egoísmo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “egoísmo”

¡En la unidad está la victoria!

“Las puertas de Jericó estaban bien aseguradas por temor a los israelitas; nadie podía salir o entrar. Pero el Señor le dijo a Josué: « ¡He entregado en tus manos a Jericó, y a su rey con sus guerreros! Tú y tus soldados marcharán una vez alrededor de la ciudad; así lo harán durante seis días. Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas. Cuando todos escuchen el toque de guerra, el pueblo deberá gritar a voz en cuello. Entonces los muros de la ciudad se derrumbarán, y cada uno entrará sin impedimento».” Josué 6: 1-5 (NVI).

Ante los muros de Jericó, el pueblo de Dios tuvo que unirse para dar varias vueltas durante siete días, al derrumbarse las inmensas murallas que tenían en frente de ellos pudieron ver la Gloria de Dios. ¡Qué gran victoria obtuvo Israel en ese momento! Pero te imaginas si uno de ellos hubiera dicho: “Me siento cansado, que tal si me quedo orando por ustedes para que Dios les de la victoria”. Tal vez la historia sería diferente, porque posiblemente muchos otros se hubieran sumado a ése pensar provocando así una completa división entre ellos, lo cual los debilitaría en número y en fuerza para cumplir su objetivo, pero como de antemano tenían la promesa de la victoria si cumplían con su parte, decidieron mantenerse unidos hasta el final.

Hoy por hoy, las cosas no han cambiado mucho, Dios sigue exigiendo la misma unidad a su pueblo, porque ante una iglesia unida no hay demonio que se resista y de ello está consciente satanás, por lo que ha sabido cómo entretener al pueblo de Dios haciéndonos caer muchas veces en religiosidad, en mentiras y mal entendidos que sólo promueven la división. Él sabe que la  unidad activa una fuerza mayor que ningún obstáculo podría detener porque todos batallan por lo mismo. Por tal razón él insiste en llevar a cabo sus planes, empezando aun por el más fuerte.

No sé por lo que tu ministerio o tu familia está atravesando en estos momentos, pero si aplicáramos esta frase: “La unidad hace la fuerza” todas las metas se cumplirían; la carga no estaría sobre una sola persona sino en varias y sería más fácil sobrellevarla. Además que si el enemigo se levantase en nuestra contra juntos lo aplastaríamos al instante porque estaríamos unidos en un mismo propósito. De lo contrario el egoísmo, el orgullo, no permiten que nos unamos sino que cada quien busque sus propios intereses, lo que da como resultado la separación.

Por supuesto que no es sencillo trabajar en equipo, cada quien tiene un pensamiento diferente y llegar a un acuerdo es cosa seria. Pero debemos entender que ésa es la manera que Dios ha elegido para ayudarnos a crecer y vencer a nuestro adversario.

Este es el tiempo de unirse como familia o como iglesia para ejercer fuerza contra los dardos del enemigo y alcanzar todas las promesas que se nos ha dado. Es hora de romper con el individualismo y promover la unidad, es momento de convencernos que somos miembros de un mismo cuerpo y que por lo tanto no debemos hacernos daño entre nosotros, ni dejarle la carga sólo a unos cuantos ¡Porque somos uno en Jesús!

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.”

Mateo 18:19 (RVR)

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 hábitos que te hacen menos atractivo

Una frase dice que la belleza está en los ojos de quien mira; sin embargo, un estudio liderado por Yan Zhang de la Universidad Huazhong en China, demostró que los rasgos positivos de la personalidad aumentan el atractivo del rostro. Esto quiere decir que nuestra percepción de quién es atractivo o no, se basa en el comportamiento y la manera en que interactuamos con la otra persona. Por lo tanto, debemos de cuidar no solo de nuestra apariencia externa, sino también de la interna y de la forma en que ésta se expresa.

Éstos son algunos malos hábitos que están impidiendo que los demás vean tu verdadero encanto:

1. Malos modales:

No saber comportarse de acuerdo a la situación hace que una persona se vea menos atractiva, sin importar su apariencia física o su personalidad. Según el autor Michael C. Miller, los buenos hábitos, el amor, el respeto y la obediencia son las cualidades esenciales de una buena persona. Una buena persona es apreciada por todos.” Los que nos rodean se ven atraídos hacia nosotros cuando estamos a la altura del momento y demostramos ser tan atractivos por dentro como por fuera.

2. Mala ortografía:

Tener una mala ortografía reduce tus posibilidades de conocer a tu potencial pareja. De acuerdo a una encuesta realizada por Zoosk (una website para citas), el 65% de personas no saldría con alguien si tuviera mala ortografía. Esto se debe a que los errores de escritura demuestran que una personas es “inculta y/o tonta”; y este factor tiene mayor relevancia que el atractivo físico.

3. Mal carácter:

La gran mayoría de personas se alejan de aquellos que pierden la paciencia fácilmente o no saben controlar su ira. Esto es porque el mal carácter es un sinónimo de un comportamiento violento; y por lo general, a nadie le gusta involucrarse con alguien que potencialmente pueda hacerle daño en cualquier forma.

4. No sonreír:

Se ha comprobado que la sonrisa te hace más atractivo y aumenta tus posibilidades de desarrollar una relación cercana (y romántica) con una persona. La sonrisa hace que los demás te vean como una persona fiable y asequible; por lo cual debería ser el accesorio que más utilices en tu día a día.

5. Ser egoísta:

Los estudiosos Kevin M. Kniffin y David Sloan Wilson realizaron una serie de tres estudios con los cuales comprobaron que las cualidades positivas de una persona modifican e incrementan su atractivo. Ellos llegaron a la conclusión de que las personas amables son vistas como estéticamente más bellas que aquellas que son egoístas. El mismo resultado se obtuvo cuando se analizó otros hábitos positivos de los participantes.

6. No tener auto-confianza:

Ningún extremo es bueno. Las personas admiran a aquellos que tienen buena autoestima, pero a la vez, rechazan a los narcisistas. Es importante demostrar confianza de manera sana y estar seguro de quién es, “también implica que no necesitas competir con nadie ni menospreciar a nadie para sobresalir”, así lo afirma el Ph.D. Mark D. White. Aquellos que demuestran auto-confianza son, en general, vistos como más atractivos y confiables ante los demás.

7. Mentir:

Un estudio hecho por Sampo V.Paunonen y publicado en Journal of Research in Personality, reveló que las personas honestas son vistas como más amables, atractivas y con mejor estado de salud. Por otro lado, aquellos que tienen la mala costumbre de mentir, son vistos como de poco fiar y con menor atractivo físico. Esto comprueba que la mentira afecta en gran manera las relaciones interpersonales y la primera impresión que otros se llevan de uno.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Ayudarás o mirarás?

“Jesús viajó por toda la región de Galilea enseñando en las sinagogas, anunciando la Buena Noticia del reino, y sanando a la gente de toda clase de enfermedades y dolencias. Las noticias acerca de él corrieron y llegaron tan lejos como Siria, y pronto la gente comenzó a llevarle a todo el que estuviera enfermo. Y él los sanaba a todos, cualquiera fuera la enfermedad o el dolor que tuvieran, o si estaban poseídos por demonios, o eran epilépticos o paralíticos.” Mateo 4: 23.24 (NTV)

Es impresionante la actitud de todas estas personas que escucharon el mensaje de Jesús y vieron lo que Él hacía. No esperaron con los brazos cruzados a que llegara el milagro a sus seres queridos que necesitaban ayuda, al contrario, no tardaron en transmitirles lo que habían oído y los llevaron a Él.

No les importó la distancia que tenían que recorrer, ni el tiempo que tardarían en llegar a Jesús, simplemente la compasión y el amor que tenían por sus seres queridos los impulsó a emprender ese viaje. Ellos sabían que no era en vano llevarlos a Jesús, porque Él estaba sanando a todos los que se le acercaban.

¿Acaso tú no harías lo mismo si alguien de tu familia estuviera enfermo, sabiendo que Jesús es la única solución? ¿No le dirías que Jesús puede liberarlo si tan sólo se acerca a Él? ¿Serías tan egoísta que viendo su estado, pasarías de largo?

Tristemente muchas veces actuamos mal, vemos a nuestros familiares, amigos, personas en la calle con problemas, sin esperanzas, enfermos, adictos, etc. y no somos capaces de acercarlos a Jesús. Sabemos que  “Jesucristo nunca cambia: es el mismo ayer, hoy y siempre.” Hebreos 13:8. Y que sigue sanando, restaurando y dando vida a todo el que se le acerca, pero preferimos pasar de largo y los dejamos ahí con su problema.

Olvidamos que Jesús está en todas partes y que no es necesario recorrer largas distancias para que el enfermo o necesitado llegue a Jesús, sólo basta con compartirles del amor de Dios y de lo que puede hacer en sus vidas.

Pedro y Juan, estaban de camino al templo y en la puerta un hombre cojo y  necesitado les pidió dinero; entonces Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!». Una vez que le dijo eso, Pedro tomó al hombre lisiado de la mano derecha y lo ayudó a levantarse. Y, mientras lo hacía, al instante los pies y los tobillos del hombre fueron sanados y fortalecidos. ¡Se levantó de un salto, se puso de pie y comenzó a caminar! Luego entró en el templo con ellos caminando, saltando y alabando a Dios. (Hechos 3:1-11)

Hay muchas personas que necesitan de nuestra ayuda, si ves en tu familia, círculo de amigos o en el camino a alguien que necesita de Jesús, acércate, ofrécele tu apoyo y comparte el plan de salvación que Dios tiene para su vida.

Recuerda que nada de lo que haces para el Señor es en vano. (1 Corintios 15:58) y que todo lo que hagas por una persona, es como si  ayudaras a Jesús mismo. (Mateo 25:40)

Oremos:

Dios amado, te pido perdón por mi actitud equivocada frente a la necesidad de mi familia, amigos y personas en la calle. Perdóname por no compartirles de ti y de lo que puedes hacer en sus vidas. Por favor cambia y renueva mi corazón, lléname de tu amor que cuando vea la necesidad de las personas pueda correr y transmitirles tu palabra. Quiero ser como tú, siempre dispuesto a ayudar, en el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Y por qué no me involucro?

Hace poco se realizó una actividad solidaria en favor de un buen hombre que presentaba una enfermedad complicada. La familia estaba bastante endeudada y no tenían los recursos necesarios para la operación que debían realizarle; fue lindo observar cómo diferentes amigos y familiares apoyaron a este hombre en esa actividad para aliviar un poco el peso que tenía.

No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía. Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal.

Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo. Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo. Números 11:14-17

Moisés no podía soportar el peso que llevaba en su espalda al encargarse de todo el pueblo y  comenzó a considerar la muerte como una salida.

Muchas personas que nos rodean han llegado hasta este punto, en el que el peso de los problemas es demasiado grande, y comienzan a ver la muerte como una opción porque no pueden más.

¿Te involucras en la necesidad del otro? Seguramente muchos no fueron a esta actividad solidaria porque tenían otros planes; sin embargo, Dios nos pide: “amar al prójimo” y esto significa involucrarnos en su problema, ayudar a llevar el peso, de tal manera que no sienta morir, es dejar de pensar en uno mismo y decir: ¿Qué necesitas de mí?

En esta oportunidad te animo a renunciar al egoísmo y pensar en el otro, ayuda a las personas a llevar sus cargas porque seguramente estarás salvando una vida, brindando paz y consuelo, tal y como lo haría Jesús.

¡Si todos cooperamos los resultados serán mejores!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Quiero ser cristiano porque no quiero ir al infierno

Cada uno tiene un motivo por el cual decidió entregarle su vida a Jesús, y aunque cada caso es especial, hay una razón errónea por la cual muchos se involucran en el cristianismo: el miedo al infierno.

Por medio de la Biblia aprendemos que sólo somos pasajeros por este mundo y que nuestro destino final es el cielo. El deseo de Dios es que todos seamos salvos y pasemos la eternidad con Él; sin embargo, los que rechazan el sacrificio de amor que Él hizo por medio de Jesús, automáticamente ya han elegido pasar la eternidad sin Él.

¿Qué sucede cuando eres cristiano solo porque no quieres ir al infierno?

Amar a Dios solo porque tienes miedo al infierno es igual que estar en una relación sentimental solo porque tu pareja te da dinero. Dios nos ha dado la libertad de escoger y Él nunca obliga a nadie. Pretender amar a Dios para evitar el infierno es un acto egoísta y es una manera de burlarse de Él. No obstante, nadie puede engañar a Dios (Gálatas 6:7) pues Él lo sabe todo (Salmos 139).

¿Amarías a Dios aún si no existiera el cielo o el infierno?

El «Soneto a Cristo crucificado», también conocido como «No me mueve, mi Dios, para quererte», es un poema que data del siglo XVI. Aunque se desconoce la identidad del autor, por sus palabras se puede decir que era una persona que amaba profundamente a Dios y que no necesitaba saber del cielo o el infierno.

Después de leer este poema, ¿podrías decir lo mismo que este autor? ¿Qué es lo que te motiva?

Si eras cristiano por temor al infierno o porque quieres ir al cielo, aún estás a tiempo de cambiar. Acude a Dios en oración y cuéntale tus temores, dudas, y pecados. Él te conoce mejor que nadie y te ayudará a comenzar una nueva vida sincera y llena del verdadero amor que solo Él puede dar. Cuando comiences a amar a Dios por quien Él es, y no por lo que pueda ofrecerte, verás que tu vida cambiará en todos los aspectos.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Fue por amor?

“Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.” 1 Corintios 13:3 Versión Reina-Valera 1960

Hoy en día, vemos muchas cosas que se hacen, supuestamente en nombre del amor. Si vemos los programas televisivos o las novelas actuales y nos adentramos en la trama de la historia, generalmente en lugar del amor, se termina exaltando el adulterio, el divorcio, el egoísmo y otros valores, que difieren mucho del verdadero amor.

Sin embargo la Biblia, nos dice claramente, que no importa tanto lo que hagamos, sino la motivación correcta por la cual lo hacemos.

Los ejemplos bíblicos son bastante fuertes, por ejemplo; si repartiese todo mis bienes  para dar de comer a los pobres… Nos habla, no de cualquier persona, sino de alguien que es lo suficientemente generoso, desprendido, no arraigado a los bienes materiales, que es capaz de despojarse de todo lo que tiene por la necesidad del prójimo. Aun así, la Biblia nos dice que si hace todo esto pero no tiene amor, no sirve de nada.

A veces leemos que ante una campaña política, se reparten alimentos, ropa, subsidios económicos a los pobres, pero la pregunta es: el verdadero interés está en ayudar a los pobres o en insertar en la opinión pública la idea de que nos interesa ayudar a los pobres, para recoger más votos? La verdadera y profunda motivación es la que determinará si hay en nosotros amor para el prójimo o si solo lo hacemos por nosotros mismos.

Que en este día, podamos ser conscientes que no basta solo con hacer o con buenas intenciones, sino que es necesario un corazón lleno de amor.

Realiza tus tareas cotidianas con amor a Dios y al prójimo, deja de lado la queja, la pereza, y haz todo esto como para Dios y no para el hombre.

Valora al que trabaja contigo, hoy puedes darle una muestra de amor, esto realmente hace la diferencia.

Como dice la Biblia, que podamos mostrar a Jesús por el amor que nos tenemos unos con otros.

Juan 13:35 “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”.

Por Daniel Zangaro.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Puesto a prueba

2 Reyes 7:3-8 narra que a la entrada de la ciudad había cuatro hombres con lepra, Giezi y sus tres hijos, quienes se decían entre ellos: “¿Qué estamos haciendo acá sentados esperando morir? Si entramos en la ciudad, moriremos de hambre, pues no hay nada para comer, y si nos quedamos sentados, también moriremos. Mejor vayamos al campamento de los sirios; si nos perdonan la vida, qué bueno, y si nos matan, no importa, de todos modos vamos a morir”.

Al anochecer, fueron allá. Cuando llegaron al lugar, se dieron cuenta que no había nadie. Dios había hecho que el ejército de Siria escuchara ruidos como de carros de guerra, de caballos y de un gran ejército, por lo que huyeron, abandonándolo todo.

Al entrar a una de las carpas, se pusieron a comer y a beber. También tomaron oro, plata y ropa, y todo eso lo escondieron. Luego entraron en otra carpa, tomaron las cosas que allí había, y fueron a esconderlas. Pero después dijeron: “No estamos haciendo lo correcto. Hoy es un día de buenas noticias. Si nosotros nos callamos y esperamos hasta que amanezca, nos van a castigar. Mejor vayamos al palacio y avisemos lo que sucede”.

El sabor amargo de los recuerdos hizo que Giezi recapacitara en la manera que había procedido 7 años atrás, cuando la codicia lo había condenado a la enfermedad, la miseria y el olvido. Otra vez se encontraba frente a la misma prueba, pero no la reprobó, porque en vez de pensar nuevamente sólo en él y en su familia veló por el bienestar de todo su pueblo, al decidir confesarle al rey todo lo que habían encontrado en el campamento de los sirios.

“Así, cuando su confianza en Dios sea puesta a prueba, ustedes aprenderán a soportar con más fuerza las dificultades. Por lo tanto, deben resistir la prueba hasta el final, para que sean mejores y puedan obedecer lo que se les ordene.” Santiago 1:3-4 (TLA)

Sin importar lo que hiciste en el pasado, déjame recordarte que las misericordias de Dios son nuevas cada día y que Él está dispuesto a darte una nueva oportunidad si te arrepientes genuinamente del estilo de vida que has estado llevando. Empieza a poner en práctica todos los principios que tenemos en su Palabra y esfuérzate diariamente por ser una persona íntegra, que con sus acciones agrade a Dios y a través de ti se salven muchas vidas en vez de alejarse de Él por tu egoísmo y mal testimonio.

“En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto. Y los que somos de Jesucristo ya hemos hecho morir en su cruz nuestro egoísmo y nuestros malos deseos.” Gálatas 5:22-24 (TLA)

Mientras tengas vida tienes la oportunidad de resarcir algún daño causado y no volver a equivocarte, sólo necesitas proceder correctamente bajo la guía del Espíritu Santo.

¡No vuelvas a cometer los mismos errores, toma sabias decisiones con la dirección de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Mitos de la soltería

Con el paso del tiempo las generaciones cambian y con ellas sus prioridades, veamos cuales son los mitos que no nos dejan disfrutar de esta gran etapa de vida

  • Si estas soltero, es porque algo malo debes tener
    Lamentablemente aunque muchas personas no lo digan, lo piensan. Y no hay nada más lejos de la realidad que eso, porque la soltería es un estado civil, no una condena.
  • No vas a estar completo hasta que encuentres a tu otra mitad [No sos una fruta]
    La realidad es que hasta que no aprendas a vivir bien contigo mismo, va a ser medio difícil que puedas compartir tu vida con otra persona, y déjame recordarte que no andamos por la vida con la mitad de las cosas, si una persona llega a tu vida es para complementarte (potenciar lo bueno que tengas).
  • Te vas a terminar quedando solo
    Disfrutar los tiempos de soledad no es malo, de hecho existen personas casadas que están más solas que cuando estaban solteras. Sentirse solo y estar soltero son dos cosas completamente distintas. Alguien afirmo una vez que la felicidad está dentro de uno, no al lado de alguien
  • Después de los 30 es difícil que encuentres a alguien
    Casos que afirman lo contrario, existen a montón y recientemente un estudio confirmó que “la edad ideal para casarse” es a los 32 años, aun si ya pasaste esta línea, si en tus planes está formar una familia, Dios lo sabe y nunca deja de cumplir sus promesas.
  • Los solteros son egoístas
    No existe mejor temporada en la vida que la soltería para cumplir tu propósito y dedicar tu vida a bendecir a otras personas
  • No hay nadie a tu altura
    “Síndrome de soltero bendecido” así define Miguel Oyola en su libro – Soltero y sin apuro – a las personas que creen que tienen una vara demasiado alta respecto al perfil que buscan para elegir a quien los acompañe en la vida. Cuando los logros alcanzados y los proyectos en la vida te colocan en esa posición, alguien tiene que decirte que si llegaste ahí es porque Dios te lo permitió y que la perfección no es un buen lugar para mirar al resto del mundo, porque es tan irreal como ese pensamiento.
  • “Yo sé que Dios lo tiene guardado para mi”
    El más cristianoide de los argumentos para disfrazar la apatía y la cobardía, sobretodo. Un tema que genera controversia, todavía… pero un mito que hay que derribar. No podemos hacer responsable a Dios de nuestras decisiones, si hay una oportunidad para pedirle dirección respecto a una medida como ésta, es mientras estamos solteros.
  • La tentación es más fuerte cuando estás soltero 
    La integridad no es un estado civil, es un estilo de vida que te lleva a tomar decisiones por convicción y no por emoción.
  • Esta mal quedarse soltero
    Seguramente quien lo haya decidido no está leyendo esto, pero para quienes en algunas ocasiones creemos que todo el mundo tiene que casarse, a veces el plan que Dios tiene con algunas personas no incluye formar una familia, y son felices así. Son decisiones que muy en lo íntimo, se saben desde hace mucho tiempo.

Ser soltero no es pecado ni una condena, es un proceso y en algunos casos una decisión de vida. La plenitud de la vida no se encuentra al lado de una persona, está en saber para qué nacimos y vivir para ello.

Alguien necesita de ti

Raquel estaba algo deprimida por la situación que estaba atravesando. Un día buscó a su mejor amiga para contarle todo lo que le sucedía, pero la amiga no paraba de hablar y empezó a relatarle su vida; nunca escuchó lo que Raquel quería decirle.

Cuántos de nosotros hemos cometido este error al creer que nosotros somos más importantes y  que a nadie le podría estar pasando algo peor que a nosotros; nos tornamos algo egoístas y creemos que todos deberían estar consolándonos

Nabal era un hombre perverso y egoísta. Cuando David estaba en el desierto envió a 10 jóvenes a pedirle  comida y bebida para su ejército y Nabal se negó rotundamente, no quiso compartir lo que en abundancia tenia. No consideró que anteriormente David y sus soldados cuidaron a todo su ganado y a los pastores que tenía para que ningún animal o ladrones los ataquen.

Nabal se portó muy egoísta y a Dios no le agradó esto ya que luego de que este hombre rechazara ayudarlos murió. En cambio, su esposa Abigail al enterarse lo que su esposo había hecho inmediatamente preparó todo para llevárselo a David, y Dios recompensó a esta mujer por su generosidad. (1 Samuel 25)

Abigail fue una mujer que agradó a Dios, pues su generosidad fue muy grande. ¿Cuántos de nosotros dejamos nuestros problemas atrás y vemos más allá de nuestras narices a ver quién necesita de nuestra ayuda?  Siempre hay alguien que necesita de  ti.

Tal vez en este momento estás pasando por tiempos difíciles en tu vida, pero que esto no sea obstáculo para buscar a alguien que necesita ayuda y darle una mano o palabras de aliento.  Si tú haces esto verás que te sentirás mejor y Dios recompensará tu generosidad.

“Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo”. Gálatas 6:2 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Actitudes que pueden llevarte al divorcio (Parte 1)

Cuando se da el gran paso del matrimonio, la mayoría está con la ilusión de vivir una historia de amor, cumplir la promesa “para toda la vida”. Sin embargo, con el tiempo todo cambia, algunos para bien, pero muchos para mal, y esto derivado de actitudes que en lugar de ayudar a fortalecer la relación matrimonial, la desgastan. Aquí diez actitudes que pueden llevar al fracaso, siempre y cuando no se haga nada para mejorar.

1) Egoísmo

Es muy triste, pero real, el hecho de que al casarse muchos cambian la mentalidad de siervos por egoísta. En el noviazgo las parejas buscan agradarse uno al otro. Su prioridad es hacer sentir bien a la pareja; pero después del “sí acepto” algo sucede que empiezan hacerse flojos en el amor, y en lugar de decir ¿qué voy hacer por él o ella? cambia a ¿qué va hacer él o ella por mí. Primero que me sirvan. Lo contrario a esto es una actitud de servicio en la vida cotidiana para que la relación perdure en amor.

2) Manipulación

Una actitud manipuladora busca persuadir o exigir al cónyuge no tanto por avanzar juntos, si no para sacar provecho a sus propios intereses, sin importar sacrificar los deseos del otro. No permitirle que haga esto o aquello, simplemente porque le incomoda o no va acorde a las ganas del otro, se priva constantemente a una persona de hacer lo que le gusta, lo cual tarde o temprano puede provocar un desgaste emocional que lo llevará al desinterés por su pareja. Mejor es motivarlo hacer lo que le gusta y que lo haga bien para su crecimiento personal.

3) Desinterés

La falta de atención es una de las principales causas por las que un matrimonio va perdiendo interés. Sea porque dejan que las dificultades los agobien, los sentimientos de enfado se acumulen, entran en una monotonía u otros factores que hacen dejar los detalles que enamoran día a día. Se pierde un sencillo pero emotivo buen día con un gran beso o un fuerte abrazo. Contrarrestar esa actitud, es estar al pendiente de las necesidades físicas y emocionales de la pareja, el volver a tomarse de las manos, mirarse a los ojos y hacerse saber que están ahí para cuando lo necesitan, en las buenas y las malas. Disfrutar de una cita juntos, sin hijos, solos, por lo menos una vez a la semanal para ir a un lugar que ambos disfruten mucho.

4) Soberbia

Esto sucede cuando uno de los cónyuges siente muy seguro al otro, porque lo ve por encima del hombro, dado que tiene un sentimiento de gran valoración ya sea por su físico, poder económico, inteligencia, u otras características que le dan satisfacción de orgullo propio, y de manera errónea considera a su pareja inferior y sin él o ella no haría gran cosa. Incluso, rara vez admite errores y no acepta argumentos. No se esfuerza por su pareja. Considera que con el simple hecho de estar a su lado es más que suficiente. El problema con esta actitud es que tarde o temprano pierden relaciones, no solo familiares, si no de trabajo y de amistad. Todo lo contrario a esto es la humildad.

5) Irrespetuosa

La falta de respeto lleva a no frenar las palabras, pensamientos y acciones llenos de ira, amargura y frustración con el cónyuge. De ahí el maltrato verbal, físico y/o psicológico; también el sarcasmo y la critica. Lamentablemente cuando se transgrede esta línea del respeto, se pierde la base fundamental más importante de una relación y familia. Cuando no existe respeto, se pierde autoestima, deseo hacia la pareja, y la esencia del matrimonio que es el amor. Hay que valorar a la pareja, jamás hacerlo sentir menos; en caso de un desacuerdo, se debe comunicar en tiempo y forma prudente sin ofender.

Si te identificaste con alguna de estas primeras actitudes que afectan a una relación matrimonial, recuerda que nunca es tarde para cambiar. Dios da la oportunidad de empezar de nuevo y reescribir el resto de tu historia, porque el matrimonio no se hizo para sobrellevar en sacrificio, sino para disfrutar en servicio, amor y respeto.

Send this to a friend