enfrentar Archives | CVCLAVOZ

All posts in “enfrentar”

Ten paciencia… 1

Ten paciencia…

“Para que el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros el mismo sentir según Cristo Jesús para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. Romanos 15:5-6 (RVR1960).

Saliste temprano de casa para llegar antes de tiempo a tu trabajo, pero resulta que justo hoy empieza una maratón de atletismo y deciden cerrar las calles por donde se supone que  tenías que transitar, te sientes tan desesperado porque aún falta mucho por recorrer para llegar a tu destino y el camino por el que podrías seguir está totalmente obstruido  por la cantidad de vehículos que han decidido desviar su ruta y te dicen: “ten paciencia”.

Cuando todo sale a nuestra manera, es fácil mostrar paciencia, pero la verdadera prueba viene cuando nuestros derechos son quebrantados, en esos momentos de tensión es donde podemos saber cuán pacientes somos; sin embargo, la Biblia habla de la paciencia como un fruto del Espíritu, que es una virtud esencial de su carácter.

Aunque la mayoría de la gente considera paciencia y pasividad como sinónimos, no lo hagamos nosotros, porque si analizamos las palabras de Pablo podremos notar la diferencia.

“… corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” Hebreos 12:1 (RVR1960)

No podemos correr y esperar pasivamente, uno debe escoger si correr o esperar. Más bien la paciencia puede ser relacionada con la perseverancia, lo cual sí es posible.

Entonces ¿cómo va este fruto en tu vida? ¿Cuál es tu reacción frente a una tensión? Como hijos de Dios debemos anhelar el fruto de Espíritu Santo para que en medio de toda situación que te toque enfrentar seas agradecido, observando los propósitos que Dios podría tener para tu vida en eses momento, porque al final todas las cosas te ayudarán a bien y cuando dice “todas las cosas” incluye las cosas que prueban nuestra paciencia.

La próxima vez que te encuentres en un embotellamiento de tráfico ¿Cuál será tu respuesta? Recuerda que la impaciencia te conduce al estrés, el enojo y la frustración. Pero la paciencia te hará ver qué camino tomar para solucionar el problema. ¿Cuál escoges?

“Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades.” Proverbios 16:32 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Donde tú vayas, yo iré… 2

Donde tú vayas, yo iré…

Respondió Rut: “No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque adondequiera que tú vayas, iré́ yo, y dondequiera que vivas, viviré́. Tu pueblo será́ mi pueblo, y tu Dios, mi Dios” Rut 1:16 (RVR).

Esta fue la declaración leal de una joven viuda a su suegra, quien diez años atrás enviudó y ahora había perdido también a sus dos hijos a quienes tanto amaba. Por supuesto que no fue fácil asimilar todo esto, lo que la llevó a envolverse en un manto de tristeza y amargura, que terminó en una despedida.

Cuando nos hallamos en pruebas difíciles de sobrellevar, muchos optamos por la soledad, y puede que Noemí haya elegido esto en su desgracia, pero Rut (una de sus nueras) decidió quedarse con ella, no sólo para acompañarla en su dolor sino también porque vio algo en Noemí que la hizo abandonar su religión, sus costumbres, su casa y  sus comodidades para vivir en una tierra que no era la suya. Tal vez fue una decisión descabellada, pero digna de ser imitada por el propósito que alcanzó.

Nunca podremos estar seguros de lo que la vida nos puede presentar en el camino, muchos la pensaríamos dos veces antes de arriesgarnos, y puede que otros simplemente no lo haríamos, pero si Rut dijo “lo dejo todo por seguirte” es porque la presencia de Dios moraba en la vida de su suegra. Jamás pensó interesadamente en ella para tomar esta decisión, seguro que ni se le pasó por la mente el volver a contraer matrimonio, simplemente ella se dejó guiar hacia la voluntad que Dios tenía para ella.

Como dice el dicho: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Es totalmente cierto, sabiendo que las amistades pueden llevarte tanto hacia Dios como a separarte de Él, ¿De quienes estás rodeado? ¿Puedes decir las mismas declaraciones que Rut hizo? Quizás tengas que buscar “nuevas personas” que te animen a crecer en Jesús.

Noemí fue una gran influencia en la vida de su nuera, no sólo la llevó a conocer a su creador, sino que por su entrega  a Dios, Él pensó en Rut para que de su linaje llegara el Salvador a este mundo.

Debes tomar en cuenta la influencia que tus amistades tienen en relación a tu compromiso con Jesús. Ten cuidado si pasas demasiado tiempo con amistades que no comparten tu fe y más aún si ellos influyen más en ti que tú en ellos, seguro vas a enfrentarte con serios problemas porque terminarás siendo el reflejo de lo que ellos son.

Rut tuvo que arriesgarse para experimentar nuevos cambios en su vida, lo cual puedes hacer tú también, sabiendo que ese cambio beneficiará tu crecimiento espiritual. Busca todo lo que estimule a tu crecimiento en el Señor y si a ti te toca ser la persona que influencie a los demás, muestra a un salvador que está dispuesto a llenar todo vacío y al igual que Rut alguien te dirá: “No me ruegues que te deje…”.

“Camina con sabios y te harás sabio; júntate con necios y te meterás en dificultades.” Proverbios 13:20 (NTV)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué preocuparte? 3

¿Por qué preocuparte?

“Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.” Mateo 6:34 (NVI)

Debemos estar conscientes que diariamente enfrentaremos toda clase de problemas que pondrán a prueba nuestra fe, el hecho de ser cristianos no significa que los problemas van a desaparecer, sino que en medio del problema no estaremos solos, Dios no nos abandonará y si Él nos ha prometido que estará con nosotros hasta el fin del mundo, que nos cuidará como a la niña de sus ojos, que es nuestro pastor y nada nos faltará. ¿Entonces por qué preocuparnos?

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Escudo confiable! 4

¡Escudo confiable!

“Toda palabra de Dios demuestra ser verdadera. Él es un escudo para todos los que buscan su protección.”  Proverbios 30:5 (NTV)

¿Alguna vez dijiste una “mentira blanca”? ¿Te sacó de un apuro, verdad?  Y aunque no haya causado ningún daño, no deja de ser una mentira. Esto es lo que muchas veces hacemos por temor a enfrentar una realidad o las consecuencias de nuestros errores. Utilizamos “escudos” que nos ayudan a salir del apuro, pero que nos hacen esclavos del mismo. Sin embargo, la Palabra de Dios es verdad y no hay protección más segura que ella. Recuerda que cuando Jesús fue tentado por satanás, usó la palabra de Dios como escudo para cuidar su corazón. ¡Hazlo tú también!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo están tus fuerzas? 5

¿Cómo están tus fuerzas?

¿Recuerdas el dibujo animado “Popeye el Marino”? A pesar de la variedad de capítulos que este dibujo presentaba, tenía algo en común que sobresalía en todos sus episodios: cada vez que no podía vencer una situación difícil o se sentía debilitado sacaba una lata de espinacas y comía  todo el contenido, recuperaba sus fuerzas y en seguida enfrentaba al enemigo.

Me pareció interesante recordar este personaje, puesto que nos ayudaría mucho a entender cómo el Señor quiere que prioricemos su presencia en estos tiempos. Muchas veces estamos debilitados por las circunstancias difíciles que enfrentamos en el camino, nos angustiamos, lloramos sin saber qué hacer  pero olvidamos buscar a  Dios, quien nos puede dar nuevas fuerzas.

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Isaías 40:29-31

¿Cómo podremos ser restaurados y recibir nuevas fuerzas de lo alto? Nuestro cuerpo  se debilita diariamente  y es por este motivo que cada día necesitamos alimentarlo, si dejamos de comer por un tiempo seremos débiles y necesariamente tendremos que consumir alimentos  para que nuestro organismo se restaure. Así también es nuestro espíritu, necesita alimentarse diariamente de Dios, en oración y lectura de su palabra.

¿Te encuentras fuerte o débil espiritualmente? Si estas enfrentando una situación complicada, estás cansado y no tienes fuerzas para continuar, no es tarde para recuperarte y cargarte de energía. En este momento ponte de rodillas, pide perdón al Señor por haberte alejado y para recibir nuevas fuerzas. Después de una plática sincera aparta un tiempo para leer su palabra, porque también Él tiene algo para decirte.

¡Si quieres vencer, recupera las fuerzas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Imposible de esconderte 6

Imposible de esconderte

A los niños pequeños les encantan los juegos, hay uno que me llama la atención por la inocencia de ellos;  es el juego de las escondidas, a pesar que son tan obvios de encontrar suelen esconderse tapando sus ojos o su cabeza con algo, y claro que nosotros les hacemos creer que no los encontramos.

Como estos niños también nosotros solemos intentar escondernos de Dios cuando le fallamos o pecamos; aunque en el fondo de nuestro corazón queremos estar en paz con Él la vergüenza nos aleja.

Puede que hayas hecho algo que te avergüenza y te ocultas de Dios, dejas de orar poco a poco, dejas su Palabra y crees que así Él no sabrá nada de ti, sin embargo es un engaño; el Salmo 139 habla respecto a la omnipresencia y omnisciencia de Dios, el versículo 7 dice: ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? y continua indicando los lugares posibles donde esconderse: subir al cielo o bajar a lo profundo de la tierra, o ir al este o al oeste, o esconderse en la obscuridad de la noche pero ninguna es apta para esconderse. Dios está en todo lado por más que intentemos ocultarnos de Él.

Antes de escondernos de Dios sería mejor ser humildes y reconocer nuestro error confiando en Su perdón: “Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.” Hebreos 4:16 (NTV)

Así como es imposible ocultarnos de Dios cuando le fallamos es también imposible escondernos de su gracia y amor, aunque huyamos Él nos hablará de diferentes maneras para que volvamos a su camino.

¡Su amor nos alcanzará!

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Huye para ganar la batalla 7

Huye para ganar la batalla

Recordemos que Jesús fue tentado por Satanás, no a los dos días de haber comenzado el ayuno si no a los cuarenta días, cuando era obvio que sentía hambre y su cuerpo necesitaba alimento. (Mateo 4). Y es que el enemigo ataca en el momento que más sensible podrías estar, ataca a veces con la debilidad que tienes o trata de que creas que puedes enfrentar la tentación.

Conocemos la historia de José quien se la pasaba escapando de la esposa de su jefe cuando ella lo acosaba, él podía haber caído en la red que se le lanzó o enfrentarla, pero actúo de la manera más sabia y huyó.Génesis 39:12 (RV-1960)

¿Cuántos de nosotros estamos en una situación así? Tal vez no en un tiempo de ayuno pero quizás con hambre de otras cosas, alguna debilidad, o en medio de las grandes tentaciones que el mundo ofrece.

Jesús tomó la posición de hombre y, como podemos observar en la palabra de Dios, él dormía, lloraba, comía, etc. Y al igual que nosotros también fue tentado, nosotros también somos hijos de Dios y somos capaces de huir de la tentación.

Dios no habla de enfrentar la tentación, Él no te dará la fuerza para pelear con ella sino para resistirla y huir de ella.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 1 Corintios 10:13 (RV-1960)

Tu eres capaz de escapar de ella con las fuerzas y sabiduría que Dios te dará, no juegues con fuego y creas que enfrentando tus debilidades podrás ganar, huye a los brazos del Padre que Él se encargará del resto.

Recuerda que la tentación no es pecado pero sí el caer en ella. Si quieres ganar ésta batalla, huye y escapa, eso te hará un vencedor.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Enfrentando el desánimo 8

Enfrentando el desánimo

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y  te turbas dentro de mí? Espera en Dios; Porque aún he de alabarle; Salvación mía Dios mío.” Salmo 42:5

Lo que el Salmista está queriendo decir es: ¿Por qué te desanimas oh alma mía, y porque estas triste dentro de mí?

El desánimo es una  de las armas más fatales de satanás, produce  falta de ánimo, desmotivación, duda, conformismo y sobre todo hace que uno pierda las esperanzas de seguir luchando.  En nuestra vida no hay nada peor que  el desánimo. Puede ser peor que una enfermedad incurable, porque  cuando el desaliento se apodera de una persona, es muy difícil, aunque no imposible, que uno solo salga adelante.

Quizá en este día te sientes desanimado, sin fuerzas, sin ganas de luchar y  has perdido totalmente  las esperanzas, te animo a que  te acerques a Dios y le digas en este momento   como te sientes. Te puedo asegurar que no hay nada mejor que la presencia de Dios para renovar tus fuerzas.

Abre tu corazón y permite que el Espíritu Santo te ministre la paciencia, el ánimo, la esperanza, la alegría y la paz de Dios.

 El apóstol Pablo dice que no nos desanimamos porque aunque por el momento lo pasemos mal, interiormente Dios nos está renovando. Dice que nuestros problemas son ligeros, que no duran mucho y en Dios nos realizan algo bueno.  “Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo esté muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades!” 2 Corintios 4:16-17 (NTV)

No dejes que los problemas o las circunstancias de la vida te desanimen, humíllate bajo la mano poderosa de Dios, echa toda tu ansiedad sobre él, resiste al diablo y tendrás la victoria asegurada.

Dios te ofrece a ti y los que sufren una esperanza grande. Él mismo pronto y personalmente vendrá a restaurarte, y hacerte fuerte, firme e inmovible.

“Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor.  Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. ¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.  Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe. Recuerden que su familia de creyentes en todo el mundo también está pasando por el mismo sufrimiento. En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido.  ¡A él sea todo el poder para siempre! Amén.” 1 Pedro 5:6-11 (NTV)

Solo en la presencia de Dios podrás vencer el desánimo y los problemas. ¡Confía en las Promesas de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend