Dios Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Dios”

¿Se pierde la salvación?

Un tema comúnmente debatido es si la salvación se pierde o si, una vez que la recibimos, es para siempre. Se han ofrecido diferentes puntos de vista para responder a esta pregunta. Sin embargo, en esta ocasión, Alex Campos explica que antes de contestar esta interrogante debemos entender la dimensión de la salvación y la gracia. Además afirma que la verdadera salvación no puede compararse a lo que el mundo nos ofrece y es algo tan grande que se tiene que experimentar de primera mano.

Mira la respuesta completa, aquí:

¡Agradece en todo tiempo!

“Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:18 (NTV)

Muchas veces es difícil dar gracias a Dios en medio de una situación complicada donde los problemas y necesidades parecen ser más grandes que las bendiciones recibidas. Pero esa es la voluntad de Dios para nosotros sus hijos. Humanamente parece imposible cumplir esta palabra, pero si lo hacemos estaremos siendo parte de las mayores victorias.

Si hoy te encuentras en situaciones conflictivas, agradece a Dios, y verás cómo Él actúa en medio de lo imposible.

Recuerda que todo lo que hoy tienes son bendiciones, algunas vienen listas para disfrutarlas y otras merecen un tiempo para contemplarlas como tal.

Por Ruth Mamani

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Esperanza puesta en Dios

“pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” Isaías 40:31 (NVI).

Cuando vemos en nuestro entorno tantos ejemplos de injusticia y maldad, podemos caer fácilmente en la desesperanza. Pasa esto cuando ya ni siquiera imaginamos que las cosas pudieran cambiar para bien. Más allá de lo difícil que pudiera resultar alguna situación, nuestra confianza no está puesta en los hombres sino en Dios. Por lo tanto, no te enfoques en lo que hoy consideras tu realidad, levanta tu mirada y pon tu confianza en el Dios que todo lo puede. ¡No pierdas la esperanza!

Si en este momento tu esperanza está flaqueando, hoy quiero animarte a confíes y permitas que Él renueve tus fuerzas para seguir adelante en la carrera de la vida y puedas levantar vuelo como las águilas.

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué hay detrás de un ≪NO≫?

Por lo general, la palabra ≪no≫ establece un límite y nos impide lograr aquello que deseamos. Su connotación negativa puede convertirse en una piedra de tropiezo en diversos aspectos de la vida. Pero, ¿eso se da todo el tiempo?

En el siguiente vídeo, Lisa López, creadora de escritoradecorazon.com, explica cómo la palabra ≪no≫ nos encadena y hace que tengamos una cosmovisión diferente y más pesimista de la realidad. Pero, por otra parte, también comenta cómo esta palabra puede tener un significado completamente distinto y ayudarnos a ver la vida de la manera que Dios quiere.

Promesas en la Biblia

Nuevas fuerzas a los débiles

«Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.»

Isaías 40:31 (NVI)

Independientemente de cuán cansados estemos, Dios nos proporcionará la fuerza necesaria para seguir adelante, pero solo si confiamos en Su poder con todo nuestro corazón.

¡Satanás pierde!

«Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.»

Santiago 4:7 (RVR1960)

Si nos sometemos a Dios, es decir, dejamos que Él tome control y nos humillamos ante Él, seremos capaces de resistir cualquier tentación que Satanás arroje.

Vida eterna

«Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.»

Juan 3:16 (NTV)

Dios, por Su amor, nos promete la vida eterna, lo único que necesitamos hacer es aceptar a Cristo con nuestros corazones. 

Libertad se encuentra en Cristo

«Así que, si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.»

Juan 8:36 (NVI)

Encontramos la verdadera libertad en Cristo. Este versículo nos ayuda entender porque algunas personas que son muy ricos no encuentran la felicidad: les falta la verdadera libertad

Sabrás la voz de Dios

«Pero ustedes no me creen porque no son mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y ellas me siguen.»

Juan 10:26-27 (NTV)

Jesús usó esta alegoría porque las ovejas pueden distinguir la voz de su maestro de las voces de otras personas, pero solo si aprenden a escuchar y perfeccionar su capacidad. Si no sabías esto, este verso tendrá mucho más sentido: Jesús es el maestro y nosotros somos las ovejas. Por lo tanto, debemos aprender a escuchar Su voz para reconocerla y no confundirla con la de Satanás. Él promete que estamos cerca a Él de esa manera.

Su iglesia creerá 

«Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración. Todos estaban asombrados por los muchos prodigios y señales que realizaban los apóstoles. Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común: vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes entre sí según la necesidad de cada uno. No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.»

Hechos 2:42-47 (NVI)

Esto demuestra cómo Dios quiere que la iglesia sea. Sin embargo, parece que muchas iglesias en la actualidad no se parecen a esto. Dios nos promete si reflejamos esa iglesia, Él añadirá miembros de Su Iglesia.

Dios defenderá a Su iglesia

«¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo, y eso es lo que vosotros sois.»

1 Corintios 3:16-17 (LBLA)

Por templo, se refiere al Cuerpo de Cristo. Dios está prometiendo que Él está de nuestro lado. Por lo tanto, uno no debe ir contra su cuerpo porque se enfrentarán a su ira. 

Nada nos separará de Dios

«Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.»

Romanos 8:38-39 (NVI)

Nada nos podrá separar de Su amor. Este ejemplo se nota cuando escuchamos de las personas que son perseguidas por la sociedad o por el estado de govierno en sus países. Aunque traten con todas sus fuerzas de destruir los hijos de Dios, no lo logran porque el amor de Dios es tan grande.

Dios proveerá

«Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. O suponed que a uno de vosotros que es padre, su hijo le pide pan; ¿acaso le dará una piedra? O si le pide un pescado; ¿acaso le dará una serpiente en lugar del pescado? O si le pide un huevo; ¿acaso le dará un escorpión? Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?»

Lucas 11:9-13 (BLA)

A veces las personas confunden esto con: “Dios nos proporcionará todas nuestros deseos”, pero, en cambio, Dios nos proporcionará nuestras necesidades. Las personas también piensan que esto significa que Él siempre nos servirá con nuestras necesidades sin hacer ningún esfuerzo, pero también debemos poner todos nuestro esfuerzo. Dios nos llama a orar y actuar. Por lo tanto, Él proveerá mientras nosotros también actuemos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Pasando el desierto

“En la vida del cristiano hay un momento que todos pasamos, se llama: desierto”.

Estas fueron las palabras introductorias de Alex Campos antes de interpretar la canción el Sonido del silencio en un concierto en Miami en 2006.  

Yo ni siquiera tenía un par de años de entregar mi vida a Cristo y esas palabras iluminaron mi alma. En mis oraciones clamaba:

–Dios, siento que estoy en un desierto, nada fluye, todo está seco, nada avanza, nada prospera.

El concierto se realizó un sábado. El lunes siguiente, cuando sintonizo una emisora cristiana de camino al trabajo para escuchar el segmento Tiempo de Cambio del pastor Guillermo Maldonado, estas fueron sus palabras:

–El tema de esta semana es cómo cruzar el desierto. Qué hacer y qué NO hacer en el desierto. 

En ese momento confirmé que no se trataba de mis emociones, de que yo sintiera que había sequedad y aridez en todas las áreas de mi vida. El desierto es real. Y, como dijo Alex Campos, todos pasamos por él.

¿Qué es el desierto? Tal como sucedió al pueblo de Israel al salir de la esclavitud en Egipto, es una etapa de nuestra vida donde pasamos por un proceso de cambio, de transformación, de adaptación y liberación. El pueblo de Israel tardó 40 años en atravesar un trayecto de once días. ¿Por qué? Por desobediencia. Entonces qué NO hacer en el desierto:

  • No desobedecer a Dios.
  • No quejarse.
  • No murmurar de los líderes.
  • No adelantarnos a los planes de Dios.
  • No caer en idolatría (no aferrarnos a personas, cosas o al trabajo).

Como sabemos que en algún momento pasaremos un desierto, es mejor estar preparados. Qué hacer mientras pasamos el desierto: agradecer a Dios por el proceso y tener la actitud correcta frente a los líderes. Y sobre todo saber que Dios es quien nos guía en todo momento. 

«Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.»

Exodo 13:17 (RVR 1960)

«Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche.»

Exodo 13:20 (RVR 1960)


Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZ. Produce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Se acabó el amor?

“Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados.” 1 Pedro 4:8 (NVI)

Muchos consideran que cuando el amor se acaba, es mejor separarse que seguir en una relación en la cual ambos se lastiman e hieren. Sin embargo el panorama cambia cuando entendemos que el amor matrimonial es alimentado por Dios, quien nos ayuda a obrar con paciencia, misericordia, paz y amor. Por ello es imperativo que Dios siempre sea el que gobierne un matrimonio. Es necesario quitar de nuestra mente el concepto de que el amor puede acabarse, porque si se le da a Dios el primer lugar, Él puede hacer algo nuevo en la relación aún cuando otros no vean una solución posible. 

«Sean siempre humildes, amables, tengan paciencia, sopórtense con amor unos a otros. El Espíritu los ha unido con un vínculo de paz. Hagan todo lo posible por conservar esa unidad, permitiendo que la paz los mantenga unidos.» Efesios 4:2-3 (PDT)

No te dejes llevar por lo que el mundo dice, deja que Dios tome control, para que las heridas sean sanadas y el matrimonio sea complemente restaurado.

«Más valen dos que uno, pues trabajando unidos les va mejor a ambos. Si uno cae, el otro lo levanta. En cambio, al que está solo le va muy mal cuando cae porque no hay quien lo ayude. Si dos se acuestan juntos, se darán calor, pero si alguien duerme solo, no habrá quién lo caliente. Uno solo puede ser vencido, pero dos se defienden mejor. Es que la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente.» Eclesiastés 4:9-12 (PDT)

Por Danitza Luna


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué Dios permite esas cosas?

Viendo que suceden tantas cosas en el mundo, la reciente tragedia de Sri Lanka, los incendios, tiroteos donde hemos perdido cientos de vidas, muchos nos podemos preguntar ¿qué podemos hacer? Hay demasiada violencia en el mundo, y hay muchos que se dirigen a Dios y le cuestionan, ¿cómo permites esto? ¿No vas a hacer nada al respecto?

Yo  pienso que para eso nos creó, para que hagamos algo al respecto. Parece mentira, que aunque aquí en los Estados Unidos, hay gran crecimiento y multiplicación de las iglesias, la violencia se acentúa cada día. Ha habido tantos tiroteos ya…

Antes de quejarnos y reclamar a Dios, analicemos si podemos hacer algo. Siempre digo que cada gotita de agua, cada granito de arena, pueden hacer un gran impacto, ya que somos muchos los cristianos. Debemos vivir la vida en misión, compartiendo el Evangelio cada vez que podamos. Puede que muchos nos rechacen, pero otros, puede que lo reciban. Son muchos los que están buscando respuesta a sus problemas y solo Jesús tiene esa respuesta.

En línea también podemos encontrar maneras de colaborar o ayudar. Hay personas que pueden incluso viajar y hacer de ese viaje una misión. Un viaje con propósito.

Hay que orar mucho, es otra cosa que podemos hacer. Olvidamos muchas veces el poder de nuestro Dios, y es Él quien hace poderosas nuestras oraciones. Siempre las responde. Debemos orar por los dirigentes de los países, por la protección de los inocentes, por las personas que son maltratadas, y por quienes no conocen a Cristo, para que se les manifieste y puedan creer en Él.

Nuestro comportamiento también va a hacer la diferencia. Debemos mostrar el amor de Jesús a todos. Ser tolerantes, respetar a los demás. Manejarnos en todo momento con amor, y buscar servir a otros a diario. El mundo está falto de Dios, está en nosotros tratar por todos los medios de hacer que Dios esté presente en todas partes y generar así el cambio que se necesita.

Nunca tendremos todas las respuestas… pero, ¿acaso creemos realmente que lo podríamos hacer mejor que Él? ¡Qué osados!

 

 

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Es un compromiso serio

Leí un mensaje en el cual se hacía una comparación en cuanto a la prioridad que se da al trabajo y a la relación con Dios. Básicamente decía que algunas personas hacían todo el esfuerzo para cumplir horarios, obligaciones, seguir reglas, etc. en su fuente laboral pero con Dios era lo contrario, lo tomaban a la ligera.

Lastimosamente así pasa muchas veces, el compromiso con el Señor no es tomado con la seriedad que corresponde,  por ejemplo: no nos esforzamos por crear el hábito de orar o meditar en la Palabra a diario, pero sin falta estamos conectados a nuestros teléfonos móviles y atentos a cada notificación, no invertimos en aprender más de la Palabra de Dios pero si se trata gastar en algún deseo material no nos restringimos. O preferimos ceder a la presión del mundo que mantenernos firmes en la fe.

¿Será que es porque ignoramos que Dios es exigente? en Malaquías 1:14 dice: “¡Maldito sea el que me prometa uno de sus mejores animales, y luego me presente un animal defectuoso! ¡Yo soy el gran Rey, y todas las naciones me respetan! Yo soy el Dios todopoderoso, y les juro que así lo haré.” (TLA) El Señor es estricto y merece que nuestra entrega sea pura y firme.

Probablemente consideres que hasta hoy tu compromiso con el Señor no está bien, que no le estás dando la importancia que amerita, te aliento a que hagas un nuevo compromiso serio, pídele perdón y también esfuérzate por ser un discípulo digno.

No habrá ninguna excusa cuando Dios nos pida cuentas de qué hicimos para ser hijos obedientes, porque nos ha dado todas las herramientas y también su Espíritu Santo para guiarnos.

Comprométete de todo tu corazón con Él y verás cómo tu vida será transformada.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber qué promesas de la Biblia son para mí?

Dios siempre, siempre cumple sus promesas (Números 23:19) y Su fidelidad permanece para la eternidad (Salmos 119:90-91). En la Biblia encontramos todo lo que Él quiere comunicar a la humanidad y también lo que nos ofrece. Sin embargo, no todas esas promesas se aplican para nosotros en este tiempo pues muchas de ellas ya fueron cumplidas. La mala interpretación de la Biblia puede llevarnos a creer que somos merecedores de algo que en realidad nunca estuvo destinado a ser nuestro. Y para evitar esta clase de errores debemos aprender a diferenciar cuáles de ellas se aplican a nuestra vida y cuáles no.

Conocer el contexto

Una equivocación frecuente es leer un sólo versículo e ignorar el contexto en el que se dijo. Si en un caso en específico, Dios le dice algo a alguien, es porque esa promesa iba referida sólo a esa persona (por ejemplo, la promesa de Dios a: Abram en Génesis 12:1-3 o Salomón en 1 Reyes 9:5). Podemos tomar ese verso como inspiración, pero no todo lo que se menciona en la Biblia es una promesa directa hacia nosotros. Por ejemplo, muchos creen que Proverbios es un conjunto de promesas, cuando en realidad son principios y consejos. Por otra parte, al analizar el contexto es importante leer el libro completo para entender el propósito con el cual fue escrito. De esta manera estaremos seguros de lo que estamos leyendo.

Buscar la condicional

Algunas promesas de Dios requieren obediencia de nuestra parte. Es decir que son condicionales. Un ejemplo de esto se encuentra en Romanos 10:9, en donde dice:

≪que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.≫

La promesa comienza con: ≪si confesares […] y creyeres…≫; lo cual quiere decir que para que la promesa de salvación se cumpla, primero se tiene que confesar y creer que Jesús resucitó. Hay otras promesas que tienen condicionales y que se cumplen únicamente cuando obedecemos.

No manipular el texto

Algo que sucede a menudo es que las personas toman los versículos bíblicos y las manipulan para que cumplan sus objetivos. Por ejemplo, esto sucede con Filipenses 4:13. Algunos toman ese verso como un talismán para cumplir sus metas; piensan: ≪Bajaré de peso este año porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, ≪puedo dar un buen examen porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, ≪lograré un aumento porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece≫, etc. Sin embargo, no leen el libro completo y no analizan en qué situación se encontraba Pablo cuando lo escribió. (Para más información, leer: ¿Este versículo bíblico se aplica para ti?). Cada promesa de Dios nos ayudarnos a someternos a Su voluntad y confiar en Él. Sus promesas jamás son para que Dios haga nuestra voluntad.

Pedir ayuda

No es sabio abrir la Biblia al azar y esperar que lo que leemos sea una promesa de Dios. Para entender qué promesas se aplican en nuestra vida debemos tener una comunicación estrecha con Dios a través de la oración. La lectura de la Biblia y la oración van de la mano y no pueden funcionar adecuadamente si están separadas. Es a través de la oración que pedimos sabiduría y discernimiento para que Dios hable a nuestras vidas y nos enseñe. Además, cuando oramos dejamos que Dios nos conozca y revele las verdaderas intenciones de nuestro corazón.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos acerca de la fidelidad de Dios

Como seres humanos quizá nos cueste creer la inmensidad de la fidelidad de Dios. Nosotros fallamos, nos decepcionamos de las personas y hasta evitamos perdona. Sin embargo, Dios es fiel para con nosotros y a pesar de todo lo que hagamos, Él siempre nos perdona y aceptar. Su lealtad permanece por siempre y no hay nada que le haga cambiar de parecer. Para comprender mejor hasta qué punto llega esta característica de Su naturaleza, la Biblia dice lo siguiente:

≪El Señor pasó delante de él proclamando:
—¡El Señor! ¡El Señor! ¡Dios compasivo y benévolo, lento en airarse y rico en amor y fidelidad, que mantiene su amor a lo largo de mil generaciones y perdona la desobediencia, la rebeldía y los pecados, aunque no los deja impunes, sino que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos, en los biznietos y en los tataranietos!≫

Éxodo 34:6-7 (BLPH)

≪Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir?≫

Números 23:19 (NTV)

≪Reconoce, por lo tanto, que el Señor tu Dios es verdaderamente Dios. Él es Dios fiel, quien cumple su pacto por mil generaciones y derrama su amor inagotable sobre quienes lo aman y obedecen sus mandatos.≫

Deuteronomio 7:9 (NTV)

≪Él es la Roca, sus obras son perfectas. Todo lo que hace es justo e imparcial. Él es Dios fiel, nunca actúa mal; ¡qué justo y recto es él!≫

Deuteronomio 32:4 (NTV)

≪Pero tu misericordia, Señor, llega a los cielos; ¡tu fidelidad se extiende hasta las nubes!≫

Salmos 36:5  (RVC)

≪Señor, tú eres un Dios compasivo y bondadoso, un Dios que no se enoja con facilidad; lleno de fiel amor y fidelidad.≫

Salmos 86:15 (PDT)

≪Señor y Dios del universo, ¡no hay Dios como tú, tan fiel y poderoso!≫

Salmos 89:8 (TLA)

≪…pues te cubrirá con sus alas, y bajo ellas estarás seguro. ¡Su fidelidad te protegerá como un escudo!≫

Salmos 91:4 (DHH)

≪Tu fidelidad permanece para siempre; tú afirmaste la tierra, y quedó en pie. Todas las cosas siguen firmes, conforme a tus decretos, porque todas ellas están a tu servicio.≫

Salmos 119:90-91 (DHH)

≪El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!≫

Lamentaciones 3:22-23 (NVI)

≪Fiel es Dios, quien los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.≫

1 Corintios 1:9 (NVI)

≪Ustedes sólo han tenido las mismas tentaciones que todos los demás. Pero Dios es fiel y no va a dejar que sean tentados más allá de lo que puedan soportar. Así que sepan que cuando sean tentados, van a poder soportar, porque Dios les dará una salida.≫

1 Corintios 10:13 (PDT)

≪El Señor, que es fiel, les dará fortaleza y los guardará del maligno.≫

2 Tesalonicenses 3:3 (NBV)

≪Y aunque no seamos fieles, Cristo permanece fiel; porque él jamás rompe su promesa.≫

2 Timoteo 2:13 (TLA)

≪Mantengámonos firmes, sin dudar, en la esperanza de la fe que profesamos, porque Dios cumplirá la promesa que nos ha hecho.≫

Hebreos 10:23 (DHH)

≪Vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llama FIEL Y VERDADERO. Y con justicia él juzga y hace guerra.≫

Apocalipsis 19:11 (RVA-2015)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reflejas el amor de Dios en tus hijos

“No corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo”. Proverbios 13:24  (NVI)

Muchos padres tienen temor a poner límites a sus hijos y básicamente lo dejan hacer lo que quieran. Estos padres no están dispuestos a pagar el precio de un enojo o una mala cara de sus hijos, por lo tanto terminan cediendo tratando de ser simpáticos con ellos.

Sin embargo, los límites son necesarios para que nuestros hijos puedan crecer y desarrollarse de manera saludable, especialmente cuando la instrucción se hace de acuerdo los principios de Dios.

Por lo tanto y para ser efectivos en el rol de padres, debemos pedir sabiduría a Dios ya que Él está dispuesto a concederla.

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti”. Salmos 32:8 (NTV)

Por Danitza Luna

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend