcha!

“..¡Adelante! Éste es el día en que el SEÑOR entregará a Sísara en tus manos. ¿Acaso no marcha el SEÑOR al frente de tu ejército?…” Jueces 4:14 (RVR1960)

Muchas veces, en nuestro diario vivir nos sentimos frenados, ya que las situaciones difíciles que debemos enfrentar nos infunden temor al punto de congelarnos y quitarnos la paz. Si algo de esto sucede en tu vida, te animo a confiar que Dios te dará la victoria porque Él va delante de ti.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend