dominio propio Archives | CVCLAVOZ

All posts in “dominio propio”

Puertas cerradas 1

Puertas cerradas

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7 (RVR 1960).

Es de suma satisfacción encontrar un empleo sobre todo cuando la búsqueda fue por mucho tiempo, pero ¿Qué sucede cuando no se encuentra trabajo y solo se ven puertas cerradas? Uno puede deprimirse, irritarse y hasta comenzar a tener sentimientos de inferioridad, que en lugar de ayudar en el proceso lo obstaculiza.

Si estás en esta condición, te animo a que no te rindas, no des lugar a esos pensamientos que solo te destruyen. Dios nos dio dominio propio para poder manejar nuestras emociones, pensamientos y conductas de manera tal que podamos levantarnos y seguir confiando en el Señor. Nuestra esperanza está en Dios quien es capaz de abrir puertas.

Mientras dure la espera podemos tener paz porque sabemos que Dios es y será fiel en nuestras vidas.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Tus palabras bendicen? 2

¿Tus palabras bendicen?

“La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego. La lengua de los sabios destila conocimiento; la boca de los necios escupe necedades.” Proverbios 15-1-2 (NVI)


Cuando nos dejamos llevar por el enojo o la ira solemos lastimar con nuestras palabras a los seres mas queridos. Este aspecto debe cuidarse en el matrimonio, ya que de no hacerlo, la relación comienza a deteriorarse al punto que por las mismas heridas, el amor comienza a apagarse.

Dios no desea eso por ello nos insta a tener dominio propio: Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”. Pero esto se consigue cuando nos dejamos llevar por el Espíritu de Dios y Él nos nuestra la verdad sobre nuestra manera de comportarnos. El también nos ayuda a cambiar y a reconocer nuestras faltas cuando fuera necesario y tener dominio propio. Su palabra nos recuerda:


“Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios”. Salmos 141:3


Sería bueno preguntarnos ¿Estoy llevando paz con mis palabras a los que me rodean, o ellos prefieren alejarse?

Por Danitza Luna


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No dejes que el enojo se adueñe de ti 3

No dejes que el enojo se adueñe de ti

“Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.” Colosenses 3:8 (RVR1960).

El enojo suele representar un problema para muchas personas, debido a que se cree que no puede ser controlado; pero no es así, en la Palabra encontramos la instrucción de dejar el enojo, la ira, malicia, etc. Es decir que es posible controlar nuestras emociones e impedir  que estas nos dominen.

Por supuesto, es algo que por nosotros mismos es bastante complicado alcanzar, no obstante, recordemos que tenemos al mejor aliado, al Espíritu Santo, quien al tomar control de nuestras vidas, nos ayuda a cambiar y mejorar las áreas que lo requieren. (Efesios 5:18)

Si estas luchando con emociones como la ira y el enojo, quiero animarte a acercarte a Dios y entregarle esta parte de tu vida, ten la seguridad de que con Su ayuda alcanzarás victoria.

“Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo.” Salmos 37:8 (RVR1960).

Por Cesia Serna

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ten cuidado con tu carácter 4

Ten cuidado con tu carácter

“Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse.” Proverbios 25:28 (NVI).

Una de las cosas que más nos suele costar es dominar nuestro carácter. Algunos tienen en esta área una batalla constante tratando de contener los ataques de ira y enojo que terminan afectando la paz de los que lo rodean. Sin embargo, Dios nos ha dado algo muy especial que es el dominio propio. De tal manera podemos hacer frente a las situaciones que día a día nos pueden hacer perder la paciencia.

Si hoy reconoces que tienes problemas con tu mal carácter, que tienes reacciones desproporcionadas con la situación, que explotas y dices cosas de las que luego te arrepientes, pide a Dios que te de ese dominio propio que todos necesitamos para vivir en paz.

Por Giovana Aleman

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Perdiste el control? 5

¿Perdiste el control?

“Controla tu carácter, porque el enojo es el distintivo de los necios” Eclesiastés 7: 9 (NTV)

La ira es una emoción que lleva a la persona a perder el control, actuando de manera irracional. La Palabra de Dios nos aconseja que: “[…] todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse” Santiago 1: 19 (RVR 1960).

Cuando permitimos que la ira nos controle, le estamos dando lugar al enemigo para que haga estragos en nuestras vidas y relaciones. Sin embargo, uno puede ser libre de la ira y sus efectos, permitiendo al Espíritu Santo que tome el control y nos transforme para que se pueda ver en nosotros uno de sus frutos que es el dominio propio.

Por Neyda Cruz

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué es importante el dominio propio? 6

¿Por qué es importante el dominio propio?

Cuando cometemos errores, muchas veces nuestra justificación más común es decir: «no pude evitarlo». Pero esto solo revela que no tenemos dominio propio y nos dejamos llevar por los impulsos y emociones del momento.

Esto se ve a menudo en diferentes ámbitos de la vida: desde poner excusas para no hacer dieta, hasta pecar repetitivamente. Puede que el dominio propio no sea una de las habilidades más deseadas, pero debería serlo porque según los estudios, las personas que lo tienen son mucho más exitosas en la vida.

Por ejemplo, un estudio1 encontró que las personas que pueden dominar sus impulsos tienen más éxito en el área académica. Ellos pueden concentrarse y estudiar bajo circunstancias difíciles e incluso cuando no tienen ganas de hacerlo. La rutina de estudiar y su habilidad de controlarse hace que puedan superar más obstáculos de las demás personas. Por otra parte, un artículo publicado en la revista Social Psychological and Personality Science2, explica que el logro de las metas está influenciado por nuestra actitud ante las tentaciones más que otra cosa. Pero no solo eso, el estudio también encontró que las personas que no tienen dominio propio se sienten más agotadas y «menos propensas a alcanzar sus objetivos».

Asimismo, investigadores de la Universidad Anglia Ruskin3 descubrieron que las personas que tienen un buen dominio propio son las que tienen mayor probabilidad de tener éxito en los negocios. Y si incluso no se desea estudiar o emprender un negocio, está comprobado que el dominio propio ayuda a: alcanzar cualquier meta a largo plazo, controlar la ansiedad, superar las adicciones, combatir la obesidad, superar las adversidades, tener buena salud y mejorar las relaciones interpersonales.En conclusión, el dominio propio es una cualidad que todos debemos aspirar tener.

Es cierto que nos cuesta controlar nuestros impulsos, pero en 2 Timoteo 1:7 dice que Dios nos da un espíritu de dominio propio. Él puede ayudarnos a frenar nuestros deseos y vivir sin excesos, pues si no podemos controlarnos seremos como una ciudad sin murallas e indefensa (Proverbios 25:28).

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Hofmann, W., Baumeister, R., Förster, G., & Vohs, K. (2012). Everyday temptations: An experience sampling study of desire, conflict, and self-control. Journal Of Personality And Social Psychology, 102(6), 1318-1335. doi: 10.1037/a0026545
2Milyavskaya, M., & Inzlicht, M. (2017). What’s So Great About Self-Control? Examining the Importance of Effortful Self-Control and Temptation in Predicting Real-Life Depletion and Goal Attainment. Social Psychological And Personality Science, 8(6), 603-611. doi: 10.1177/1948550616679237
3Terrelonge, Z. (2015). Self-control the key entrepreneurial quality for successful business launch - Real Business. Recuperado el 22 de octubre de 2018, de https://realbusiness.co.uk/self-control-the-key-entrepreneurial-quality-for-successful-business-launch/
4Heshmat, S. (2016). How Self-Control Can Help You Live a Healthier Life. Recuperado el 22 de octubre de 2018, de https://www.psychologytoday.com/us/blog/science-choice/201607/how-self-control-can-help-you-live-healthier-life
¿Te falta dominio propio? 7

¿Te falta dominio propio?

“Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda.” Proverbios 25:28 (RVR1960).

Este versículo me hace reflexionar en cómo las emociones y pensamientos que no son controlados terminan perjudicando no sólo el presente, sino también el futuro.

Una persona que da rienda suelta a sus deseos e impulsos, en la Biblia es comparada con una cuidad derribada y sin muro; es decir, que es fácil atacarla y tomarla porque no tiene nada que la proteja. De igual manera sucede con nosotros cuando no sabemos controlarnos, somos un blanco fácil.

Sin embargo, como hijos de Dios, no debemos ser llevados por emociones y mucho menos dejarnos dominar por ellas, en 2 Timoteo 1:7 dice:

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (RVR1960).

Quiere decir que en nosotros está la capacidad de ser cada día mejores, con la ayuda de Dios podemos tener dominio propio.

Cuando pedimos la Espíritu Santo que obre en nuestras vidas y le permitimos que cambie nuestra forma de ver las cosas y la manera en que nos comportamos, veremos que Él va moldeando nuestro carácter, puliendo nuestras aptitudes y talentos, llevándonos más allá de lo somos capaces de ver.

Si sientes que tu carácter te gana, no esperes más, entrega el control de tu vida al Espíritu Santo, con Su ayuda alcanzarás victoria.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás orgulloso de lo que has alcanzado? 8

¿Estás orgulloso de lo que has alcanzado?

Alguna vez hemos sentido gran admiración por hombres y mujeres que se encuentran en la cima del “poder”; es decir, por aquellos que están en puestos de autoridad, posiblemente por su esfuerzo y valentía o porque son respetados por muchas personas ¿Quieres alcanzar grandes logros?

Es satisfactorio alcanzar algún desafío o subir escalones que muestran nuestra superación, incluso puedes estar orgullo en este momento de lo que has logrado, pero el Señor nos enseña que existe un reto aún más grande que debemos asumir si anhelamos superarnos.

La palabra de Dios dice: “Más vale ser paciente que valiente; más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades.” Proverbios 16:32 (DHH)

Según la palabra de Dios se puede decir que tiene más mérito un hombre que ha logrado dominarse así mismo que aquel valiente que ha ganado una guerra. Muchas personas colocan su enfoque en obtener el control sobre los demás, pero se olvidan de auto controlarse, por tanto pierden numerosas batallas convirtiéndose ellos mismos en su propio enemigo.

Por ejemplo, cuando nos proponemos  realizar una dieta generalmente renunciamos después de poco tiempo porque no nos sabemos gobernar, dejándonos llevar por los deseos de comer. Lo mismo sucede para crecer espiritualmente, salimos derrotados por no actuar con disciplina al orar o estudiar la Biblia, entonces perdemos primero contra nosotros mismos.

El Señor nos pide que nos superemos, pero antes de pensar en conquistar reinos, primero conquístate a ti mismo. Por ejemplo, ten paciencia para esperar filas largas o la respuesta de Dios; pon un freno a las emociones negativas que sientes, como la ira o agresividad porque podrías lastimar a las personas que amas; controla tu lengua, no discutas o hieras con tus palabras, mejor es quedarse callado que ser necio.

Una vida disciplinada y  auto controlada necesita tiempo, determinación y arduo trabajo; implica negarse a sí mismo, por esta razón es un desafío y te animamos a aceptarlo. El Señor quiere que superes grandes obstáculos y que los demás te admiren por vencer lo que muy pocos han logrado.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Vive sabiamente 9

Vive sabiamente

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” Génesis 3:6 (RVR1960)

El enemigo siempre llamará nuestra atención y nos tentará con cosas que sean agradables a nuestra vista, nunca actuará de manera contraria; por esa razón no podemos estar desprevenidos porque eso podría costarnos la vida e incluso nuestra salvación. Al igual que un soldado que está en la guerra, debemos permanecer firmes y alertas todo el tiempo, vestidos con la armadura de Dios (Efesios 6:10-18) para desviar cualquier ataque y proteger a los que nos rodean en vez de exponerlos al peligro y ser causantes para que pequen.

“Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado.” Hebreos 4:15 (NVI)

Todos los días tenemos que pedirle al Espíritu Santo que renueve nuestros pensamientos y fuerzas para enfocarnos en hacer la voluntad de Dios y no apartarnos de Él por ningún motivo. Necesitamos pedirle a nuestro Señor Jesús que nos ayude a reflejar su carácter en todo momento y lugar, para obtener la victoria sobre todas las pruebas que nos toque enfrentar.

Esfuérzate por ser un hijo(a) de Dios que lo ame, tema y obedezca; que viva de tal manera que agrade su corazón.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Obediencia vs. Sacrificios 10

Obediencia vs. Sacrificios

“Cierto día Samuel le dijo a Saúl: -Fue el Señor quien me dijo que te ungiera como rey de su pueblo, Israel. Ahora escucha lo que Él ha declarado: “He decidido ajustar cuentas con la nación de Amalec por oponerse a Israel cuando salió de Egipto. Ve ahora y destruye por completo a toda la nación”.

Saúl cumplió la orden pero le perdonó la vida a Agag, el rey de los amalecitas y se quedó con lo mejor del ganado, con todo lo que le atrajo. Sólo destruyeron lo que no tenía valor y era de mala calidad.

El Señor le dijo a Samuel: “Lamento haber hecho rey a Saúl, porque no me ha sido leal y se ha negado a obedecer mi mandato”. Al oír esto, Samuel se conmovió mucho y decidió ir a buscar a Saúl al día siguiente.

Cuando lo encontró, Saúl lo saludó con alegría y le dijo: -Llevé a cabo el mandato del Señor.

-Entonces, ¿qué es todo ese gemido de ovejas y cabras, y ese mugido de ganado que oigo? -le preguntó Samuel.

-Es cierto que los soldados dejaron con vida a lo mejor de las ovejas, las cabras y el ganado -admitió Saúl-, pero van a sacrificarlos al Señor, tu Dios. Todo lo demás, lo destruimos.

Dios te envió con una misión y te dijo: -Ve y destruye por completo a los amalecitas, hasta que todos estén muertos. ¿Por qué no obedeciste? ¿Por qué te apuraste a tomar lo que no era tuyo y a hacer lo que es malo? ¿Qué es lo que más le agrada a Dios: tus ofrendas quemadas y sacrificios o que obedezcas su voz? –dijo Samuel.

¡Escucha! La obediencia es mejor que el sacrificio y la sumisión es mejor que ofrecer la grasa de carneros. La rebelión es tan pecaminosa como la hechicería y la terquedad, tan mala como rendir culto a ídolos. Así que, por cuanto has rechazado el mandato del Señor, él te ha rechazado como rey.” (1 Samuel 15:1-23)

Conociendo el final de esta historia, sería bueno que hoy nos hagamos dos preguntas:

-¿A qué o a quién me estoy aferrando tanto que me está apartando de Dios?

-¿Estoy agradando a mi Señor con mi manera de vivir o sólo estoy velando por mis propios intereses?

No es difícil deshacernos de cosas que ya no nos sirven o que dejaron de interesarnos, pero ¿qué de todo aquello que atrae nuestra atención, que aun sabiendo que no es bueno lo seguimos haciendo o de aquellas amistades que continuamos frecuentando, sabiendo que no son una buena influencia para nosotros y que nos presionan a comportarnos contrariamente a los valores y principios que Dios nos manda en su Palabra? Es un buen momento para analizar si queremos seguir viviendo de esta manera o empezar una nueva etapa pidiéndole a Dios fortaleza, determinación y dominio propio para renunciar a todo lo que nos está apartando de Él e impidiendo hacer su voluntad.

“Entonces me llamarán, pero no responderé; me buscarán de mañana, pero no me hallarán. Por cuanto aborrecieron la sabiduría y no escogieron el temor de Jehová, sino que rechazaron mi consejo y menospreciaron todas mis reprensiones.” Proverbios 1:28-30 (RVR-1995)

Debemos estar conscientes de que la obediencia a medias es desobediencia y que de esa manera jamás podremos tener paz en nuestro corazón ni ser felices porque a Dios no lo podemos engañar, Él es Omnisciente y Omnipresente. Es mejor cumplir fielmente lo que nos instruye para que podamos gozar de su bendición, provisión y protección cada día.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cuida tu mente y corazón 11

Cuida tu mente y corazón

Son muy pocas las personas que al cometer un error reconocen que se equivocaron y piden perdón por ello; la mayoría trata de encontrar un culpable en vez de asumir su responsabilidad. Un claro ejemplo es lo que pasó con Adán y Eva en el huerto del Edén, quienes en vez de arrepentirse por haber desobedecido a Dios echaron la culpa a un tercero por su mal proceder.

No podemos negar que el enemigo conoce muy bien nuestras debilidades, nos tienta con cosas y personas agradables y deseables a nuestra vista, trabaja sutilmente en nuestra mente y es ahí donde gana las batallas. Como hijos de Dios no debemos permitírselo, necesitamos pedirle diariamente al Espíritu Santo que nos de discernimiento para rechazar todo aquello que no viene de Dios y nos aparta de Él porque al pecar sólo lastimamos su corazón y le causamos mucho dolor. Aunque nuestro Padre Celestial siempre trate de evitarnos sufrimiento somos nosotros los que al final de cuentas decidimos usando el libre albedrío.

Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos. 1 Pedro 5:8-9 (NVI)

Cuando dejamos de orar, de leer la Biblia, ayunar y asistir a la iglesia, nos vamos debilitando espiritualmente y es cuando más vulnerables nos hacemos a los ataques del enemigo. Erróneamente llegamos a pensar que Dios se alejó de nosotros, cuando en realidad fuimos nosotros los que nos distanciamos de Él.

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia. Deuteronomio 30:19 (RVR 1960)

Debemos estar conscientes de que no podremos ganar ninguna batalla si estamos en pecado porque Dios lo aborrece, incluso nuestras oraciones se ven afectadas. Necesitamos confesárselos para que nos purifique y santifique, para que nuestra relación con Él sea restaurada y escuche nuestro clamor además para inhabilitar los planes del enemigo sobre nuestras vidas y familias.

No permitas que un pensamiento negativo entre a tu mente y permanezca en tu corazón.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Controlando emociones 12

Controlando emociones

Wikipedia define a las emociones como: “…reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso, o recuerdo importante. Psicológicamente, las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas guía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria. Los sentimientos son el resultado de las emociones y pueden ser verbalizadas (palabras).”

Las emociones negativas como el temor, ansiedad, dolor, soledad, ira y la tristeza, entre otras, son las que comúnmente hacen que veamos nuestra realidad como un espejismo, algo ficticio; es por eso que cuando uno está invadido de alguna de estas emociones, se recomienda, hablar con otra persona que ayude de manera diferente nuestra situación.

Hay sentimientos que pueden volverse peligrosos, como el miedo que paraliza, la soledad que te aísla, la tristeza que carcome tu alma, la desesperanza que mata sueños y tantos más, el odio que te amarga; por eso nunca tomes decisiones importantes cuando tus emociones estén fuera de control.

¿Te imaginarias cuantos problemas evitaríamos si dejáramos de permitir que nuestras emociones nos controlen la vida? Proverbios 16:32 (NTV) dice: “Mejor es ser paciente que poderoso; más vale tener control propio que conquistar una ciudad.”

Ser paciente y tener dominio son actitudes que debemos cultivar para poder ser sabios a la hora de que estas emociones se presenten, y no nos jueguen una mala pasada.

No dejemos que las emociones sean la brújula de muestras decisiones, sino permitamos que sean los principios divinos quienes nos dirijan; aunque es difícil no dejarse llevar por ellas pero si es posible, ¿sabes por qué? Porque somos hijos de Dios y “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” Timoteo 1:7

¡Si quieres que tus emociones sean controladas permite que el Espíritu Santo sea quien dirija tu vida!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend