empezar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “empezar”

¡Rompe el molde!

¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué razón muchas personas cercanas a ti han tenido más éxito que tú en la vida? o ¿Por qué otros se han quedado estancados en el mismo lugar que han empezado?

Quizá la diferencia entre aquellos que se han superado y los que viven estancados es que los primeros han desarrollado más sus dones, se han esforzado y han roto los moldes de la comodidad para probar lo desconocido sin importar los resultados que podrían tener.

¿En cuál de estas posiciones estás?

Si te cuesta avanzar, ya sea por tus temores o algún tipo de limitación física, esfuérzate al máximo para emprender lo que Dios de antemano te ha dado. Aunque los demás no crean en ti, aunque tu familia piense que no lo lograrás; debes saber que Dios sí cree en ti y esa es razón suficiente para sentirte capaz de llevar a cabo tus sueños y aún el ministerio que recibiste de parte de Él.

Hace poco vi un vídeo donde una pareja interpretaba una obra de baile teatralizado, quedé impresionada no sólo por el talento que había  en ellos sino porque más allá de sus limitaciones físicas no dejaron de luchar por lo que realmente amaban. El varón no tenía un pie, pero bailaba como si no lo necesitara, la mujer no tenía un brazo, pero su coordinación de manos con su pareja era como si realmente lo tuviera. Si dos personas con ciertas “limitaciones físicas” pudieron alcanzar sus sueños ¿por qué no lo haríamos tú y yo?

¿Te has puesto a pensar el recorrido que has tenido en estos últimos años? ¿Te sientes tan satisfecho con todo lo que has alcanzado que hasta podrías decir: misión cumplida? o ¿Quizá te sientes frustrado porque te cuesta avanzar?

Hoy es el día de levantarte y dejar a un lado todo aquello que te ha detenido para alcanzar tus sueños y aun de emprender el ministerio que Dios te dio. Al igual que al pueblo de Israel, Él de te dice:

Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Isaías 54:2 (RVR1960)

¿Hasta cuándo vas a esperar para empezar a predicar, a cantar, a tocar algún instrumento, a emprender un nuevo negocio, etc.?

Así como dice la frase: “El que quiere puede”

No te afanes por lo que va a suceder o por lo que dirán los demás, o si fracasarás. Mientras tengas el respaldo de Dios en tu vida y en lo que realizas todo estará bajo control, su presencia es más que suficiente para avanzar.

¡No tengas miedo! Rompe el molde del temor y de la comodidad que sólo provocan tu estancamiento.

“Por la mañana hazme saber de tu gran amor, porque en ti he puesto mi confianza. Señálame el camino que debo seguir, porque a ti elevo mi alma. Hazme oír por la mañana tu misericordia, Porque en ti he confiado; Hazme saber el camino por donde ande, Porque a ti he elevado mi alma.” Salmos 143:8 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Solamente una parte…

Muchos cristianos se torturan pensando que no recibirán el perdón de Dios por todo lo que hicieron, peor si se trata de una recaída; piensan que el Señor solamente les ha perdonado una parte y lo demás está en deuda. Este pensamiento es tan infantil como el niño que cree que sus padres lo odian por hacerles enojar.

Referente a este tema, quisiera darte un ejemplo: imagina que tienes un hijo pequeño al cual le dices: “cuidado con ensuciar tu ropa”, pero cuando él va a jugar se ensucia las manos, la cara, los pies y, en especial, las prendas que te costaron lavar. Entonces, regresa a casa con temor sabiendo lo que hizo ¿lo vas a botar o bañar? Imagino que no sólo le lavarás la ropa, sino le darás una ducha completa porque quieres que esté totalmente limpio, lo mismo sucede con el Señor.

Cuando te acercas a Dios, jamás te botará, ni te perdonará sólo una parte, sino que limpiará tu alma de toda mancha en su totalidad porque quiere que disfrutes de una vida santa con Él.

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” Juan 3:17 (RVR 1960).

El Señor no vino a condenarte, por tanto, no sigas castigándote más. Por supuesto que nuestro mal comportamiento tendrá sus consecuencias, pero es mejor enfrentarlas con el Señor y no separados de Él.

Si eres un creyente que en este momento se encuentra triste por los pecados que ha cometido, desanimado y hasta frustrado por volver a caer, en esta oportunidad te invito a regresar a casa, pide perdón al Señor y decídete empezar de nuevo.

Por otro lado, si aún te resulta difícil continuar, te invitamos a escribirnos, nos gustaría apoyarte.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El pozo de mis lamentos

“Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte” 2 Corintios 7:10 (RVR1960).

Cada día en cierta medida cometemos errores, tomamos malas decisiones y pecamos; y frente a esto nos acercamos a Dios, reconociendo y creyendo que nos va a perdonar y nos dará otra oportunidad. Y así lo hace, Él nos perdona y limpia de todo pecado. Pero ¿Qué sucede cuando nuestra fe empieza a menguar, y nuestros pensamientos son de continuo negativos hacia nosotros mismos? Empezamos a hundirnos en un pozo que nosotros mismos hemos creado, no vemos esperanza, ni oportunidades porque pensamos que Dios se cansó de nosotros y su ayuda ya no está a nuestro alcance. Esta es la mentira que satanás quiere que creamos, él quiere ponernos en contra de Dios ¡él quiere destruirnos! Por ello, es importante tener presente todo el tiempo que con Dios, podemos empezar de nuevo, Él nos ofrece su perdón y nuevas oportunidades. Ya no tienes que quedarte lamentando tus errores, las oportunidades pérdidas y las cosas que no fueron, el Señor quiere darte una nueva realidad, sin tan solo puedes confiar en Él.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un nuevo capítulo por comenzar…

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3:13-14 (RVR)

Imagínate el año que comienza como un cuaderno nuevo que Dios te da para escribirlo. Parece haber mucho peso sobre estas palabras, pero si en verdad queremos hacerlo mejor de lo que lo hicimos el año pasado, tenemos que esmerarnos para escribirlo bien, sin tachones ni borrones  porque hay cosas nuevas de Dios para cada uno de nosotros.

Sin embargo, ¡cuántos pensamientos se revuelven en nuestras cabezas! No se puede empezar un año sin preguntarse: ¿qué pasará? El porvenir es desconocido y lo desconocido da miedo. Entonces, ¿Cómo podemos iniciar y continuar bien el año que comenzamos?

Lo principal, ante todo, es mantener una intimidad con el Espíritu Santo. Habla con él como si fuera tu amigo más cercano, pregúntale cosas, cuéntale tus preocupaciones, háblale de tus debilidades, pídele dirección y, por sobre todo, agradécele porque en medio de toda situación Él está para consolarte y enseñarte lo que necesitas saber. Tendrás un año de grandes cosechas como fruto de tu intimidad con Dios.

Por otro lado, decide sanar tus relaciones interpersonales. ¿Qué relaciones tienes que mejorar este año? ¿A quiénes les tendrías que pedir perdón? ¿A quiénes tendrías que perdonar de todo tu corazón para dejar atrás el pasado? ¿Con quiénes tendrías que pasar más tiempo: con tu esposa o esposo, con tus hijos, con tus padres? ¿De quiénes te tendrías que alejar porque son una mala influencia para tu vida? Reconoce que esto es necesario para avanzar, no porque dependas de ellos sino porque es importante caminar por un sendero que esté libre de piedras y obstáculos que quieran desanimarte y finalmente alejarte de los propósitos y del plan de Dios para tu vida.

Si este año tienes que empezar por perdonar a los que te hirieron, hazlo, para que cada día puedas escribir una nueva página en tu vida, libre de borrones y tachones para que al finalizar no tengas nada de qué arrepentirte sino seguir hacia la meta del supremo llamamiento de Dios.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tiempos de descanso

“Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor” Hechos 3:19 (NVI).

Si en verdad queremos vivir tiempos de descanso de parte de nuestro Señor, debemos empezar por arrepentirnos de nuestro mal proceder y dejar toda pereza espiritual. Hoy te animo a buscar el perdón de Dios, sin importar los errores que hayas cometido, Él te espera con los brazos abiertos ¡Vuelve al Padre!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Nunca te abandonaré!

Hay ocasiones en nuestras vidas en las  que no sabemos cómo continuar el camino que alguien más ya lo empezó, tal vez por alguna razón esa persona ya no está y creemos que el peso que llevaremos sobre nuestros hombros es demasiado para nosotros y nos sentimos incapaces de tomar la batuta que nos han pasado.

¿Te ha tocado vivirlo? También a Josué, hijo de Nun a quien Dios eligió para asumir ese reto tras la muerte de Moisés, quien fue un gran líder utilizado por el Señor, a través de él Dios abrió el mar rojo, brotó agua de la peña y pasaron cosas extraordinarias. Por supuesto que no era fácil liderar a un pueblo infiel que con mucha frecuencia olvidaba las maravillas de su Señor hacía por ellos, pero lo logró.

Ahora era turno de Josué, quien por años permaneció junto a Moisés, observándolo de cerca.

Imagino que Josué se sentía atemorizado ya que todo el peso de la responsabilidad caía sobre sus hombros, por supuesto que era imposible reemplazar a un hombre como Moisés y hacer las cosas que él hizo. Solamente pensar que tenía que combatir pueblos de gigantes y tener que invadir ciudades amuralladas eran razones suficientes para sentirse intranquilo y tal vez retroceder para no seguir; de hecho, cualquiera de nosotros en su lugar lo haría. Por ello, en medio de toda inseguridad y temor es que Dios se presenta ante Josué para darle estas palabras de aliento:

 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Josué 1:9

En todo el capítulo Dios le dice a Josué tres veces “Esfuérzate y sé valiente”, en otras palabras: saca fuerzas de donde no tienes para dar lo mejor de ti y “No te desanimes, que yo estaré contigo”.

Así como Dios le dijo a Josué, te lo dice a ti que tienes que emprender algo nuevo en tu vida o asumir una responsabilidad mayor a la que tenías antes.

Josué encontró fuerzas, valentía y ánimo para realizar la labor que Dios le encomendó, al saber que Él estaría de su lado donde quiera que fuera.

Si sabemos que el ser más poderoso y maravilloso de todos está con nosotros ¿De quién temeremos? ¿Por qué nos rendiremos? ¿Por qué habríamos de desanimarnos?

Recuerda: “Nunca estarás solo, Dios estará contigo donde quiera que vayas”.

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Caídas que levantan

Desde niños hasta adultos tendemos a tropezar y a caer,  un descuido o distracción hacen que nos tumbemos al suelo; pero no nos quedamos ahí postrados, porque el cuerpo siempre tiende a levantarse.

En nuestra vida cristiana también ocurre este hecho, tenemos caídas, fallamos a Dios y a nuestros seres queridos. Aunque es doloroso vivir las consecuencias de estas faltas debemos tener una esperanza: la restauración.

Moisés, fue testigo del maltrato de un egipcio a un hebreo, e impulsado por su ira se lanzó contra el egipcio y lo mató. Dios permaneció atento a él desde su nacimiento, guardando su vida y después de este suceso Moisés huyó por un buen tiempo, luego Dios lo llamó a libertar a su pueblo de la esclavitud de los egipcios. A pesar de fallar Moisés el Señor lo usó en gran manera.

Ya que todos somos propensos a equivocarnos o a pecar, Dios tiene estrategias para levantarnos y continuar la obra que ha empezado en nosotros. Por eso debemos tener el corazón en esta verdad, no para pecar deliberadamente sino para levantarnos con una mentalidad diferente, que aprende de los errores y ser más fuertes en Él.

Si nos levantamos pero seguimos con la misma actitud de seguro que las siguientes caídas serán más dolorosas. Aprendamos de nuestros errores, pero tampoco nos quedemos en el piso, pues es eso lo que quiere el enemigo, en cambio Dios quiere levantarnos: “Sin embargo, llegará el día en que sanaré las heridas de Jerusalén y le daré prosperidad y verdadera paz. Restableceré el bienestar de Judá e Israel y reconstruiré sus ciudades. Los limpiaré de sus pecados contra mí y perdonaré todos sus pecados de rebelión. ¡Entonces esta ciudad me traerá gozo, gloria y honra ante todas las naciones de la tierra! ¡Ellas verán todo el bien que hago a mi pueblo y temblarán de asombro al ver la paz y prosperidad que le doy!” Jeremías 33:6-9 NTV

¡Que las caídas te levanten con más fe y fuerza en Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Nueva es cada mañana!

Es imprescindible que sepamos lo importante que es empezar de nuevo cada mañana. Imagina que hace una semana has trabajado intensamente en la limpieza de tu casa, la has pintado y te has ensuciado completamente, pero hasta ahora no te has cambiado de ropa, ni te has bañado ¿Cómo te sentirías? Personalmente incómoda, avergonzada, y sin ganas de salir afuera.

Muchas veces nos encontramos así delante de Dios, hemos pecado y le hemos pedido perdón por fallarle pero continuamos llevando la culpa en nuestra espalda, es decir, la misma ropa, por lo que nos da vergüenza acercarnos a Él, no podemos empezar de nuevo, ni emprender lo grande que tiene para nosotros.

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” Lamentaciones 3:22-23

¡Dios es tan bueno que su palabra dice que cada mañana es nueva! ¿Te imaginas si Él trajera cada día los errores que hemos cometido en el pasado? Nunca tendríamos paz. Es trascendental que comprendas que para Él no es importante tu pasado, sino lo que hagas este nuevo día que te dio, cómo lo utilizarás, que alcanzarás, avanzarás o retrocederás.

Este nuevo día te animo a cambiarte de ropa y dejar el pasado atrás. Te sugiero empezar haciendo que tus rodillas toquen primero el suelo antes que tus pies, pídele perdón de los pecados que has cometido, después cántale una canción y ¡empieza de nuevo! Acepta el perdón de Dios y comienza a luchar para alcanzar lo que te ha prometido.

También busca ser como Él porque como hijos debemos seguir sus pasos. La amargura y resentimiento no vienen de Dios, sino del enemigo porque a él no le gusta avanzar sino retroceder, así que si alguien te falló o estás enojado con alguien dale otra oportunidad. No mires su pasado, sino tu futuro, ¡no con tus ojos sino con los ojos de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡A descartar lo viejo!

Hace poco mi hermana se trasladó de casa, así que la ayudé empacando. Al llevar todas sus cosas al camión de mudanza dejó varias que obviamente no servían pero que habían estado con ella por mucho tiempo, lo interesante fue escuchar a su amigo decir: “Lo bueno de la mudanza es desechar todo lo viejo y lo que no sirve, para empezar a comprar cosas nuevas

Muchas veces vamos acumulando cosas que no nos sirven, y continuamos viviendo con esto sin darnos cuenta de que son un estorbo, quizá sea necesario que cada uno dedique un tiempo importante para limpiar su corazón, guardar aquello que es valioso como la familia, el amor, la paz y el perdón, y desechar lo inservible como el resentimiento, falta de perdón, recuerdos tristes, el pesimismo y más.

No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Isaías 43:18-19

Aunque hayas sentido el cansancio, aunque el triunfo se visualizó lejos de ti, cometiste muchos errores, te traicionaron y lastimaron, tus ilusiones se apagaron, el dolor haya quemado tus ojos de tanto llorar tus esfuerzos fueron ignorados, te pagaron con ingratitud, no fuiste comprendido… aunque todo parezca nada ¡Vuelve a Empezar!

La vida no es fácil, a veces pasamos por pruebas difíciles, pero este nuevo año Dios no desea que recuerdes el pasado, así podrá abrirte caminos en el desierto y ríos en la soledad. El Señor quiere que seas prosperado en todo lo que emprendas este año, solamente esfuérzate y sé muy valiente para obedecer su palabra y no apartarte de Él.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Josué 1:7

Más que una tradición, más que una fiesta en el calendario, cuando un nuevo año empieza, comienzan 365 nuevas oportunidades, días renovados con el amor de Dios, días para mostrarle al mundo que eres un vencedor, que a pesar de lo que la vida te haya traído ¡tú saldrás adelante! ¡Te animo a hacer espacio para lo nuevo y maravilloso que trae el Año Nuevo!

¿Si no sueltas lo viejo, como recibirás lo nuevo que Dios tiene para ti?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Nuevo año, vida nueva?

La mayoría de las personas espera con ansiedad un nuevo año para emprender con nuevos proyectos, ilusiones o continuar con metas que se estancaron.

¿Debemos esperar un nuevo año para empezar de nuevo? No, pues no debemos demorar en resolver las dificultades o determinaciones que tomemos, porque si lo hacemos postergamos soluciones, decisiones y por ende bendiciones, dice Eclesiastés 3:1 “Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo.”

Siempre habrá tiempo para todo, para cada actividad en el cotidiano vivir. La clave es vivir el día a día con Cristo, depender de Él y dejar que lleve nuestras cargas y problemas como nos dice Mateo 11:28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”

Si para este nuevo año has hecho tu lista de metas, objetivo y demás, y en el transcurso del tiempo no puedes conseguirlos no esperes al siguiente año para empezar de nuevo; no es el año nuevo que trae nuevas oportunidades o esperanza, es nuestro carácter lo que hará la diferencia este 2016. El carácter de Cristo es el que debemos de seguir como ejemplo en nuestras vidas, perdonar a los que nos ofenden, amar a nuestros enemigos, arrepentirnos de nuestros pecados y vivir en santidad.

Que las metas y logros a conseguir no sean tu motivación sino Cristo, ten presente: “Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten. Así que no se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada día.”  Mateo 6:33-34 TLA

Está en tus manos encomendar a Dios tu vida cada día.

“…todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” 2 Corintios 5:17 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Este nuevo año ¿Quieres empezar de nuevo?

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. Juan 3:3-7

Las palabras “nacido de nuevo” literalmente significan “nacido desde arriba.” Nicodemo tenía una necesidad “un nuevo corazón, una transformación espiritual”. Nicodemo, como fariseo jamás consideró que hubiera duda sobre su salvación, ya que era un hombre que guardaba la ley al pie de la letra, de la descendencia de Abraham, no era un odiado publicano, por el contrario, era respetado y tenía un contacto continuo con los gentiles.

Es posible que seas una buena persona, que creas en Dios y seas generoso porque sientes compasión por las personas necesitadas, sin embargo, esto no garantiza tu salvación. Jesús le dice a Nicodemo que para ver el reino de Dios era necesario nacer de nuevo, todos necesitamos “nacer del Espíritu”.

¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva 1 Pedro 1:3

El nuevo nacimiento, es un acto de Dios por el cual la vida eterna es impartida a la persona que cree, también transmite la idea de “volverse hijo de Dios” al confiar en el nombre de Jesucristo.

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! 2 Corintios 5:17

Empieza un nuevo año y te recomiendo ¡empezar de nuevo! No necesitas viajar a otro país para rehacer tu vida ni mudarte de casa. Una nueva vida, significa que Dios te perdonó de todos tus pecados y te dio otra oportunidad.

Te animo a ponerte de rodillas, pedirle perdón por todos tus pecados y entregar toda tu vida a Jesús.

¡Si quieres que te vaya bien este nuevo año, empieza con Dios!

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Vuelve a empezar

Joás era un niño cuando comenzó a reinar en Judá, su reinado duró 40 años. Él fue fiel a Dios y restauró el templo de Jehová, temía a Dios y lo obedecía.”E hizo Joás lo recto ante los ojos de Jehová todos los días de Joiada el sacerdote.” 2 Crónicas 24:2 (RV-1960)

Pero sucedió que después  de todo ese tiempo de fidelidad a Dios él se dejó llevar por la idolatría y provocó la ira de Dios, se alejó y perdió esa pasión por su Padre.

Al igual que Joás tal vez has dejado tu primer amor, haz comenzado a servir a Dios, obedecerlo y agradarlo en todo, pero hoy ya no es lo mismo. Puede ser por las diferentes obligaciones, por algún pecado o haz dejando que el fuego de su amor se vaya apagando.

No permitas que te suceda lo mismo que a Joás, recuerda ese primer momento cuando aceptaste a Cristo como Salvador, cuando descubriste que hay alguien que te ama sobre todas las cosas.”Y desampararon la casa de Jehová el Dios de sus padres, y sirvieron a los símbolos de asera y a las imágenes esculpidas. Entonces la ira de Dios vino sobre Judá y Jerusalén por este su pecado.” 2 Crónicas 24:18 (RV-1960)

Hoy Dios te está dando una  nueva oportunidad para volver a ese primer momento, a ese primer amor.

Deja a un lado lo que hoy te aparta de Él, vuelve a sus brazos y aviva nuevamente el fuego que una vez estuvo ardiendo en tu corazón.

” Y nosotros hemos conocido y creído el amor de Dios. Dios es amor. Y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. – 1ra de Juan 4:16  (RV-1960)

Dile ahora que deseas volver a empezar con un corazón sencillo, como al principio, cuando lo conociste, recupera aquel sentir, cuando tu deseo era vivir toda una vida para Él; necesitas regresar a tu primer amor.

No es tarde para gozar de su amor y ponernos a cuentas con nuestro Padre. Empieza otra vez.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend