dificultades Archives | CVCLAVOZ

All posts in “dificultades”

La protección de Dios en la adversidad

“Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias.” (Salmos 34:4-6 RV60)

¿Existen días de tu vida en los que te preguntas dónde está Dios?

¿No te explicas por qué te suceden cosas malas?  ¿No entiendes cómo aun siendo bueno con la mayoría de la gente recibes puñaladas por la espalda de aquellos en quienes confías, murmuran contra ti y te quedas confundido y sin esperanzas? Si no sabes qué decisión tomar en tu vida, si te sientes como en un túnel oscuro, sin salida, y te desesperas buscando opciones para levantarte, y todo lo que haces parece no servir de nada, tienes que saber que el rey David, personaje conocido en la Biblia, atravesó por esto.

“Pero Saúl, viendo y considerando que Jehová estaba con David, y que su hija Mical lo amaba, tuvo más temor de David; y fue Saúl enemigo de David todos los días”. (1 Samuel 18:28-29 RV60)

Cuando David era perseguido por Saúl, a causa de sus celos, su amigo Jonatán estuvo ahí apoyándolo y Dios siempre lo acompañó y le mostró su amor. Recuerda que a pesar de todos tus errores eres hijo(a) del Señor, no permitas que los problemas te alejen de Él, siente sus brazos de amor aunque atravieses por valles de tristezas y pruebas.

David, en medio de todas sus angustias clamó a Dios y Él lo libró de todos sus temores, comprobó que cada paso que daba era muy necesario para acercarse a la victoria y a la salida del túnel de problemas que atravesaba, él era un hombre que caminó dentro de la voluntad del Señor.

Deja que Dios obre en tu vida, no te estanques por la incertidumbre de no saber qué sucederá en tu futuro.

 

Por Carlos Encinas

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El que guarda tu alma

Cuando nos sentimos abrumados por las problemáticas que se nos presentan y la incertidumbre se hace sentir, es fácil preguntarse ¿de dónde vendrá mi socorro?

Así como nosotros atravesamos por dificultades conyugales, familiares, estreches económica, conflictos laborales, el salmista que escribe este capítulo (Salmo 121), debió enfrentar una dura situación que lo llevó a formular esta pregunta.

“Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? 2 Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra.” Salmos 121:1-2 (RVR1960).

Sin embargo, en el segundo versículo, él mismo da respuesta a su interrogante. Es Jehová de quien viene su socorro. Del Creador no solo de los montes, sino del universo entero.
Con esta afirmación demuestra en quien está puesta su confianza y la seguridad que tiene de que no está solo, sino al contrario, sabe que es el Señor quien guía sus pasos, guarda y protege su vida, lo acompaña en cada momento y en todo lo que hace.

Como hijos de Dios, debemos esforzarnos en estrechar nuestra relación con Él, anhelar tener una comunión tan íntima y profunda que no haya circunstancia alguna que nos haga creer que estamos desamparados.

Es nuestro Señor y Creador quien nos guarda de todo mal y también quien guarda nuestra alma.

“Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.” Salmos 121:7 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Que se haga tu voluntad, no la mía

“Padre, si quieres, te pido que quites esta copa de sufrimiento de mí. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía.” Lucas 22:42 (NTV)

A veces creemos que la vida de Jesús fue fácil y sencilla, pero no. Muchos pasajes de la Biblia demuestran que Él tuvo que sufrir injusticias, insultos, golpes, acusaciones falsas y repudios de la gente entre otras cosas.  Aun así, no se rindió por amor a ti y a mí. Prefirió sufrir y pasar esa agonía que darse por vencido, “quiero que se haga tu voluntad, no la mía.”

Todos somos conscientes de que nadie está libre de pasar momentos dolorosos o situaciones complicadas; al igual que Jesús, en algún momento de nuestra vida experimentaremos lo que es el dolor y  el sufrimiento. Jesús dijo: “…Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Juan 16:33. (NTV)

En otra parte de la palabra de Dios, nos dice que por haberse multiplicado la maldad en este mundo el amor de muchos se enfriará, lo que quiere decir es que habrá más probabilidades de que existan conflictos en las familias y diferentes áreas de nuestra vida. Por eso Jesús nos aconseja y recomienda lo siguiente: “Oren, para que puedan soportar las dificultades que tendrán.” Lucas: 22:40 (TLA)

Tal vez hoy te encuentras en ese momento doloroso y no sabes qué hacer, acércate a Dios como lo hizo Jesús y dile cómo te sientes, sé sincero con Él y pídele que haga su voluntad y no lo que tú quieres. Recuerda que Dios sabe lo que necesitas y qué es lo mejor para ti. La Biblia dice que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta.

No dejes de orar y fortalecerte en el Señor cuando el dolor y los sentimientos quieran hacerte creer que todo está perdido y que ya no hay esperanza. Cuando eso suceda, toma la actitud de Jesús y busca a tu Padre. “Entonces apareció un ángel del cielo y lo fortaleció.” Lucas 22:43. (NTV)

Pedir que Dios haga su voluntad en tus oraciones es lo mejor que puedes hacer.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tu alimento espiritual

“Pero Jesús le contestó: La Escritura dice: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios” Mateo 4:4 (DHH).

Así como nuestro cuerpo necesita estar bien alimentado, para mantenerse sano y fuerte, nuestra vida espiritual requiere el alimento constante de la Palabra de Dios.
La persona que no se alimenta de manera adecuada, es mucho más proclive a contraer enfermedades, algo parecido sucede cuando no nos alimentamos correctamente en el área espiritual. En esos momentos, crecen los temores, disminuye la fe y el desánimo parece comenzar a dominar la escena. Alimentarse de la Palabra de Dios es importante porque nos fortalece para enfrentar las dificultades de la vida, al tiempo que nos transforma cada día, para ser más parecidos al carácter de Cristo.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No tengas miedo a tu problema

“Fue por la fe que Moisés salió de la tierra de Egipto sin temer el enojo del rey. Siguió firme en su camino porque tenía los ojos puestos en el Invisible. Fue por la fe que Moisés ordenó que el pueblo de Israel celebrara la Pascua y rociara con sangre los marcos de las puertas para que el ángel de la muerte no matara a ninguno de sus primeros hijos varones. Fue por la fe que el pueblo de Israel atravesó el mar Rojo como si estuviera pisando tierra seca, pero cuando los egipcios intentaron seguirlos, murieron todos ahogados.” Hebreos 11:23-29 (NTV)
A veces creemos que somos los únicos que pasamos momentos difíciles, que enfrentamos una enfermedad, la pérdida de un ser querido, una crisis económica, una desilusión amorosa, etc. Pero si leemos la Biblia encontraremos historias de personas que pasaron por situaciones similares o más complicadas que las nuestras.
Tal es el caso de Moisés, libertador del pueblo de Israel, quien tuvo que enfrentar diferentes dificultades en su vida. Pero ninguno de los problemas que tenía en frente fue motivo para alejarse de Dios o dudar de su poder. Lo único que hizo para salir victorioso de todas sus batallas fue confiar y obedecer las palabras de Dios.
Quizás te encuentras en un momento de desesperación y el diablo procura desanimarte y llevarte a desobedecer al Señor, o tal vez piensas que es mejor renunciar y ya no luchar por tu situación. No te des por vencido, haz lo que hizo Moisés, ten fe y no tengas miedo a lo que te enfrentas, al contrario, sigue firme en el camino y pon tu mirada en Dios.
No importa qué faraón se levante contra ti ni qué ejército te persiga, sólo confía en las promesas que Dios te dio y ten fe que en verdad sucederá lo que esperas. “Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré.” Josué 1:5 (NTV)
“Unos confían en sus carros de combate, otros en sus caballos; pero nosotros confiamos en el nombre del Señor nuestro Dios.” Salmos 20:7 (PDT)
¡Confía en Dios y no tengas miedo a los problemas que tienes!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Déjate guiar

“Con una columna de nube los guiaste de día, con una columna de fuego los guiaste de noche: les alumbraste el camino que debían seguir.” Nehemías 9:12 (NVI).

Cuando el pueblo de Israel partió de Egipto rumbo a la tierra prometida, no sabía que se presentaría en el camino. Quizá enfrentarían enemigos, tendrían dificultades y hasta pudieran experimentar carencia de las cosas más elementales. No sabían demasiado, pero si estaban seguros que por delante tenían una gran empresa que cumplir.

Pero lo más importante fue, que en todo tiempo eran guiados por Dios, por medio de una nube durante el día y una columna de fuego por la noche.

Hoy en día, Dios sigue guiando a su pueblo, tanto en momentos de oscuras dificultades como en tiempos de bonanza.
¿Cómo? A través de Su Palabra, en ella encontraremos la dirección que necesitamos para tomar las mejores decisiones.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reacciones

Cada persona es única y diferente tanto externa como internamente; es decir, en sus emociones, actitudes o reacciones  ante una situación.

Este aspecto se puede observar por ejemplo, cuando enfrentamos un asalto: algunos le entregarán todas sus posesiones al agresor para evitar ser lastimados, otros se alterarán y  querrán pelear antes de ser sometidos, y existen aquellos que se paralizarán por el susto e incluso podrían desmayarse o entrar en shock, lo que nos muestra lo diferentes que somos en una misma situación.

Así como cada uno reaccionará de modo diferente ante una situación de robo, de igual forma sucede en un tiempo de prueba o dificultad pero, ¿Cuál es la manera más sabia de actuar? Solamente en la Palabra de Dios podremos aprender a proceder acertadamente para ser protegidos por el Señor.

La palabra de Dios dice:

“¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.  Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” Santiago 5:13-16 (RVR1960).

La Biblia nos muestra lo que deberíamos hacer en caso de estar afligidos, alegres, enfermos, en pecado o enojados con alguien. Seguramente, cada uno tiene su forma de afrontar los problemas, su propia personalidad, de hecho Dios te hizo único; sin embargo, te pide que camines conforme a lo que está escrito en su Palabra, para que seas sabio y todo te vaya bien.

En esta oportunidad quiero animarte a actuar conforme a Su Palabra: orando si enfrentas aflicción, cantando alabanzas si te encuentras alegre y  buscando a tus pastores para que oren por ti en caso de estar enfermo o en pecado, entonces ellos rogarán por ti y el Señor te levantará, confesando tus ofensas si estás enojado con alguien y orando juntos para que ambos reciban sanidad.

Existe todavía una gran variedad de guía en la palabra de Dios para actuar con sabiduría en situaciones difíciles, te animo a estudiar la Biblia y ser una persona diferente, pero no siendo tú mismo, sino un verdadero seguidor de Cristo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La clave del éxito

“Nunca dejes de leer el libro de la Ley; estúdialo de día y de noche, y ponlo en práctica, para que tengas éxito en todo lo que hagas.” Josué 1:8 (TLA)

Muchas personas buscan el éxito en la vida. Algunos persiguen ocupar importantes puestos de decisión en el gobierno o en empresas. Otros además consideran éxito, tener una familia unida y feliz, que sirve al Señor. Pero Dios, en su infinito amor, nos dejó con su Palabra “el manual de instrucciones de la vida” Sus consejos nos enseñan cómo debemos enfrentar dificultades, cuales son los peligros y especialmente cual es la voluntad de Dios para nosotros. Hoy en día, muchas personas están ávidas de encontrar recetas mágicas del éxito y la felicidad, sin embargo Dios ha puesto sus instrucciones al alcance de todos. La promesa de Jehová es que si ponemos en práctica su Palabra nos irá bien.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo perdonar?

“Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios. Tengan cuidado de que no brote ninguna raíz venenosa de amargura, la cual los trastorne a ustedes y envenene a muchos.” NTV Hebreos 12:15

Sabemos que no puede haber matrimonios perfectos, cuando quienes lo forman, son por naturaleza imperfectos. Por lo tanto y aún con buenas intenciones, los cónyuges suelen causarse heridas que de no ser sanadas pueden llevar al resentimiento, falta de perdón o amargura. Es en estas situaciones donde debemos aplicar el perdón. Si aún el orgullo de querer tener razón te gana para no pedir perdón a tu pareja, pídele ayuda de Dios. En su palabra menciona: “No será por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi Espíritu dice el SEÑOR Todopoderoso” Zacarías 4:6 NBD.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Una poderosa arma

Poco antes de la muerte de Charles Spurgeon, varios pastores amigos se acercaron y le hicieron una pregunta: ¿Cuál fue el peor ataque de Satanás que ha sufrido su vida y su ministerio?

El predicador se acomodó y relajadamente empezó a hablarles:

“Durante mi vida sostuve muchos altercados y luchas con Satanás; ese león rugiente siempre ha encontrado la manera de atacarme de una manera furiosa y ha usado toda su habilidad para tratar de devorarme. Con frecuencia él había tratado de poner todo tipo de problemas y oposición, intentando que yo desista de la idea de predicar; pero con la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios, lo pude vencer…”

Cuántas veces atravesamos situaciones difíciles que llegan a desanimarnos. Se han visto casos de personas muy consagradas que terminan perdiendo ese fuego que tenían, dejan de asistir a la iglesia, se alejan de sus amigos y finalmente acaban apartados completamente de Dios.

1 Pedro 5:8-9 dice: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.”

La Biblia dice que el diablo está atento a cualquier oportunidad para emboscar a un creyente indefenso, pero al igual que el predicador Charles Spurgeon, debemos derrotarlo con la espada del Espíritu Santo que es la Palabra de Dios.

¿Estás atravesando por alguna dificultad? Enfréntala con las promesas que están escritas en la Biblia. Aunque no veas nada con tus ojos naturales y parece que todo sigue igual, puedes estar seguro que en el ámbito espiritual el Señor está librando una batalla en tu favor.

Hebreos 11:27 dice: “Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.” Versión Reina-Valera 1960   

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Las pruebas

Las mayores empresas fabricantes de vehículos del mundo se encuentran en Europa y Asia. Todas compiten entre sí para entregar a sus consumidores la mejor calidad de sus productos en cuanto a potencia, rentabilidad, duración y comodidad. Con el paso del tiempo la cantidad de autos a la venta ha aumentado demasiado haciendo que el consumidor final tenga dificultades para elegir uno.

Para tener un respaldo de calidad y establecer qué vehículo tiene el mejor desempeño, las empresas han visto por conveniente someter sus productos a diferentes pruebas. Una de ellas es el banco de potencia.

Se trata de un aparato construido básicamente por dos rodillos que pueden girar libremente, ambos, junto a un programa de ordenador interpretan la velocidad de aceleración de las ruedas del coche convirtiéndolas en datos.

Esta prueba necesita que el vehículo sea acelerado hasta el tope por varios minutos, en otra sesión se agrega un peso adicional (según lo que soporte el coche), de esta manera se puede medir la cantidad de dióxido de carbono que emite y se establece la calidad real del vehículo (motor, neumáticos, transmisión, etc.)

Las pruebas normalmente suelen forzar al máximo un automóvil, y aunque en muchas ocasiones un neumático o un motor revienta, al final siempre se logra determinar las falencias para corregirlas y sacar al mercado un producto de calidad.

Todas las empresas suelen poner a prueba sus productos,  pero no sólo ellos. Los equipos de futbol o de cualquier otro deporte verifican la condición física de un jugador antes de hacer una contratación. También los postulantes a un puesto de trabajo, voluntarios para la milicia, etc. todos son de una u otra manera sometidos a algún examen para así comprobar si son aptos para desempeñar un oficio.

Sin embargo, aunque no se trata de un producto para la venta o de algún puesto laboral en una empresa, el pueblo de Israel también fue puesto a prueba por Dios.

Deuteronomio 8:2 “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.” Versión Reina-Valera 1960 

Aunque normalmente se cree que las dificultades son provocadas por satanás, también es bueno recordar que son permitidas por Dios con un fin. El apóstol Pablo sabía esta verdad cuando estaba pasando por momentos muy difíciles en su ministerio.

Romanos 5:3 dice: “También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia.” Versión Nueva Traducción Viviente

El apóstol, aunque fue azotado, encarcelado, puesto en el cepo y condenado, sabía que las pruebas y las dificultades eran permitidas por Dios para provocar beneficios para su vida. El versículo continua diciendo: “Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter fortalece nuestra esperanza segura de salvación. Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor.” Romanos 5:4-5 Versión Nueva Traducción Viviente

Dios permite las pruebas con el fin de ayudarnos a  desarrollar mayor resistencia y carácter. El versículo cierra diciendo que también se fortalece nuestra esperanza de salvación que no terminará en desilusión porque Él nos ama.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Más allá de lo que podemos ver

“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.” 1 Juan 5: 4 (RVR1960).

La fe no es otra cosa que tener una firme seguridad de que aquello que esperamos será una realidad. Por la fe tenemos victoria frente a las dificultades y problemas que se presentan en nuestras vidas, solo debemos creer que Jesús es el Hijo de Dios y aceptarlo como nuestro Salvador, entonces seremos vencedores.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend