Dios te ama Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Dios te ama”

Amor que duele

Nos enseñaron que para conmover el corazón de la gente había que decirle “Dios te ama”. Por aquellos años, encendidos de fervor, pensamos que estas palabras serían mágicas. Sería muy difícil – creíamos – que nuestros prospectos de evangelización  pudieran resistir el influjo de semejante verdad: El Dios personal de la Biblia te ama. Personalmente. A ti.

Cuando lo dijimos a la joven violada desde su infancia por su padre y su hermano mayor, a un mendigo enfermo que amanecía en la calle Philips en las mañanas de invierno,  a la madre que perdió a sus dos hijos y a su marido en un accidente causado por un conductor borracho, nos fuimos dando cuenta que no producían un efecto mágico.

La pregunta que nos imploraban responder era, en éstos y muchos otros casos: “Y por qué su amor no evitó que esto pasara?”

Nosotros, entrenados en la apologética presuposicional y sus inteligentes derivaciones, les dábamos a entender lo errado e injusto de su postura hacia nuestro Dios.

Tarde nos dimos cuenta que a veces – muchas veces – decir Dios te ama puede resultar cruel. La idea de un Dios omnipotente, omnisciente y omnipresente que permanece impasible frente al horrible destino de millones de almas no encaja en la mente sufriente.

(Tal vez recuerden que Moisés le decía a los hebreos que Dios se le había aparecido para venir a librarlos pero ellos no lo escuchaban a causa de la congoja de espíritu y de la dura servidumbre [Exodo 6:9]).

Nos apresurábamos a juzgar a aquellas personas que no respondían al amor de Dios. En su sufrimiento, pensábamos, era cuando mejor debía prosperar en ellos aquella palabra.

No entendíamos que lo que había que hacer no era decir “Dios te ama”. Había que amarlas.

Ahora, éste sí es un problema. Claro que podemos amar a la gente. Al fin y al cabo Dios las ama. Pero nosotros tenemos nuestras agendas. Nuestras prioridades. Nuestro asuntos. A veces incluso no nos alcanza para llegar a fin de mes. Tenemos familia, iglesia, ocupaciones, amistades y proyectos.

Alguien tendría que ayudar a esas personas. El Estado, las ONG´s de ayuda. Las cortes de justicia. Los hospitales públicos. Los servicios estatales para la mujer, los niños, los adultos mayores.

No. No podemos amar personalmente a la gente oprimida, angustiada, necesitada. Por eso, decirles que Dios las ama al menos aminora el tamaño del dolor.

O eso creemos.

Eres amado

Un hombre, quien era iletrado, frustró el asalto en el lugar donde trabajaba. Sus compañeros que siempre se mofaban de él, le jugaron una broma pesada, aprovechando que no sabía leer, le mandaron a que le diera una carta a su jefe supuestamente pidiendo un aumento de sueldo en recompensa de un acto heroico.

Su jefe, al leer la carta notó que él no sabía realmente lo que había escrito ahí, pues en la carta pedía que le rebajaran el sueldo y no que se lo aumentaran. Llamó a sus compañeros y los confrontó, el humilde trabajador sólo les dijo: Si la gente que sabe leer trata así a una persona que no sabe, prefiero seguir siendo un analfabeto pero honrado, que no se aprovecha de la inocencia de nadie ni se burla de las limitaciones de los demás.

En ocasiones nuestro ego puede subir y creemos que somos más que otras personas solamente por el hecho de poseer bienes materiales, educación profesional, por nuestra apariencia e  incluso por nuestro conocimiento acerca de Dios. Empero el Apóstol Pablo dice en Romanos 12:3 que tengamos una autoestima sana o moderada y que se base en nuestra fe en Dios: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” (RVR1960)

Quizás alguna vez se burlaron de ti por tu nombre, situación o cualquier cosa y te sentiste miserable e impotente, pero debes tener siempre presente que Dios te mira con ojos de amor y para Él vales mucho, no por lo que posees o por lo que lograste, sino porque eres su perfecta creación y porque Jesús pagó en la cruz para salvarte, ¡Él pensó en ti!

Dios mira tu corazón y el esfuerzo que haces cada día, tanto para seguir su Palabra y para proveer a tu familia o para superarte; no dejes que otros determinen tu valor, al contrario, afirma tu autoestima en quien te creó.

¡No dejes de buscar en Dios el aliento que necesitas para fortalecer tu vida!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

A pesar del dolor

A Zac Smith, a los 32 años, casado y con hijos, le diagnosticaron cáncer de colon de grado 4, él no entendía por qué lo tenía pero sabía que Dios estaba al mando. Después de un tratamiento de quimioterapia los resultados fueron positivos, ya no había cáncer en su cuerpo, su familia y él estaban felices. Sin embargo después un nuevo análisis mostró que el cáncer había reaparecido pero ahora en otra área de su cuerpo. Él cuenta que fue un tiempo de mucha confusión, más que todo porque ahora la quimioterapia ya no era efectiva, prácticamente los médicos no le dieron esperanza.

Zac, recuerda Mateo 7:11  “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” Él comenta: “Dios no puede darme un regalo malo, el cáncer es lo mejor que me ha pasado… soy un mejor esposo y un mejor padre, mejor jefe, mejor amigo y un mejor seguidor de Jesús”.

Termina su historia diciendo… Esto sé: Si Dios escoge sanarme, entonces Dios es Dios y es bueno. Si Dios escoge no sanarme y permite que yo muera, Dios es aún Dios y es aún bueno. A Dios sea la Gloria.

Este testimonio me conmovió mucho y me hizo reflexionar acerca de cómo debería ser un seguidor de Jesús, que a pesar de los obstáculos y batallas deberíamos mantenernos firmes, sin desmayar en nuestra fe y sobretodo sin desanimarnos.

Es cierto que las enfermedades son causa de mucho dolor, tormento, incertidumbre y hasta depresión y que Dios tiene todo el poder para sanarnos, pero si no fuera su voluntad sanarnos por alguna razón que desconocemos y que incluso no llegáramos a saber en vida? ¿Seguiremos siendo sus fieles seguidores?

Deuteronomio 29:29 (NTV) dice: “El Señor nuestro Dios tiene secretos que nadie conoce. No se nos pedirá cuenta de ellos. Sin embargo, nosotros y nuestros hijos somos responsables por siempre de todo lo que se nos ha revelado, a fin de que obedezcamos todas las condiciones de estas instrucciones.”

A pesar del dolor nuestra actitud debería ser como la de Zac, que aunque Dios no le dio una respuesta positiva hasta el fin de sus días, reconoció que Dios es Dios y que es bueno.

Piensa, si Dios no te sanara o si no te diera lo que tanto anhelas ¿Seguirías amándolo?

Dios ya nos dio lo más importante que es la salvación, y si está dentro sus propósitos darte aquello que tanto ansías, lo hará, solo no te concentres en lo que te dará sino en quién es Él para ti.

A pesar de todo Dios siempre es bueno.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend