dormir Archives | CVCLAVOZ

All posts in “dormir”

El amor es un sacrificio

Jesús no sólo vino a dar su vida en rescate de toda la humanidad, sino que nos dejó varias enseñanzas para imitarlo.

En Mateo 8:23-27 podemos ver el amor y sacrificio de Jesús por la vida de sus discípulos. La Biblia relata que Jesús y los discípulos estaban en una barca cruzando el lago; pero de repente se desató una fuerte tormenta que los puso en problemas. Cuando esta situación pasaba Jesús estaba dormido.

¿Qué hicieron los discípulos ante el peligro y la amenaza de naufragar? La Biblia dice:

“Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos!” Mateo 8:25.

Podemos ver que todos los discípulos pusieron su mirada en Jesús y buscaron su ayuda. No les importó despertar a su maestro que estaba descansando.

Pregunto: ¿A quién le gusta que lo despierten cuando uno está descansando? No sé si te pasó, pero cuando uno está en un sueño profundo y lo despiertan, solemos levantarnos de mal humor y con una cara de pocos amigos.

Sin embargo, la reacción de Jesús ante la necesidad de sus discípulos es sorprendente: “Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.” Mateo 8:26. A pesar de estar cansado el Señor nunca dejó de ayudar a sus discípulos. Esto nos enseña que hay que hacer sacrificios por aquellos que amamos.

Si realmente amas a tus seres queridos, nunca te negarás a ayudarlos cuando ellos tengan algún problema o necesidad. Por ejemplo, si en tu familia tu esposo(a) o hijos te necesitan, estarás ahí para ayudarlos, aun cuando tengas tus propias necesidades.

El amor es sacrificarse incondicionalmente por el bienestar de la otra persona.

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” 1 Corintios 13:4,7.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Era la tarde

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era la hora de la retirada discreta. La hora en que uno se da cuenta que es el término de esa querida alegría. Todos los instantes maravillosos tienen un final anunciado porque nadie que entiende cómo es la vida cree que eso tan lindo durará para siempre.

Era la hora de la reflexión. Cuando el día declina es imperativo y a la vez inevitable pensar en lo que no fue y por qué. En lo que pudo ser. En lo que será. En lo que fue no es necesario porque ya ocurrió y su huella es indeleble.

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era la hora del descanso. Todos los cuerpos tienen un límite, una frontera que no conviene perforar a menos que uno busque – inconsciente o no – un final apresurado. El barullo de la existencia a veces es tan banal, tan insoslayablemente inútil que profundiza el cansancio. Aunque a veces uno termina el día con una sensación grata, un sentido de plenitud por las cosas alcanzadas. Pero, admitámoslo, eso es lo menos frecuente.

Era la hora en que se busca la noche como amparo, como alejamiento, como refugio contra la evidencia de las cosas cotidianas. Un espacio donde un poco de soñar, un poco de dormir, un poco de vagar por las calles vacías sirva para mitigar el enorme peso de la realidad.

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era el atardecer del fin del mundo. El cielo era una sábana rosada que se hacía liquida en la superficie del lago y todo fue quietud y silencio por una hora interminable.

Ya había pasado mucho tiempo. Era la hora de hacer las cosas bien. Dejar de decir que sí cuando se quiere decir que no. Dejar de culparse por las cosas que no se hicieron bien. Dejar de culpar a otros por las cosas que nos hicieron y que dolieron tanto. Dejar de verse a uno tan mal; al fin y al cabo es lo que hay y habría que comenzar a disfrutarlo un poco, qué tanta autocrítica, ¿no les parece?

Hay tardes luminosas. El sol reverbera entre los álamos y millares de insectos brillan y danzan a ras de suelo.

Hay tardes oscuras. El viento deshoja árboles y esperanzas. Es imposible pensar en cálidas salas con chimeneas encendidas y personas agradables.

Era la tarde, cuando el sol caía…

El buen dormir

“Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,” Efesios 5:29 (RVR 1960).

¿Alguna vez te has puesto a pensar lo maravilloso que es nuestro cuerpo? Cada órgano tiene una función de gran importancia para nuestro diario vivir. Pero si el cuerpo realmente es tan importante para nosotros ¿lo estamos cuidando adecuadamente? Dios nos dio un cuerpo para que lo cuidemos responsablemente.

Uno de los aspectos que muchas veces olvidamos es el buen descanso, cuán importante es dormir las horas que necesita nuestro organismo para reponer fuerzas, cuando lo hacemos correctamente reflejamos un semblante mucho mas radiante y no requerimos de alimentos altamente calóricos para mantenernos con energía. Te animo a adquirir disciplina en el buen dormir y confiar que el día de mañana también podremos disfrutar de las misericordias de Dios.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 cosas que debes hacer antes de dormir



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Youngstedt, S. (2005). Effects of Exercise on Sleep. Clinics In Sports Medicine24(2), 355-365. doi: 10.1016/j.csm.2004.12.003
2MYLLYMÄKI, T., KYRÖLÄINEN, H., SAVOLAINEN, K., HOKKA, L., JAKONEN, R., & JUUTI, T. et al. (2011). Effects of vigorous late-night exercise on sleep quality and cardiac autonomic activity. Journal Of Sleep Research20(1pt2), 146-153. doi: 10.1111/j.1365-2869.2010.00874.x
3Libert, J., Bach, V., Johnson, L., Ehrhart, J., Wittersheim, G., & Keller, D. (1991). Relative and Combined Effects of Heat and Noise Exposure on Sleep in Humans. Sleep14(1), 24-31. doi: 10.1093/sleep/14.1.24
4Bodin, T., Björk, J., Ardö, J., & Albin, M. (2015). Annoyance, Sleep and Concentration Problems due to Combined Traffic Noise and the Benefit of Quiet Side. International Journal Of Environmental Research And Public Health12(2), 1612-1628. doi: 10.3390/ijerph120201612
5Lack, L., Gradisar, M., Van Someren, E., Wright, H., & Lushington, K. (2008). The relationship between insomnia and body temperatures. Sleep Medicine Reviews12(4), 307-317. doi: 10.1016/j.smrv.2008.02.003
6Curtis, G. What Does Reading Before Bed Do To An Adult's Brain? - The Sleep Matters Club. Recuperado el 24 de julio de 2019, de https://www.dreams.co.uk/sleep-matters-club/what-does-reading-before-bed-do-to-an-adults-brain/
7Kanda, K., Tochihara, Y., & Ohnaka, T. (1999). Bathing before sleep in the young and in the elderly. European Journal Of Applied Physiology And Occupational Physiology80(2), 71-75. doi: 10.1007/s004210050560
8Liao, W., Chiu, M., & Landis, C. (2008). A warm footbath before bedtime and sleep in older Taiwanese with sleep disturbance. Research In Nursing & Health31(5), 514-528. doi: 10.1002/nur.20283

¿Qué tienes, dormilón?

Un hombre llegó a su casa cansado y se quedó dormido en su habitación. En ese momento ingresaron unos delincuentes a su hogar y se robaron todo lo que encontraron de valor, como: equipos, joyas u objetos costosos, pero él nunca se dio cuenta, solamente despertó cuando no quedaba nada.

A veces podemos estar como este hombre, es decir,  estamos perdiendo cosas importantes como nuestra familia, matrimonio, hijos u otros, mientras nosotros continuamos dormidos sin hacer nada al respecto.

La Biblia nos muestra una historia similar: “Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave. Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno clamaba a su dios; y echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos.

Pero Jonás había bajado al interior de la nave, y se había echado a dormir. Y el patrón de la nave se le acercó y le dijo: ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizá él tendrá compasión de nosotros, y no pereceremos.” Jonás 1:4-6 (RVR 1960)

Jonás estaba dormido cuando una terrible tempestad se desató, a tal grado que el encargado del barco lo buscó para despertarlo. Si bien este hecho sucedió por la desobediencia de Jonás, este hubiera sido un evento trágico si él hubiera continuado dormido.

La pregunta que quiero hacerte es: ¿Estás despierto? Muchos eventos negativos suceden porque somos desobedientes a Dios o porque permitimos que el enemigo destruya nuestras vidas ¿Cuál es tu caso? Esperamos que no despiertes cuando no quede nada que rescatar.

Es posible que tu hogar se esté desmoronando, tus hijos estén arruinando sus vidas con dependencias o decisiones equivocadas, quizá estés sufriendo escases o enfermedad ¿Qué estás haciendo para enfrentar la tormenta que tienes encima?

Este tiempo te animo a reconocer tu error, arrepiéntete y ¡Despierta! Comienza a clamar por tus seres queridos y persevera en oración porque solamente el Señor puede calmar la tormenta ¿lo crees?

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dormir tarde incrementa el riesgo de morir

La mayoría de personas se divide en dos grupos: las que se levantan temprano, se sienten con más energía y prefieren hacer sus actividades a las primeras horas de la mañana; y las que lo hacen por la noche. Hasta la fecha ha habido una amplia discusión sobre cuál de los dos comportamientos es mejor. Diversas investigaciones al respecto han demostrado los beneficios y desventajas de ambas; sin embargo, un reciente estudio ha puesto en evidencia que las personas que permanecen despiertas hasta altas horas de la noche incrementan sus riesgo de morir.

Dormir tarde (o a las primeras horas de la madrugada) es una costumbre que muchos adoptan por diversos motivos. Se puede deber al insomnio (Para más información leer: ¿Qué causa el insomnio?), al exceso de trabajo y falta de tiempo para hacer otras actividades, o porque la emisión de las luces azules de los aparatos electrónicos afectaron los patrones de sueño (Para más información leer: ¡No revises tu celular antes de dormir!). Cualquiera sea la razón, lo cierto es que los que duermen y se despiertan tarde tienen 10% más de probabilidades de morir que las personas que duermen y se levantan temprano, así lo comprobó la Universidad de Northwestern. Después de un estudio realizado en cerca de medio millón de participantes en el Reino Unido, se descubrió que las personas que duermen tarde tenían más probabilidad de morir en los 6 años y medio que duró la investigación. Según Kristen Knutson, docente asociada de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern y coautora del estudio, estos resultados podrían deberse a que “las personas que se despiertan tarde tengan un reloj biológico interno que no coincide con su entorno externo” y que eso tal vez sea a causa del “estrés psicológico, comer en el momento equivocado para su cuerpo, no ejercitarse lo suficiente, no dormir lo suficiente, despertarse por sí mismo en la noche, tal vez consumo de drogas o alcohol.”

Esta investigación ha demostrado que los hábitos tienen una gran influencia en el bienestar físico y en la salud. Mientras que otros estudios en este campo se enfocaban en su mayoría en descubrir la conexión entre los patrones de sueño y las disfunciones metabólica y las enfermedades cardiovasculares, estos investigadores son pioneros en examinar esta área desde el punto de vista de la mortalidad. Los científicos esperan que esto ayude a que las personas reaccionen y tomen conciencia con respecto a sus rutinas, y sean precavidos en sus actividades diarias.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Knutson, K., & von Schantz, M. (2018). Associations between chronotype, morbidity and mortality in the UK Biobank cohort. Chronobiology International, 1-9. http://dx.doi.org/10.1080/07420528.2018.1454458

10 tips para dormir mejor

Según un reporte de la aplicación Sleep Cycle, las personas duermen menos en todo el mundo. Mientras que en 1942 el promedio de horas de sueño era 8, en la actualidad es aproximadamente 6.8 horas.1 Países como Japón y Arabia Saudí reportan bajos índices de sueño y largas horas de jornadas de trabajo. Contrario a lo que se piensa, esto no demuestra la excelencia de estos países, sino que las personas pueden tener más problemas de salud, pues está comprobado que el sueño es parte vital del bienestar humano.

1. No revises tu celular, ni veas la televisión antes de dormir.

Está comprobado científicamente que la luz que emanan las pantallas de los celulares, computadoras, televisores, tablets y otros aparatos electrónicos causan desórdenes de sueño. Hoy en día hay aplicaciones, gafas y otros inventos que ayudan a disminuir los efectos de dicha luz, pero los expertos recomiendan no ver ningún tipo de pantallas por lo menos una hora antes de dormir.

Para más información, leer el artículo ¡No revises tu celular antes de dormir!

2. Establece una rutina antes de dormir.

Según la Asociación Americana de Psicología, realizar las mismas actividades nocturnas indicará a tu cuerpo que es hora de descansar y le permitirá conciliar el sueño más rápido.”2 Es decir, que si haces lo mismo antes de dormir, tu cuerpo sabrá que es momento de descansar y estará listo para reposar.

3. Lee.

Numerosos estudios han comprobado que leer ayuda a dormir bien durante toda la noche. Esto se debe a que la lectura relaja y actúa a como reductor de estrés.3 Por otra parte, leer la Biblia ayuda a dar consuelo y paz a quien lo necesite. Te recomendamos leer el artículo 9 versículos para antes de dormir.

4. No ingieras líquidos ni bebidas alcohólicas.

Beber líquidos antes de dormir causa nocturia, (termino médico se refiere al exceso de orina durante la noche). Ingerir líquidos hace que las personas se despierten varias veces en la noche para miccionar; y esta clase de sueño interrumpido no es adecuado para el desempeño. Por otra parte, el consumo de cafeína por la tarde también causa desórdenes de sueño, al igual que las bebidas alcohólicas. Para profundizar más sobre este tema, leer el artículo ¿Qué causa el insomnio?

5. Báñate.

Relajarte en la bañera o ducharte en la noche ayuda a que tus músculos se relajen y tengas una larga y plácida noche de sueño. Un artículo publicado en la European Journal Of Applied Physiology And Occupational Physiology sostiene que tomar un baño antes de dormir mejora la calidad de sueño, sobre todo en personas mayores.4

6. Duerme una siesta durante el día.

En muchas culturas es normal dormir pequeñas siestas en la tarde. Los expertos recomiendan que se puede dormir por 20 minutos como máximo a las 3 pm aproximadamente, pues esto ayuda al cuerpo a recuperar fuerzas y renovar su energía.5

7. No comas antes de dormir.

Diversos estudios afirman que comer a altas horas de la noche impide el buen dormir, pero cuando uno se alimenta como mínimo 4 horas antes de dormir, la comida ayuda a descansar bien, ya sea que la dieta tenga altas6 o bajas calorías7. Por otra parte, hay comida que ayuda a dormir mejor, para aprender más, lee el artículo 7 alimentos para dormir mejor.

8. Arregla tu habitación.

Terminar las labores diarias y llegar a un lugar que fomenta la tranquilidad e invita al descanso es garantía de una buena calidad de sueño. No solo importa la habitación, sino también la comodidad de la cama; por lo tanto, si quieres descansar mejor, tal vez la solución resida en hacer algunos cambios en tu cuarto.

9. Haz ejercicios en el día.

Ejercitarse tiene múltiples beneficios, y uno de ellos es el dormir mejor. Un artículo demostró que los problemas de sueño pueden ser mejorados con un programa de ejercicio de moderado a intenso.8 Sin embargo, cabe resaltar que los resultados obtenidos en esta investigación puntualizaron a los ejercicios que se hacen de día, y no de noche. Por lo cual se recomienda ejercitarse regularmente de día y no antes de dormir.

10. Relájate.

Si conoces qué es lo que te distrae, lo mejor es que elimines todo aquello que impide que descanses bien. Si tienes algún problema o asunto que te preocupa, tu mente no dejará que duermas con tranquilidad. Para lograrlo puedes orar y dejarle tus cargas a Dios; no solo para dormir mejor, sino para tener una conciencia limpia que te permita descansar apaciblemente.

“Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.” – Salmos 4:8 (TLA)

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1,5Horan, L. This Data Shows A Shocking Worldwide Lack of Sleep. Dreams. Consultado el 28 de marzo de 2018, de https://www.dreams.co.uk/sleep-matters-club/data-shows-a-shocking-worldwide-lack-of-sleep/
2Tips for sleep success. (2004). Apa.org. Consultado el 28 de marzo de 2018, de http://www.apa.org/monitor/julaug04/tips.aspx
3Reading ‘can help reduce stress’. (2009). Telegraph. Consultado el 28 de marzo de 2018, de https://www.telegraph.co.uk/news/health/news/5070874/Reading-can-help-reduce-stress.html
4Kanda, K., Tochihara, Y., & Ohnaka, T. (1999). Bathing before sleep in the young and in the elderly. European Journal Of Applied Physiology And Occupational Physiology, 80(2), 71-75. http://dx.doi.org/10.1007/s004210050560
6Afaghi, A., O’Connor, H., & Chow, C. (2007). High-glycemic-index carbohydrate meals shorten sleep onset. The American Journal Of Clinical Nutrition, 85(2), 426-430. http://dx.doi.org/10.1093/ajcn/85.2.426
7Afaghi, A., O’Connor, H., & Chow, C. (2008). Acute effects of the very low carbohydrate diet on sleep indices. Nutritional Neuroscience, 11(4), 146-154. http://dx.doi.org/10.1179/147683008×301540
8King, A. (1997). Moderate-Intensity Exercise and Self-rated Quality of Sleep in Older Adults. JAMA, 277(1), 32. http://dx.doi.org/10.1001/jama.1997.03540250040029

¿Te dormiste?

“A veces perdemos grandes oportunidades por andar dormidos”

Una revista publicó los resultados de una investigación sobre las horas de sueño apropiadas e indicó que el tiempo que una persona requiere para tener un buen descanso dependerá de la edad que tiene, también mencionó que si el individuo sobrepasa o reduce el tiempo que necesita estará poniendo en riesgo su salud.

Dormir no es malo, es más, hacerlo en el momento adecuado mejora la salud, pero hacerlo en el tiempo y lugar incorrecto puede costarle a uno la vida, el trabajo, los estudios o puede echar a perder todo su esfuerzo.

El acto de dormir es un tiempo de inactividad que favorece a la salud física, pero en la vida espiritual es una enfermedad desastrosa que se está expandiendo entre los creyentes de las iglesias.

El descanso físico es necesario y muy importante para nuestro cuerpo, pero no sucede lo mismo con nuestro Espíritu, por ello Dios en su palabra dice: “¡Ustedes también deben estar alerta! Pues no saben cuándo regresará el amo de la casa: si en la tarde, a medianoche, durante la madrugada o al amanecer. Que no los encuentre dormidos cuando llegue sin previo aviso” Marcos 13:35-36 (NTV).

Dios nos llama a permanecer ¡Alertas! ¿Alguna vez oíste la frase: “Cuidado que el diablo no duerme”? El enemigo no descansa ni se toma vacaciones, todo lo contrario siempre está ahí rondando para ver cuantos dormidos hay dentro del pueblo de Dios “El Señor le preguntó a Satanás: ¿De dónde vienes? Satanás contestó al Señor: —He estado recorriendo la tierra, observando todo lo que ocurre” Job 1:7 (NTV.

El dormir en la vida cristiana es cuando comenzamos a descuidar la oración, cuando le damos más tiempo al teléfono o a la televisión que a su palabra o por distintas excusas dejamos de asistir a la iglesia, e incluso cuando comenzamos a ver servicio en la iglesia como una carga o una simple responsabilidad.

¿Ves algunas de estas señales en tu vida espiritual?

Quizás te diste cuenta que has estado dormido o que estás dormitando, pero es tiempo de ¡despertar! Sacúdete y ponte firme porque cada día, hora, minuto y segundo es una batalla y no la ganarás si estás dormido.

“Velen y oren para que no cedan ante la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil” Mateo 26:41 (NTV).

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 consejos para dormir al viajar en avión

  • Use ropa cómoda.
    Usar unos pantalones que no sean estrechos, zapatillas de deporte y/o un gran suéter. “Debido a la presurización, nuestros cuerpos se hinchan y puede ser incómodo si no está acostumbrado”, dice la azafata Emily Witkop.
  • Lleva accesorios para dormir.
    Tomar audífonos con los que pueda escuchar música suave o simplemente bloquear el ruido lo ayudará a no distraerse y a concentrarse en el sueño. Intenta tomar una máscara para dormir. La reducción de la exposición a la luz te ayudará a conciliar el sueño para aumentar la liberación de melatonina, la hormona que controla tus ciclos de sueño y vigilia. Tomando una almohada para el cuello para descansar la cabeza, eliminando el dolor en el cuello y despertando para notar que su cabeza descansa en el hombro de la persona a su lado.
  • Beba agua y coma sano.
    Bebe agua para mantenerte hidratado, pero no tanto que necesites usar el baño constantemente. “El agua mantiene equilibradas tus hormonas, tus niveles de energía y tus músculos mientras descansas”, según una buena relajación. Comer sano no dañará su digestión, permitiéndole descansar sin interrupción.
  • Toma un libro.
    Leer te ayuda a conciliar el sueño porque tus ojos eventualmente se volverán tediosos debido al constante movimiento de izquierda a derecha que ocurre a medida que lees. También puede terminar ese libro que ha estado buscando desesperadamente para leer, a menos que se quede dormido, por supuesto.
  • No use sus dispositivos electrónicos.
    La luz de las pantallas de tus dispositivos electrónicos funciona como lo hace la luz del sol. “Entonces cuando estás mirando eso justo antes de [intentar quedarte dormido], estás suprimiendo la liberación de melatonina”, como se mencionó anteriormente.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

6 prácticas que DEBES dejar este año

Tenemos costumbres que nos parecen normales y hasta inofensivas; no obstante, algunas de ellas tienen gran repercusión en nuestra vida, especialmente en la salud. Es importante estar alertas de estas prácticas y eliminarlas de nuestro diario vivir. De lo contrario, sufriremos las consecuencias a mediano y largo plazo.

Éstas son algunos malos hábitos de los cuales debemos despedirnos de una vez por todas:

1. Recibir besos de tus mascotas.

La saliva de los perros y gatos tiene beneficios para los de sus especies. Cuando ellos lamen a sus cachorros o a sí mismos, promueven la propagación y migración de nuevas células de piel. Además, protege su saliva les ayuda a prevenir las infecciones en las heridas.1 Sin embargo, el hecho de que su saliva sea bueno para ellos, no significa que lo sea para nosotros. Los expertos en el estudio de animales han reportado que las bacterias que se encuentran en los perros y gatos son perjudiciales para los seres humanos. “No es solo lo que lleva la saliva. Los perros pasan la mitad de su vida con la nariz en rincones desagradables o revolcándose sobre los excrementos de los perros, por lo que sus bocas están llenas de bacterias, virus y gérmenes de todo tipo”, afirma el profesor de virología y bacteriología de la Universidad Reina María de Londres, John Oxford.2

Un caso reportado en el 2016, en donde una mujer contrajo la bacteria Capnocytophaga canimorsus, a través de los besos de su perro y que casi la lleva a la muerte; demostró que las bacterias no solo se propagan a través de las mordeduras o arañazos de las mascotas, sino a través de cualquier contacto con la saliva.3

2. Dormir demasiado.

En ocasiones solemos bromear que si nos dieran a elegir, podríamos pasar todo el día durmiendo. Sin embargo, diferentes estudios científicos han revelado que el dormir en exceso acarrea consecuencias negativas para el cuerpo. Un estudio publicado en la revista Diabetes Care, concluyó que dormir mucho o poco afecta el nivel de glucosa en la sangre; independientemente del peso o la actividad física.4 Asimismo, un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Université Laval, confirmaron que dormir menos de 7 ó más de 9 horas incrementa el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.5

Por otra parte, investigadores encontraron evidencia que sugiere que aquellos duermen más de 8 horas tienen el doble de riesgo de tener angina (dolor en el pecho), y también tienen el 10% más de posibilidad de contraer una enfermedad de la arteria coronaria.6 Otros estudios también han confirmado que dormir en demasía puede causar obesidad, depresiónpérdida de memoria, disminución de la función cerebral, dolores de cabeza, entre otros.7

3. Permanecer sentado por mucho tiempo.

Aquellos que por trabajo, estudios, o alguna otra razón, pasan la mayor parte del día sentados, tienen mayores probabilidades de morir. Un estudio determinó que aquellas personas que no realizan actividades físicas, llevan una vida sedentaria con muchas horas de sueño, tienen el mismo riesgo de morir que los que fuman y son alcohólicos.8 Por otra parte, un artículo publicado en la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, sostiene que la actividad física tiene impacto en el nivel de energía y vigor; además, ayuda a mejorar el estado de ánimo y disminuye la sensación de fatiga y apetito afectado. Dicha investigación sostiene que “la introducción de pequeños períodos de actividad durante el día de trabajo de los oficinistas sedentarios es un enfoque prometedor para mejorar el bienestar general en el trabajo sin afectar negativamente el rendimiento cognitivo.”9

4. Revisar tu celular antes de dormir.

De acuerdo a un estudio publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, asegura que leer en cualquier aparato electrónico (eReaders, celulares, tablets, laptops y ciertos tipos de televisores) antes de dormir, hace que sea más difícil conciliar el sueño; además, afecta la energía que se tiene al día siguiente. Para evitar sufrir los efectos dañinos de los celulares, y la tecnología en general, los expertos recomiendan no ver los celulares, computadores, televisión, o cualquier otro tipo de aparto electrónico, por lo menos una hora antes de dormir.

5. Tomar bebidas dietéticas gasificadas.

Investigadores de la Universidad de Boston examinaron a 3000 personas en un período de 10 años, y descubrieron que aquellos que consumían bebidas dietéticas gasificadas prácticamente triplicaron sus posibilidades de tener apoplejía y demencia. Ese a estos resultados,el Ph.D. Matthew Pase, investigador del equipo, afirmó que no es una cifra alarmante pues se trata de un número bajo de personas.10 Por su parte, el endocrino y profesor de nutrición en Harvard T.H. Chan School of Public Health, Ph.D. David Ludwig, dice “sabemos que las sodas dietéticas son mejores que las bebidas azucaradas en términos de peso corporal, pero no sabemos si mejor es realmente bueno“.11

En lo que sí están de acuerdo los expertos de la salud es que cualquier tipo de bebida azucarada artificialmente es uno de los mayores contribuidores a la obesidad. Además, no importa si la bebida es baja en calorías o no, pero las personas que lo consumen tienen una menor calidad dietética.12

6. No comer saludable.

Hay numerosos estudios que han comprobado las consecuencias dañinas del consumo de comidas rápidas. Pese a que es bien conocido sus efectos negativos, las personas no dejan sus malos hábitos y continúan ingiriendo alimentos no saludables. Mantener una dieta así, no solo genera obesidad, problemas cardíacos, diabetes, problemas de memoria y desempeño; sino también cambios en el comportamiento.13 Para cuidar de nuestros cuerpos y tener una mejor calidad de vida, debemos tener en cuenta qué comemos, a qué hora y en qué cantidad.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Tudor, K. (2016). Pet Saliva: Health Hazard or Health Benefit? | petMD. Petmd.com. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.petmd.com/blogs/thedailyvet/ktudor/2014/jan/are-dog-licks-unhealthy-for-people-31207
2Aletha, A. (2017). Expert reveals the reason you should never let your dog lick your face - and why it could be DEADLY. The Sun. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.thesun.co.uk/news/4133088/dog-lick-face-kill-owner-pet-deadly-disease/
3Rettner, R. (2016). Dog 'Kisses' Give Woman Severe Infection. Live Science. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.livescience.com/55253-pet-infections.html
4Ohkuma, T., Fujii, H., Iwase, M., Kikuchi, Y., Ogata, S., Idewaki, Y., Ide, H., Doi, Y., Hirakawa, Y., Nakamura, U. and Kitazono, T. (2012). Impact of Sleep Duration on Obesity and the Glycemic Level in Patients With Type 2 Diabetes: The Fukuoka Diabetes Registry. Diabetes Care, 36(3), pp.611-617.
5Tremblay, A. (2009). Too much or too little sleep increases risk of diabetes. EurekAlert!. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.eurekalert.org/pub_releases/2009-04/ul-tmo042109.php
6Mitka, M. (2012). Sleep Duration—Too Long or Too Short—Appears Linked With Cardiovascular Problems. [email protected]. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://newsatjama.jama.com/2012/03/25/sleep-duration-too-long-or-too-short-appears-linked-with-cardiovascular-problems/
7Mercola, J. (2015). The Dangers of Sleeping Too Much. Mercola. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2015/12/10/dangers-sleeping-too-much.aspx
8Weisberger, M. (2015). Too Much Sleeping & Sitting as Bad as Smoking & Drinking. Live Science. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.livescience.com/53064-sitting-sleeping-health-risk.html
9Bergouignan, A., Legget, K., De Jong, N., Kealey, E., Nikolovski, J., & Groppel, J. et al. (2016). Effect of frequent interruptions of prolonged sitting on self-perceived levels of energy, mood, food cravings and cognitive function. International Journal Of Behavioral Nutrition And Physical Activity, 13(1). http://dx.doi.org/10.1186/s12966-016-0437-z
10McMillen, M. (2017). Is Drinking Diet Soda a Health Risk?. WebMD. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.webmd.com/diet/news/20170505/diet-soda-health-risks
11Íbid.
12Sugary Drinks. Harvard T.H. Chan - School of Public Health. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-drinks/sugary-drinks/#ref46
13Oberst, L. (2017). Fast Food Health Risks That Will Shock You. Food Revolution Network. Consultado el 4 de enero de 2018, de https://foodrevolution.org/blog/food-and-health/fast-food-health-risks/

Lluvia

Cuántas veces me he preguntado
por qué siempre sale todo igual
No importa de qué modo se mire
Es la vida y acabamos por jugar el juego…
(Rainy Night in Georgia, Tony Joe White, 1962)

Hoy no daba para un día de lluvia otoñal. Es plena primavera y lo que uno espera son tormentas escatológicas precedidas de un calor abrumador. Sin embargo llovía como si fuera una mañana de mayo. Como era previsible, pasado el mediodía desaparecieron las nubes y un sol radiante levantó una humedad todavía fresca.
Pero fue suficiente para estimular el lado gris, la mirada nubosa, la fiel tristeza subyacente en todas las cosas a las que pertenezco o pertenecí alguna vez. Sí, de nuevo, ésta no es una nota devocional que vaya a alegrarles el domingo; pueden abandonar la lectura, aunque les suplico que lo hagan en silencio porque hay otras personas que están leyendo atentamente.
La lluvia más remota que recuerdo fue una tarde en que convalecía de una bronconeumonía que me tuvo al borde de la muerte (según mi madre); tenía unos cuatro o cinco años. Por la ventana se veía el inmenso eucaliptus de don Juvenal y bajo los cardenales se guarecían unos patitos recién nacidos en el corral del tío Carlos. No puedo decir que lo comprendí entonces pero de algún modo todo eso era la conciencia de la fragilidad de las cosas con la lluvia como telón de fondo.
Desde entonces, tantas lluvias en tantos lugares han ilustrado la crónica de la vida, han rubricado su pesada manifestación, han puesto la nota de sobriedad a los torpes entusiasmos a los que a veces uno se suele entregar.
Quizá la más favorita de mis lluvias sea la de la ruta, al lado de Germán en un camión Henschel amarillo de 1960. Mañanas brumosas, noches interminables, tardes lentas y silenciosas esperando una carga en Cemento Melón en La Calera o en la usina de Huachipato. La música y la conversación intrascendente conjuraban el tedio de la espera. Nos sentíamos en otro universo, sin ataduras ni chantajes sentimentales. Era el tiempo libre, el limbo entre antes y después, la feliz posibilidad de tenderse entre los sacos de cemento y dormir profundamente, un arte perdido y siempre recordado…

9 versículos para antes de dormir

No todas las noches podemos dormir de inmediato. Algunos pasamos minutos (o a veces horas), tratando de conciliar el sueño, pero en ocasiones parece como si éste escapara de nosotros. Es en esos momentos donde debemos dejar nuestros problemas a Dios y pedirle que nos dé la paz necesaria. En la Biblia hay diferentes versículos que nos animan a descansar confiando en Dios y en sus promesas. Éstos son algunos de ellos:

Salmos 4:8 (TLA)

Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.”

Salmos 3:5 (TLA)

“Yo me acuesto, y me duermo, y vuelvo a despertar, porque tú vigilas mi sueño.”

Salmos 56:3-4 (TLA)

Cuando siento miedo, confío en ti, mi Dios, y te alabo por tus promesas; Confío en ti, mi Dios, y ya no siento miedo. ¡Nadie podrá hacerme daño jamás!”

Salmos 62:5-7 (TLA)

“Sólo Dios me da tranquilidad; sólo él me da confianza. Sólo él me da su protección, sólo él puede salvarme; ¡jamás seré derrotado! Dios es mi salvador; Dios es mi motivo de orgullo; me protege y me llena de fuerza. ¡Dios es mi refugio!”

Salmos 116:7 (TLA)

Dios mío, tú has sido bueno conmigo; ya puedo dormir tranquilo.

Proverbios 3:21-24 (TLA)

Querido jovencito, aprende a tomar buenas decisiones y piensa bien lo que haces. Hacerlo así te dará vida y los demás te admirarán. Andarás por la vida sin problemas ni tropiezos. Cuando te acuestes, podrás dormir tranquilo y sin preocupaciones.”

Isaías 26:3 (NTV)

“¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!”

Isaías 41:10 (NTV)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Filipenses 4:6-7 (TLA)

“No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.”

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend